Babas de camelo

miércoles, 6 de agosto de 2014

La publicación de hoy se trata de una entrada muy dulce, más bien dulcíiiiiisima. Aprovechando que en semana santa fuimos al pueblo de Isma en Extremadura, fuimos al Alentejo portugués, una zona a veces infravalorada para el turismo, pero que es preciosa... Elvas, Castelo de Vide, Marvao, Portalegre...son sitios que bien merecen una visita. En esta visita, tuvimos la oportunidad de probar esta elaboración en un típico y rústico restaurante, así como otras de las que ya hablaremos...

Sin irnos por las ramas sobre nuestros viajes....la receta de hoy es un postre tradicional portugués, llamado "babas de camelo". Si si, como leéis, babas de camelo. Precisamente se llaman así por su viscosidad, que se asemejaría a la de la baba de un camello. La verdad que los portugueses son muy originales para estas cosas.

Hace unos años, cuando descubrimos este postre, tuvimos que preguntar varias veces al camarero, porque nos sonaba a chiste el nombre, pero al final, hasta le pedimos la receta.

También he de decir que este postre no es muy aconsejable hacerlo en verano por el tema de la Salmonella ya que el huevo se toma crudo. Una vez elaborado tenemos que consumirlo como mucho en 24 horas. Si podéis conseguir las yemas y las claras pasteurizadas mejor para evitar riesgos ( según tengo entendido se pueden conseguir ambas en el Carrefour).

La elaboración es muy facilita, si un día no tenéis mucho tiempo y queréis quedar bien, este es vuestro postre. Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!
Es tan viscoso que se queda pegado al paladar, pero está buenísimo
Ingredientes (6 raciones)

Una lata pequeña de leche condensada (375 gr)
6 huevos grandes

Preparación

Cocemos la leche condensada. Para cocer la lata de leche condensada lo hacemos en la olla a presión, la ponemos tumbada en el fondo de la olla y la cubrimos con agua. Tapamos y cuando la válvula silbe, contamos 45 minutos. Pasado ese tiempo sacamos y dejamos entibiar antes de abrir la tapa de la leche, para evitar salpicarnos y quemarnos.

Separamos las claras de las yemas. En un bol mezclamos las yemas con la leche condensada .

En un bol aparte montar las claras a punto de nieve y añadir la mezcla de las yemas con la leche condensada. Mezclar suavemente con movimientos envolventes.

Servimos en copa y refrigeramos hasta su consumo, ya que tiene que estar frío.

NotasEn algunos sitios sirven este postre con galleta picada por encima. Sería del tipo "María". A nosotros nos gusta más sin galletas.

En Portugal venden un preparado especial para baba de camelo, que evita que tengas que cocer la leche condensada, con lo que te ahorras ese paso. Si vais allí y veis este producto, Leite condensado cozido de Nestlé, cogedlo, los resultados son buenos también.
Portalegre, ciudad dónde comimos este postre.