Mostrando entradas con la etiqueta Tartas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tartas. Mostrar todas las entradas

Príncipe Alberto

jueves, 21 de mayo de 2015

Buenos días,

Ya estamos en el ecuador de la semana y es momento de preparar ideas ricas para el fin de semana. El año pasado estuvimos en la isla de la Palma (Canarias), también llamada la isla bonita. Aparte de sus preciosos paisajes y contrastes (la Caldera de Taburiente, los distintos volcanes, sus bosques..) , nos trajimos un trocito de su gastronomía típica , como puede ser el queso asado con mojo (ver receta aquí) , el bienmesabe (que ya haremos) o la receta de hoy, el Príncipe Alberto, entre otras elaboraciones...
Este postre tiene un cierto parecido con el tiramisú, aunque para nuestro gusto, está muchísimo mejor, no os arrepentiréis de hacerlo. Lo tomamos en varios sitios, pero por si alguien quiere ir a la Isla, nos gustó mucho el que comimos en el restaurante Chipi Chipi, un sitio con encanto y curioso, dónde comes como en una especia de cabinas o habitaciones cerradas, con buenas raciones y gran gran precio...

Las "habitaciones" del Chipi Chipi
Si os preguntáis el porqué de este nombre, hay 2 hipótesis. Fue creado por Doña Matilde Arroyo, eso está claro, repostera más prestigiosa de la Palma, una mujer que empezó a hacer dulces en época de la posguerra y vendía de puerta en puerta para mantener a sus hijos. En un sitio nos dijeron que este postre se llamaba así por lo bueno que estaba, como el príncipe Alberto (pero yo no me atrevería a comparar este manjar con esa persona, pero bueno). Por otro lado, cosa que nos dijo más gente, parece ser que un tal Príncipe Alberto (no el mismo de antes) visitó la isla y en honor a él hicieron este postre. Sea cual sea su origen, el caso es que está buenísimo.

Rondan 2 recetas por la red, una que se hace con nata y otra sin nata. Nosotros la hemos hecho con nata. En ese caso, como única consideración "especial" de esta elaboración, indicar que usamos un tipo de nata vegetal, con textura mantequillosa y cierto sabor a vainilla, llamada Ello Ermol. Esta nata sólo la he visto en Canarias y Portugal, me llamó la atención el producto al no haberlo visto nunca y la compré. Por lo que he indagado, es difícil de encontrarla en la península y de encontrarla, será un precio muy caro (unos 5 €, en contra de los menos de 2€ que os vale en esos sitios), por lo que no os merecerá la pena comprarla. Si la usáis, tener en cuenta que debe estar muy fría (podemos mantener en nevera un mínimo de 3 horas antes de usarla), es de fácil montado y no se baja, quedando con una consistencia de nata muy espesa y con un sabor distinto al de la nata de origen animal. Como la mayoría de los que nos leéis no podréis conseguirla, tener en cuenta que la podéis sustituir por nata de 35,1% de m.g. o de 38% de m.g. , aunque esta no la he visto nunca (montáis la nata y seguís los pasos igual que el resto de la receta).


Ingredientes

4 huevos.
1 bote de nata Ello Ermol.
100 g. de mantequilla.
1 tableta de chocolate fondant.
8 cucharadas de azúcar.
100 g. de almendras, tostadas a poder ser.
100 g. de avellanas.
1 taza de café.
Bizcochos.

Preparación

Montamos la nata con la mitad del azúcar en un bol y la reservamos. Si utilizamos la nata Ello Ermol la sacamos del bote y batimos ligeramente para ablandarla.

Separamos las claras de las yemas. En otro bol, montaremos las claras a punto de nieve y añadimos la otra mitad del azúcar. Cuando queden montadas, añadiremos las yemas poco a poco con una espátula con movimientos envolventes, sin dejar de batir.

Troceamos el chocolate y lo fundimos junto con la mantequilla en el microondas o al baño María, como prefiráis. Cuando esté fundido, dejamos que se enfríe. Una vez frío el chocolate, lo añadimos a la mezcla de los huevos.

Trituramos los frutos secos con una picadora y los añadimos también a la mezcla. Añadimos la nata a esta masa, poco a poco, con movimientos envolventes.

Vertemos en una fuente un poco de la crema resultante. Encima colocamos bizcochos troceados empapados en café y cubrimos con el resto de la crema.

Como toque final, espolvoreamos un poco de almendra troceada por encima. 

Lo suyo es dejarlo enfriar para que coja cuerpo, y mejor dejarlo de un día para otro, aunque tenemos que tener en cuenta que lo mínimo son 6 horas de nevera.

Serviremos en copas, podemos acompañar de nata montada. A lo mejor al servirlo en las copas no queda muy estético (por eso no le hice una foto en copa), pero tranquil@s, cuando lo comáis os dará igual eso. 

Fuente: Las recetas de mi madre

Aquí van unas fotos de La Palma para que os animéis a ir.
Las recetas de Masero dejó su firma en Playa Nogales
Playa Nogales, una playa a lo "Parque Jurásico"
Panorámica del borde de la Caldera de Taburiente y del "mar de nubes" desde el Roque de los Muchachos

Tarta mousse de naranja

miércoles, 13 de mayo de 2015

Con motivo del nacimiento de Daniela, aún sigue viniendo gente a casa a conocer a la pitufina. En esta ocasión les tocaba el  turno a mis compañeros de trabajo y decidí hacer una deliciosa tarta de naranja que encontré revisando las recetas que había guardado en los favoritos de mi móvil. Ahora como la peque no me deja mucho tiempo (a pesar de ser muy buena) tengo que recurrir a tartas que no requieran mucha elaboración y aprovechando los calores que azotan los Madriles me decanté por una tarta mousse muy fresquita (si queréis ver más tartas mousse parecidas, podéis hace esta de fresa o esta de chocolate blanco):


Ingredientes

Para la base:
1 paquete de galletas Digestive con chocolate
60 gr. de mantequilla
1 puñado de nueces

Para la mousse de naranja:
1 naranja
250 ml. de nata 35% M.G.
1 yogur griego
4 hojas de gelatina neutra
50 gr. de azúcar glass

Para la decoración:
1 bote de mermelada de naranja (250 g.)
1 hoja de gelatina neutra

Molde empleado de 20cm desmontable

Preparación

Base:
Trituraremos las galletas, hasta que queden bien desmigadas. Añadimos la mantequilla derretida y mezclamos bien hasta tener una masa con una textura terrosa.

