Trufas de chocolate blanco y coco

miércoles, 26 de febrero de 2014

Hoy os traigo una entrada dulce de esas que tanto me gustan y si son facilitas como esta, mejor que mejor. Es ideal cuando nos apetezca tomar algo dulce y no complicarnos la vida o cuando queramos tener un detalle con alguien y llevarlas a una comida o celebración. Yo las hice para llevar a casa de mi suegra el sábado pasado y gustaron bastante.
 

La receta de estas deliciosas trufas de chocolate blanco y coco es muy sencillita de hacer, solo tendremos que tener precaución con las temperaturas, para evitar que la mezcla se corte y se quede inutilizable.

Si os gustan más de chocolate podéis ver la receta aquí de las que hice de galleta y dulce de leche.

Ingredientes
 
180g de chocolate blanco.
1 cucharadita de ralladura de limón.
22g de coco rallado.
27g de mantequilla sin sal.
45g de nata para montar.

Preparación
 
En primer lugar lavamos el limón y rallamos la piel, sin rallar la parte blanca que si no amargarán nuestras trufas.

Ponemos a calentar la nata con la mantequilla y la ralladura de limón a fuego medio-bajo hasta que rompa a hervir.

Mientras vamos fundiendo el chocolate blanco o bien el microondas, en intervalos de 20-30 segundos o al baño maría.

Una vez fundido lo mezclamos con la mezcla de mantequilla y nata, hasta que quede bien integrada la mezcla y sea uniforme. Es muy importante que cuando mezclemos el chocolate esté caliente a una temperatura de unos 40ºC para que se integre bien con la mantequilla y la nata. Así que nada más ver que se ha fundido, sin dejarlo ni un momento lo mezclamos.

Una vez que se han integrado todos los ingredientes añadimos el coco rallado, movemos bien.

Guardamos en nevera durante 2 o 3 horas tapando con film transparente y poniendo este en contacto con la mezcla para evitar que se forme costra.

Hacemos bolitas de tamaño similar con ayuda de una cucharada y pasamos por coco rallado.

Ya tenemos nuestras trufas listas para disfrutarlas, podéis ponerlas en cápsulas pequeñas que quedan muy monas.

Espero que os gusten.

Trucha asalmonada al horno

domingo, 23 de febrero de 2014

Como ya os he dicho en numerosas entradas, me gusta mucho cocinar con horno, tanto el pescado como la carne. Los días de diario no me es posible hacer determinadas recetas de este tipo, así que los fines de semana, mi horno cobra un gran protagonismo y el pobre no para de funcionar. Ésta vez tocaba pescado, concretamente trucha. La receta es gentileza de mi madre, mi gran maestra. Espero que os guste.


Ingredientes
 
2 truchas limpias.
1 cebolla.
2 dientes de ajo.
1 patata.
½ pastilla avecrem pollo.
Vino blanco.
Aceite.
Sal.
Perejil.

Preparación

En la bandeja de horno hacemos una cama con las patatas en rodajas y la cebolla en láminas. Primero las patatas han de cubrir la base y encima la cebolla.

Lavamos las truchas, las salamos y las ponemos sobre la cama.

En un cuenco hacemos un majado con un poco de aceite de oliva, ajos machacado y perejil. Se lo aplicamos a las truchas por dentro. Para machacar los ajos me gusta meter en el machacador de ajos el perejil junto con el ajo y así sale ya mezclado.

Añadimos medio vaso de agua a la bandeja, un chorro de vino blanco, un chorro de aceite de oliva  y  la media pastilla de avecrem desmenuzada.

Metemos en el horno previamente precalentado a 200ºC en la parte abajo directamente durante 20-25 minutos, dependerá un poco de cada horno.

Espero que os guste, ya que es muy saludable y muy rica!! Feliz domingo!!

Cocer y escalfar huevos

viernes, 21 de febrero de 2014

Por fin ya es viernes, el esperado fin de semana tan ansiado por todos,ya está aquí.

Hoy no hay publicación de receta, pero si de  huevos, si como lo oyes. Algunas veces, la cosa tan absurda como cocer un huevo, se complica, sobre todo, cuando lo quieres pasado por agua. Yo nunca me acuerdo de los tiempos y se me suelen cocer más de la cuenta. Así que voy a compartir con vosotros esta entrada que he hecho basándome en un buen libro de cocina que puede ser de gran utilidad para los despitados/as como yo, en cuanto a temas hueveros se refiere.



