Tarta San Marcos

viernes, 31 de marzo de 2017

Nos vamos preparando para el fin de semana con una tarta que es típica de nuestra repostería, la tarta de San Marcos, gusta tanto a mayores como a pequeños y a pesar de que no es una tarta difícil de elaborar , si que requiere bastante tiempo, por la preparación de las diferentes cremas. Eso sí una vez que preparéis vuestra tarta de San Marcos, no volveréis a comprar otra.

Es preferible hacer el bizcocho para la tarta el día de antes porque se rompe con facilidad, así ya estará más asentado y nos costará menos cortarlo.

El relleno y la yema también lo hago con anterioridad, así el día que la voy a hacer ya tengo todo preparado, pero eso lo podéis hacer como más os guste.


Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes 

Para el bizcocho genovés(molde de 23cm):
6 huevos M.
180g de azúcar.
120g de harina de trigo.
20g de harina de maíz.
Una pizca de sal.

Para el relleno y borde:
Nata montada 750ml de los cuales:.
200ml para el borde.
275ml para el relleno.
275 ml para el relleno de trufa.
200g de azúcar.
2 cucharadas de cacao puro.
Estabilizante de nata, gelatina neutra...opcional.

Para el almíbar de ron:
100ml de agua.
100g de azúcar.
100ml de ron.

Para la yema blanda
6 huevos.
Mismo peso de azúcar.
30 gr. maizena.
180 gr. agua.

Con la mitad de la receta tenéis bastante, yo prefiero hacer más para guardarla.

Preparación

En primer lugar preparamos el bizcocho siguiendo la receta del bizcocho genovés (puedes ver la receta aquí). Dejamos enfriar o dejamos de un día para otro.

Para el almíbar pondremos en un cazo pequeño el agua y el azúcar, cuando este se haya disuelto añadimos el ron y dejamos que reduzca. Dejamos enfriar y lo pasamos q un biberón de plástico o similar.

Montamos la nata con el azúcar hasta que esté firme, de está nata separaremos 200 g para el borde y algún adorno y el resto lo dividiremos en dos partes iguales , una la dejaremos tal cual y la otra le añadimos 2 cucharadas de cacao en polvo para la trufa. Mantenemos en nevera hasta su uso.

Preparamos la yema según las indicaciones de la receta (ver aquí)

Montaje de la tarta:
En primer lugar cortamos el bizcocho en dos capas con un cuchillo o lira. Montamos la tarta directamente en el plato que la vayamos a servir colocamos la base del bizcocho y  la regamos con el almíbar, añadimos la trufa , ponemos la siguiente capa de bizcocho, regamos con almíbar y extendemos la nata con una espátula.

Antes de poner la parte de arriba del bizcocho , por la parte interna de la misma, añadiremos de nuevo almíbar. La cantidad del almíbar va en gustos, a mi por ejemplo no me gusta que la tarta esté muy mojada.

Una vez que la tarta ya está rellena , cubrimos la parte superior con la yema, extendiendo con una espátula para que quede bien lisita. Echamos azúcar moreno por encima y quemamos con soplete.


Ya sólo nos queda cubrir los bordes con la nata que habíamos reservado y decorar la tarta a nuestro gusto o bien con más nata, con almendras laminadas, como en mi caso, eso ya va en gustos.

Refrigeramos hasta la hora de servir y ¡listo!
La porción
Espero que os guste tanto como a mi.

Perfecta para un cumpleaños

Los niños encantados soplando velitas