Tarta mousse de naranja

miércoles, 13 de mayo de 2015

Con motivo del nacimiento de Daniela, aún sigue viniendo gente a casa a conocer a la pitufina. En esta ocasión les tocaba el  turno a mis compañeros de trabajo y decidí hacer una deliciosa tarta de naranja que encontré revisando las recetas que había guardado en los favoritos de mi móvil. Ahora como la peque no me deja mucho tiempo (a pesar de ser muy buena) tengo que recurrir a tartas que no requieran mucha elaboración y aprovechando los calores que azotan los Madriles me decanté por una tarta mousse muy fresquita (si queréis ver más tartas mousse parecidas, podéis hace esta de fresa o esta de chocolate blanco):


Ingredientes

Para la base:
1 paquete de galletas Digestive con chocolate
60 gr. de mantequilla
1 puñado de nueces

Para la mousse de naranja:
1 naranja
250 ml. de nata 35% M.G.
1 yogur griego
4 hojas de gelatina neutra
50 gr. de azúcar glass

Para la decoración:
1 bote de mermelada de naranja (250 g.)
1 hoja de gelatina neutra

Molde empleado de 20cm desmontable

Preparación

Base:
Trituraremos las galletas, hasta que queden bien desmigadas. Añadimos la mantequilla derretida y mezclamos bien hasta tener una masa con una textura terrosa.

Trituraremos ligeramente las nueces, pero dejándolas un poco enteras para que se note al comer la tarta que están presentes.

Vertemos todos sobre la base de nuestro molde y lo distribuimos todo bien por ella, presionando ligeramente para que quede bien apretado y luego al partir la tarta no se nos rompa la base.

Metemos el molde en el congelador mientras que preparamos el relleno de la tarta.

Mousse de naranja:
Ponemos las láminas de gelatina en un bol con agua 10 minutos, para que se hidraten. Mientras, lavamos bien la naranja y rallamos la piel, la parte naranja sólo. Hay que tener cuidado con eso, ya que si rallamos la parte blanca amargará.

Sacamos el zumo de esa naranja y lo mezclamos con la ralladura. Lo ponemos a hervir. Cuando empiece a hervir, lo quitamos del fuego y dejamos que infusione 5 minutos. Pasado ese tiempo, colamos el zumo y añadimos las hojas de gelatina que habíamos dejado en remojo anteriormente, previamente escurridas claro. Removemos bien hasta que queden bien integradas con el zumo.

Batimos la nata junto con el azúcar y una vez que quede montada añadimos el yogur griego y el zumo de naranja, integrándolo con una espátula con movimientos envolventes.

Vertemos la mousse sobre el molde que teníamos en el congelador y lo dejamos en la nevera al menos 8 horas.

Decoración:
Una hora antes de comer la tarta, ponemos la hoja de gelatina que nos queda en remojo en agua fría durante 10 minutos.

Mientras vamos calentando la mermelada con 2 cucharadas de agua y añadimos la hoja de gelatina que habremos dejado escurrir. Mezclamos bien hasta que la gelatina quede integrada.

Vertemos sobre la tarta e introducimos de nuevo en la nevera hasta la hora de comer la tarta.

Nota: Si no tienes galletas Digestive con chocolate puedes hacer la tarta con cualquier otro tipo de galletas y añadir dos cucharadas de cacao en polvo sin azúcar.

Fuente: Corazón de Caramelo