Príncipe Alberto

jueves, 21 de mayo de 2015

Buenos días,

Ya estamos en el ecuador de la semana y es momento de preparar ideas ricas para el fin de semana. El año pasado estuvimos en la isla de la Palma (Canarias), también llamada la isla bonita. Aparte de sus preciosos paisajes y contrastes (la Caldera de Taburiente, los distintos volcanes, sus bosques..) , nos trajimos un trocito de su gastronomía típica , como puede ser el queso asado con mojo (ver receta aquí) , el bienmesabe (que ya haremos) o la receta de hoy, el Príncipe Alberto, entre otras elaboraciones...
Este postre tiene un cierto parecido con el tiramisú, aunque para nuestro gusto, está muchísimo mejor, no os arrepentiréis de hacerlo. Lo tomamos en varios sitios, pero por si alguien quiere ir a la Isla, nos gustó mucho el que comimos en el restaurante Chipi Chipi, un sitio con encanto y curioso, dónde comes como en una especia de cabinas o habitaciones cerradas, con buenas raciones y gran gran precio...

Las "habitaciones" del Chipi Chipi
Si os preguntáis el porqué de este nombre, hay 2 hipótesis. Fue creado por Doña Matilde Arroyo, eso está claro, repostera más prestigiosa de la Palma, una mujer que empezó a hacer dulces en época de la posguerra y vendía de puerta en puerta para mantener a sus hijos. En un sitio nos dijeron que este postre se llamaba así por lo bueno que estaba, como el príncipe Alberto (pero yo no me atrevería a comparar este manjar con esa persona, pero bueno). Por otro lado, cosa que nos dijo más gente, parece ser que un tal Príncipe Alberto (no el mismo de antes) visitó la isla y en honor a él hicieron este postre. Sea cual sea su origen, el caso es que está buenísimo.

Rondan 2 recetas por la red, una que se hace con nata y otra sin nata. Nosotros la hemos hecho con nata. En ese caso, como única consideración "especial" de esta elaboración, indicar que usamos un tipo de nata vegetal, con textura mantequillosa y cierto sabor a vainilla, llamada Ello Ermol. Esta nata sólo la he visto en Canarias y Portugal, me llamó la atención el producto al no haberlo visto nunca y la compré. Por lo que he indagado, es difícil de encontrarla en la península y de encontrarla, será un precio muy caro (unos 5 €, en contra de los menos de 2€ que os vale en esos sitios), por lo que no os merecerá la pena comprarla. Si la usáis, tener en cuenta que debe estar muy fría (podemos mantener en nevera un mínimo de 3 horas antes de usarla), es de fácil montado y no se baja, quedando con una consistencia de nata muy espesa y con un sabor distinto al de la nata de origen animal. Como la mayoría de los que nos leéis no podréis conseguirla, tener en cuenta que la podéis sustituir por nata de 35,1% de m.g. o de 38% de m.g. , aunque esta no la he visto nunca (montáis la nata y seguís los pasos igual que el resto de la receta).


Ingredientes

4 huevos.
1 bote de nata Ello Ermol.
100 g. de mantequilla.
1 tableta de chocolate fondant.
8 cucharadas de azúcar.
100 g. de almendras, tostadas a poder ser.
100 g. de avellanas.
1 taza de café.
Bizcochos.

Preparación

Montamos la nata con la mitad del azúcar en un bol y la reservamos. Si utilizamos la nata Ello Ermol la sacamos del bote y batimos ligeramente para ablandarla.

Separamos las claras de las yemas. En otro bol, montaremos las claras a punto de nieve y añadimos la otra mitad del azúcar. Cuando queden montadas, añadiremos las yemas poco a poco con una espátula con movimientos envolventes, sin dejar de batir.

Troceamos el chocolate y lo fundimos junto con la mantequilla en el microondas o al baño María, como prefiráis. Cuando esté fundido, dejamos que se enfríe. Una vez frío el chocolate, lo añadimos a la mezcla de los huevos.

Trituramos los frutos secos con una picadora y los añadimos también a la mezcla. Añadimos la nata a esta masa, poco a poco, con movimientos envolventes.

Vertemos en una fuente un poco de la crema resultante. Encima colocamos bizcochos troceados empapados en café y cubrimos con el resto de la crema.

Como toque final, espolvoreamos un poco de almendra troceada por encima. 

Lo suyo es dejarlo enfriar para que coja cuerpo, y mejor dejarlo de un día para otro, aunque tenemos que tener en cuenta que lo mínimo son 6 horas de nevera.

Serviremos en copas, podemos acompañar de nata montada. A lo mejor al servirlo en las copas no queda muy estético (por eso no le hice una foto en copa), pero tranquil@s, cuando lo comáis os dará igual eso. 

Fuente: Las recetas de mi madre

Aquí van unas fotos de La Palma para que os animéis a ir.
Las recetas de Masero dejó su firma en Playa Nogales
Playa Nogales, una playa a lo "Parque Jurásico"
Panorámica del borde de la Caldera de Taburiente y del "mar de nubes" desde el Roque de los Muchachos