Antes de meternos en materia, hay que tener en cuenta, que los huevos han de estar a temperatura ambiente.  Para hacer:

Huevos pasados por agua.
Ponemos los huevos en una cacerola con el agua hirviendo y añadimos una pizca de sal. Se han de cocer durante 3 o 4 minutos. Cuando estén listos, los sacamos con una espumadera y les cortamos la punta con un cuchillo. Quitamos la parte superior de la cáscara y los trocitos que puedan haber caído dentro del huevo. La clara ha de estar cocida y la yema líquida.

Huevos duros.
Ponemos los huevos en una cacerola con el agua hirviendo y añadimos una pizca de sal. Cocer durante 10 minutos. En cuanto estén cocidos, pásalos por agua fría para evitar que s pongan grises.

Huevos escalfados.
Tenemos que usar una cacerola poco honda. Añadimos al huevo hirviendo una cucharada de vinagre. Apagamos el fuego, cascamos los huevos y tapamos. Los dejamos 3 minutos, hasta que las claras están blancas.

Espero que os sea útil.

Cupcakes de limón versión pastelería Hummingbird

jueves, 20 de febrero de 2014

Los Reyes Magos este año me trajeron el libro “Las Recetas de la pastelería Hummingbird “ que tanto ansiaba ( hay que ver lo listos que son). Para quien no lo conozca, os diré que se trata de un maravilloso libro con numerosas recetas de una famosa pastelería londinense, que inicialmente se abrió en Nothing Hill, pero que a día de hoy cuentan con multitud de ellas y han llegado incluso hasta Dubai.



Las recetas están divididas por cupcakes, pasteles, tartas y empanadas, brownies y barritas, muffins y galletas. Es un libro muy bien ilustrado, que recomiendo a todo el mundo. Cuentan con más libros “Home sweet home” y “Cake days”, que estoy a la espera de que alguna alma caritativa me los regale. Aunque creo que “Home sweet home” aún no está en castellano, habrá que esperar. Del libro “Cake days” he hecho la receta de la tarta guiness que la puedes ver aquí y estaba espectacular.

La última receta que he hecho de este precioso libro han sido los cupcakes de limón. Salen riquísimos, con una textura espectacular y con un sabor intenso a limón.

Como sugerencia en el libro os propone rellenarlos de lemon curd, podéis ver mi receta aquí. Yo opté por no rellenarlos porque salen muy jugosos.

Delantales y manos a la obra. 

Ingredientes (12 cupcakes)
 
120g de harina.
150g de azúcar blanquilla.
1 ½ cucharaditas de levadura en polvo.
2 cucharadas de piel de limón rallada.
40g de mantequilla a temperatura ambiente.
120ml de leche entera.
1 huevo.

Para el glaseado de limón.
250gr de azúcar glass.
80g de mantequilla a temperatura ambiente.
2 cucharadas de piel de limón rallada.
2 gotas de colorante alimentario amarillo (opcional).
25 ml de leche entera

1 molde para 12 cupcakes, forrado con moldes de papel.

Preparación

Precalienta el horno a 170ºC.

Tamizamos la harina con la levadura y la ponemos junto al azúcar, la piel del limón y la mantequilla en el cuenco de la amasadora eléctrica provista de varillas (o usa una batidora eléctrica manual) y bate a velocidad lenta hasta que la mezcla esté uniforme y tenga una consistencia granulosa. Vierte la leche gradualmente y bate hasta que esté incorporada.                                                                                                                                                                                                                                                             
Añade el huevo a la mezcla anterior y continua batiendo hasta que esté incorporado. Sigue batiendo un par de minutos más hasta que la mezcla esté homogénea. No la batas en exceso.

Reparte la preparación en los moldes de papel, llenándolos a 2/3 de su altura. Hornear 20-25 minutos o hasta que al presionar el bizcocho vuelva a su posición inicial y al insertar un palillo salga limpio. En mi horno yo los tuve 20 minutos y durante los últimos 5 minutos lo tuve que baja a 160, porque veía que se me quemaban. Como todos sabemos, cada horno es un mundo.

Podéis ver el video del horneado pinchando aqui.




Dejamos enfriar ligeramente los cupcakes en el molde, luego retíralos y ponlos sobre una rejilla a enfriar por completo.           
Una vez fríos ya podemos decorar nuestros cupcakes.

Para el glaseado de limón:
Batimos el azúcar con la mantequilla, la piel de limón y el colorante alimentario en una amasadora provista de varillas o batidora eléctrica a velocidad media baja hasta que se integren los ingredientes.

Baja la velocidad, vierte la leche lentamente y cuando esté incorporada ponga la batidora a velocidad alta. Sigue batiendo hasta que el glaseado esté ligero y esponjoso, que será durante 5 minutos como mínimo.

Decoramos con ayuda de una manga pastelera, en mi caso con la boquilla 1M de Wilton.

     
                  

Alcachofas fritas

miércoles, 19 de febrero de 2014

Me encantan las verduras, en casi todas sus variedades. Así que siempre que voy a la frutería me gusta comprar una gran cantidad de las mismas y tomarlas a lo largo de la semana, a pesar de que a Isma no le motiven demasiado y se le hagan bola jejejejej ,aún estoy tratando de entender como se puede hacer bola la coliflor, pero bueno son cosas que pasan, supongo :-)

Es bien sabido que las alcachofas tienen un montón de propiedades .Son buenas para el hígado, la diabetes, la retención de líquidos… A mi me gustan mucho, pero como más me gustan son fritas. Si, ya se que no es muy saludable, pero de vez en cuando, tomar alguna cosilla frita, tampoco viene mal. Además son ideales para que los niños tomen verdura.


Ingredientes

Alcachofas.
Sal.
Aceite de oliva.

Preparación

En primer lugar cortamos las puntas de las hojas, pelamos el tallo y eliminamos las hojas más exteriores hasta dejar el corazón y tallo a la vista. 


Troceamos y salamos.

Freímos en aceite caliente.

Dejamos escurrir el exceso de aceite, colocando las alcachofas al sacarlas de la sartén sobre  papel de cocina. Y listas para tomar. También las podemos usar una vez fritas para hacer una tortilla, que queda buenísima.

Nota: No os preocupéis si al trocearlas se ponen un poco renegridas, es debido al proceso de oxidación al entrar en contacto con el aire por su gran cantidad de fenoles. Podéis tomarlas igual.

Ah! Si podéis pelarlas con guantes mejor, para evitar que se nos pongan negras las manos.

Crema de calabaza

lunes, 17 de febrero de 2014

Los lunes, son sin duda, el peor día de la semana. Algunas personas, lo llevan mejor que otras, pero yo pertenezco al grupo que lo lleva requetemal. Pero que mejor manera que empezar la semana que publicando una receta muy sencillita, que con el frío que hace, nos va asentar bastante el cuerpo. Se trata de una sopa de calabaza, al menos así la llamaban en la web Whole kitchen, de la que tomé la receta. Pero para mi es más una crema, la he modificado un poco. En la receta original usan otra variedad de calabaza, yo usé la amarilla, pero salió riquísima.


Os voy a poner los dos modos: modo chef o matic pro y el modo tradicional.

Ingredientes
2 cucharadas de mantequilla sin sal.
200gr de cebolla.
700gr de calabaza.
150 patatas.
700ml de agua.
1 pastilla de avecrem pollo.
150 ml de nata liquida para cocinar.

Preparación

Modo tradicional:
Sofreímos la cebolla en una olla con la mantequilla a fuego lento.

Una vez que la cebolla está frita, echamos la calabaza y las patatas. Movemos bien y dejamos 5  minutos.

Añadimos el agua, la pastilla de avecrem disuelta  y un poco de sal.

Llevamos a ebullición, bajamos el fuego y lo dejamos cocer durante 25-30 minutos o hasta que las verduras estén tiernas.

En la misma cacerola, batimos con una batidora, añadimos la nata, mezclamos hasta que se integre bien, damos un hervor, rectificamos de sal, si fuera necesario y ya tendremos lista una deliciosa crema.

Modo chef o matic pro.:
Sofreímos la cebolla en una olla con la mantequilla a fuego lento en modo cocina rápida durante 10 minutos.

Una vez que la cebolla está frita, echamos la calabaza y las patatas. Movemos bien y dejamos 5  minutos en modo cocina rápida.

Añadimos el agua, la pastilla de avecrem disuelta  y un poco de sal. Modo horno 30-35 minutos.

 Batimos con una batidora, añadimos la nata, mezclamos hasta que se integre bien, damos un hervor, rectificamos de sal, si fuera necesario y ya tendremos lista una deliciosa crema.

Espero que os guste.

