Magdalenas de galletas María rellenas de dulce de leche

lunes, 30 de junio de 2014

¡Hola  a tod@s!

¿Cómo ha ido el fin de semana? espero que hayáis disfrutado mucho. Yo el sábado estuve receteando bastante, haciendo lo que más me gusta del mundo mundial, repostería, para unos compis del trabajo de Ismael y el resultado fue espectacular. Pero eso ya os lo contaré en una próxima entrada, ya que hoy os traigo otra receta, también dulce y buenísima, unas deliciosos magdalenas de galletas María. En realidad la receta original es de cupcakes, pero como no los decoré con buttercream y los rellené con dulce de leche, para mi son más unas magdalenas, ideales para desayunar.


Ingredientes( para 12 unidades)
 
115g de mantequilla.
220g de azúcar blanco.
3 huevos M.
220 g de harina de trigo.
1 y ½  cucharaditas de levadura.
150 ml de leche semidesnatada.
12 galletas María.
20g de cacao instantáneo. Yo le puse cacao puro.
Dulce de leche Márdel.

Preparación

Trituramos las galletas María hasta convertirlas en polvo. Como no tengo picadora, las trituro con un rodillo metiéndolas en una bolsa de tipo zip.

Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Tamizamos la harina con la levadura, el cacao  y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que estén bien integrados y añadimos los huevos batiendo uno a uno.

Agregamos la mitad de la mezcla de harina, levadura y el cacao y batimos a velocidad baja hasta conseguir una mezcla homogénea.

Añadimos la leche, batimos y añadimos el resto de la mezcla de harina levadura y cacao, seguimos batiendo hasta que este todo bien integrado.

 Añadimos las galletas trituradas y con ayuda de una espátula mezclamos.

Repartimos la masa en las cápsulas y horneamos 22-25 minutos.

Dejamos enfriar 5 minutos en el molde y el resto sobre rejilla.

Una vez fríos, les hacemos un agujero con un descorazonador de manzanas o con un cuchillo y rellenamos con dulce de leche Márdel.


Fuente: Objetivo :Cupcake perfecto. Alma Obregón.

Tosta de queso azul y anchoas

jueves, 26 de junio de 2014

Buenas tardes a tod@s,

Soy Ismael, el marido de la artista. En el día de hoy, cambiamos los papeles, me estreno publicando en el blog, aprovechando que la receta de hoy es muy sencilla y que además soy El rey de las tostas ;-).

Recordando una de nuestras escapadas, el mes pasado estuvimos por el norte, por Cantabria, una preciosa zona de España. Bien conocido es que una de las mejores zonas para comer en España, tanto por abundancia como por calidad y precio es el norte, y Cantabria no es menos para ello. Entre tantos manjares de la zona, como pueden ser los sobaos, los quesos ó las legumbres de la zona, podríamos destacar uno, con nombre y apellidos, las anchoas de Santoña.


Puerto de Santoña

Santoña es un pueblo que vive por y para las anchoas y no te puedes ir de allí sin comprarlas. Tienes anchoas de todos los precios y calidades, y doy fé de que tienen bien ganada la fama, están buenísima de cualquier forma. Nosotros compramos las de la marca El Consorcio, una de las más afamadas de la zona.

Para dar buena cuenta de una de las latas que trajimos, hicimos esta sencilla tosta, que podéis realizar en pocos minutos y tener una cena deliciosa.

Ingredientes (por tosta)

Una rebanada de pan. En este caso utilicé pan normal, pero podéis usar por ejemplo una rebanada hecha del famoso pan milagro que queda riquísimo.
2/4 filetes de anchoa en aceite de oliva de buena calidad.
Queso azul al gusto, en este caso era Roquefort. (podemos sustituir por cualquier queso azul, si es de Cabrales ya es 100% receta del norte)

Preparación

Tostamos la/s rebanada/s de pan en el tostador.  

Cortamos un par de lonchas finas de queso azul. Es mejor sacarlo unos minutos antes de la nevera para que al menos esté algo manejable, ya que frío este tipo de queso se desmenuza con facilidad y por tanto las lonchas no serán limpias. Como consejo por si queremos untarlas encima del pan, como este queso es muy susceptible al calor, no lo metáis en el micro, ya que en unos segundos se fundirá y nos chafará la tosta, ya que más que queso azul tendremos crema de queso azul.

Montamos la tosta. Colocamos el queso sobre el pan. A continuación, ponemos las anchoas encima del queso. Ya que es una tosta con un sabor contundente, lo suyo es que no pongamos muchos filetes de anchoa. En nuestro caso, como la rebanada no era muy grande, pusimos sólo 2. Si es algo más grande, podéis poner 4, pero no más, ya que sino quedará muy salada.


No tengo más que decir que miréis la foto y que os animéis a hacerlo.

Un saludo!!

Bacalao con tomate

martes, 24 de junio de 2014

Muy buenos días,

¿Cómo lleváis el lunes? Yo de maravilla porque estoy recién llegada de Austria y me ha venido genial estar una semana por ese país disfrutando de sus paisajes, sus pueblos, su capital.... y como no, de sus tartas. Hemos podido disfrutar de sus maravillosos dulces: tarta Sacher, el appelstrudel, punschkrapfen, los bombones de Mozart y muchos más. Ya os hablaré más detenidamente de estas delicias en una futura entrada.

Con motivo de mis excesos azucareros, hoy os traigo una receta salada y como protagonista, el bacalao. Con solo ojear mis recetas veréis que me gusta mucho este pescado. Normalmente compro lomos frescos ya que no es tan fácil encontrar bacalao salado de buena calidad, por lo menos en mi ciudad, así que aprovecho para comprarlo cuando lo encuentro.

Ya que el pueblo de Isma está cerca de Portugal (país que me encanta y se come de maravilla), aprovechamos nuestra visita turística a la región del Alentejo para comprar bacalao. Por ser unos de los platos típicos allí (sobre todo el bacalhau à Brás=bacalao desmigado) , se puede encontrar fácilmente, de una calidad y precio extraordinarios, comparado con España.
Ejemplares de bacalao en el centro comercial de Portalegre (Alentejo)
El bacalao ,como muy bien sabéis, se puede cocinar de muchísimas formas. Mi madre lo hace mucho con tomate y le sale buenísimo. Eso si, la salsa de tomate es casera (tengo pendiente poner la receta). Con esto quiero decir que uséis una buena salsa de tomate para cocinarlo, es vital, para conseguir un buen bacalao con tomate.

Ingredientes

Tajadas de bacalao.
1 bote de tomate casero.
1 lata pequeña de pimiento morrón.

Preparación

En primer lugar, desalamos el bacalao durante al menos 48 horas.  Para ello, cortamos en tajadas más o menos parejas y lo pasamos por agua del grifo, para quitar exceso de sal.

Colocamos en un recipiente con la piel hacia arriba en agua fría y vamos cambiando el agua cada 8 horas más o menos. Es importante que el tiempo de desalado el recipiente esté en la nevera.

Una vez desalado, lo pasamos por harina y lo freímos en abundante aceite. Colocamos sobre papel absorbente de cocina para quitar el exceso de aceite.

En una cacerola a fuego bajito colocamos el bacalao, le echamos el caldo de la lata de pimiento morrón y le añadimos el tomate. Cocinamos a fuego lento durante 5 minutos para que se integren los sabores, moviendo con cuidado para que no se pegue. En mi caso el tomate que hace mi madre es espeso y es necesario que agregue un chorrito de agua durante este paso, pero eso ya lo veis en función del tomate que uséis.

Servimos y a disfrutar de nuestro bacalao con tomate.

Pan de frutos secos y calabaza

jueves, 12 de junio de 2014

Hola a  tod@s,

¿Os apetece tomar  un buen pedazo de pan de frutos secos y calabaza con un cafecito?

 
Este delicioso pan, aunque por textura es más tipo bizcocho húmedo, lo he hecho tomando como base una receta del libro del que os he hablado en tantas ocasiones “Las Recetas de la pastelería Hummingbird “, un libro maravilloso con recetas infalibles, de esas que siempre salen bien , con las que tienes el éxito garantizado. Desde que me regalaron este libro, por cierto, gracias madre, me hice la promesa de intentar hacer prácticamente cada una de las recetas, permitiendo hacer ciertas modificaciones incluso.

Hasta hoy he hecho varias recetas de esta maravillosa pastelería, todas espectaculares:
Cupcakes de limón (ver receta aquí).
Barritas de limón (ver receta aquí 
Pastel de queso de New York (ver receta aquí)
Tarta Guiness (ver receta aquí)

La semana pasada tenía un trozo de calabaza que se iba a echar a perder, no sabía que hacer con ella, me apetecía hacer algo dulce, que no fuera el famoso bizcocho de calabaza de mi madre (ver recta aquí) y con unos cuantos ingredientes en mente me puse a ojear mi libro mágico y encontré una receta (pan de frutos secos y manzana) que con una serie de modificaciones podía valerme, así que con  papel y boli en mano, elaboré la siguiente receta:
 
Ingredientes
 
175 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
120g de azúcar moreno
20 g de azúcar blanco
2 huevos L.
2 cucharadas de mermelada naranja amarga.
140g de harina de trigo con levadura.
1 cucharadita de canela.
50g de nueces.
50g de pasas.
50g de naranja confitada.
200g de puré de calabaza.
1 cucharadita de esencia de azahar.
Ron.

