Cupcakes soles de primavera

jueves, 13 de marzo de 2014

Ya queda menos para el esperado fin de semana y es realmente sorprendente como cambia la cara de tus compañeros de trabajo a medida que se va a acercando el viernes, hasta los menos simpáticos, se vuelven un poco más amigables e incluso hasta majos. Este cambio sólo dura hasta el lunes, día en el cual, sufren una transformación, que es mejor que no te pillen cerca...

Pero bueno, como no estamos aquí para hablar de las relaciones laborales, vamos a lo que vamos y que mejor forma que  con una entrada dulce de esas que tanto nos gustan.

Ya os he hablado en alguna ocasión del libro de Betty Crocker. Es un libro maravilloso, con muy buenas ideas para decorar tus cupcakes, pero cierto es que, su preparación me recuerda a los muebles de montaje fácil...Prometen que se montan en un momento y luego te cuesta un huevo. Pues estos cupcakes  son parecidos, parecen facilitos y cuando te pones manos a la obra, te acuerdas de Betty Crocker y toda su casta…jejejej. Pero bueno, supongo que habrá que ir cogiéndole el punto.

De momento los cupcakes de hoy, son “cupcakes sol de primavera”, en honor al maravilloso sol que viste nuestros cielos estos días. Podéis hacer el bizcocho y el glaseado que más os guste, yo aproveché los cupcakes de limón versión pastelería Hummingbird cuya receta podéis ver pinchando aquí..
En lugar de decorarlo con manga pastelera lo hice con una espátula metálica. Es lo bueno que tiene esta forma de decoración que si no cuentas con  mucha ornamentación para decorar, lo puedes hacer con lo que tengas en casa, no necesitaras manga pastelera, en el caso de que no tuvieses.

Ingredientes
Gominolas rojas.
Gominolas naranjas.
Gominolas amarillas.
Pepitas de chocolate.
Lápiz para decorar. El mío era de Vahiné de fresa, ya lo tenía. Podeis usar  coulis de fresa, la receta si la quieres ver, pincha aquí.

Preparación

En primer lugar una vez que hemos horneado y se han enfriado nuestros cupcakes. Con ayuda de una espátula cubrimos la superficie del mismo con el glaseado. Añadimos un pegote en la parte central y lo vamos extendiendo.

Los pétalos los podéis preparar el día de antes con ayuda de los peques de la casa y conservarlos en un recipiente hermético (a los pétalos eh?). Es importante asegurarnos que las gominolas que compremos no estén más duras que el pecho de un santo, porque si no este paso se convierte en una autentica odisea. La verdad que cuesta un poco, pero se consigue. En un principio se encoge de nuevo, pero cuando le das repetidas veces se consigue.


Una vez que están aplastaditas, se cortan los bordes con ayuda de un cuchillo, de tal manera que quede un rectángulo y éste lo cortamos, a su vez en dos cuadrados. Finalmente cada cuadrado resultante se corta en dos triángulos.

En el dibujo que os pongo os lo explico mejor. Darle al cuchillo un poco de aceite con una servilleta para que no se quede pegada la gominola.

Una vez que tenemos nuestros pétalos, los vamos colocando alrededor del cupcake sobre el glaseado, para que tengan donde apoyar. Vamos alternando los colores.

Como ojos y nariz, les ponemos pepitas de chocolate y la boca la dibujamos con el lápiz.

Ya tenemos nuestros soles de primavera. Parece que le estoy cogiendo el punto, tengo que seguir perfeccionando la técnica :-).

Espero que os gusten.