Palmeritas de queso curado y jamón york

miércoles, 1 de octubre de 2014

Con motivo de que estamos a miércoles y el fin de semana se acerca, os traigo un aperitivo ideal tanto para comer frío o caliente, nada laborioso y buenísimo. Unas ricas palmeritas saladas de jamón york y queso curado.

He usado un buen queso curado de oveja de la Antigua de Fuentesaúco para que le aporte un buen sabor a queso. También he de decir que este tipo de queso, como mejor está , es con un buen trozo de pan y un buen vaso de vino, pero no está de más, ampliar nuestro recetario con ingredientes de tan buena calidad. Para quien no conozca la web: www.queserialaantigua.com os recomiendo que os déis una vueltecita para echar un vistazo a la gran variedad de quesos, a cual mejor y a la sección de recetas que tienen.

Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Las cantidades son orientativas ya que en función del tamaño del hojaldre necesitaréis más o menos cantidad. Si queréis podéis poner una capa de queso curado rallado, otra de jamón york y por último otra de queso curado rallado, eso ya va en gustos. Yo solo puse una de jamón york y otra de queso.
Ingredientes

Una lámina de hojaldre.
9 lonchas de jamón york.
Queso curado la Antigua de Fuentesaúco.
1 huevo batido.

Preparación

Precalentamos el horno a 200ºC, calor arriba y abajo.

Sacamos de la nevera la lámina de hojaldre para que se atempere y la podamos desenrollar sin que se rompa.

El queso curado lo vamos a rallar, para lo cual ha de estar frío así evitaremos que se nos desmenuce. La cantidad va al gusto tenemos que tener en cuenta, que tenemos que cubrir toda la superficie.

Extendemos el hojaldre sobre una lámina de papel de horno, colocamos las lonchas de jamón cubriendo toda la superficie del hojaldre y encima añadimos una buena capa de queso curado rallado.

Enrollamos cada uno de los extremos hasta que se junten y con un cuchillo bien afilado, vamos haciendo rodajas como de 1 cm de grosor que las iremos colocando sobre papel vegetal en la bandeja del horno. Pintamos con huevo batido con ayuda de una brocha de silicona.

Horneamos durante  aproximadamente 12 minutos. Lo mejor es estar pendiente para que no se nos quemen, porque como muy bien sabéis cada horno es un mundo.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Como veis es una receta muy sencillita de hacer y muy socorrida.

Espero que os guste.