Trituraremos ligeramente las nueces, pero dejándolas un poco enteras para que se note al comer la tarta que están presentes.

Vertemos todos sobre la base de nuestro molde y lo distribuimos todo bien por ella, presionando ligeramente para que quede bien apretado y luego al partir la tarta no se nos rompa la base.

Metemos el molde en el congelador mientras que preparamos el relleno de la tarta.

Mousse de naranja:
Ponemos las láminas de gelatina en un bol con agua 10 minutos, para que se hidraten. Mientras, lavamos bien la naranja y rallamos la piel, la parte naranja sólo. Hay que tener cuidado con eso, ya que si rallamos la parte blanca amargará.

Sacamos el zumo de esa naranja y lo mezclamos con la ralladura. Lo ponemos a hervir. Cuando empiece a hervir, lo quitamos del fuego y dejamos que infusione 5 minutos. Pasado ese tiempo, colamos el zumo y añadimos las hojas de gelatina que habíamos dejado en remojo anteriormente, previamente escurridas claro. Removemos bien hasta que queden bien integradas con el zumo.

Batimos la nata junto con el azúcar y una vez que quede montada añadimos el yogur griego y el zumo de naranja, integrándolo con una espátula con movimientos envolventes.

Vertemos la mousse sobre el molde que teníamos en el congelador y lo dejamos en la nevera al menos 8 horas.

Decoración:
Una hora antes de comer la tarta, ponemos la hoja de gelatina que nos queda en remojo en agua fría durante 10 minutos.

Mientras vamos calentando la mermelada con 2 cucharadas de agua y añadimos la hoja de gelatina que habremos dejado escurrir. Mezclamos bien hasta que la gelatina quede integrada.

Vertemos sobre la tarta e introducimos de nuevo en la nevera hasta la hora de comer la tarta.

Nota: Si no tienes galletas Digestive con chocolate puedes hacer la tarta con cualquier otro tipo de galletas y añadir dos cucharadas de cacao en polvo sin azúcar.

Fuente: Corazón de Caramelo

Tarta mousse de fresa

lunes, 6 de abril de 2015

Buenos días a tod@s,

La publicación de hoy es especial, ya que es una Tarta de mousse de fresas para celebrar el nacimiento de nuestra hija Daniela el pasado Miércoles 1 de Abril. La pequeñaja se hizo de rogar, pero al final nació por parto natural en 25 minutos....madre mía, que rápidez, casi tanto como lo que se tardan en hacer las recetas del blog...en fin, que casi se le cae la nena por el camino...Ya tenemos minichef para el futuro, así que la iremos enseñando poco a poco el arte culinario, al menos cuando pueda mantener la cabecita derecha :p.

Mónica aún se encuentra convaleciente, así que por un tiempo Ismael es el dueño y señor del blog y por lo tanto se hará cargo de las publicaciones.

Bueno, a lo que vamos. Esta tarta es de una elaboración muy sencilla. La base la podéis preparar del tipo de galletas que más os gusten, por ejemplo Oreo, María...o emplear una base de bizcocho, las combinaciones son infinitas. No os preocupéis por hacer una tarta grande, ya que es muy suave y podréis comer unas buenas raciones sin problemas, así que no os durará mucho en la nevera.



Ingredientes

Para la base:
30 gramos de mantequilla sin sal.
100 gramos de galletas tipo "digestive".
2 cucharadas de mermelada de frambuesa.

Para la mousse:
400 gramos de fresas.
150 gramos de azúcar.
250 gramos de queso mascarpone.
500 ml. de nata.
2 cucharadas de queso tipo "philadelphia".
6 hojas de gelatina.

Molde redondo de 20 cm.

Preparación

Base:
En primer lugar engrasamos el molde con mantequilla y los forramos con papel vegetal.
Trituramos las galletas, para ello  metemos  las galletas en una bolsa de tipo zip y aplastamos bien con un rodillo de amasar.

Derretimos la mantequilla en el microondas (en el mío lo hago con la función de descongelar, para evitar que se queme) y la mezclamos muy bien con la galleta molida, hasta que quede bien integrada.

Cubrimos la base del molde aplastando muy bien la galleta con ayuda de una cuchara o con la mano, que es como mejor queda. Echamos dos cucharadas de mermelada y la extendemos por encima con una espátula o cuchara. Metemos en nevera para que se endurezca.

Mousse:
Añadimos el azúcar a las fresas y las dejamos al menos un par de horas macerando.

Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría.

Batimos el queso mascarpone hasta que esté cremoso.  Montamos la nata con un par de cucharadas de queso tipo philadelphia.

En un cazo calentamos 6 cucharadas de agua y disolvemos la gelatina.

Trituramos las fresas con una batidora. Mezclamos las fresas con el queso mascarpone. A continuación, añadimos la gelatina disuelta y para finalizar la nata. Vertemos sobre el molde.

Metemos en la nevera. Dejamos de un día para otro a poder ser, sino como mínimo 4-5 horas.

Una vez que ya esté fría, desmoldamos con cuidado con ayuda de un cuchillo.

Decoración 
Yo usé nata montada con azúcar glass, dándole la forma que veis con manga. También puse una fresa cortada en trocitos por encima, pero es opcional. Como ideas podéis poner virutas de chocolate blanco, coulis de fresa (podéis ver como se hace el coulis aquí)....

Fuente: Con las zarpas en la mesa

La manita de Daniela

Tarta terciopelo rojo (red velvet cake)

miércoles, 11 de marzo de 2015

La tarta red velvet o terciopelo rojo fue la primera tarta que hice para el primer cumpleaños que celebramos en nuestra casa nueva. Me trajo de cabeza su elaboración, porque para no haber hecho una tarta nunca debería haber elegido una más facilita, pero por Ismael me armé de valor y con ayuda de mi madre conseguimos que nos quedará buenísima. Y fue entonces cuando me enamoré de la red velvet por su delicioso sabor indescriptible y por su rica cobertura. Hasta hace bien poco he tenido publicadas en el blog las foto de la primera tarta que hice, pero eran unas fotos bastante malas, así que para este "San Valentín" la hice de nuevo y me volvió a enamorar.

En esta ocasión se me estropeó la batidora amasadora cuando estaba elaborando la buttercream, así que tuve que terminarla a mano y no pude hacer más cantidad para poder hacer una decoración más bonita, ni hacer un relleno más grueso, pero bueno, al final quedó bastante bien y de sabor un 10.  Como no tenía moldes de layer cake, he usado tres moldes desechables de aluminio del Mercadona de 18 cm que si los tratas bien los puedes reutilizar. Los bizcochos es conveniente hacerlos el día de antes para que se asiente más el sabor. La receta es de Alma Obregón tomada prestada del blog "la cocina de Morilands" y a pesar de que te dice que tienes que preparar dos porciones de crema yo sólo puede preparar una ante el fallecimiento imprevisto de mi batidora-amasadora y el resultado es también bueno.

Ahora vamos con su historia:

La tarta terciopelo rojo o red velvet es un dulce típico del sur de Estados Unidos que se puede encontrar en casi todas las buenas pastelerías del país. Este pastel llama la atención por su intenso color rojo.

En sus inicios se conseguía por la oxidación producida por la interacción de sus ingredientes, pero durante la escasez de la II Guerra Mundial, los cocineros empezaron a añadirle colorantes. El hotel Waldorf Astoria de Nueva York la servía como una de sus exquisiteces. Cuenta la leyenda que una clienta quedó extasiada con el pastel y pidió la receta. Semanas después le llegó una carta con la receta acompañada de una factura de 300 dólares por revelar el secreto. Entonces la señora decidió amortizar la inversión revelando la receta a todas las personas que pudo, y que de ahí surgió su popularización. Quizás gracias a esa dama anónima ahora puedo revelarte el secreto de este delicioso pastel.

No hemos tenido la suerte de estar en NY para probarla en el hotel Waldorf Astoria, pero en nuestro periplo por la costa Oeste pudimos dar buena cuenta de este manjar en una preciosa tienda del pueblo de Carmel (cerca de San Francisco, que como curiosidad tuvo de alcalde a Clint Eastwood), llamada Cottage of sweets. Allí la comimos en una especie de minitarta-caramelo, un híbrido bastante extraño pero muy bueno, que nos dio pie a conocer esta exquisitez, aunque no fuera en su forma más común.

Cottage of sweets, en Carmel, un paraíso de las chucherías
Y ahora sí, nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

Para el bizcocho:
120 ml de aceite de oliva suave.Yo usé de girasol.
320 gr de azúcar.
2 huevos.
2 cucharadas rasas de cacao sin azúcar.
1 cucharadita de colorante rojo en pasta.
3 cucharaditas de extracto de vainilla.
250 ml de leche.
2 cucharaditas de zumo de limón.
300 gr de harina.
1 cucharadita de bicarbonato de soda.
2 cucharaditas de vinagre blanco.

Para la crema de relleno y cobertura ( preparar dos porciones):
125 gr de mantequilla a tª ambiente.
300 gr de azúcar glas.
125 gr de queso crema (no light).
3 cucharadas de leche.

Preparación

Preparación del bizcocho:
En primer lugar preparamos el buttermilk , para ello ponemos la leche en un vaso y añadimos el zumo de limón. Dejamos reposar 8 minutos. No os preocupéis si la leche parece que se corta es como tiene que quedar.

Engrasamos y enharinamos los moldes.

Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo.

Tamizamos la harina con el cacao en polvo. Reservamos.
 
Batimos el aceite, azúcar y huevos hasta que estén bien integrados. A velocidad baja, continuamos batiendo y vamos añadiendo la mezcla de harina con cacao alternándola con la leche.

Mezclamos en un vasito el bicarbonato de soda con el vinagre y cuando burbujee lo incorporamos a la mezcla. Batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.

Agregamos ahora el colorante rojo y el extracto de vainilla y continuamos  batiendo para integrarlo todo bien.

Repartimos la mezcla en los tres moldes de manera que haya la misma cantidad en cada uno de ellos (yo pesé la masa)

Introducimos en el horno durante 30 minutos aproximadamente hasta comprobar que están bien cocidos pinchando con un palillo o cuando compruebes que se han separado del molde por los laterales.

Una vez templados, desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar por completo.

Envolvemos en film y metemos en la nevera hasta el día siguiente.

Preparación de la crema:
Tamizamos  el azúcar glas en un bol grande y vierte sobre éste la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente. Batimos  a velocidad máxima hasta que se integre bien la mezcla.

