Mostrando entradas con la etiqueta Tartas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tartas. Mostrar todas las entradas

Flaurgnarde de manzanas

jueves, 28 de julio de 2016

La flaurgnarde es un postre típico francés, cuya versión más clásica es la que se elabora con manzana. Es una receta muy sencilla que se prepara en un momento y que gustará tanto a mayores como a los más peques de la casa.  La he hecho con manzanas golden pero la podéis preparar también con otra variedad. No os asustéis si al prepararla os queda una masa muy líquida, es totalmente normal.

El resultado es esta deliciosa tarta, con el mismo sabor y textura que la que comimos en uno de nuestros viajes por el país vecino. Espero que os gsute.

Ingredientes

3 manzanas.
100g de harina.
100g de azúcar.
4 huevos.
200ml de nata.
50ml de leche.
50g de mantequilla en pomada.
2 cucharadas de esencia de vainilla.

Preparación

En un bol batimos los huevos , añadimos el azúcar, la esencia de vainilla, la leche y la nata. Batimos de nuevo  hasta que esté bien integrado.

Añadimos la mantequilla. Batimos muy bien.

Añadimos la harina y batimos hasta que se integre por completo y no haya grumos.

Pelamos y cortamos en trocitos las manzanas. Podéis optar por laminar la manzana , eso ya va en gustos.

Añadimos en la base del molde previamente untado con mantequilla ( que no sea desmontable)  la mitad de la  manzana en trocitos, vertemos la masa  encima y añadimos el resto de la manzana que habíamos reservado.

Precalentamos el horno a 180ºC y horneamos durante unos 40 minutos o hasta que metamos un palillo y salga limpio.
Dejamos enfríar y lista para comer. A  mi me gusta espolvorear con  canela y añadirle  una bola de helado de vainilla , eso ya va en gustos.

Aquí os pongo una foto de una ciudad francesa donde podéis degustar esta tarta.
La "playa grande" de Biarritz, ciudad dónde comimos este rico postre

Tarta de queso telaraña (sin horno)

martes, 7 de junio de 2016

El verano casi ya ha llegado, con el calor no apetece encender el horno y una buena alternativa son las rápidas y socorridas tartas frías sin horno. Fresquitas de la nevera, son de lo más apetecibles.
Esta tarta de queso es del libro de "Cake days" de The Hummingbird bakery. Os aseguro que una vez que la probéis, pasará a ser una de vuestras preferidas.

Para la decoración podéis decorarla con chocolate negro como yo lo hice, lo de la tela de araña, no está muy acorde con la época del año (os puede venir bien para Halloween) pero me apetecía probar ese tipo de decoración. La podéis decorar con mermelada o como más os guste.

Ingredientes (para 8-12 personas)

Para la base de galleta:
220 g. de galletas tipo digestive.
100 g. de mantequiila sin sal, derretida.

Para el relleno de queso:
4 láminas de gelatina.
600 g. de queso cremoso (tipo Philadelphia).
110 g. de azúcar.
1 cucharadita de esencia de vainilla.
1/2 cucharadita de ralladura fina de piel de limón.
200 ml. de nata para montar o crema de leche
60 g. de chocolate negro (mínimo 70% de cacao)

Un molde desmontable de 20 cm de diámetro.
Una manga pastelera con boquilla fina (nº2).

Preparación

Forramos la base del molde con papel de hornear y a continuación, en un robot de cocina con el accesorio de cuchillas, trituramos las galletas digestive hasta obtener migas finas. Otra opción es introducir las galletas en una bolsa de plástico de cierre hermético y machacarlas con un rodillo de cocina.

Ponemos las galletas trituradas en un cuenco, vertemos sobre ellas la mantequilla derretida y mezclamos a mano. Disponemos esta pasta sobre el molde preparado, presionando con los dedos sobre la base.Después introducimos en el frigorífico durante 20-30 minutos para que se enfríe y adquiera firmeza mientras preparamos el relleno.

Ponemos las láminas de gelatina en un cuenco con agua tibia para que se ablanden. Con una batidora de varillas eléctrica o una batidora amasadora con pala, batimos el queso cremoso, el azúcar,la esencia de vainilla y la ralladura de piel de limón hasta obtener una pasta suave. En otro cuenco, batimos la nata hasta que quede semimontada.

En un cazo pequeño, a fuego muy bajo, derretimos aprox. 200 g. de la mezcla de queso cremoso. Dejamos que se caliente ligeramente y luego retiramos del fuego y añadimos la gelatina para que se derrita en la crema de queso.

Añadimos el resto de la crema de queso fría a la mezcla caliente del cazo, agregando 3 cucharadas cada vez y sin dejar de remover. Con mucho cuidado, incorporamos la nata semimontada a la mezcla y después vertimos sobre el fondo de tarta preparada. Alisamos la parte superior de la tarta con una espátula.

Troceamos el chocolate en un cuenco de cristal y derretimos sobre un cazo de agua caliente, al baño María. Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe. Introducimos el chocolate en la manga pastelera y hacemos círculos concéntricos sobre la tarta, con la misma separación entre ellos. Con un palillo o la punta de un cuchillo afilado, trazamos una línea fina desde el círculo interior hasta el exterior para crear el efecto telaraña. Limpiamos el palillo o cuchillo después de trazar cada línea.

Colocamos la tarta terminada en el frigorífico y dejamos que cuaje durante un par de horas, o preferiblemente toda la noche.

Espero que os guste.

Tarta cheesecake arco iris (sin horno)

viernes, 27 de mayo de 2016


La tarta de hoy es la segunda que hice para la pequeña Daniela, que con tanta familia y tanta celebración, no me daba tiempo a hacer la tarta perro . Como no contaba con mucho tiempo (la primera celebración era el viernes y tenía que trabajar) opté por hacer el jueves una tarta sin horno, una deliciosa cheesecake . Para que fuese más acorde con la pitufina de la casa, la teñí de colores. Aunque Daniela no la cató, el bonito colorido llamó mucho su atención.
Para que os hagáis una idea, el molde que he utilizado es de 18 cm, alrededor del cual puse una tira de acetato para que la tarta quedase más alta. El acetato lo venden en láminas en cualquier papelería, lo cortáis , según el tamaño del molde y lo podéis reutilizar las veces que queráis.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!
Ingredientes

Para la base:
150 g de galletas tipo digestive o las que más os gusten.
75 g de mantequilla sin sal.
250 gr. de yogur natural cremoso (son 2 yogures)

Para la mousse:
300 g de queso batido 0%.
500 ml. de nata para montar o crema de leche muy fría.
200 g de azúcar.
12 hojas de gelatina.
1 vaso de leche.
Dos cucharaditas de esencia de vainilla.
Colorantes verde hoja, celeste, rosa y amarillo limón, todos de Wilton.

Para la decoración:
250 ml nata para montar o crema de leche muy fría
3 cucharadas de azúcar
2 cucharadas soperas de queso de untar.
Colorantes verde hoja, celeste, rosa y amarillo limón, todos de Wilton.

Preparación

En primer lugar cubrimos los bordes el molde con una hoja de acetato, para conseguir más altura del molde. Forramos la base con papel vegetal . Reservamos. Nota: si tenéis un molde alto no hace falta el acetato.

En una bolsa tipo zip metemos las galletas y las trituramos aplastándolas con un rodillo de cocina, si tenéis picadora , pues mejor, os ahorráis este paso tan rudimentario.

Fundimos la mantequilla en el microondas y se la añadimos  a las galletas, movemos muy bien para que se mezclen y así conseguir una textura arenosa.

Cubrimos la base del molde , repartiendo  la galleta y la aplastándola  para conseguir una base uniforme, yo este paso lo hago con las manos, pero os podéis ayudar con un vaso o similar. Metemos el molde en la nevera.
Hidratar las láminas de gelatina en agua fría durante cinco minutos.
Calentar la leche sin que llegue hervir ( lo podéis hacer en un cazo o en el microondas ).

Añadimos las láminas de gelatina a la leche y con unas varillas movemos muy bien hasta que se hayan disuelto por completo. Reservamos.

En un bol añadimos el queso, el yogur y la esencia de vainilla. Mezclamos con la batidora. Una vez que está todo batido añadimos la leche con la gelatina y seguimos batiendo hasta que quede espumoso.

En otro recipiente montamos con batidora de varillas la nata que ha de estar bien fría hasta que quede firme.

Vertemos la nata sobre la mezcla anterior y mezclamos con movimientos envolventes de arriba a abjo con una lengua de silicona, hasta que quede todo bien integrado.

Pesamos la mezcla (la mía pesó 1420 g) lo dividí entre el número de colores, o sea, cinco y me salió que cada capa debía pesar 285g. Así que iba sacando de la mezcla inicial 285 g de la mezcla y la iba tiñendo y colocando en el molde. Esta es la parte más engorrosa de la receta, porque manchas bastantes cacharros. Cada capa hay que distribuirla de manera uniforme en el molde y con una espátula dejarla lo más liso posible.

Teñí  primero la capa rosa, la extendí lo más uniforme que pude y lo metí al congelador diez minutos, teñí la siguiente capa, la extendí y de nuevo al congelador. Las iba tiñendo de a uno. Aprovechaba los tiempos en el congelador para teñir las capas y así evitar que cuajaran.

Una vez que tenemos nuestra tarta lista la metemos en la nevera de un día para otro para que repose.

Al día siguiente desmoldamos con cuidado. Yo utilizo un cuchillo para despegar un poco la parte superior y luego me ayudo abriendo el aro del molde despacito, eso ya cada uno como os apañéis.

Una vez desmoldada, montamos la nata , el azúcar y el queso de untar con una batidora de varillas, hasta que esté bien firme y decoramos al gusto, yo teñí la nata de los mismos colores que las capas y lo decore con manga.

Espero que os guste.
FuenteTomillo y laurel y otras cosas de comer con algunas modificaciones de mi cosecha :-)

Tarta perrita (versión mejorada de la Tarta Perro)

miércoles, 11 de mayo de 2016

El 1 de Abril, es sin duda la fecha más importante de mi vida. Fue el día que nació la princesita de la casa, la pequeña Daniela. La ocasión requería una supertarta (pincha aquí para ver más tartas de nuestro blog para ocasiones especiales), estuve buscando mucho por internet, tenía claro que tenía que ser en 3D, para que a pesar de su corta edad le llamase algo la atención. En un principio, tenía pensado hacer un gato, pero al final, el gato se convirtió en perro, debido a que tuve un problema con la boquilla y no pude hacer el pelo corto. Además preferí ir sobre seguro, teniendo en cuenta del poco tiempo libre que se tiene con un bebé de tan corta edad, me decidí por la misma tarta que le había hecho a mi sobrino por su primer cumpleaños (pincha aquí para ver nuestra Tarta perro) , pero para Daniela, la mejoré, aparte de cambiarle el sexo ;-) , le puse patas traseras y delanteras de bizcocho y pude hacer fotos del paso a paso para que resultase más fácil hacerla.
Cómo en la entrada  anterior de tarta perro, tuve muchas preguntas acerca de los moldes que había usado, voy a intentar explicarlo lo más claro posible:

Los bizcochos que he hecho son los dos del mismo tamaño, bol de cristal tipo pyrex ( u otro que aguante la temperatura del horno), hay que asegurarse que sea liso y que no tenga ninguna forma para que el bizcocho te salga bien redondo. Yo los compré en un chino, miden aproximadamente 18 cm de diámetro y unos 12 cm de altura. Al ser el molde redondo y más profundo que un molde convencional se tarda más en hornear los bizcochos, tenerlo en cuenta, no os asustéis si de demora más tiempo en el horno.