Preparación

Ponemos a hidratar las pasas en un recipiente con el ron (que las cubra) y las dejamos 20 minutos.

Pelamos, lavamos y troceamos  una rodaja gruesa de calabaza y la ponemos en el microondas durante unos 5 minutos a potencia máxima o hasta que esté blandita, el tiempo depende un poco de cada microondas, pon inicialmente 3 minutos y en función de eso, le pones más tiempo. Aplastamos la calabaza con un tenedor hasta obtener un puré. Reservamos.

La variedad de calabaza que utilicé es la que se muestra en la fotografía. 

Imagen tomada de www.infojardin.com
 
Precalentamos el horno a 170ºC. Calor arriba y abajo y rejilla segunda altura del horno.

Batimos  la mantequilla, el azúcar, la mermelada y la cucharadita de esencia de azahar con la batidora de varillas  hasta que la mezcla esté esponjosa y homogénea.

Agregamos los huevos uno a uno y rebañamos las paredes del recipiente con una espátula a la vez que vamos batiendo.

Tamizamos la harina y la canela y se la añadimos a la mezcla anterior poco a poco, batimos hasta que esté todo bien integrado.

Escurrimos las pasas y las pasamos por un poco de harina, para evitar que cuando horneemos nuestro pan se bajen al fondo del molde. Hacemos lo mismo con la naranja confitada  la pasamos por un poco de harina y con ayuda de un colador eliminamos el exceso de harina.

Añadimos las pasas, la naranja confitada, las nueces, el puré de calabaza y  mezclamos manualmente con ayuda de una espátula con  movimientos envolventes.

Vertemos en el molde y nivelamos con una paleta. El molde que usé fue uno de esos de pudin.

Horneamos durante 45 minutos, hasta que adquiera color marrón y esté firme al tacto. El tiempo es orientativo, ir comprobando con un palillo.

Dejamos enfriar ligeramente en el molde y desmoldamos sobre rejilla.

El resultado es un pan húmedo, con un ligero sabor a naranja y canela que una vez que pruebes no podrás dejar ni una miga.

Esta vez mi invención fue un éxito, que se lo pregunten a mi madre que cuando lo probó dijo:”es de los mejores bizcochos que he probado”. “Mamá es un pan”. Para mi es un bizcocho me volvió a decir y como las madres siempre tienen razón, tuve que resignarme.

Espero que os guste.

Judías pintas con arroz

miércoles, 11 de junio de 2014


Muy buenos días a tod@s,

Hoy os traigo una receta de las de toda la vida (esta semana estamos muy conservadores), un clásico de nuestra gastronomía, judías pintas con arroz, receta cortesía de mi madre, que como ya os he dicho en muchas ocasiones, la mejor cocinera del mundo mundial :-)

Estoy de acuerdo que con los calores estivales no apetece mucho comer este tipo de platos, pero en mi casa se comen todo el año.



Yo las hago en la olla a presión, por cuestión de tiempo y salen buenísimas.

El arroz blanco no me gusta cocerlo con las judías, porque si se come  el mismo día que se cocina no hay problema, pero si se guarda lo que sobra, se forma un emplaste bastante considerable, así que yo uso los vasitos de arroz redondo de Brillante, que vienen envasados al vacío, sin colorantes ni conservantes, vamos como si lo cocemos nosotros mismos, una maravilla. Venden dos tipos de formato: un envase que contiene dos vasitos de 125g u otro envase XL que contiene dos envases de 200g.

Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes (para dos personas)
1 taza de judías pintas.
1 cebolla.
1 cabeza de ajo.
1 zanahoria.
1 trozo de chorizo de guisar.
1 hoja de laurel.
½ cucharadita de pimentón dulce de La Vera.
½ pimiento verde.
Aceite de oliva y sal.

Preparación

La noche anterior se ponen en remojo las judías pintas con agua y sal.

Ponemos a cocer en la olla las judías con agua fría y añadimos la cebolla entera y pelada, la cabeza de ajos entera lavada y sin pelar, el pimiento, la zanahoria pelada y cortada en trozos grandes, la hoja de laurel, el chorizo, un chorrito de aceite de oliva, la sal y el pimentón.

Tapamos y una vez que empieza a salir el vapor contamos unos 40 minutos más o menos.

Calentamos un minuto el vasito de arroz en el microondas y añadimos al gusto a nuestras judías.

Y ahora viene lo mejor ¡a comer!

