Panna cotta con caramelo

viernes, 11 de diciembre de 2015

Buenos días,

Como os dije, esta semana tocaban recetas internacionales. Hoy es el turno del postre italiano más conocido, la panna cotta (que en castellano significa nata cocida) , muy similar a nuestro flan, pero con un sabor más lácteo y una textura gelatinosa. Os gustará seguro.

Este postre procede de la zona del Piamonte. Aunque nosotros ya lo conocíamos, hace 6 años tuvimos la ocasión de probarlo en Bolonia (Emilia Romaña). Recuerdo que además estaba acompañado de una salsa de frutos rojos, que es como se suele comer habitualmente. Nosotros hemos cambiado eso por caramelo, pero podéis elegir dulce de leche, chocolate, etc... todo le va muy bien. Es un postre ideal para estas fiestas porque es suave y nos permite poder comer turrón y otros dulces después.

Tenéis que tener en cuenta que si está bien hecha, debe tener meneito, es decir, debe temblar como un flan al mover al plato.


Ingredientes (para 6-8 raciones)

500 ml. de nata para montar.
300 ml. de leche entera.
50 g. de azúcar glass.
1 vaina de vainilla.
4 hojas de gelatina.

Preparación

Añadimos nata, leche y azúcar glass en un cazo y calentamos. Raspamos las semillas del interior de una vaina de vainilla y la echamos en la mezcla. Mientras, ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría.

Dejamos que la mezcla que tenemos en el cazo hierva. Movemos de vez en cuando para que no se pegue al fondo. Cuando rompa a hervir añadimos las hojas de gelatina bien escurridas. Mezclamos bien para que se disuelva todo bien y retiramos del fuego.

Vertemos el preparado resultante en recipientes amplios, pasándolo por un colador. Dejamos enfriar y metemos en la nevera, tapado con film.

Cuando veamos que va espesando, removemos bien para repartir las semillas de la vainilla que pueden haber quedado en la superficie. Vertemos la panna cotta en los moldes finales. Tapamos y volvemos a meterlos en la nevera hasta el día siguiente.

Para servir, podemos comerlos dentro del molde, pero yo prefiero desmoldarlos, queda mucho más bonito. Para ello, introduciremos los moldes en agua caliente unos segundos, eso ayudará a que no se nos rompa al intenatr sacarlos. Por último, añadimos caramelo por encima.

Fuente: Gastronomía y cia 

Y aquí van unas fotos de Bolonia dónde comimos este delicioso bocado.
Fuente de Neptuno
En lo alto de la torre Asinelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario