Kürtőskalács (Pasteles de chimenea)

viernes, 12 de diciembre de 2014

¡¡¡¡Siiiiii, ya estamos a viernes!! Fin de la semana laboral para la mayoría de nosotros y tiempo de recetear :). Como suele ser de costumbre, tenemos una receta para el fin de semana con la que no dejaréis a nadie indiferente, además de que por ser un dulce típico de otro país, seguro que la sorpresa es doble.

La receta de hoy son estos deliciosos Kürtőskalács o también llamados "pasteles de chimenea", aunque nosotros preferimos nombrarlos tal y como se llaman en Hungría. Cuando fuimos a Budapest no pudimos resistirnos a este manjar, de hecho, si no recuerdo mal, en 3 días fuimos 4 veces a comerlos e incluso nos trajimos un par a Madrid...con eso lo digo todo. Este dulce es el más antiguo del país, por lo que no tendréis problemas en encontrarlo, ya sea en puestos callejeros, pastelerías, etc...

De los que comimos nosotros, recomendamos los de este local, Molnar´s Kürtőskalács, que se dedica en exclusiva a ellos, además está en la calle principal, Váci Utca, así que no tiene pérdida. No os arrepentiréis. Para los que no hayáis ido a Budapest, pero si a Praga, os sonará mucho, ya que es muy parecido al Trdelník, que sería su primo checo (cambian un par de ingredientes, si bien es casi lo mismo).

Vamos con la receta, si apetecible es estéticamente hablando, al olerlo ya ni os cuento....


Ingredientes (para 6 de tamaño medio)

375 gr. de harina
15 gr. de levadura fresca
2 cucharadas de azúcar. Yo le hubiese añadido más porque para mi gusto le faltaba dulzor.
1 pizca de sal
3 cucharadas de aceite de oliva suave
1 huevo grande
130 ml leche tibia
Rebozado: mezcla de azúcar y canela.

Preparación


En el montaje de abajo he puesto la preparación paso a paso, ordenado de izquierda a derecha y de arriba a abajo. De todas maneras, es tal como cuento ahora:

Mezclamos en un cuenco la leche tibia, el azúcar y la levadura, removemos hasta su disolución.

En otro bol mezclamos la harina, la sal, el aceite, y el huevo con una amasadora o robot eléctrico  hasta que esté todo bien integrado y le añadimos mezcla de leche, azúcar y levadura.

Amasamos unos minutos hasta que la masa se haya integrado bien y no se pegue.

Formamos una bola y la dejamos reposar en un recipiente tapado con un trapo húmedo hasta que doble su volumen (yo la tuve como un par de horas, depende de la temperatura del lugar en el cual pongamos la masa a levar).

Mientras, vamos preparando nuestros rodillos caseros en los que hornearemos nuestra masa. Yo los hice de papel albal enrollando hasta que quedaron como el cilindro que se observa en la fotografía inferior.

Una vez levada estiramos la masa con ayuda de un rodillo sobre una superficie enharinada para evitar que se nos pegue la masa y la cortamos  con un cuchillo afilado o cortapizzas, como se aprecia en la fotografía.

Vamos enrollando la masa en el cilindro de papel albal previamente engrasado con aceite de oliva empezando por la parte inferior hasta arriba

Una vez listo el cilindro lo pintamos con aceite de oliva con ayuda de una brocha y lo
rebozamos en azúcar de manera que quede bien impregnado. Y ya lo tenemos listo para hornear.

 
Para hornearlo me las ingenié para que el cilindro quedara de manera vertical colocándolo en el interior de un pequeño aro de emplatar que rellené de papel albal y atravesando el cilindro con una brocheta de aluminio. No se si me explico bien.... Lo horneé en horno precalentado a 200ºC calor arriba y abajo sobre bandeja esmaltada durante unos 7-9 minutos. La foto es pésima pero os ayudará a haceros una idea.
 

Sacamos del horno y aún caliente lo pasamos por rodando por el sabor que más nos guste: almendras picadas, cacao… yo le puse canela.

Para extraer el pastelillo hay que dar un golpe seco en un extremo y sale sin problema. 

Y ya tenemos nuestros deliciosos dulces húngaros.
 
Si tiramos de la punta los podemos estirar como un muelle
Los distintos Kürtőskalács, con cacao, con almendras, nueces...
En Molnar´s Kürtőskalács comiendo este manjar


Fuente: http://www.circusday.net/2013/07/kurtoskalacs.html

10 comentarios:

  1. rico rico rico.....tampoco están nada mal los que sirven en los kioscos callejeros, la verdad, y cuestan tres veces menos que en Vaci u.....aunque ahí no ves cómo los preparan, lo que vale bien el coste....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! La verdad que nosotros dónde los comimos y mejor estaban era aquí, además de ver como los hacen como dices tú.

      un saludo.!

      Eliminar
  2. Que bueno encontrar esta receta! Creo que volveré a Budapest sólo para comer éste delicioso dulce!!! Jajaja! Aunque la ciudad es preciosa también! Gracias por compartir ésta receta! Si lo preparo, ya te contaré que tal! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás que bueno salen, casi como allí ;).

      Un saludo.

      www.lasrecetasdemasero.com

      Eliminar
  3. Hola, muchísimas gracias la receta! Lis probé de casualidad en Reino Unido y me encantaron! Pero no sabía el nombre, me muero por prepararlos!! Lo único quite no entiendo es cómo hacer el soporte donde enrollar la masa...me lo explicas por favor?? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Están buenísimos la verdad. Como habrás visto en los puestos los hacen con una especie de rodillo de madera, donde ponen la masa y hornean dando vueltas. Yo probé con un rodillo, y cualquiera era más grande de lo debido (aunque compré un par más pequeños).

      Si te fijas en el primer montaje, hago el cilindro totalmente de papel de aluminio. Para que luego en el horno no se mueva y esté hacia arriba, como puedes ver en la foto en la que está el cilindro encima de la vitrocerámica, cogí un aro de emplatar como base (como podría haber cogido cualquier otra cosa), lo "acolché" con papel de aluminio y luego presioné el cilindro de papel de aluminio contra ese otro papel de aluminio de la base, teniendo en cuenta que metí una brocheta/pincho a través del cilindro para que se clavara en la base, así conseguí que se quedara quieto y que el cilindro no se moviera... es un poco complicado, pero espero que lo entiendas y lo hagas :)

      Un saludo.

      www.lasrecetasdemasero.com

      Eliminar
  4. Hola yo los he probado en un kiosco de feria pero por fuera tenían como caramelo y en vez de canela podía ser con nueces o cacao ,pero si es verdad que brillaban como si el caramelo estuviera acabado de poner.esta resta se queda así ?porque en la foto no se ve el caramelo.

    ResponderEliminar
  5. Hola yo los he probado en un kiosco de feria pero por fuera tenían como caramelo y en vez de canela podía ser con nueces o cacao ,pero si es verdad que brillaban como si el caramelo estuviera acabado de poner.esta resta se queda así ?porque en la foto no se ve el caramelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como recubrimiento, realmente puedes poner lo que te apetezca, lo que debes respetar a la hora de la receta es el "cilindro", pero como ves en la última foto hay uno recubierto con almendras y otro con coco, así que puedes bañarlo en caramelo, en dulce de leche, etc....

      Inlcuso los he visto rellenos. Hay uno muy famoso que vi en facebook relleno de helado con una pinta buenísima.

      www.lasrecetasdemaser.com

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar