Bollitos de calabaza y leche condensada

lunes, 16 de enero de 2017

Me gusta mucho ojear por Pinterest en busca de recetas, lo uso mucho sobre todo cuando tengo algún ingrediente que no se muy bien que hacer con él. Fue lo que me pasó con un trozo de calabaza que tenía en la nevera, no me aptetecía hacer bizcochos, ni purés..así que me puse a curiosear por esa red y me enamoraron los bollitos de calabaza y leche condensada del blog "Kanela y limón" .

Son unos bollitos tipo brioche, muy tiernos, que se pueden combinar tanto con dulce (con mermelada y mantequilla para desayunar) como salado (con un poco de queso o con paté como aperitivo) y con una tonalidad naranjita preciosa que le aporta la calabaza. Son muy fáciles de hacer y os encantarán.
Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!
Ingredientes

200g de leche condensada.
40g de mantequilla blanda.
60ml de leche en la que habremos disuelto 25g de levadura fresca de panadería.
250g de puré de calabaza (Calabaza cocida, escurrida y triturada).
Una cucharadita de sal.
550g de harina de fuerza.
1 huevo batido para pintar los bollitos.

Preparación

En primer lugar preparamos el puré de calabaza, yo lo hice en el microondas cinco minutos a potencia máxima en mi estuche de vapor Lekue, pero lo podeis hacer en otro recipiente. Troceamos con un tenedor y escurrimos muy bien.

Colocamos la harina con la sal en forma de volcán en la mesa de trabajo. En medio ponemos el puré de calabaza y la mantequilla. El resto de ingredientes (levadura disuelta en leche, leche condensada) los mezclamos y los vamos añadiendo poco a poco a la harina a la vez que vamos mezclando con los dedos hasta tenerlo todo incorporado. Amasar hasta conseguir una bola de masa suave, elástica y que no se pegue a las manos.

Ponemos la masa en un bol engrasado con aceite y la dejamos reposar tapada durante 1 hora y media en un lugar cálido, o hasta que doble su tamaño.

Separar porciones de 80-90 gramos y formar bollos, que vamos colocando en una bandeja forrada con papel de horno.
Dejamos levar de nuevo y pintamos con huevo batido.
Hornear a 180ºC en horno previamente precalentado hasta que tengan un bonito color dorado.
Retirar y dejar enfriar.