Cupcakes de chocolate

viernes, 12 de septiembre de 2014

Hola a tod@s,

Hoy es el mejor día de la semana laboral, vierne, ya el fin de semana está en nuestro punto de mira.... :). Para celebrarlo, como propuesta para el fin de semana, os traigo unos deliciosos cupcakes de chocolate. Como otras recetas del blog, son del libro "La pastelería de Hummingbird", que podéis ver en el enlace de abajo:

Este libro tiene unas elaboraciones geniales. He hecho unas cuantas ya, como las barritas de limón, la tarta guinness, cupcakes de limón...
Decorados
Estos cupcakes tienen como base la masa del famoso pastel del diablo. El cacao aporta un color marrón intenso y están buenísimos. No os asustéis porque la masa queda bastante líquida.

Ingredientes (12 unidades)

100 g. de harina
20 g. de cacao en polvo
140 g. de azúcar blanquilla
Una cucharadita y media de levadura en polvo
Una pizca de sal
40 g de mantequilla, a temperatura ambiente
120 ml. de leche entera
1/2 cucharadita esencia vainilla.
1 huevo L

Preparación

Precalentamos el horno a 170 ºC.

Ponemos la harina, el cacao en polvo, el azúcar, la levadura en polvo, la sal y la mantequilla en un bol . Batimos a velocidad lenta ( con batidora eléctrica normal o robot con las varillas) hasta que esté todo bien mezclado y tenga una textura granulosa.

Batimos en otro recipiente la leche, el huevo y el extracto de vainilla, verter lentamente la mitad sobre la mezcla anterior, mezclamos bien y subimos la velocidad para que no queden grumos.

Bajamos la velocidad y vertemos poco a poco el resto de la mezcla de la leche ( rebañanos con espátula de goma lo que haya quedado adherido a las paredes del cuenco). Batimos un par de minutos hasta que la preparación esté homogénea. No batir en exceso.

Repartimos la mezcla en los moldes de papel (para estos cupcakes también use los moldes de silicona blanca con forma de taza que véis en la foto) hasta dos tercios de su altura y horneamos unos 20 minutos, o hasta que el bizcocho vuelva a su posición inicial al presionarlo. Dejamos enfriar ligeramente los cupcakes en el molde y luego los ponemos sobre una rejilla metálica.

Cuando estén completamente fríos, podemos adornar, en el caso que lo deseemos. En este caso yo decoré algunos con la buttercream azul de vainilla que me sobro y congelé cuando hice los cupcakes de barrio sésamo (ver receta aquí) , además de unas bolitas decorativas.
Sin decorar
¡¡Espero que os gusten!!

4 comentarios:

  1. Preciosos tanto decorados como sin decorar, las tazas son una monada me encantan. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Wow que delicia, estos pastelitos son un vicio!

    ResponderEliminar