Galletas de Halloween

viernes, 30 de octubre de 2020

Hola amig@s,

Aunque no sea le mejor época para celebrar algo con el maldito COVID-19, como podría ser Halloween, como suelen decir, al mal tiempo, buena cara, y más aún para los que tenemos niñ@s, que hay que aprovechar cualquier momento para hacer cosas divertidas, y hay que reconocer que de las cosas que nos han traído de Estados Unidos, esta es una de ellas sin duda. 

Aparte de decorar la casa con telarañas y demás adornos temáticos, pues mi hija quería que hiciésemos unas galletas de fondant de Halloween, y como véis, han quedado de lo más terroríficas :)

La receta de galletas que hicimos fue la siguiente:


Ingredientes

250g de mantequilla a temperatura ambiente.
200g de azúcar.
1 huevo M-L ligeramente batido.
530g de harina de trigo.
Aromas según el gusto: podemos utilizar extracto de vainilla líquida o semillas de una vaina, la ralladura de un limón, la ralladura de una naranja o sustituir 100g de harina por 100g de cacao puro sin azúcar.

Preparación

Con la batidora de varillas batimos la mantequilla, el azúcar y el aroma hasta conseguir una mezcla cremosa, no batir en exceso.

Añadir el huevo batir hasta que se integre.

Añadir la harina a velocidad baja y mezclar hasta que se integre y consigamos una masa.

Estirar con un rodillo la masa (grosor de 5-6mm) entre dos papeles de horno y refrigerar estirada en nevera durante 1-2 horas. Se puede refrigerar hasta dos días o congelar por más tiempo.

Cortamos con los cortadores  y una vez cortadas llevamos a la nevera media hora más para que no pierdan la forma.

Colocamos las galletas sobre papel vegetal en la bandeja del horno y horneamos en horno  180ºC precalentado de 8-10 minutos , han de quedar blanquitas, pero que estén hechas. El horneado es la parte más difícil de la receta. El tiempo de horno influye notablemente en el resultado, en mi horno con 8 minutos y medio, alguna vez 9 minutos, dependiendo del tamaño de la galleta es suficiente, consigo unas galletas blanquitas, horneadas y muy tiernas. 

Dejar enfriar sobre rejilla.

Sí envolvemos las galletas en papel de aluminio o film en un lugar fresco y seco se conservan hasta un mes aproximadamente.

Consejo: Hornear siempre las galletas de igual medida. Si horneamos galletas de distintos tamaños en la misma bandeja, siempre se hornearán más rápido las más pequeñas y las grandes no estarán hechas. Si tenemos que hornear varias tandas conservar las galletas en la nevera para que no pierdan la forma hasta que las vayamos a hornear.

Decoramos con fondant de colores. Toda la decoración de las galletas la hizo mi hija Daniela, menos los detalles, y como veréis, han quedado preciosas a la par que terroríficas.





Galletas arco iris

lunes, 26 de octubre de 2020

¡Quiero esas galletas de arco iris! Fue lo que me dijo Daniela cuando las vio por internet, así que allí estaba su madre manos a la obra con rodillo en mano haciendo las galletas de arco iris, eso sí con la mejor ayudante que se puede tener, la princesa de la casa:-)

Seguí una receta de Youtube, pero podéis adaptarla a cualquier receta de galletas de mantequilla. Es una receta engorrosa el estar dividiendo la masa y tiñendo, se hace bastante pesado y tenéis que hornear poco las galletas para que no se oscurezcan ni se queden duras.

Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes

200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
300 gr. de azúcar glass.
3 huevos.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
Una pizca de sal.
500 gr. de harina.
Colorantes en gel. 

Preparación

Con la batidora de varillas batimos la mantequilla, el azúcar y el aroma hasta conseguir una mezcla cremosa, no batir en exceso.

Añadimos el huevo batiendo hasta que se integre.

Añadimos la harina a velocidad baja y mezclamos hasta que se integre y consigamos una masa homogénea.

Dividimos la masa dejando una porción para cada colorante, dejando un pedazo de masa extra para utilizar como corteza.

Teñimos todas las porciones y estiramos con un palo de amasar entre dos papeles vegetales. Metemos en la nevera cada porción de masa durante unos 20 minutos.

Hacemos un rollo con el primer color del arco iris (en mi caso rosa), es decir, el que va en la parte interna, lo ponemos sobre el siguiente color, hacemos otro rollo y así sucesivamente hasta el  último color. Abajo tenéis una muestra de cómo se va montando:



Tuvimos que hacer el arco iris con los colores que teníamos en casa, porque esta receta la hicimos durante el confinamiento y nos apañamos con lo que había.

Dejamos un rato antes en la nevera unos 15-20 minutos. Cortamos el cilindro por la mitad con un cuchillo afilado.

Cada una de las dos mitades la envolvemos en la parte de masa que habíamos dejado sin colorante y volver a meter en la nevera otros veinte minutos.

Cortamos con un cuchillo afilado nuestras galletas y las vamos colocando en una bandeja sobre papel de horno.

Horneamos a 180º por 8-10 minutos, dependerá de cada horno, tened cuidado de que no se doren mucho sino se arruinará nuestro arcoíris. Dejamos enfriar sobre una rejilla y listas para degustar.

Espero que os gusten tanto como a mis peques :-)

Con los restos de masa mi hija hizo estas galletas con formas de animales