Plum cake de fruta confitada y pasas

lunes, 13 de enero de 2014

A pesar de estar empachados de tanto azúcar, hoy os vuelvo a traer una receta dulce, de aprovechamiento. Me quedaba fruta escarchada de la elaboración del roscón de reyes y tenía unas pasas que estaban a punto de caducar, así que aproveché para hacer un plum cake.

Además de por aprovechamiento, tenía apuntada esta receta en nuestro "cuaderno de bitácora", ya que Isma cuando me habla del viaje que hizo a Londres con sus amigos, siempre menciona un plum cake buenísimo que tomó para desayunar. Como pasados 7 años, no hay forma de que se acuerde de lo que llevaba, tuve que tirar de red para hacerlo. Encontré uno con una pinta estupenda, del libro “Postres” de Michel Roux.

Para quien no lo sepa y al hilo de lo que os contaba, saber que el plum cake es un pastel de origen inglés (por eso Isma tuvo la suerte de probarlo), ideal para acompañar con un té para desayunar ó merendar. En sus orígenes era de ciruela (plum) de ahí viene su nombre, pero se puede hacer de lo que más te guste.

Lo ideal es hacerlo en el molde adecuado para ello rectangular y hondo. Yo usé uno de 23cm, no tenía uno más grande. Me sobró un poco de masa que hornée en un molde pequeño en forma de osito :-).

 

Ingredientes
 
100g de fruta confitada.
100g de pasas de corinto.
100g de cerezas en almíbar.
225g de harina de repostería.
125 g de azúcar glass. Yo usé azúcar normal.
125g de mantequilla sin sal.
3 huevos.
7 g de levadura química.
50 ml de ron.

Para el almíbar:
Una naranja.
2-3 cucharadas de azúcar glass.

Preparación

Sacar con una hora de antelación los huevos y la mantequilla para que se atemperen.

En primer lugar ponemos las pasas a remojar en el ron durante 20 minutos.

Engrasamos el molde con mantequilla y lo forramos con papel vegetal.

Troceamos las frutas confitadas y las cerezas. Reservamos.

Separamos tres cucharadas de harina de la harina ya pesada. Tamizamos el resto con la levadura. La harina que hemos separado la vamos a usar para enharinar las cerezas, frutas y pasas y así evitar que se vayan al fondo del molde durante el horneado.

Escurrimos las pasa y las pasamos por la harina reservada, al igual que las frutas y la cerezas. La harina que nos sobre, la tamizamos y la echamos en la harina tamizada con la levadura.

Batimos el azúcar con la mantequilla hasta conseguir una mezcla homogénea y cremosa. Añadimos los huevos uno a uno y batimos muy bien.

Añadir la harina tamizada con la levadura poco a poco para que se vaya integrando bien a la mezcla, ir rebañando bien con una lengua de silicona los bordes del bol en el que estamos haciendo la mezcla, para que el batido sea uniforme.

Echamos las frutas, cerezas y pasas escurridas, movemos con cuidado con la lengua de silicona para que se repartan por la masa.

Vertemos en el molde, alisamos la superficie y metemos en nevera 15 minutos.

Precalentar el horno a 200ºC, calor arriba y abajo.

Pasados los 15 minutos de reposo, horneamos sobre rejilla a 200 ºC durante 10 minutos, colocando el molde en la parte central. Pasados los 10 minutos, lo bajamos a 180ºC y lo horneamos 30 minutos. De todas maneras, cada horno es un mundo. Los tiempos son orientativos, comprobar siempre pinchando con un palillo que está hecho.

Sacamos del horno y sin sacarlo del molde,  le añadimos el zumo de naranja, por las pequeñas aberturas que se hayan hecho en la parte superior del plum cake al hornearlo.

Dejamos reposar cinco minutos en el molde  y después sacamos y dejamos enfriar por completo sobre rejilla.

El paso de rociarlo con zumo de naranja para que quede más jugoso, es opcional e invención mía.

Preparación almíbar:
Exprimimos el zumo de una naranja, le añadimos el azúcar glass y lo calentamos un poco en el microondas, hasta que se vea que está disuelto.
 

Espero que os guste.