Halvas griego

lunes, 19 de febrero de 2018

En nuestros viajes a Grecia hemos descubierto un rico postre sobre el que no teníamos ni la más remota idea de su existencia. Se trata del Halvas. Ya lo comimos en su día Atenas, viaje del cual nos guardamos esta idea para el blog. El año pasado estuvimos en las islas Cícladas (Santorini, Naxos, Mykonos...) y por lo menos allí es habitual que te lo sirvan a modo de obsequio al final de la comida, por lo que si vais, seguro que probaréis más de uno. Es muy contundente y dulce y es típico de Cuaresma, aunque se puede degustar todo el año.

Para su elaboración se utiliza semolina fina, y se hace al fuego. No es muy difícil de preparar, pero hay que ser cuidadoso con las salpicaduras al verter la semolina en el aceite.
Sémola fina que compré en Grecia aprovechando un viaje
Esta versión que he preparado es de una web griega, pero con un poquito de coco, que le da un toque más exótico. Se puede preparar de muchas variedades, con almendras, con canela, pasas....

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

1 vaso de sémola fina.
1/2 vaso de aceite.
1/2 vaso de coco rallado.

Para el jarabe:
4 vasos de agua
2 vasos de azúcar
1 piel de una naranja rallada
1 vaina de vainilla

Preparación

En un cazo, elaboramos un jarabe hirviendo el agua ,el azúcar,miel, la piel de la naranja y una vaina de vainilla. Una vez listo sacar la vaina.

En otro cazo,ponemos el aceite, cuando esté caliente, añadimos la sémola, con  mucho cuidado ( verterla y retiraros que puede salpicar, produciendo quemaduras), movemos coun una cuchara de madera constantemente para evitar que se pegue, hasta que la sémola se  tueste.

Agregar el coco, bajamos el fuego y añadimos el jarabe, movemos constantemente hasta obtener una pasta espesa, que se despegue de las paredes del cazo.

Vertemos en un molde,el mío de silicona y desmoldamos cuando esté totalmente frío.

Lo serví con nueces y azúcar tostada, que eso ya fue invento mío pero que quedó rico :)


Espero que os guste.

Allá van un par de fotos de la isla de Santorini, un paraje espectacular

El volcán Nea Kameni desde Fira
Atardecer en Oía