Los bizcochos eran de diferentes sabores, uno era de chocolate y el otro de vainilla, para que fuesen  a gusto de todos los invitados . El ganache que he usado es de chocolate negro, uno de los bizcochos lo rellené el otro no, así que preparar la cantidad de ganache en función del relleno que vais a utilizar, si vais a hacer una capa o dos. El ganache de chocolate lo usé montado. El pelo está hecho a manga con la boquilla 233 de Wilton, la famosa boquilla césped , es buttercream de vainilla teñido con colorante en gel marrón.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

Para un bizcocho de cacao:
3 huevos L.
1 yogur griego natural (125g)
2 medidas de yogur de harina.
1 medida yogur de cacao puro sin azúcar.
2 medidas de yogur de azúcar.
1 medida de yogur de aceite de girasol
1 sobre de levadura (16 g de polvo para hornear).
Esencia de vainilla.
Harina y mantequilla para engrasar el molde

Para el bizcocho de vainilla:
150g de harina.
150g de azúcar.
150g de mantequilla sin sal.
3 huevos M (cada uno 50g)
6g de levadura química.
Esencia de vainilla una cucharadita.

Para el ganache de chocolate negro:
150gr de chocolate negro
150g  de nata con 35% de materia grasa.
 La proporción para el ganache de chocolate negro es 1:1

Para la buttercream de vainilla (receta de Alma Obregón):
125g  mantequilla sin sal a temperatura ambiente
162g  azúcar glass.
½  cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharada de leche semidesnatada

Preparación

Para el bizcocho de chocolate:
Batir los huevos con el azúcar hasta que estén bien ligados. Añadir el yogur y el aceite y seguir batiendo.

Tamizar la levadura ,el cacao, la harina, sobre la masa y batir bien hasta conseguir una textura homogénea.

Verter la masa en el molde y hornear sobre rejilla altura media del horno precalentado a 180ºC. El tiempo  en este tipo de molde se alarga y tuve que hornearlo durante una hora (en un molde convencional serían unos 40 minutos). Como siempre digo el timepo es orientativo, nadie mejor que tú conoce tu horno.

Dejamos enfriar unos 10 minutos en el molde y desmoldamos. Enfriar sobre rejilla.

Para el bizcocho de vainilla:
Batimos el azúcar con la mantequilla, hasta que se forme una crema y seguidamente añadimos los huevos poco a poco y la vainilla .Batimos.

Añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclada con la levadura. Batimos hasta conseguir una textura homogénea. Es importante que este tipo de bizcochos se hagan con ayuda de un robot de amasado para aportarle mayor cantidad de aire a la masa.

Repartimos la masa en el molde y metemos en el horno con calor arriba y abajo a 180ºC durante una hora o hasta que al introducir un palillo salga limpio.

Una vez horneado, sacamos del horno y dejamos enfriar unos 10 minutos en el molde. Desmoldamos sobre una rejilla

Para el ganache de chocolate:
Troceamos el chocolate y lo añadimos en un bol. Calentamos la nata a fuego medio hasta llevar a ebullición y retiramos. Retiramos del fuego y la vamos añadiendo poco a poco sobre el chocolate moviendo con varillas hasta que se haya fundido el chocolate por completo.

Meter en nevera unas horas para que se enfríe y montarlo con batidora de varillas. Tomará textura de mouse. Se puede dejar enfriar a temperatura ambiente y usarla tal cual.

Para el buttercream de vainilla:
Tamizamos el azúcar glass y lo colocamos en un bol junto con la mantequilla, el extracto de vainilla y la leche. Cubriendo el bol, batimos a velocidad baja un minuto. Después subimos la velocidad y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad media-alta. El buttercream se volverá casi blanco y su textura pasará a ser muy cremosa. Añadimos el colorante en gel poco a poco hasta conseguir el color deseado.

Montaje de la tarta:
Para montar la tarta necesitaremos una base, yo he usado una base cuadrada que compré en una tienda de repostería.

Una vez que nuestros bizcochos están fríos, los ponemos sobre una superficie para ver si es necesario cortar un poco la base para que queden rectos, ya que, normalmente durante el horneado les sale un poco de panza. Además es el momento de pasarlos a nuestra base y planificar como lo colocaremos.

Para las patas he usado bizcochos de soletilla que los he cortado como se ve en la fotografía. Necesitaremos dos para las patas de adelante´( los cortaremos más cortos) y dos para las de atrás (como los de la foto siguiente)
Colocamos todo sobrepuesto  para hacernos una idea de como quedaría.

Pasamos nuestros bizcochos a la superficie de trabajo , los cortamos por la mitad una vez y los rellenamos con el ganache con ayuda de una espátula. Ya rellenos, los cubrimos de nuevo con el ganache (este paso lo hago sobre una base giratoria, que facilita mucho el trabajo).

Cuando los tengo cubiertos los paso a la base en la que voy a presentar la tarta, pegándolos en la misma con un poco de ganache, clavamos un palillo en las patas y se lo clavamos al bizcocho (acordaros de decir en el momento de comer la tarta que tiene palillos en las patas), de esta manera quedan bien ancladas las patas, las cuales también cubrimos con el ganache, tal como se ve en la fotografía.
Una vez que tenemos todo "ganacheado", pasamos la buttercream a una manga pastelera con nuestra boquilla césped y empezamos a cubrir de arriba a abajo e intentando seguir un orden.

Hacemos los ojos, lengua, uñas, orejas, cola y lacito con fondant, y ya tenemos nuestra perrita lista.

Espero que con esta entrada haya quedado más claro el paso a paso.