Expositor casero para tartas

viernes, 14 de febrero de 2014

¡¡Feliz día de San Valentín a todos!!

Hoy con motivo del día de los enamorados y teniendo en cuenta que en las distintas redes sociales nos freirán a recetas amorosas, he pensado en publicar un briconsejo, para amenizar un poco el día y para ahorrarnos un buen dinerito, que en los tiempos que corren es de gran importancia. Se trata de la manera de  hacer un expositor de tartas  muy fácil y baratito.

He de decir que la idea no es mía. Estuve buscando por Internet para comprar un expositor de tartas de los que venden en múltiples tiendas de repostería, pero se subía mucho de precio y buscando, buscando.. vi que las autoras de  muchos blogs se hacían sus propios expositores comprando múltiples cachivaches en Ikea. Así que  ni corta ni perezosa, al sábado siguiente, ya estaba buscando como loca en  el Ikea dichos artilugios.

Como pie se suelen usar soportes para velas, así que encontré uno blanco, modelo ERSATTA, a un módico precio de 5.99 euros y como base me decanté por  un bonito plato para vela modelo SKURAR (37cm) en blanco y aun precio de 4.99 euros.




 Pegamos ambas cosas con pegamento tipo loctite, vale cualquiera con cianocrilato. Es de vital importancia cerciorarse de que están bien pegados, no sea que luego, ocurra una catástrofe. Este es el resultado.

 

 Un bonito expositor de tartas a un precio  de 10.98 euros.

Espero que os guste.

Copa de fresas con frosting de queso y coulis de fresa

jueves, 13 de febrero de 2014

De nuevo os traigo una nueva propuesta para San Valentín, sobre todo, para quien dispone de poco tiempo y no quiere descuidar el sorprender a un ser querido.

Aprovechando que estamos en época de fresas, podemos emplearlas en multitud de postres (por ejemplo en esta mousse de fresa o en esta mousse de yogur con coulis de fresa), porque además de estar buenísimas, son muy vistosas. Las he utilizado para hacer una copa con frosting de queso que nos gusta más que la nata y la combinación del queso y las fresas queda espectacular.



Ingredientes
Para la copa:
Fresas (para dos copas eché 10 grandecitas).
Dos cucharadas de azúcar moreno.
1 cucharadita de mantequilla sin sal.

Para el frosting:
1 brick de nata para montar.
2 cucharadas colmadas de queso de untar.
3 cucharadas de azúcar glass.

Para la coulis de fresas:
125g de fresas.
62 g de azúcar.
1 y media cucharada de agua.

Preparación

Lavar y trocear las fresas.
En una sartén  con un poquito de mantequilla saltear las fresas hasta que estén blanditas.
Añadir  azúcar moreno al gusto (yo eché dos cucharadas). Dejar hasta que caramelice.

Preparación del frosting:
Para hacer la nata, la montamos  hasta que coja un poco de consistencia con la batidora de varillas, añadimos el azúcar glass, el queso y terminamos de montar hasta que haga picos.

Con las cantidades que os indico os sobrará frosting, pero está buenísimo para comérselo a cucharadas.

Preparación del coulis:
Podéis hacerlo siguiendo la receta que tenemos en el blog, pinchando aquí.

Montaje de la copa:
En primer lugar cubrimos la base con las fresas caramelizadas, añadimos encima el frosting con ayuda de una manga pastelera (para que quede más mono) y decoramos con el coulis.

En poco tiempo, tendremos una copa buenísima.

Tarta mousse de chocolate blanco con coulis de fresa

miércoles, 12 de febrero de 2014

Durante esta semana, son múltiples las recetas que proponen  las diversas webs y blogs para San Valentín. Aún no había tenido tiempo de poner ninguna receta para la ocasión, pero como dice un conocido refrán más vale tarde que nunca. Y hoy os la presento. Se trata de una tarta  de mouse de chocolate blanco, con base de galleta y como cobertura un delicioso coulis de fresas de temporada. Toda una delicia, que te llevará muy poco tiempo elaborarla, así que es ideal para hacerla, la tarde del jueves y regalarla a tu marido, novio o a quien te de la gana el viernes.

La receta es una suma de varias ideas de diferentes blogs. Tomé la base prestada del blog "mrmlada" que tiene unas recetas estupendas y la mousse de chocolate blanco de la web "cocinisima". El molde que usé fue desmontable de 15 cm de diámetro y de 7 cm de altura.



