Hojas de chocolate blanco

martes, 16 de julio de 2013

Con esta nueva entrada os traigo una fácil y bonita manera de decorar vuestros postres. La verdad, que con el calor que azota nuestro país se convierte en una ardua tarea, pero con las condiciones meteorológicas adecuadas se convierte en pan comido. Las hojitas que uséis tienen que ser duras, yo he usado las de mi rosal y el tipo de chocolate a usar puede ser de cualquier tipo, pero se ha de tener en cuenta que el chocolate blanco al tener mayor porcentaje en grasa es más difícil de manipular. Dicho esto vamos a proceder a explicar de la mejor manera el procedimiento.

En primer lugar seleccionamos las hojas del tamaño que queramos y las lavamos muy bien con agua y jabón. Las secamos muy bien.

 
Derretimos el chocolate en un cuenco sobre un plato que contenga agua caliente, podemos hacer uso del microondas para calentarla.


Pintamos las hojas por la parte del envés con ayuda de un pincel y las colocamos en sobre un plato con papel vegetal. Pintar la hoja generosamente para evitar que se parta al desmoldarla.


Metemos en nevera hasta que endurezca y desmoldamos con cuidado.


He aquí el resultado, unas hojas que desbancaran al más pintado jejejeje.



2 comentarios:

  1. Un truquito genial! Me ha encantado! Lo usaré en mis postres!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, a ver como sale y nos cuentas :)

      Eliminar