El corte de los bizcochos
La tarta vista desde más arriba

Tarta de lima y nata

viernes, 8 de abril de 2016

El pasado 19 de marzo fue un día del padre especial, ya que era la primera vez que  celebrábamos el día del padre en nuestra familia. Además de los regalitos que Daniela hizo a su papi, quise sorprender a Ismael con una tarta. Me decanté por una tarta de bizcocho de vainilla, rellena de crema de lima y con cobertura de nata-queso, la combinación de sabores es una auténtica delicia. Además tanto el bizcocho de vainilla, como la nata y la crema de lima, admiten congelación, así que lo podéis preparar con antelación y montar la tarta el mismo día, que fue lo que yo hice.

El molde del bizcocho es de 15 cm y 7 cm de alto.

Ingredientes

Para el bizcocho
150g de harina.
150g de azúcar.
150g de mantequilla sin sal.
3 huevos M (cada uno 50g)
6g de levadura química.
Esencia de vainilla una cucharadita.

Relleno:
Crema de lima ( ver receta aquí). Con la cantidad que os pongo en la receta os sobrará crema , yo siempre preparo más cantidad y la congelo para usarla en otras ocasiones. Si queréis menos cantidad dividir las cantidades y os saldrá una cantidad más ajustada a la receta.

Cobertura:
200 ml nata para montar con al menos 35% de materia grasa. Usar la de La Asturiana que además de estar buenísima no se baja.
3 cucharadas colmadas de azúcar glass.
2 cucharadas colmadas de queso de untar.

Preparación 

Precalentamos el horno a 180ºC, engrasamos y enharinamos el molde.

Batimos el azúcar con la mantequilla, hasta que se forme una crema y seguidamente añadimos los huevos poco a poco y la vainilla .Batimos.

Añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclada con la levadura. Batimos hasta conseguir una textura homogénea.

Es importante que este tipo de bizcochos se hagan con ayuda de un robot de amasado para aportarle mayor cantidad de aire a la masa.

Repartimos la masa en el molde y metemos en el horno con calor arriba y abajo a 180ºC durante unos 35-40 minutos o hasta que al introducir un palillo salga limpio.

Una vez horneado, sacamos del horno y dejamos templar en el molde. Desmoldamos sobre una rejilla y envolvemos caliente con papel film, de ésta manera conseguiremos que el calor quede atrapado y humedezca la miga.

Una vez frío ya lo tenemos listo rellenar.

Para preparar la crema de lima ( ver receta aquí).

Para hacer la cobertura, la montamos la nata  hasta que coja un poco de consistencia con la batidora de varillas, añadimos el azúcar glass, el queso y terminamos de montar hasta que haga picos. Meter en la nevera hasta su uso.

Montaje de la tarta:
Cortamos el bizcocho en dos capas, las rellenamos con la crema de lima, a mi me gusta colocarlo en una manga pastelera con una boquilla gruesa y rellenarlo haciendo una espiral, pero eso ya va en gustos.

Una vez relleno, cubrimos con la nata con ayuda de una espátula, extendiendo bien, para que quede lisito. Metemos en la nevera unos 15 minutos, ponemos el resto de nata en una manga  y decoramos al gusto.

Las letras de chocolate las hice con una boquilla de punta fina sobre un papel vegetal, primero las dibujé, luego las tracé con chocolate y cuando solidificaron , con mucho cuidado las pasé a la tarta.
  Muy fácil y deliciosa, espero que os guste.

Tarta de crema catalana

miércoles, 24 de febrero de 2016

¿Recordáis la receta de Crema catalana que hicimos en el blog? Pues hemos querido ir un poco más allá haciendo versionándola en una tarta.  El sabor es el mismo, con su azúcar quemado y todo... pero tenemos las ventajas de que así las pueden comer más personas que cuando la hacemos como postre invidicual y que además no requiere horno, así que es una buena opción por ejemplo en verano, cuando apetece menos encenderlo.


Ingredientes

Para la base:
200gr. de galletas Napolitanas.
80gr. de mantequilla.

Para la crema catalana:
1 litro de leche entera.
8 yemas de huevos M
45gr. de Maizena (harina de maíz).
200gr. de azúcar blanco.
Piel de 1 limón.
1 rama de canela.
8 hojas de gelatina neutra .
Canela en polvo y azúcar moreno para decorar.

Molde redondo desmontable de 20 cm.

Preparación

Base:
En primer lugar haremos la base, la típica base de galleta. Forramos el molde desmontable con papel vegetal (tanto la base como los laterales).

Trituramos las galletas (podemos usar también galletas María si no tenéis napolitanas) con ayuda de un rodillo, yo las meto en una bolsa con cierre zip. Añadimos mantequilla derretida y mezclamos bien hasta obtener como una especie de arena. Cubrimos la base de nuestro molde con la galleta, presionamos con la mano o vaso y para que quede bien nivelada y metemos en la nevera.

Crema catalana:
1. En primer lugar, reservamos 250 ml. de leche, una parte usaremos para disolver la gelatina y otra parte para disolver la maizena, como más abajo os explico.

2. Hidratamos las hojas de gelatina en un bol con agua fría.

3. Disolvemos la maizena en un poco de la leche que teníamos reservada (la suficiente para que quede bien disuelta). 

4. En un bol batimos ligeramente con varillas las yemas, el azúcar y la maizena disuelta.

5. Calentamos la leche restante que teníamos reservada en el microondas. Cuando esté caliente, escurriremos las hojas de gelatina y las añadimos. Removemos hasta que la gelatina esté bien disuelta. Reservamos.

6. En un cazo mediano, calentamos la leche restante (750 ml.) con la ralladura de limón (ojo, no rallar la parte blanca del limón) y la canela.