Ingredientes
Para la base:
30gr de mantequilla sin sal.
100 gramos de galletas tipo digestive.
2 cucharadas de mermelada de frambuesa.

Para la mousse:
225 gr de chocolate blanco.
360 ml de nata para montar.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
4 hojas de gelatina.

Para la coulis de fresas:
250g de fresas.
125gr de azúcar.
3 cucharadas de agua.

Preparación

Base:
En primer lugar engrasamos el molde con mantequilla y los forramos con papel vegetal.
Trituramos las galletas, para ello  metemos  las galletas en una bolsa de tipo zip y aplastamos bien con un rodillo de amasar.

Derretimos la mantequilla en el microondas (en el mío lo hago con la función de descongelar, para evitar que se queme) y la mezclamos muy bien con la galleta molida, hasta que quede bien integrada.

Cubrimos la base del molde aplastando muy bien la galleta con ayuda de una cuchara o con la mano, que es como mejor queda. Echamos dos cucharadas de mermelada y la extendemos por encima con una espátula o cuchara. Metemos en nevera para que se endurezca.

Mousse:
Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría.

Fundimos el chocolate en el microondas a cortos intervalos de tiempo para que no se queme.
Calentamos a fuego medio-bajo en un cazo 125 ml de  nata (reservamos un poco de la misma para disolver la gelatina) sin  dejar que hierva y le añadimos el chocolate fundido. Mezclamos muy bien hasta que estén perfectamente ligadas.

Disolvemos en la nata que reservamos las hojas de gelatina y se lo añadimos a la mezcla anterior .Ligamos todo bien y retiramos del fuego.

Montamos 235 ml de nata restantes con el extracto de vainilla, hasta que haga picos y se lo añadimos a la mezcla anterior con movimientos envolventes, hasta que esté todo integrado.

Vertemos en el molde y enfriamos en nevera durante 6-8 horas. Yo lo dejé de un día para otro.

Desmoldamos con cuidado con ayuda de un cuchillo.

Coulis:
Lavamos las fresas, las troceamos y las echamos en un cazo junto con el azúcar y el agua. Calentamos a fuego bajito hasta que las fresas estén blandas y se hayan caramelizado. Movemos de vez en cuando para que no se peguen.

Batimos y lo pasamos por un colador, para eliminar las semillas.

La cantidad de coulis que sale con estas cantidades es más que suficiente para decorar la tarta, así que podéis hacer la mitad de las cantidades. Yo preparo de más porque luego lo uso para otros postres.

Lo echamos a un biberón, dejamos enfriar y ya tenemos listo nuestro coulis para decorar, como más nos guste.

Para decorar los bordes de la tarta hice unas filigranas de chocolate fundido en papel vegetal.


Salsa de queso azul

martes, 11 de febrero de 2014

No soy muy de salsas, de hecho, la única salsa que me gusta es la barbacoa. No soy ni de ketchup, mostaza, mahonesa…pero a Ismael, le gustan bastante. Así que es él quien me pide de vez en cuando que le haga alguna. Y la última petición fue salsa de queso azul, buscando por la red, la  receta que más me convenció fue la de la web “Javi recetas” porque se asemejaba a una bechamel, pero en lugar de usar queso Roquefort, la hice con queso azul.

Esta salsa se hace en un momentito y se puede usar para acompañar pasta, carne o lo que quieras.

Ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes (4 personas)
 
Para 4 personas, unos 250 ml.
100 gramos de queso azul.
200 ml de nata para cocinar.
25 gramos de mantequilla.
1 cucharada pequeña de maicena (5 gramos)
1 diente de ajo pequeño
Sal y pimienta negra

Preparación

En un cazo a fuego medio, pon la nata a calentar, añade el ajo machacado y el queso desmenuzado. Mueve bien hasta la total disolución del queso, sin grumos.

En otro cazo añade la mantequilla y cuando se derrita, añadimos la harina que tostamos durante un minuto.

Una vez tostada la harina, le añadimos la mezcla anterior (queso, nata y ajo) y dejamos a fuego bajito durante 10-15 minutos, para que se liguen bien los ingredientes.

Pasado este tiempo, rectificamos de sal, pimienta negra al gusto y listo.

Nota: en el caso de que quede muy espesa o nos guste más clarita, añadimos un poco de nata o leche y movemos bien.

Es importante tostar bien la harina, para que la salsa no tenga sabor a crudo.

Espero que os guste.


Pasta al cacao

lunes, 10 de febrero de 2014

La entrada que hoy os traigo, no es una receta, es mi opinión de la pasta al cacao que compré en uno de mis viajes a  La Toscana.

San Gimignano

Siena

Pisa
El pasado año, estuvimos en esta maravillosa región de Italia. Es un sitio precioso, que se lo recomiendo a todo el mundo. Estuvimos en Florencia, Pisa, Siena, San Gimignano...Y fue en este precioso pueblecito medieval de torres y casas-torres, patrimonio de la humanidad, donde compré una variedad de pasta entre las miles que había en sus preciosas tiendas, pero que me llamó especialmente la atención una variedad al cacao, teniendo en cuenta que soy choco-adicta.
Una muestra de la variedad de pasta


Estuve mirando en internet alguna receta, porque no tenía ni idea de como cocinarla, pero en vista de que no encontré ninguna, decidí rehogarla con un poco de beicon y queso rallado.


Y la verdad que ni fu ni fa. Es una variedad de pasta que deja mucho que desear, no encuentras el sabor a cacao por ninguna parte, hubiese sido mejor haber  una variedad con sabor a setas, por ejemplo o una que visualmente hubiese sido más bonita, porque está no era ni eso. Así que si vais a La Toscana, será mejor que os decantéis por otra variedad.

Saludos.

Milhojas de crema pastelera y nata

viernes, 7 de febrero de 2014

Hoy os traigo otra propuesta ideal para el fin  de semana, sobre todo si no dispones de mucho tiempo. Fue una de las tartas  que mi madre eligió por su cumpleaños, el pasado 22 de enero, al ser un día entre semana, no disponía de mucho tiempo, así que tuve que tirar de hojaldre preparado (ya sé que tengo pendiente hacer el hojaldre casero) para hacer una milhojas de crema y nata (bueno en este caso frosting de queso que queda aún mejor).
Ésta vez el hojaldre que usé no fue el fresco del Lidl, que como ya os he dicho en otras ocasiones, es en mi opinión, el mejor. Utilicé el de Casatarradellas también fresco y la verdad que es bastante bueno.

La receta de la crema pastelera la tomé prestada de la web de María Lunarillos, que te viene muy bien explicado.

Ingredientes
2 Láminas de hojaldre fresco.

Para hacer la crema pastelera:
1/2 l de leche
1 vaina de vainilla
125 g de azúcar
40 g de fécula de maíz (Maizena)
4 yemas de huevo.

Para el frosting de queso:
1 brick pequeño de nata para montar.
2 cucharadas colmadas de queso de untar.
3 cucharadas de azúcar glass.

Preparación

El hojaldre se ha de manipular lo menos posible, ya que si lo toqueteamos mucho no subirá. Cortamos cada lámina de hojaldre de manera que nos salgan dos rectángulos iguales de cada una. En realidad para la milhojas, sólo usé 3 rectángulos, me sobro uno., que luego lo comimos con jamón york y queso fundido. Pero puedes hacer la milhojas de las capas que quieras.

Lo sacamos del envase (sin pasar rodillo), los colocamos en la bandeja del horno sobre papel vegetal, lo pinchamos muy bien con un tenedor, para que no suba la masa y lo horneamos  a una temperatura de 200 ºC durante 15 minutos con el horno previamente precalentado. En el caso de que veamos que está subiendo el hojaldre, podemos abrir la puerta del horno y pincharlo suavemente para que vuelva a bajar.
Dejamos enfriar una vez horneado sobre una rejilla.

Preparación del frosting de queso:

Montamos la nata hasta que coja un poco de consistencia con la batidora de varillas, añadimos el azúcar glass, el queso y terminamos de montar hasta que haga picos. Reservamos en nevera.

Para preparar la crema pastelera:

En un cazo ponemos la leche junto con la vaina de vainilla, que habremos abierto a lo largo y extraído las semillas. Llevamos a ebullición, retiramos, colamos  y reservamos.

En un bol mezclamos el azúcar, las yemas y la fécula de maíz. Con unas varillas mezclamos todo hasta que quede  perfectamente ligado.

A la mezcla anterior echamos poco a poco la leche sin dejar de remover.

Una vez todo unido lo ponemos a fuego lento, removiendo constantemente hasta que espese.
Retiramos y dejamos enfriar cubriendo con film transparente que toque la crema para que no se haga costra.

Montaje de la milhoja:
Con ayuda de una manga pastelera echamos una capa de crema pastelera sobre un rectángulo  de hojaldre, ponemos encima otro y sobre éste con ayuda de la manga pastelera el frosting de queso y coronamos todo ello con un nuevo rectángulo.

Ya tendremos montada nuestra milhojas, la podéis decorar como queráis. En mi caso, opté por pintarla con un poco de miel a la que había añadido unas gotas de agua para clarificarla, echar almendras laminadas y todo ello cubrirlo con azúcar glass.

¿No creéis que tiene una pinta estupenda?

Nota: Esta más rica dejándola de un día para otro.

Bizcocho de cacao con glaseado de chocolate

jueves, 6 de febrero de 2014

¡Por fin es juernes!

Hoy os traigo una receta muy facilita para que hagáis este fin de semana.

Me encanta el chocolate en todas sus variedades, confieso que soy chocoadicta y lo peor de todo es que no puedo disfrutar libremente de este pecado confesable, porque cada vez que abuso del chocolate, los granos hacen su aparición sin compasión, en mi dulce rostro. Así que intento acostumbrarme a reprimir mi mayor vicio culinario.
Pero también he de decir que cuando hago alguna receta cambiando el chocolate por cacao puro,  al ser desgrasado y no contener azúcares añadidos los temidos granos no suelen aparecer.

El cacao que uso para mis postres, es el cacao puro de la marca Valor  que es 100% natural y que es especial para repostería. Lo  suelo comprar en el Mercadona o en el Carrefour  y a pesar de ser más caro que otros cacaos, merece la pena.



Bueno y después de tanto rollo, vamos a ponernos con las manos en la masa. La receta de hoy es dulce y con chocolate (como habéis podido deducir). Se trata de un riquísimo y sencillísimo bizcocho de yogur cacao y glaseado fondant de chocolate. Lo mejor de esta receta con diferencia es el glaseado, la he tomado prestada de le web “La receta de la felicidad” de la receta minidonuts de chocolate y es con diferencia, ¡¡el mejor glaseado de chocolate que he comido nunca!!! Este glaseado es una maravilla, notas como se deshace el azúcar en tu boca  y el sabor a chocolate invade tu boca y todos tus sentidos (parece un anuncio de la tele, pero es tan real como la vida misma).Es el típico glaseado de los pepitos, donuts de las pastelerías.

La receta del bizcocho es el bizcocho básico de yogur al que le he añadido cacao, ni más ni menos. Fácil, ¿verdad?.





Ingredientes

Para el bizcocho:
3 huevos.
1 yogurt natural.
3 medidas de yogurt de harina.
2 medidas de yogurt de azúcar.
1 medida de yogurt de aceite de girasol.
1 sobre de
levadura (16 g de polvo para hornear).
2 cucharadas colmadas de cacao puro.
Esencia de vainilla.

Para el glaseado de chocolate:
200 g de azúcar glass.
10 cucharadas de agua (unos 75 ml)
150 g de chocolate para fundir.

Preparación

Elaboración del bizcocho:
Lo primero de todo, es sacar los ingredientes que emplearemos en la elaboración del bizcocho para que se atemperen y no me vale sacarlos 5 minutos antes.

Tamizamos la harina, el cacao y la levadura. Reservamos.

Separamos las claras de las yemas y las batimos con una pizca de sal hasta que dupliquen su volumen. Es conveniente hacerlo con un robot de cocina o similar para no terminar con tendiditis. Reservamos.

Batimos las yemas y le añadimos el azúcar. Cuando esté bien ligado, añadimos el yogur y el aceite. Seguimos batiendo hasta que la mezcla sea homogénea.

Añadimos a la mezcla anterior, la harina con la levadura y el cacao y vamos batiendo en tandas. Echamos un poco de harina, batimos bien, volvemos a echar y así sucesivamente.

Por último añadimos las claras montadas y con ayuda de una espátula de silicona o instrumento similar vamos haciendo movimientos suaves y  envolventes hasta que esté bien ligada a la mezcla.

Unta la cubeta con mantequilla, espolvoréala con harina y vierte dentro la masa.
Programa horno 45 minutos, vamos hasta que el pincho salga limpio Si vemos que por el centro está blandito, dar la vuelta al bizcocho y ponerlo 5 minutos más. Para darle la vuelta me ayudo con la bandeja de vapor.