Vamos  incorporando la leche conforme está batiéndose. Cuando la mezcla esté blanca y esponjosa, añadimos el queso de una vez. Batimos  primero a velocidad baja durante 1 minuto aproximadamente y a continuación subimos  la velocidad al máximo y continuamos  batiendo hasta conseguir una crema con consistencia. 

Montaje de la tarta:
Igualamos los bizcochos con un cuchillo afilado  y fijamos uno de ellos con un poco de crema sobre la base que vayamos a montar la tarta, vamos rellenando y poniendo un bizcocho sobre otro.

Cubrimos nuestra tarta con una capa de crema " la capa recoge migas" que ha de ser finita y metemos en la nevera 30 minutos.

Volvemos a cubrir con una nueva capa de relleno alisando bien con ayuda de una espátula y decoramos al gusto. Yo lo decoré con migas de bizcocho.

La tarta está mejor al día siguiente. Espero que os guste.

Tarta de lima

viernes, 16 de enero de 2015

Ya llegó el esperado viernes y os quiero enseñar una tarta maravillosa, ideal para hacerla el fin de semana. Es sencilla y el resultado es delicioso, eso si te tiene que gustar la lima.

Esta tarta fue la elegida por Ismael para su cumpleaños. El único requisito que le puse para su elección fue que no fuera muy laboriosa, más que nada por mi estado...así que se decantó por la tarta de lima del libro "Las recetas de la pastelería Hummingbird" y le encantó. Ojeando por la red ví en el blog de "como he puesto la cocina" que había hecho la misma tarta adaptando las cantidades a un molde de 20 cm, así que seguí su receta.

Es conveniente hacer la base el día de antes para que se asienten bien los sabores y el mismo día decorarla con merengue o nata montada. Yo la decoré con nata montada.

 

Ingredientes

Para la base de galleta:
430 g de galletas tipo Digestive.
175 g de mantequilla a temperatura ambiente.

Para el relleno y cobertura:
7 yemas de huevo.
690 g de leche condensada.
Zumo y la piel rallada de 4 limas.
450 g de nata para montar 35% m.g.
Molde desmontable de tipo quiche de 20cm de diámetro y 6cm de altura. 

Preparación

Para la base:
Precalentamos el horno a 170ºC.
Trituramos las galletas en una bolsa zip con un rodillo o en un robot de cocina y las mezclamos con la mantequilla. debe de quedar una textura similar a la arena mojada.
Cubrimos nuestra base y las paredes del molde (previamente engrasado con mantequilla) con la galleta y vamos presionando para que quede bien compacta, utilizando la palma de la mano o una cuchara.
Horneamos a 170ºC sobre rejilla con calor arriba y abajo a altura media durante 10-12 minutos en el caso de mi horno. La receta original dice 20 minutos pero la mía con menos tiempo ya estaba. Debe quedar firme al tacto y doradita.
Dejamos enfriar.

Preparación del relleno:
Rallar y exprimir las limas. Con la batidora de varillas, batir a velocidad media/baja las yemas, la leche condensada, el zumo y la piel rallada de las limas hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Veréis que la mezcla espesa de forma natural y se vuelve de una textura cremosa.
Verter la preparación anterior sobre la base de galletas ya fría y hornear 35-40 minutos, a 150 º, horno arriba y abajo.  El relleno debe quedar firme al tacto, pero ligeramente mas blando en el centro, aunque no tembloroso. La receta original dice hornear 20-30 minutos pero con ese tiempo la mia no estaba hecha.

Dejar enfriar por completo, tapar con film y meter en la nevera como mínimo una hora o mejor toda la noche.

Decoración:
Montamos la nata con un par de cucharadas de azúcar bien colmadas y una cucharada de queso de untar para que le de estabilidad y no se nos baje. Montar hasta que haga picos. En la receta original la nata se monta sin azúcar, pero a mi me gusta con un poco de dulzor.

Cubrimos con nata la base de la tarta con una espátula y decoramos al gusto con una bonita boquilla.




 
 

Tarta perro

viernes, 29 de agosto de 2014


El pasado 17 de Julio fue el cumpleaños de una personita muy especial que llegó a nuestras vidas como un regalo, mi querido sobrino Marcos. No tengo palabras para expresar cada uno de los sentimientos que siento por él porque con solo un añito me tiene enloquecida.

Así que con motivo de su cumpleaños y su gran amor a los perros (teniendo en cuenta que llama perro al 90% de los animales de 4 patas), decidí hacer una supertarta (ya que la ocasión no era para menos) con forma de perro. Menos mal que no le ha dado por los armadillos porque si el perro me costó, no se como me las hubiese ingeniado, aunque por mi sobri, hago lo que sea. Si queréis hacer alguna otra tarta más sencilla, podéis pinchar aquí que tengo muchas más: http://www.lasrecetasdemasero.com/search/label/Tartas

En un principio el perro iba a ser de fondant, pero debido a las altas temperaturas que azotaban Madrid me fue imposible (teniendo en cuenta que soy bastante novata), así que deseperada que se me agrietase el fondant, tuve que improvisar y tirar de manga. Después de mucho sufrir quedo un perro bastante aceptable creo yo.

El bizcocho que utilice fue el de yogur de toda la vida pero de cacao, relleno de ganache de chocolate blanco y cubierto con buttercream de vainilla. Gracias a las chicas del grupo de Facebook” Mundo Fondant” que me ayudaron muchísimo con sus recetas y con los consejos para pasar la tarta a la base final.

El molde que he utilizado es un bol metálico de los chinos. Tuve que hacer dos bizcochos.

Las orejas, patas, nariz y collar son de fondant. He aquí el resultado.



Ingredientes
Para un bizcocho de cacao:
3 huevos L.
1 yogurt griego natural.
2 medidas de yogurt de harina.
1 medida yogur de cacao puro sin azúcar.
2 medidas de yogurt de azúcar.
1 medida de yogurt de aceite de girasol

1 sobre de levadura (16 g de polvo para hornear).
Esencia de vainilla.
Harina y mantequilla para engrasar el molde.


Para la ganache de chocolate blanco:
La regla para hacer el ganache de chocolate blanco es tres partes de chocolate blanco por una de nata  para montar.
100g de nata para montar o crema de leche.
300g de chocolate blanco.

Para la buttercream de vainilla (receta de Alma Obregón):
125g  mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
162g  azúcar glass.
½  cucharadita de extracto de vainilla 
1 cucharada de leche semidesnatada 

Preparación

Elaboración del bizcocho:
Batir los huevos con el azúcar hasta que estén bien ligados. 

Añadir el yogur y el aceite y seguir batiendo.

Tamizar la levadura y la harina, sobre la masa y batir bien hasta conseguir una textura homogénea.

Verter la masa en el molde y hornear sobre rejilla altura media del horno precalentado a 180ºC. El tiempo  en este tipo de molde se alarga y tuve que hornearlo durante una hora (en un molde convencional serían unos 40 minutos).

Dejamos enfriar unos 10 minutos en el molde y desmoldamos.

Enfriar sobre rejilla.

Elaboración del ganache:
Troceamos el chocolate y lo añadimos a un bol.

Calentamos la nata a fuego medio hasta llevar a ebullición y retiramos.

Retiramos del fuego y la vamos añadiendo poco a poco sobre el chocolate moviendo con una espátula de silicona hasta que se haya fundido el chocolate por completo.

Meter en nevera unas horas para que se enfríe y montarlo con batidora de varillas. Tomará textura de mouse. Se puede dejar enfriar a temperatura ambiente y usarla tal cual.

Elaboración del buttercream de vainilla:
Tamizamos el azúcar glass y lo colocamos en un bol junto con la mantequilla, el extracto de vainilla y la leche. Cubriendo el bol, batimos a velocidad baja un minuto.
Después subimos la velocidad y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad media-alta. El buttercream se volverá casi blanco y su textura pasará a ser muy cremosa.

Para conseguir el color del pelo usé colorante marrón en gel de Wilton.

Para decorar necesitamos la boquilla de Wilton 233 (la boquilla césped). 



Con esta receta ganamos el concurso mensual de Demos la vuelta al Día, así que además obtuvimos como regalo adicional a la felicidad de mi sobrino una preciosa escapada gastronómica por La Mancha :)




Tarta helada de galletas

jueves, 31 de julio de 2014

¡Muy buenos días!

¿Cómo va la semana? Ya queda nada para agosto y en mi caso para coger las esperadas vacaciones...a pesar de que este verano está haciendo un clima un poco atípico, cuando hace calor, es insoportable y no apetece para nada encender el horno y convertir la cocina en una sauna. Así que para cuando el calor aprieta os traigo una tarta helada riquísima, muy fácil de preparar y que sorprenderá gratamente a tus comensales.

La receta de esta preciosa tarta es de la web “La receta de la Felicidad” que es una maravilla, con unas recetas buenísimas y unas fotos preciosas. Aquí tenéis como queda esta una vez terminada:


Ingredientes
Para el brazo de galletas:
12-13 galletas tipo María, yo he usado las hojaldradas.
 1/2 taza de leche.
 200 ml de nata para montar ó crema de leche (mínimo 35% MG) muy fría. La de la  marca “La Asturiana” es de las pocas que tienen este porcentaje.
 2 cucharadas colmadas de azúcar.

Para la cobertura de chocolate:
125 ml de nata para montar (crema de leche)
125 g de chocolate negro de cobertura.
Crocanti de almendra, almendras fileteadas, coco rallado o lo que más nos guste para decorar.

Preparación
Preparación del brazo de galletas:
Es aconsejable que el recipiente en el que vayamos a montar la nata y las varillas estén en la nevera durante unos 20 minutos más o menos para que estén fríos a la hora de utilizarlos.
En un bol amplio batimos la nata con el azúcar con ayuda de una batidora de varillas, en primer lugar a baja velocidad y aumentamos la velocidad hasta que esté montada (haga picos). Yo para comprobar que está bien montada doy la vuelta al bol, si no se mueve está bien montada. No  nos debemos pasar batiendo ya que se puede cortar, perder la cremosidad y quedaría inutilizable.

Sumergimos una galleta en leche (meter y sacar) porque en el caso de las galletas hojaldradas si las dejas más tiempo se deshacen y resulta imposible apilarlas. Untamos un poco de nata y colocamos encima otra galleta mojada en leche previamente. Repetimos este paso hasta hacer una torre como se aprecia en la fotografía, la cual colocaremos sobre papel de hornear.

Proceso de elaboración de la tarta
Tumbamos la torre y la cubrimos bien de nata con ayuda de una espátula de manera que quede lo más liso posible.

Metemos en el congelador unas horas o de un día para otro.

Preparación de la cobertura:
Ponemos la nata a hervir, y cuando hierva, retiramos del fuego y agregamos el chocolate troceado. Dejamos reposar unos minutos, y removemos hasta que esté totalmente disuelto.

Dejamos templar unos 5 minutos el chocolate, sacamos el brazo del congelador y lo colocamos sobre una rejilla (sobre una bandeja para recoger el chocolate sobrante).Vertemos el chocolate de manera que quede bien cubierto todo el brazo.

Antes de que solidifique el chocolate decoramos al gusto. En mi caso con el crocanti de almendra.

Metemos en el congelador hasta que lo vayamos a tomar que lo deberemos sacar un rato antes para poder hincar el diente.

Para servir cortar la tarta con un cuchillo de manera transversal para que se vea ese corte tan bonito.

Tarta osito campestre

viernes, 4 de julio de 2014

¡Por fin es viernes!

Esta semana, será por el tiempo tan mustio que ha hecho en los madriles, pero se me ha hecho muy pesada, estaba deseando que llegará el fin de semana para desconectar un poco de la rutina semanal. Menos mal que ayer, la web de recetas Petitchef nos dio una alegría publicando una entrevista  que nos hicieron . Podéis verla en el siguiente enlace: entrevista blogger de la semana.

Y hoy os voy a mostrar la tarta que le hice a Carolina, la hija de mi compañera Alicia, que hizo la comunión el pasado mes de junio. En un principio, pensé en hacerle una bonita tarta de fondant decorada con motivos de comunión, pero teniendo en cuenta que le gustan mucho los osos, al final me decanté por otro tipo de tarta, con un bonito oso de peluche como protagonista. He de decir que era la primera vez que modelaba figuras en fondant y que me aterraba ponerme a ello. Siempre he sido pésima en manualidades ( menos mal que a mi madre se le daban bien) y lo sigo siendo, pero la verdad, que me quedó un oso bastante aceptable para ser la primera vez.
 
La tarta que rondaba en mi cabeza era toda de fondant, pero tuve un problemilla al cubrir la tarta debido al calor que hacía ese fin de semana y a la falta del rodillo adecuado. La verdad que tuve bastante mala pata, ya que llevamos un verano bastante atípico y elegí el  fin de semana para hacer la tarta que más calor hacía, pero bueno son cosas que pasan. Menos mal que me puse a maquinar y al final se me ocurrió una decoración que quedó muy graciosa.


 Carolina quedó encantada con la tarta y el oso fue mutilado y repartido entre sus amigas :-).



La tarta estaba compuesta por dos bizcochos , uno de chocolate y otro de vainilla calada con almíbar de vainilla, ambos de 15 cm de diámetro y 7 cm de alto. El buttercream de relleno y cobertura es de chocolate blanco , receta de Alma Obregón.



Ingredientes
 
Bizcocho de vainilla:
150g de harina.
150g de azúcar.
150g de mantequilla sin sal.
3 huevos M (cada uno 50g)
6g de levadura química.
Esencia de vainilla un chorrito.

Bizcocho de chocolate:
100g de harina.
150g de azúcar.
150g de mantequilla sin sal.
3 huevos M (cada uno 50g)
60ml de leche entera.
6g de levadura química.
50g de cacao puro.
Esencia de vainilla un chorrito.

Almíbar de vainilla:
300g de azúcar.
300ml de agua.
1 vaina de vainilla.

Buttercream de chocolate blanco:
250g de icing sugar o azúcar glass en su defecto.
250g de mantequilla en pomada.
100g de chocolate blanco.
1 cucharada de leche semidesnatada.
1cucharadita y media de esencia de vainilla.

Preparación

Elaboración bizcocho de vainilla:
Precalentamos el horno a 170ºC, engrasamos y enharinamos el molde.

Batimos el azúcar con la mantequilla, hasta que se forme una crema y seguidamente añadimos los huevos poco a poco y la vainilla .Batimos.

Añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclada con la levadura. Batimos hasta conseguir una textura homogénea.

Es importante que este tipo de bizcochos se hagan con ayuda de un robot de amasado para aportarle mayor cantidad de aire a la masa.

Repartimos la masa en el molde y metemos en el horno sobre rejilla con calor arriba y abajo a 180ºC durante 30-40 minutos, depende un poco de cada horno.

Una vez horneado, sacamos del horno y dejamos templar en el molde. Desmoldamos sobre una rejilla y envolvemos caliente con papel film, de ésta manera conseguiremos que el calor quede atrapado y humedezca la miga.

Una vez frío ya lo tenemos listo rellenar.

Elaboración bizcocho de chocolate:
Precalentamos el horno a 170ºC, engrasamos y enharinamos el molde.

Batimos el azúcar con la mantequilla, hasta que se forme una crema y seguidamente añadimos los huevos poco a poco y la vainilla .Batimos.

Añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclada con la levadura y el cacao hasta conseguir una textura homogénea.

Repartimos la masa en el molde y metemos en el horno sobre rejilla con calor arriba y abajo a 180ºC  durante 30-40 minutos, depende un poco de cada horno.

Una vez horneado, sacamos del horno y dejamos templar en el molde. Desmoldamos sobre una rejilla y envolvemos caliente con papel film, de ésta manera conseguiremos que el calor quede atrapado y humedezca la miga.

Una vez frío ya lo tenemos listo rellenar.

Almíbar de vainilla:
Ponemos en un cazo el agua, al azúcar y la vaina de vainilla abierta a fuego medio y llevamos a ebullición hasta que el azúcar se haya disuelto por completo (unos dos minutos).

Dejamos enfriar y ya tenemos listo nuestro almíbar.

Elaboración buttercream de chocolate blanco:
Derretimos el chocolate blanco al baño maría o en el microondas en intervalos de 30 segundos. No nos debemos pasar ya que salen grumos y el chocolate queda inutilizable. Una vez derretido dejamos templar.

Ponemos en un bol la mantequilla, el azúcar glass tamizado, la vainilla y la leche. Tapamos y comenzamos batiendo a velocidad baja un minuto. Después batimos otros 2 minutos a velocidad media-alta y el buttercream tomará un color más clarito. Entonces añadimos el chocolate (¡¡tiene que estar casi frío!!) y batimos bien otros 2-4 minutos, hasta que el chocolate esté bien integrado y la mezcla sea homogénea.

Modelado de osito:
Fondant marrón, beige y negro.
Pincel y pegamento comestible.
Marcador de costuras.
Estecas de modelado.
Palillo de uso alimentario.
 

1. Partimos de una bola más grande a la que damos forma de pera y 4 bolas más pequeñas.

2. Con las más pequeñas, hacemos las patas traseras y delanteras con forma cónica.

3. Hacer una bola más grande para la cabeza del osito.

4. Introducir un palillo untado en pegamento comestible de forma vertical en el cuerpo del osito. Cortar el sobrante.

5. Colocamos encima la cabeza y ponemos las patas dando forma con los dedos.

6. Colocamos los brazos y lo dejamos secar durante al menos un par de horas.

7. Hacemos dos bolitas y las marcamos con la esteca de bolillo, pegándolas sobre la cabeza para hacer las orejas. Preparamos la pasta beige y hacemos tres círculos planos, que pegaremos en el morro y en las patas.

8. Con el marcador de costuras, marcamos una línea vertical desde la parte baja de la tripa hasta el final de la espalda, pasando por la cabeza.

9.Hacemos unas bolitas negras y las pegamos en la nariz y ojos.
 
Para hacer el osito seguí un tutorial de Cookies Paradise de la guía de cuando estuvimos en Expotarta 2014. Os pongo arriba las fotos que son malísimas ya que están hechas con el móvil.

El modelado del osito le hice el día antes de montar la tarta para que se secase bien. El osito está sentado (pegado) sobre un trozo de bizcocho forrado con fondant a modo de asiento.

Montaje de la tarta:
Cortamos la parte superior de ambos bizcochos para dejarlos bien lisitos. Guardamos las migas para otra receta (aquí no se tira nada).

Con ayuda de una lira o cuchillo abrimos cada bizcocho por la mitad, lo rociamos con un poco de almíbar de vainilla y lo rellenamos de buttercream con ayuda de una espátula. Una vez que están rellenos colocamos uno encima del otro y los pegamos con buttercream.

Cubrimos toda la tarta de buttercream, colocamos los barquillos por el borde (con el buttercream se quedan pegados).

Teñimos el buttercream sobrante con colorante verde en pasta. Yo uso el de Wilton. Lo metemos en una manga pastelera con la boquilla de césped 233 de Wilton y vamos cubriendo la parte superior de la tarta.

Colocamos nuestra figurita, el lazo alrededor de los barquillos y ya tenemos nuestra tarta lista.



Carolina muy contenta con su tarta.

Notas:
 
Sacar todos los ingredientes del bizcocho una hora antes para que se atemperen.

Nunca metáis el fondant en la nevera, ya que la humedad y el fondant son enemigos acérrimos.

Tampoco refrigeréis el buttercream de chocolate blanco porque se puede quedar como una piedra.

Tener siempre un plan de decoración de emergencia, no sea que os pase como a mi :-)

Espero que os guste.



Tarta de Santiago

domingo, 11 de mayo de 2014

¿Qué aún no has probado la tarta de Santiago? Pues hoy te traigo una receta para elaborarla que no te llevará mucho tiempo y cuyo resultado es espectacular. Si te animas la puedes tomar para merendar.

La Tarta de Santiago es una receta tradicional de la cocina gallega de la que se desconoce su origen, puesto que es prácticamente igual a la Tarta de Elche, de la que se distingue por no llevar nada de harina. Actualmente se pueden comprar en casi todas las pastelerías de las poblaciones y zonas por las que pasa el Camino de Santiago.

La buena tarta de Santiago no debe incluir nada de harina, debe tener un color dorado al corte y su textura debe ser ligeramente esponjosa y algo granulada. El aroma característico de esta tarta es una mezcla equilibrada entre la almendra y el huevo.

El origen de la Cruz de Santiago representada en su superfice data del 1924 en el que la compostelana «Casa Mora» comienza a adornar las tartas de almendra con la que sería su silueta característica, alcanzando gran éxito en Galicia y en el resto de España.

BOE en el que se publica la receta de la tarta de Santiago.


Ingredientes

4 huevos L.
200 gr. de azúcar.
200 gr. de harina de almendra.
Azúcar glass, para espolvorear

Preparación

La harina de almendra  la prefiero hacer en casa a partir de almendras de la variedad Marcona con un molinillo de café de los de toda la vida.
 
Batir bien los huevos, el azúcar, hasta que estén muy esponjosos, de color claro. Puede ser en batidora.
 

A mano, incorporar la almendra, poco a poco.Mezclamos bien pero siempre a mano, ya que no queremos dar aire a la mezcla.
 

Cocer a horno precalentado, a 175º durante 30 min. (aproximadamente). Pinchar para comprobar. 

Desmoldar y cuando esté fría, espolvorear con azúcar glass.
El molde si no recuerdo mal era de 23cm.
Las recetas de Masero dando un paseo por Santiago de Compostela, ciudad que da nombre a la tarta
Fuente: Mis recetas de cocina.
 

Tarta fondant caja de bombones

lunes, 14 de abril de 2014

¡Buenos días a tod@s!

Esta semana estoy feliz porque a parte de que esta semana es más corta de lo normal y el miércoles cojo vacaciones, porque el próximo día 17 el blog cumple 1 añito, pero como estaré fuera y no podré publicar, lo hago hoy.

Parece que fue ayer cuando cree el blog para ir recopilando las distintas recetas que iba a haciendo y cuando era una negada para el manejo del horno (sobre todo con el tema de los bizcochos). Aquellos días en los que establecí una relación amor –odio con él ( más odio que otra cosa J). Y a día de hoy es mi fiel compañero de batallas. Lo confieso, quiero a mi horno, me da tantas alegrías, que ya he olvidado los malos momentos que me hizo pasar.

Quiero agradecer a todas las personas que me leen, que me siguen o que simplemente dedican una parte de su tiempo, aunque sea una pequeña parte a ojear mis recetas.
Gracias de corazón, me anima mucho leer vuestros comentarios y saber que gusta lo que hago con mucho cariño.

Y con motivo del aniversario os quiero invitar a tomar un bomboncito. ¿Te apetece uno?





Esta preciosa tarta, la hice para el cumpleaños de mi cuñada, que es muy golosa y le encanta el fondant. Había visto el diseño por internet y me encantó la idea de hacer una tarta que a su vez fuese una caja de bombones. Así que me puse manos a la obra.

Era la primera vez que hacía una tarta de fondant yo solita porque la tarta anterior del Papá Noel bañándose (ver tarta aquí), la hice en un curso y quieras que no cuentas con el apoyo de la profesora. Pero aquí estaba sola ante el peligro y mereció la pena correr ese riesgo, solo por ver la cara que se le quedó a mi cuñada al recibirla.

Para esta preciosa tarta opté por bizcocho de vainilla, rociado con almíbar también de vainilla y relleno y cubierto de  buttercream de nocilla. Estaba buenísima. La receta de este bizcocho queda muy jugosa, no es necesario humedecerlo con almíbar, pero yo lo hice más que nada para darle más sabor a vainilla.

El molde que usé es uno de 15cm de diámetro x 7cm de altura desmontable. Para quien le interese le compré en Amazon y es una maravilla para verlo (pincha aquí)

Tuve que hacer dos bizcochos uno para la caja y otro para la tapa.

Ingredientes
 
Bizcocho:
150g de harina.
150g de azúcar.
150g de mantequilla sin sal.
3 huevos M (cada uno 50g)
6g de levadura química.
Esencia de vainilla un chorrito.

Almíbar de vainilla:
300g de azúcar.
300ml de agua.
1 vaina de vainilla.

Para el buttercream de nutella:
150g de azúcar glass.
75 g de mantequilla.
2 cucharadas de nutella.
 
Preparación

Precalentamos el horno a 170ºC, engrasamos y enharinamos el molde.

Batimos el azúcar con la mantequilla, hasta que se forme una crema y seguidamente añadimos los huevos poco a poco y la vainilla .Batimos.

Añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclada con la levadura. Batimos hasta conseguir una textura homogénea.

 Es importante que este tipo de bizcochos se hagan con ayuda de un robot de amasado para aportarle mayor cantidad de aire a la masa.

Repartimos la masa en el molde y metemos en el horno sobre rejilla con calor arriba y abajo a 180ºC  durante 40 minutos.

Cada horno es un mundo, así que yo aconsejo, que pasada media hora vayáis controlando con un pincho, si está hecho,  porque las directrices que me dieron en el curso fueron que  hornease a 180ºC durante una hora u hora y cuarto sobre una rejilla colocando la bandeja esmaltada en la parte inferior del horno para reducir el calor. Hice estos pasos y se me hundió el bizcocho, fue un verdadero desastre.

Una vez horneado, sacamos del horno y dejamos templar en el molde. Desmoldamos sobre una rejilla y envolvemos caliente con papel film, de ésta manera conseguiremos que el calor quede atrapado y humedezca la miga.

Una vez frío ya lo tenemos listo rellenar.

Para el almíbar de vainilla:
Ponemos en un cazo el agua, al azúcar y la vaina de vainilla abierta a fuego medio y llevamos a ebullición hasta que el azúcar se haya disuelto por completo (unos dos minutos).

Dejamos enfriar y ya tenemos listo nuestro almíbar.

Para el buttercream de nutella:
Mezclamos el azúcar y la mantequilla y una vez que se han integrado por completo añadimos la nutella.

Recordad que se ha de rellenar y de cubrir con una capa finita (de esas que se clarean) de buttercream para evitar que el fondant se abombe por el exceso de humedad.

Una vez que ya tenemos todo preparado nos ponemos a darle forma a nuestros bizcochos. He fotografiado el paso a paso.

 


Como se ve en la fotografía necesitaremos un bizcocho entero para modelar y darle la forma de la caja y la mitad de otro para hacer la tapa (foto superior izquierda).

Como la tapa de queda tal, la envolvemos el film para que no se nos seque y nos centramos en el otro bizcocho. Lo cortamos por la mitad  con ayuda de un cuchillo o una lira (foto superior derecha).

Marcamos con palillos la zona que troquelaremos con ayuda de un bisturí y que será la hendidura en la que colocaremos los bombones (fotos centrales).En este paso se ha de tener mucho cuidado, ir suavemente, no sea que nos pasemos y atravesemos el bizcocho.

Rociamos con el almíbar de vainilla y  lo rellenamos con el buttercream .Tapamos y ya tenemos nuestra caja lista para ser forrada (fotos inferiores).

Cubrimos bien por encima con buttercream tanto el bizcocho caja como la tapa y ya están listos para cubrir con fondant.

Cubrir tarta con fondant:
En primer lugar tenemos que hacer una bola con el fondant y amasar muy bien con las manos, que ni que decir tiene, han de estar muy limpias.

Extendemos con el rodillo especial de fondant que es de un material no poroso y con ayuda de unas guías o gomas que tiene rodillo dejamos el fondant con un grosor de 5mm que es el grosor ideal para que no se agriete. Para amasar el fondant pondremos sobre la superficie un tapete de trabajo o echaremos un poco de harina (pero no nos pasaremos porque se puede endurecer el fondant).

Una vez que se le ha dado la forma de la tarta, se coge con ayuda del rodillo y se pone sobre la tarta.

Para quitar los bordes levantamos el fondant y abrazamos lentamente para dentro. Pasamos el alisador de fondant y cortamos los bordes.

Una vez que está toda nuestra caja forradita, la decoramos al gusto.

Los bombones por falta de tiempo, no pude esmerarme mucho en la preparación, así que los hice el moldes de silicona con chocolate derretido.