7. Cuando la leche empiece a hervir, retirar del fuego y verter un poco sobre la crema de yemas y azúcar (la del punto 4)  y batir enérgicamente para "calentar" las yemas. Una vez ya estén bien mezcladas y hayan cogido la temperatura de la leche, verterlas sobre el cazo donde está la leche y seguidamente echar la leche con la gelatina. Dejar a fuego bajo, moviendo continuamente hasta que espese, no dejar que hierva.

8. Retiramos la ralladura de limón y la canela y vertemos la mezcla sobre el molde..

9. Cubrimos la tarta y metemos en la nevera al menos 12 horas. Podríais congelarla también, pero si lo hacéis tenéis que sacarla 1 hora antes de servir y guardar en nevera.

10. Como toque final, antes de servir, mezclamos azúcar y canela en un bol pequeño y espolvoreamos encima de la tarta. Quemamos con soplete para obtener una capa superior crujiente.


Cuidado al cortar, para tener un corte limpio, usar un cuchillo grande y afilado y mojarlo en agua caliente. Secar con un paño y cortar. Repetir la misma operación para cada corte.

¡Que la disfrutéis!

Fuente: Cupcakelosophy

Tarta de manzana

viernes, 12 de febrero de 2016

Por si no habéis tenido suficiente con todas las recetas que he ido poniendo estos días en nuestras redes sociales para San Valentín, hoy os traigo una última idea de postre, esta Tarta de manzana, que os aseguro que no os quitará mucho tiempo en la cocina y no hará que os quebréis la cabeza con los ingredientes, ya que podéis tenerlos todos a mano en casa.

Hace tiempo que tenía en mente hacer esta tarta y vi una receta en uno de los grupos de Facebook en los que estoy inscrita, Reposteras de andar por Casa, que me gustó (la receta era de Anabel Vicente). La gente de este grupo ,muy amable, me resolvió unas dudillas que tenía y luego he hecho alguna modificación por mi parte. El resultado, como veis, buenísimo. Tendréis una tarta con un sabor exquisito a manzana y encima queda preciosa, digna de cualquier celebración :p. Mejor que lo probéis vosotr@s mismos, así que nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes

Para la masa:
3 manzanas reinetas dulces.
4 huevos.
1 vaso de azúcar (230 g. azúcar)
1 vaso de harina (170 g.)
1 vaso de nata para montar (250 ml), aunque la receta original decía leche.
1 cucharada de mantequilla.
1 cucharadita de levadura.
1 cucharadita de esencia de vainilla.

Para la decoración:
2 manzanas reinetas o una dependiendo del tamaño del molde.
Mermelada ( yo usé de albaricoque, pero podéis usarla también de melocotón )

Preparación

Pelamos las manzanas y cortamos en trozos. Mezclamos todos los ingredientes en un bol y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.

Volcamos la masa en un molde que habremos engrasado previamente para que no se pegue.

Para la decoración de la tarta, cortamos un par de manzanas en láminas y ponemos encima de la masa. Podéis fijaros en las fotos sobre cómo colocar las láminas.

Horneamos 50 minutos a 180ºC, aunque como siempre digo, el tiempo dependerá del horno.Ir comprobando  con un palillo si está lista.

Sacamos del horno y dejamos reposar en el molde 10 minutos. Desmoldamos

Como toque final, para darle un bonito color a la tarta, pintamos con mermelada (con ayuda de una brocha) las láminas de manzana de la capa superior. Si la mermelada que vamos a usar está muy espesa, la podemos calentar ligeramente en el microondas.

Espero que os guste.

Tarta de chocolate y crema de queso

lunes, 23 de noviembre de 2015

Me encanta el chocolate en casi todos los formatos, me declaro chocoadicta , como ya os he comentado en otras ocasiones. Parece mentira que siendo lo que más me gusta del mundo mundial, lo aborreciera tanto cuando me quedé embarazada, cosas hormonales supongo... Así que debido a ese periodo de abstención chocolatera , ahora estoy recuperando el tiempo perdido y siempre que la ocasión lo permite, hago dulces con chocolate (pincha aquí para ver todas las recetas que tenemos con chocolate). En esta ocasión fue para el cumpleaños de mi primo Javi, otro chocoadicto.

La tarta que hice fue un delicioso bizcocho de chocolate, relleno de crema de queso y todo cubierto por ganache de chocolate, vamos una maravilla. Otra de las combinaciones que me encanta, por cierto, queso con chocolate mmmm, buenísimooooo!


También he de decir que la tarta no quedó visualmente muy bonita, pero estaba buenísima, si hubiese usado un molde redondo hubiese quedado mucho más bonita, pero bueno, que le vamos a hacer. Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes

Para el bizcocho:
4 huevos L.
250g de azúcar.
250g de harina de trigo.
250g de mantequilla a temperatura ambiente.
50g de cacao puro en polvo.
100ml de leche tibia.
1 sobre de levadura química (16g).
Molde rectangular de 30x20 cm.

Para la crema de queso:
300 g queso de untar tipo Philadelphia.
150 g de azúcar glass.
350 g de nata líquida para montar.

Para el ganache de chocolate:
250g de chocolate.
250ml de nata para montar.

Preparación

Elaboración del bizcocho:
Engrasamos y enharinamos el molde.

Precalentar el horno a 180ºC.

Mezclamos el cacao, la harina y la levadura y lo tamizamos. Reservamos.

En un bol añadimos la mantequilla y la batimos con el azúcar con batidora de varillas varillas hasta que se forme una crema blanquecina.

Añadimos los huevos uno a uno y batimos bien. No añadir el siguiente hasta que esté bien integrado en anterior.

Añadir la mezcla de harina- cacao y levadura poco a poco e ir mezclando, hasta que esté totalmente integrada.

Añadir en forma de chorro fino la leche y volver a mezclar.

Volcamos la masa en el molde y horneamos durante unos 40-45 minutos o hasta que metamos un palillo y salga limpio, ya sabéis depende de cada horno.

Dejamos enfriar en el molde 15 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Elaboración de la crema de queso:
Mezclar el azúcar glass con el queso en un bol con  varillas o con nuestro robot hasta conseguir una mezcla homogénea.

Montamos  la nata y unimos con cuidado a la mezcla anterior.

La nata a la hora de montarla ha de estar bien fría y no debemos pasarnos al montarla, ya que el exceso de movimiento proporcionará demasiado calor que hará de nuestra nata una sustancia mantequillosa, que irá destinada al cubo de la basura, por tratarse de un proceso irreversible.

Refrigerar hasta su uso.

Preparación del ganache chocolate:
Calentamos la nata hasta que empiece a hervir. Retiramos del fuego, añadimos el chocolate y removemos hasta obtener una consistencia homogénea. Dejar unos minutos.

Montaje de la tarta:
Una vez frío el bizcocho, lo cortamos con la mitad , lo rellenamos con la crema de queso y le ponemos la parte superior.

Para cubrir con el ganache, colocamos el bizcocho sobre una rejilla y esta a su vez sobre una bandeja ( para no poner toda la encimera perdida de chocolate) y  verter por encima el chocolate. Por tratarse de un tarta rectangular empezar a cubrir con el chocolate por una de las esquinas hasta completar el resto de la tarta.

Refrigeramos hasta que solidifique el ganache y ya tenemos nuestra deliciosa tarta lista.

Tarta de galletas y chocolate

lunes, 16 de noviembre de 2015

¡Buenos días!

Vamos a empezar la semana con una receta dulce de las de toda la vida. Mentiría si os dijera que la de hoy es la tarta que me solía hacer mi madre de pequeña en los cumpleaños, porque como yo era una niña muy rarita , no había forma de que me sacaran de la Comtessa (seguro que la mayoría de vosotros la conocéis), pero ésta es la tarta que mi madre solía hacer en el restaurante familiar y siempre era un éxito.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

3 paquetes de galletas cuadradas.
leche entera con nesquik o cola-cao al gusto.
250g de chocolate fondant.
250ml de nata para montar.


Preparación

En primer lugar engrasamos con mantequilla el molde en el que vayamos a hacer la tarta y lo forramos con papel de horno. Yo lo hice en una bandeja sólo lo engrasé ya que no tenía papel de horno.

En un cazo ponemos a calentar la nata al fuego medio-bajo o al microondas, cuando rompa hervir retiramos del fuego y añadimos el chocolate, movemos hasta que se funda por completo.


En un plato añadimos la leche templada con el nesquik. Vamos mojando las galletasque tendrán que están bien mojadas pero sacándolas antes de que se rompan. Es el paso más importante y depende del tipo de galleta que se utilice, algunas galletas bastará con pocos segundos y otras hay que tenerlas más tiempo. De este paso dependerá la jugosidad de la tarta.

 
Las vamos colocando en la bandeja como se observa en la fotografía.


Cubrimos con chocolate y vamos poniendo otra capa de galletas. Así sucesivamente alternando galleta y chocolate, hasta terminar con todas las galletas.


 

 Terminamos cubriendo toda la tarta con chocolate y decoramos al gusto.

Dejamos enfriar en la nevera y ya tenemos lista nuestra tarta.



Tarta helada de vainilla y chocolate

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Buenos días,

Me resisto a entrar en otoño, así que hoy os traemos una deliciosa tarta helada de vainilla y chocolate que hice el pasado mes de julio con motivo de mi cumpleaños.


Si, ya sé que ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero por una cosa o por otra, no encontraba el momento de publicarla. Así que aprovechando el próximo "veranillo de San Miguel", os la muestro.

Lo mejor de la tarta es el bizcocho, tiene una textura húmeda, esponjosa y con un delicioso sabor a chocolate. Ha pasado a convertirse en uno de mis favoritos desde el momento que la probé. Si no os animáis a hacer la tarta por ser un poco engorrosa, al menos tenéis que hacer el bizcocho, no os arrepentiréis. El helado tampoco se queda atrás , tiene un intenso sabor a vainilla. Hace unas semanas publicamos su elaboración en el blog, ver receta aquí. Yo lo hice con la heladera del Lidl, pero si no tenéis heladera o queréis ahorrar tiempo, podéis sustituirlo por un helado de calidad. Os recomiendo el del Lidl ,uno con el envase rojo, bueno , bonito y barato.

La receta es de la web La receta de la felicidad, la tenía guardada del año pasado, pero me echó para atrás el hecho de ver en los comentarios de la receta que la gente dijera que se quedaba muy dura cuando la sacabas del congelador, que había que sacarla con mucho tiempo de antelación y que si no lo hacías casi tenías que cortarla con una radial prácticamente. Aparte decían que no les quedaba bien al cubrirla con el chocolate. Todas esas cosas son ciertas, pero tranquil@s, se pueden remediar. Simplemente tenemos que sacar la tarta del congelador antes de consumirla (como unos veinte minutos o media hora)  y si somos muy cuidadosos a la hora de cubrir la tarta, dejando que el chocolate pierda un poco de calor y sacando la tarta del congelador en el momento de cubrirla, ese problema también lo tendremos resuelto.

Tener en cuenta también que cuando hagáis la masa del bizcocho quedará muy líquido cuando añadáis el agua, pero es normal. Tampoco os asustéis si al preparar el chocolate de cobertura os queda grasiento y con una consistencia extraña, cuando se enfría está buenísimo.

Sobre el molde, usé 2 moldes como de papel de aluminio que venden en Mercadona que miden unos 20 cm. No se pueden usar moldes desmontable ya que la masa es muy líquida y se saldría por la base.

Para el montaje de la tarta usé un molde de 20 cm , éste si que era desmontable, y así poder desmoldarla bien. Como el molde no es muy alto, gané altura poniéndole acetato hasta doblar la altura original del molde.

Y ya por último pues decir que la tarta me gustó muchísimo y seguramente la vuelva a repetir. Sin más dilación, nos ponemos delantales y ¡a cocinar!
La porción recién cortada
Ingredientes
 
Para el bizcocho:
200g de harina.
300g de azúcar.
90g de cacao puro en polvo.
1 cucharadita de levadura química tipo Royal.
1 pizca de sal.
2 huevos.
200 ml de buttermilk o 200 ml de leche entera más una cucharada de vinagre , que es como la hice yo.
125 g de mantequilla fundida.
200 ml. de agua en la que disolvemos un sobre de nescafé.

Para el relleno:
1 litro de helado de vainilla ( ver receta aquí )

Para la cobertura:
200 ml de nata para montar.
50g de mantequilla.
250 g de chocolate fondant.
Crocanti de almendra.
Preparación


Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Preparamos el buttermilk. Para ello, a 200 ml de leche le añadimos una cucharada de vinagre. Dejamos reposar durante 15-20 minutos, hasta que tenga apariencia de leche cortada.

Mezclamos los ingredientes secos: la harina, el cacao, la levadura, el azúcar y la sal. Añadimos los huevos batidos, la mantequilla fundida y el buttermilk. Mezclamos bien. Cuando esté todo integrado añadimos el café y mezclamos de nuevo. Como ya he dicho antes, la masa queda muy líquida.

Repartimos la mezcla en los dos moldes y horneamos unos 30 minutos, depende un poco del horno. Ya sabéis, el mejor método es guiarse al pinchar un palillo en el bizcocho, que si sale limpio, es símbolo de que ya está hecho.

Sacamos del horno, dejamos reposar quince minutos en el molde y desmoldamos, dejando enfriar totalmente hasta seguir con la receta. Es mejor prepararlos con un día de antelación.

Como ya tendremos el helado hecho, bien el de nuestra receta, bien comprado en la tienda, lo sacamos del congelador para que quede con una textura que se pueda manejar bien.

Montaje de la tarta:
En un molde desmontable alto de unos 20 cm forrado con papel vegetal, colocamos un bizcocho a modo de base, repartimos el helado de vainilla por encima y ponemos el otro bizcocho en la parte superior.

Llevamos al congelador y dejamos de un día para otro.

Al día siguiente, preparamos la cobertura de chocolate. Para ello hervimos la nata, retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado y la mantequilla. Dejamos reposar unos minutos y movemos hasta obtener una crema homogénea.

Sacamos la tarta del congelador, la ponemos sobre una rejilla ( con una bandeja debajo) y vertemos sobre ella la cobertura de chocolate. Es importante que el chocolate no esté muy caliente porque si no se funde el helado de vainilla, ni muy frío porque si no resbalará sobre las paredes de la tarta. Yo lo dejé como un par de minutos enfriar si no recuerdo mal.

Decoramos al gusto, yo lo hice con crocanti de almendra.

Espero que os haya gustado. Merece la pena hacerla aunque sea un poco engorrosa, merece la pena.
  
Se deshace mientras que te dice "cómeme"

Tarta de nubes

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Hola amig@s,

¿Qué tal? Nosotros un poco plof, ya estamos con la vuelta a la rutina, las vacaciones ya se han terminado...pero bueno, hay que trabajar, como todo hijo de vecino que se suele decir.

Para empezar con buen pie la vuelta del blog, tenemos una tarta de nubes que gustará a grandes y pequeños. De hecho, la hicimos como postre para una barbacoa que organizamos y le gustó a todo el mundo ( o al menos eso dijeron ;-) . La verdad es que es imposible que no le guste a alguien, tiene una textura muy esponjosa, es muy suave y además, te hace recordar esos tiempos en los que ibas a la tienda de chuches y al final siempre terminabas comprando alguna nube (todavía no se conocía eso de marshmallows como se dice ahora tan estilosamente).


Para hacer esta tarta tenéis que tener en cuenta que podéis hacer la base de galletas o hacerla con un bizcocho genovés como hicimos nosotros (pinchar en el nombre para ver la receta del bizcocho genovés). Queda bien de cualquiera de las formas.

Ingredientes

Base de bizcocho genovés:
4 huevos (L) a temperatura ambiente.
165 g. de harina de repostería.
170 g. de azúcar.
60 g. de agua.

Tarta:
500 g. de nata para montar.
460 g. de nubes.
100 g de leche.
400 g. de zumo de naranja natural.

El molde que usamos era de 23 cm.

Preparación

Base:
Para hacer el bizcocho genovés, podéis seguir los pasos indicados en la receta que ya publicamos en su día (pinchar en el nombre para ver la receta). Una vez hecho, lo pondremos en la base del molde.

Tarta:
Exprimiremos naranjas hasta obtener 400 ml. de zumo. Reservamos.

Montamos la nata con batidora de varillas (tiene que ser mínimo 35% materia grasa y estar bien fría) hasta que obtengamos una textura firme . Reservamos en la nevera.

En un cazo a fuego lento, añadimos la leche y las nubes. Calentamos a fuego lento moviendo continuamente para evitar que se peguen las nubes hasta que  queden fundidas en la leche.

Añadimos el zumo de naranjas a la mezcla de leche y nubes. Mezclamos bien. No os asustéis si adquiere una textura como si estuviera cortado. Pasamos a un bol de plástico para que se enfríe más rápido. Dejamos enfriar sin que llegue a cuajar. Si vemos que cuaja, le damos un golpe de varillas para deshacer cualquier grumo que pueda quedar. Podéis añadir un poco de colorante para que quede más rosa, eso como veáis.

Sacamos la nata montada de la nevera y la añadimos a la mezcla anterior, con movimientos envolventes con ayuda de una espátula de abajo a arriba para que no se baje mucho.

Por último, echaremos la mezcla encima del molde que ya tiene la base de bizcocho genovés en su interior. Meteremos en nevera para que cuaje, al menos durante 4 horas o de un día para otro. No hace falta gelatina para que cuaje puesto que las nubes ya tienen gelatina.

Si queréis decorar la tarta, podéis echarle un trocitos de chocolate blanco como pusimos nosotros, echar sirope de fresa, bolitas decorativas....lo que más os guste.

En la foto desde arriba parece que está deshecha la base de bizcocho. No es así, simplemente es por el ángulo de la foto y porque está sin desmoldar de la base del molde , como podéis ver. En la foto frontal del inicio podéis apreciar como queda la base de bizcocho.
Nota: Si queréis hacer la base de galletas, necesitáis 400 gr. de galletas María (o cualquier otra) y 160 gr. de mantequilla. Es muy sencillo hacerla, trituramos la base de galletas y mezclamos con la mantequilla derretida. Extenderemos la galletas sobre el molde desmontable, presionando para que quede compacto y no se nos rompa a posteriori. Guardaremos en la nevera.


Fuente: http://lasu.blogspot.com.es/2010/10/tarta-de-nubes-marshmallows.html?m=1

Tarta de quesitos

viernes, 31 de julio de 2015

Soy de las personas que no me gusta tirar comida a la basura, prefiero ingeniármelas para aprovechar cualquier resto o producto que esté apunto de caducar (la llamada cocina de aprovechamiento). En esta ocasión tenía una caja de quesitos que me había dado mi madre ( me encantan los quesitos desnatados pero el sabor de los normales no me gusta) que casi iba a caducar.

Para no tirarlos, me metí en Pinterest y puse quesitos en el buscador. Me salieron un montón de fotos de elaboraciones con quesitos estupendas, entre las cuales me decanté por una tarta que tenía una pinta maravillosa. Además de ser muy fácil de hacer, el sabor y la textura os cautivará. Parece mentira que los quesitos le aporten un riquísimo sabor a queso. Ya la he hecho en un par de ocasiones. La de la foto fue la primera vez que la hice (en chef o matic y sólo la mitad de la receta) y la segunda vez la hice entera y en el horno. Os pongo los 2 modos de elaboración.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!


Modo horno ( receta entera)

Ingredientes:
6 huevos.
24 quesitos.
2 yogures naturales.
2 vasos de yogur de azúcar.
2 vasos de yogur de harina.
2 vasos de yogur de leche entera.
2 vasos de yogur de nata para montar o crema de leche.
  
Preparación
Echamos todos los ingredientes en un bol y batimos con batidora manual.

Vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado y enharinado.

Horneamos durante una hora a 180º en horno precalentado, calor arriba y abajo, rejilla media altura.Ya sabéis que los tiempos dependen de cada horno, la receta original decía a 170ºC durante 45 minutos.
Dejamos templar durante 10 minutos y desmoldamos sobre un plato para que enfríe. Una vez este fría, introducimos en la nevera durante 6 horas mínimo o de un día para otro.
Modo chef o matic pro( media receta)

Ingredientes
3 huevos.
12 quesitos.
1 yogur natural.
1 vaso de yogur de azúcar.
1 vaso de yogur de harina.
1 vaso de yogur de leche entera.
1 vaso de yogur de nata para montar o crema de leche.

Preparación

Echamos todos los ingredientes en un bol y batimos con batidora manual.

Vertemos la mezcla en la cubeta previamente engrasada y enharinada.
Seleccionamos programa horno durante 50-55 minutos. Ir comprobando con un palillo si está hecha, darle la vuelta y hornear un par de minutos para que se dore la parte de arriba.
La tarta se puede comer tal cual o servirla con alguna mermelada como la de moras (ver receta aquí).
Espero que os guste.

Tarta de petit suisse

miércoles, 27 de mayo de 2015

Ya huele a verano, el calor se acerca y apetece menos encender el horno. Así que hoy os traigo una tarta que además de ser estéticamente preciosa, es muy sencilla de hacer, deliciosa y no necesita horno, ¿qué más se puede pedir? Eso sí, es adictiva, sobre todo para los más peques de la casa por su intenso sabor a petit suisse.

Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!


Ingredientes

200 ml. de nata para montar o crema de leche.
100 g. de galletas digestive.
100 ml de leche entera.
6 petit suisse de fresa o danonino ( 50 g cada petit)
2 cucharadas de mantequilla.
1 sobre de gelatina de fresa (85g)

El molde que usamos era de 20 cm.

Preparación

En primer lugar haremos la base de galleta. Trituramos la base de galletas y mezclamos con la mantequilla derretida. Extenderemos la galletas sobre un molde desmontable, presionando para que quede compacto y no se nos rompa a posteriori. Guardaremos en la nevera.

Montamos la nata con los petit suisse con una batidora de varillas, tanto la nata como los petit tienen que estar bien fríos. Reservamos.

Calentamos la mitad de la leche , agregamos la gelatina y mezclamos hasta que quede disuelta. Incorporamos la otra mitad de la leche para atemperar la mezcla.

Vertemos la mezcla de la leche y gelatina a la mezcla de petit suisse y nata y mezclamos bien con movimientos envolventes. Una vez bien mezclada, vertemos sobre la base de galletas.

Dejamos enfriar en la nevera unas horas. Mejor dejarla de un día para otro.

Decoraremos al gusto. En nuestro caso lo hicimos con bolitas decorativas y flores de azúcar, pero bien podéis poner chocolate u otro tipo de decoración que os guste.


Fuente: Un ángel en mi cocina