Pastel de chocolate dulce y salado

lunes, 6 de febrero de 2017

La tarta de hoy es la tarta que hice para el cumpleaños de mi primo, que es un amante del chocolate, pero teniendo  en  cuenta  que San Valentín, ya está  a la vuelta  de la esquina, es una tarta ideal para  sorprender  a tu pareja.
 
No quería hacer la típica tarta de chocolate, así que me decanté por un pastel de chocolate y caramelo salado , que vi en el libro de Cake Days" de la pastelería de Hummingbird, pero con algunas variaciones.

El bizcocho es de la receta original, me enamoró al instante.

El caramelo salado, lo vi muy engorroso y me decenté por el del blog "Mercado calabajío", con alguna que otra modificación.

El ganache de chocolate es el de toda la vida con una proporción 1nata /1chocolate. La del libro, llevaba una cantidad de azúcar innecesaria.

Sobre el glaseado de chocolate, me encantó el del blog "Paulina Cocina", no me gustaba nada el buttercream de chocolate de la receta original.

Con todas estas modificaciones, me quedó un pastel espectacular, chocolateado, húmedo y en el que la combinación del caramelo salado con el chocolate, es una delicia. No penséis que la tarta está salada, el caramelo salado, potencia el chocolate, sin más. Aunque es un poco larga la elaboración, merece la pena el tiempo empleado.


Ingredientes (10-12 personas):

Bizcocho:
300 g de mantequilla sin sal, ablandada.
300 g de azúcar
140 g de azúcar moreno
3 huevos L
100 g de cacao en polvo sin azúcar
160 ml de suero de leche
1 cucharadita de esencia de vainilla.
330 g de harina.
2 cucharaditas de levadura en polvo.
1 cucharadita de bicarbonato sódico.
1/2 cucharadita de sal.

1 molde de 24 cm.

Caramelo salado:
175g de nata para montar.
150g de azúcar.
50g de mantequilla.
1,5g de sal.

Con la mitad de la receta tenéis suficiente, pero me resulta más difícil preparar cantidades tan pequeñas, así que lo que sobra lo meto en un bote y le doy otros usos.

Ganache:

100 ml de nata para montar.
100 g de chocolate fondant.

Glaseado:
250g. de nata para montar.
200g. de chocolate negro.
1 cucharadita de mantequilla.
1 pizca de sal.

Preparación


Bizcocho:
Precalentamos el horno a 180 ºC y forramos la base y las paredes del molde con papel de hornear.

Con una batidora de varillas eléctrica, batimos la mantequilla y los dos tipos de azúcar hasta obtener una crema ligera y esponjosa. Añadimos los huevos de uno en uno, batiendo bien después de cada incorporación y rebañando las paredes del cuenco hacia dentro.

En una jarra, mezclamos el cacao en polvo, el suero de leche y la esencia de vainilla junto con 60 ml de agua hasta obtener una pasta espesa. Tamizamos el resto de los ingredientes para el bizcocho y añadimos en varias tandas a la crema de mantequilla y azúcar, alternando con la pasta de cacao y batiendo a conciencia a velocidad baja-media hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Vertemos la masa en el molde y horneamos durante 50 minutos-1 hora aproximadamente (yo lo tuve una hora). Comprobaremos con un palillo si está listo. Dejamos enfriar unos 5 minutos en el molde y luego lo dejamos enfriar por completo en una rejilla metálica. Si tenéis oportunidad de preparar el bizcocho el día antes, gana mucho en textura y sabor. Yo lo hago así, lo envuelvo en film una vez que está frío y al día siguiente monto la tarta. Si os corre prisa, la dejaremos enfriar por completo y seguiremos con los demás pasos.

Preparación del caramelo salado:
Haremos la salsa de caramelo salado tal como indico la receta que ya hicimos en su día (pincha aquí).

Preparación del ganache de chocolate:
Calentamos la nata hasta que empiece a hervir. Retiramos del fuego, añadimos el chocolate y removemos con una varilla manual hasta  que el chocolate se funda y obtengamos una consistencia  homogénea. Dejar templar.

Montaje de la tarta:
Cuando el bizcocho esté frío al tacto, lo ponemos sobre un plato o base para tartas, cortamos por la mitad  y extendemos 2 cucharadas del caramelo salado, alisándolo sobre el bizcocho con una espátula. Sobre la capa de caramelo, ponemos 3-4 cucharadas de glaseado y alisamos como antes. Tapamos con la otra mitad del bizcocho y ya está lista para cubrir con el glaseado.

Preparación del glaseado
En un cuenco picamos el chocolate. Reservamos.

Ponemos la nata al fuego, cuando rompa a hervir, retiramos del fuego y añadimos la cucharadita de mantequilla y la pizca de sal. Movemos hasta que se funda la mantequilla.

Volcamos la nata sobre el cuenco en el que teníamos el chocolate picado y lo dejamos tal cual, sin mover, durante 5 minutos. Pasado ese tiempo, mezclamos despacio con cuidado con unas varillas manuales. La mezcla comenzará a unirse y se formará un baño muy brillante. Al principio parecerá que se hace como una leche chocolatada, pero pronto se convertirá en un precioso ganache.

Cubrir con el glaseado la tarta:
Colocamos la tarta sobre la rejilla del horno y esta a su vez, sobre una bandeja, como se ve en la fotografía ( que no es de esta tarta, pero es , para que os hagáis una idea)


Vertemos la ganache en la parte central de la tarta, no hace falta extenderla con espátula, ella sola irá cayendo por su propio peso.
Corte espectacular
Dejar enfriar y decorar a vuestro gusto, yo la decoré con nata montada.

Espero que os guste.
La decoración de la tarta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada