Bizcocho de naranja, almendras y yogur.

martes, 24 de febrero de 2015

¡Qué rápido pasa el tiempo! y que conste que no digo lo mismo en el caso de mi embarazo, que sobre todo los dos últimos meses, se me están haciendo muy pesados, menos mal que ya no queda nada para conocer a Daniela, nuestra princesita.

Lo de la fugacidad del tiempo lo digo porque parece que fue ayer cuando me independicé con Ismael ( ya han pasado casi tres años) y empecé mis andanzas culinarias y mi  relación de odio con mi horno. Aún recuerdo mis llantos en la cocina al hornear un bizcocho red velvet para una tarta de cumpleaños de Ismael Quería sorprenderle y ante el resultado ( un bizcocho hundido y el otro con copete) me dio por llorar. Menos mal que con ayuda de mi madre lo pude solventar y el cumpleañero quedó encantado. Pero todo cambió cuando nos empezamos a llevar bien, el horno hacía su trabajo y yo el mio, y la verdad que ahora no lo cambio por ninguno. Los bizcochos se han convertido en mi especialidad y es con lo que más disfruto en la cocina. Así que con práctica todo es posible, no tirar la toalla a la primera...

Para Reyes me regalaron otros de los libros de la pastelería Hummingbird , llamado " Cake Days", otra maravilla culinaria y qué mejor manera de usarlo que con un bizcocho esponjoso, con un sabor delicioso y muy fotogénico, como podéis ver.




Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!


Ingredientes ( para 8-10 personas)

190g de mantequilla
190 g de harina
1 cucharada de ralladura fina de piel de naranja
190g de azúcar
3 huevos L
60g de harina de almendras
1 cucharadita de levadura
1/4 cucharadita de sal
25g de yogur natural. El mio era griego.
1 cucharadita de esencia de vainilla
10g de almendras laminadas
Un molde rectangular de 8.5x 17.5 cm de 7.5cm de fondo engrasado y enharinado o forrado con papel vegetal.

Preparación

Precalentamos el horno a 170ºC.

Con una batidora eléctrica o una batidora amasadora con pala, batimos la mantequilla, la ralladura de la piel de la naranja y el azúcar hasta obtener una mezcla esponjosa.

Añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada incorporación. Rebañamos de vez en cuando las paredes del cuenco para asegurarnos de que los huevos y la mantequilla se incorporan como es debido.

En otro cuenco, mezclamos la harina, la harina de almendras, la levadura y la sal  y la añadimos a la mezcla anterior en dos tandas, batiendo a velocidad baja para que los ingredientes se incorporen. A continuación añadimos el yogur y la esencia de vainilla y seguimos batiendo.

Vertemos la masa en el molde y esparcimos las almendras laminadas por la superficie. Horneamos durante 50-60 minutos o hasta que el bizcocho esté firme por arriba y al introducir un palo de brocheta salga limpio. Yo lo he horneado a media altura sobre rejilla y con calor arriba y abajo (mi horno no es de aire).

Retiramos el bizcocho del horno , dejamos que se enfríe unos minutos en el molde y dejamos enfriar por completo desmoldado sobre una rejilla.

Espero que os guste.