Brazo de gitano de mermelada de frutas del bosque

lunes, 9 de junio de 2014

Muy buenos días, 

¿Qué tal ha ido el fin de semana? Espero que hayáis disfrutado de vuestro tiempo libre, yo he estado culinariamente liada, con una tarta muy especial que pronto os mostraré. Costó lo suyo, por algún contratiempo, pero al final quedó preciosa.

Hoy vamos a empezar la semana con una receta dulce de esas que tanto me gustan. La de hoy es un clásico que no pasa de moda, el brazo de gitano. También conocido como enrollado en Francia o pionono en América latina. Se puede hacer de múltiples rellenos: chocolate, mermelada, crema pastelera…y se puede cubrir de azúcar, nata chocolate...Eso va en función de gustos. 


Mi brazo de gitano está relleno de mermelada de frutas del bosque y he seguido la receta del maravilloso libro “pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados” (joer que nombre más largo), es un libro que recomiendo a todo el mundo en que vienen ilustradas con el paso a paso cada una de sus recetas.


Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!.

Ingredientes
3 huevos grandes.
100g de azúcar más extra para espolvorear.
Pizca de sal.
75 g de harina de trigo con levadura.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
6 cucharadas de la mermelada que más nos guste. La mía de frutas del bosque.
Molde de 32.5 X 23 cm. Yo usé la bandeja del horno.

Preparación

Precalentamos el horno a 200 grados.

Cubrimos el molde con papel vegetal.

Ponemos un cuenco al baño María  y añadimos los huevos, el azúcar y la sal, batimos con la batidora de varillas hasta que espese y tome un color amarillo pálido  (punto de letra). Punto letra es cuando al parar la batidora y levantar las varillas la preparación cae lenta formando letras o formas que permanecen en la superficie unos segundos. Este paso de batir en caliente se hace para que la mezcla aumente su volumen y quede más esponjosa.

Mi baño María.
Retiramos del fuego y batimos la mezcla de  1 a 2  minutos más hasta que enfríe.

Incorporamos la harina tamizada, la esencia de vainilla y movemos con ayuda de una espátula con movimientos envolventes procurando mantener el volumen

Vertemos la masa en el molde (bandeja) y nivelamos con ayuda de una espátula.

Hornear 12 a 15 minutos hasta que el bizcocho esté firme al tacto.

Desmoldamos volcando la bandeja sobre un papel vegetal en el que hemos esparcido azúcar previamente.

Dejar enfriar 5 minutos y retirar el papel con cuidado.

Si la mermelada es muy espesa podemos disolverla en un cazo a fuego lento. Yo este paso no lo tuve que hacer porque la mermelada que usé tenía la textura adecuada.

Con una espátula extendemos la mermelada sobre la superficie del bizcocho.

Con el dorso de un cuchillo hacemos una hendidura en un extremo y empezamos a enrollar apoyándonos en el papel.

Dejamos enrollado con el papel hasta que se enfríe.

Retiramos el  papel,  colocamos en una bandeja con la unión hacia abajo y espolvoreamos con azúcar.
Se conserva 2-3 días en un recipiente hermético. Aunque en casa desapareció rápido.

Os pongo el paso a paso del libro, para facilitar la elaboración.


 Espero que os guste.



Plátano con dulce de leche, chocolate y almendras

martes, 3 de junio de 2014

Hola a tod@s, 

¿Qué tal lo pasasteis el fin de semana? Yo he estado de tranqui por motivos de salud, pero ya estoy totalmente recuperada y deseando contaros la receta de hoy, que más que una receta es una forma fácil de presentar vuestros plátanos, ideal cuando no contáis con mucho tiempo y queréis sorprender a vuestros invitados.


Ingredientes

Plátano.
Chocolate fondant.
Almendras picadas, coco o frutos secos. Lo que más nos guste, yo los hice con almendras picadas.
Dulce de leche Márdel.

Preparación

Pelamos el plátano, partiéndolo por la mitad y le quitamos los extremos, que será la base de nuestro plátano. Los míos estaban un poco curvados, pero no supuso ningún problema, si acaso estético. De cada plátano obtenemos dos raciones, en las que haremos en la parte superior un orificio con un cuchillo para introducir después el dulce de leche.

Fundimos el chocolate en el microondas en intervalos de 30 segundos.

Introducimos el plátano en el chocolate fundido, dejando que escurra el exceso de chocolate y lo pasamos por almendra picada. Los colocamos sobre papel vegetal y dejamos que solidifiquen.

Metemos el dulce de leche en una manga pastelera con boquilla de estrella y le hacemos un copete a cada porción de plátano. Os pongo el paso a paso que he sacado de Márdel ;-)

¡¡¡¡Y ya tenemos nuestros plátanos decorados y listos para deleitar a nuestros invitados!!!!