Bizcocho esponjoso de limón

martes, 20 de mayo de 2014

¡Muy buenos días!

Todos sabemos que para empezar el día con buen pie es imprescindible un buen desayuno, que nos aporte la energía necesaria para pasar la mañana, como el delicioso bizcocho de limón que hoy os traigo.

Cuando era adolescente, mi madre me solía hacer un bizcocho de naranja que más que un bizcocho se asemejaba un poco en textura a un pastel, era una mezcla entre bizcocho y tarta de queso, pero sin llevar queso. La receta era de un recetario de la thermomix de una amiga suya, pero la perdió y no se acuerda muy bien de las cantidades. Ante mi añoranza bizcochera, me puse a buscar por la red a ver si encontraba alguno que fuese parecido (fijándome en las fotos y en esa textura tan especial) y solo encontré uno que era el que más se repetía por los distintos blogs en el que se usaba la naranja entera como en el mío, pero llevaba yogur, ingrediente que la receta de mi madre no llevaba.

Quise darle una oportunidad, por el tiempo empleado en la búsqueda y decidí hacerlo, con el único inconveniente que cuando fui a la nevera en busca de una naranja, no tenía ni una... ¡Maldición! Los únicos cítricos que habitaban en mi nevera eran unos limones del árbol de la abuela de Ismael. Así que fue el sustituto de la naranja y el resultado fue un bizcocho buenísimo con un sabor intenso a limón, muy esponjoso, pero que no se parecía en nada a la textura del bizcocho anhelado.


Lo hice en Chefomatic pro , pero podéis hacerlo en horno. Os pongo los dos modos.

Ingredientes

250g de azúcar
1 limón pequeño de piel fina. El mío pesaba 90g. El limón se añade entero con piel y sin pepitas. 
3 huevos L
1 yogur natural
100g de aceite de girasol
250g de harina de trigo
1 sobre de levadura en polvo (en mi caso uso Royal, cada sobre son 16 gramos).
1 pizca de sal.


Preparación

Modo Chefomatic Pro:
Engrasamos y enharinamos la cubeta.

Trituramos con la batidora el limón cortado en cuartos con piel (le quitamos las pepitas) con el azúcar y los huevos hasta que esté todo bien integrado.

Añadimos el yogur y el aceite  y batimos de nuevo usando el accesorio de varillas durante 2 minutos.

Tamizamos la harina, la levadura y la sal y se la añadimos a la mezcla anterior, poco a poco y seguimos batiendo (varillas) hasta que  quede una mezcla totalmente homogénea.

Vertemos la masa en la cubeta y programamos modo horno durante 40 minutos. Yo los últimos 5 minutos le doy la vuelta al bizcocho para que quede dorado por los dos lados.

Desmoldamos y dejamos enfriar sobre rejilla.
Espolvoreamos con azúcar glass antes de servir.

Modo tradicional:
Precalentar el horno a 180ºC.

Engrasamos y enharinamos el molde.

Trituramos con la batidora el limón cortado en cuartos (le quitamos las pepitas) con el azúcar y los huevos hasta que esté todo bien integrado.

Añadimos el yogur y el aceite  y batimos de nuevo usando el accesorio de varillas durante 2 minutos.

Tamizamos la harina, la levadura y la sal  y se la añadimos a la mezcla anterior, poco a poco y seguimos batiendo (varillas) hasta que  quede una mezcla totalmente homogénea.

Vertemos en el molde y horneamos  durante 25-30 minutos (depende del horno, cuando esté doradito y el pincho salga limpio)

Desmoldamos y dejamos enfriar sobre rejilla.

Espolvoreamos con azúcar glass antes de servir.

Nos servimos un cafetito y ¡a disfrutar!


PD: Seguiré con la búsqueda del bizcocho perdido.