Tarta cheesecake arco iris (sin horno)

viernes, 27 de mayo de 2016


La tarta de hoy es la segunda que hice para la pequeña Daniela, que con tanta familia y tanta celebración, no me daba tiempo a hacer la tarta perro . Como no contaba con mucho tiempo (la primera celebración era el viernes y tenía que trabajar) opté por hacer el jueves una tarta sin horno, una deliciosa cheesecake . Para que fuese más acorde con la pitufina de la casa, la teñí de colores. Aunque Daniela no la cató, el bonito colorido llamó mucho su atención.
Para que os hagáis una idea, el molde que he utilizado es de 18 cm, alrededor del cual puse una tira de acetato para que la tarta quedase más alta. El acetato lo venden en láminas en cualquier papelería, lo cortáis , según el tamaño del molde y lo podéis reutilizar las veces que queráis.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!
Ingredientes

Para la base:
150 g de galletas tipo digestive o las que más os gusten.
75 g de mantequilla sin sal.
250 gr. de yogur natural cremoso (son 2 yogures)

Para la mousse:
300 g de queso batido 0%.
500 ml. de nata para montar o crema de leche muy fría.
200 g de azúcar.
12 hojas de gelatina.
1 vaso de leche.
Dos cucharaditas de esencia de vainilla.
Colorantes verde hoja, celeste, rosa y amarillo limón, todos de Wilton.

Para la decoración:
250 ml nata para montar o crema de leche muy fría
3 cucharadas de azúcar
2 cucharadas soperas de queso de untar.
Colorantes verde hoja, celeste, rosa y amarillo limón, todos de Wilton.

Preparación

En primer lugar cubrimos los bordes el molde con una hoja de acetato, para conseguir más altura del molde. Forramos la base con papel vegetal . Reservamos. Nota: si tenéis un molde alto no hace falta el acetato.

En una bolsa tipo zip metemos las galletas y las trituramos aplastándolas con un rodillo de cocina, si tenéis picadora , pues mejor, os ahorráis este paso tan rudimentario.

Fundimos la mantequilla en el microondas y se la añadimos  a las galletas, movemos muy bien para que se mezclen y así conseguir una textura arenosa.

Cubrimos la base del molde , repartiendo  la galleta y la aplastándola  para conseguir una base uniforme, yo este paso lo hago con las manos, pero os podéis ayudar con un vaso o similar. Metemos el molde en la nevera.
Hidratar las láminas de gelatina en agua fría durante cinco minutos.
Calentar la leche sin que llegue hervir ( lo podéis hacer en un cazo o en el microondas ).

Añadimos las láminas de gelatina a la leche y con unas varillas movemos muy bien hasta que se hayan disuelto por completo. Reservamos.

En un bol añadimos el queso, el yogur y la esencia de vainilla. Mezclamos con la batidora. Una vez que está todo batido añadimos la leche con la gelatina y seguimos batiendo hasta que quede espumoso.

En otro recipiente montamos con batidora de varillas la nata que ha de estar bien fría hasta que quede firme.

Vertemos la nata sobre la mezcla anterior y mezclamos con movimientos envolventes de arriba a abjo con una lengua de silicona, hasta que quede todo bien integrado.

Pesamos la mezcla (la mía pesó 1420 g) lo dividí entre el número de colores, o sea, cinco y me salió que cada capa debía pesar 285g. Así que iba sacando de la mezcla inicial 285 g de la mezcla y la iba tiñendo y colocando en el molde. Esta es la parte más engorrosa de la receta, porque manchas bastantes cacharros. Cada capa hay que distribuirla de manera uniforme en el molde y con una espátula dejarla lo más liso posible.

Teñí  primero la capa rosa, la extendí lo más uniforme que pude y lo metí al congelador diez minutos, teñí la siguiente capa, la extendí y de nuevo al congelador. Las iba tiñendo de a uno. Aprovechaba los tiempos en el congelador para teñir las capas y así evitar que cuajaran.

Una vez que tenemos nuestra tarta lista la metemos en la nevera de un día para otro para que repose.

Al día siguiente desmoldamos con cuidado. Yo utilizo un cuchillo para despegar un poco la parte superior y luego me ayudo abriendo el aro del molde despacito, eso ya cada uno como os apañéis.

Una vez desmoldada, montamos la nata , el azúcar y el queso de untar con una batidora de varillas, hasta que esté bien firme y decoramos al gusto, yo teñí la nata de los mismos colores que las capas y lo decore con manga.

Espero que os guste.
FuenteTomillo y laurel y otras cosas de comer con algunas modificaciones de mi cosecha :-)

3 comentarios:

  1. Te ha quedado de relujo no lo siguiente y no dudo lo mas minimo que este de muerte relenta ,la foto del corte es de lo mas tentadora uuummmmmm.
    Pena de no poder catar un trozo con lo que me gustan las tartas de queso .
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa!!!

      www.lasrecetasdemasero.com

      Eliminar
  2. Gracias por la receta. Una pregunta, porque no la llamas tarta de queso?

    ResponderEliminar