En el caso de hacerlo en el horno se horneará en horno precalentado a 170ºC durante 40 minutos más o menos.

Dejamos enfriar sobre rejilla. Como se aprecia en la fotografía los bizcochos en la chefo no quedan visualmente muy bonitos, pero están buenísimos.


                              
Elaboración del glaseado de chocolate:
Mezclamos el agua con el azúcar.

Fundimos el chocolate en el microondas, de 30 en 30 segundos, removiendo de cada vez, hasta obtener una mezcla homogénea.

Vertemos el chocolate fundido sobre la mezcla de agua y azúcar, y removemos hasta que esté completamente integrado.

Si nuestro glaseado de chocolate está muy espeso para nuestro gusto, podemos añadir un poco más de agua, o meterlo unos segundos en el microondas para que el chocolate se vuelva más líquido. Si en cambio el glaseado nos queda demasiado líquido, lo dejaremos reposar para que el chocolate al enfriarse se solidifique un poco y el glaseado se vuelva más denso.

Una vez que tenemos el glaseado listo solo nos queda cubrir el bizcocho. Colocamos el bizcocho sobre una rejilla y esta a su vez encima de una bandeja. Es importante echar el glaseado de una sola vez y en la parte central del bizcocho .Dejamos enfriar a temperatura ambiente. No metáis en la nevera para que solidifique el glaseado ya que si lo hacéis, el chocolate se queda mate, sin brillo.

Esta foto es de otra tartatarta de chocolate y dulce de leche que hice, pero se aprecia bien la infraestrutura.
Decoramos al gusto, con lacasitos, por ejemplo y ¡listo!.


Aquí el corte:

Bacalao al horno

martes, 4 de febrero de 2014

Seguramente ya os habréis percatado de que me gusta bastante el bacalao, si echáis una ojeada por mi blog, veréis que tengo varias recetas con este pescado como protagonista ( bacalao con champiñonespatatas con bacalao y setas) . Al ser tan versátil  acepta múltiples combinaciones y todas ellas riquísimas.

La receta de hoy laque hice la semana pasada para cenar, es una adaptación de una receta de Arguiñano.

Ingredientes


Lomo fresco de bacalao (1 lomo por persona).
1 diente de ajo pequeño.
Perejil.
Aceite de oliva.
Pan rallado.
Queso rallado Enmental.
Orégano.

Preparación


En primer lugar precalentamos el horno a 180ºC. Calor arriba y abajo.

Hacemos con un majado machacando el ajo con el perejil y un poquito de aceite de oliva y untamos con ayuda de una brocha de silicona muy bien el lomo de bacalao.

En una bandeja de horno colocamos un papel vegetal y sobre este el bacalao. Cubrimos el lomo con un puñadito de pan rallado y queso rallado. Regamos con un chorrito de aceite y lo metemos al horno durante unos 20 minutos (durante los últimos minutos podemos ponerlo a gratinar para que quede una capita crocante).

Una vez pasado el tiempo, lo servimos con un poco de orégano por encima.

Nota: a mi me gusta poner vegetal en la bandeja, para que no se pegue y se destroce el bacalao, porque se desmorona con facilidad y ya me ha pasado en alguna ocasión que a pesar de haber engrasado la bandeja se haya pegado todo.

Espero que os guste.

Azúcar de colores casero

lunes, 3 de febrero de 2014

Hola a todos,
La entrada de hoy, no es una receta como tal, es una manera muy fácil de hacer azúcar de colores para decorar cupcakes, tartas. Como muy bien sabemos este tipo de adornos son bastante caros en las tiendas de repostería, así que estuve indagando y encontré como hacer azúcar de colores. Sólo necesitaremos azúcar blanco, colorante (yo usé  líquido) y un bote de cristal.

Metemos en un bote de cristal la cantidad de azúcar que queramos teñir (no tenemos que llenar el bote demasiado para que se pueda agitar bien y el color se reparta de manera uniforme), le añadimos unas gotas de colorante, cerramos el bote  y agitamos muy bien. Y voilà, ya tenemos nuestro azúcar coloreado. Como queda un poco húmedo lo podemos dejar abierto para que pierda un poco de humedad o mejor lo metemos unos segundos en el microondas a potencia baja en el mismo bote de cristal sin tapar.

La próxima vez, tendré que probar el convertirlo en azúcar glass con un molinillo de café de los de toda la vida, a ver como queda.


Espero que os guste.