Mostrando entradas con la etiqueta Pasteles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pasteles. Mostrar todas las entradas

Carrot cake en procesador de alimentos

martes, 6 de febrero de 2018

¡Cómo pasa el tiempo! El cumpleaños de Ismael fue a finales de Noviembre y aún no he publicado la tarta de zanahoria que le preparé para sus compañeros de trabajo, así que de esta semana no pasaba.


Esta tarta tiene la peculiaridad que se prepara íntegramente en una licuadora de esas grandes de vaso o procesador de alimentos, es otra de las maravillosas recetas de Donna Hay. Yo como no tengo ninguna de las cosas , lo que hago es picar las zanahorias y las nueces en una picadora y después lo añado todo a un bol y lo proceso todo junto con la batidora. Es una receta super fácil, que os encantará.

Ingredientes

Para el pastel:
400 g de zanahorias, peladas y picadas
1 taza (120 g) de pacanas , yo usé nueces de california
1 taza (175 g) de azúcar moreno
½ taza (110 g) de azúcar blanco
1½ tazas (225 g) de harina 
1 cucharadita de polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato de soda
2 cucharaditas de canela molida
½ taza (125 ml) de aceite vegetal , yo usé girasol
¼ de taza (70 g) de yogur griego natural
2 huevos  L
2 cucharaditas de esencia de vainilla

Para la crema de queso glaseado:
250 g de queso crema
¼ taza (50 g) de ricota fresca o requeson
⅓ taza (55 g) de azúcar glass
1 cucharada de jugo de limón
1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación

Precalentar el horno a  160 ° C. En una picadora , picamos la zanahoria y las nueces , hasta que estén finamente picadas, echarlas en un bol grande. Echar la harina, el bicarbonato, el polvo de hornear, el azúcar moreno, el azúcar blanco, la canela, la vainilla, el aceite, los huevos y el yogur. Batir todo muy bien con la batidora, raspando las paredes del bol con un lengueta , para que quede todo bien integrado.

Verter la mezcla en un molde de 22 cm forrado previamente con papel de horno y hornear durante 55- 60 minutos o hasta que probando con un palillo este salga limpio. Dejar enfriar en el molde.

Para hacer el glaseado de queso crema, echamos el queso crema, el jugo de limón, la ricotta, el azúcar y la vainilla en un procesador de alimentos o picadora  y procesar hasta que quede suave. Yo lo preparé  con batidora de varillas. Extender el glaseado sobre el pastel ya frío.

Servir y degustar.

Quesada de naranja

lunes, 11 de septiembre de 2017

Si os gustan los pasteles y la naranja, la queijada de naranja, lleva vuestro nombre :)

Este tipo de pastel de queso, es una receta portuguesa. Es típico de Sintra, un pueblo precioso que está muy cerca de Lisboa, donde además, se come muy bien y barato, así que apuntadlo en vuestra guía de viajes. Creo que el sitio más bonito que hemos visto en Portugal, y ya hemos ido unas cuantas veces...

Ingredientes

3 huevos L.
200g de azúcar.
50g de mantequilla en pomada.
130g de harina.
1/2 litro de leche.
Zumo y ralladura de dos naranjas.
Esencia de vainilla.

Preparación

En un bol batimos los huevos, el azúcar, la leche, el zumo, la ralladura, la mantequilla y la esencia. Añadimos la harina y batimos hasta obtener una mezcla homogénea sin grumos.

Vertemos la mezcla en un molde, que no sea desmontable, porque al tratarse de una mezcla muy líquida se saldría. Yo usé uno pirex.

Hornear durante 45 minutos o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio, dependerá ya sabéis de cada horno.Yo lo tuve que tener mucho tiempo más porque lo hice durante las vacaciones y el horno de la casa de playa no es tan rápido como el de casa.

Dejamos enfriar en el molde y ¡a comer!

Espero que os guste

Panorámica del pueblo de Sintra

Pouding chômeur

jueves, 10 de agosto de 2017

La receta de hoy es un exquisito postre que probó Isma en su viaje a Canadá (en el hotel Refuge du Trappeur, en la bonita zona del Parque Nacional de la Maurice). Según me cuenta, estaba incluso mejor que el que comió allí, así que tenéis que hacerlo ¡si o si!


El pouding-chômeur ​ (pudin para desempleados) es un postre típico de la región francófona de Canadá (Québec), que fue creado durante la crisis económica de 1929, ya que la gente al no tener dinero lo hacía por ser muy económico. Hoy sigue siendo popular y lo podréis encontrar comúnmente tanto en hogares como restaurantes y en las cabañas de azúcar (cabane à sucre).

Nuestra receta es la que se elabora con el típico jarabe de arce canadiense (pincha en nuestra receta de costillas con jarabe de arce para saber más de este ingrediente y sus variantes) , aunque también se puede hacer con azúcar moreno.

Ingredientes

Para la masa:
1 taza y media de harina (180gr)
1/4 taza de mantequilla (60g)
1 taza de azúcar (200g)
1 taza de leche entera (250ml)
1 cucharadita de levadura química

Para el jarabe:
1 taza de sirope de arce puro( 250ml)
1 taza de azúcar moreno (180g)
1 taza de agua (200g)
1/3 taza de mantequilla (80g)

Preparación

Preparación de la masa:
Precalentamos el hornoa 180ºC.

Fundimos la mantequilla en el microondas con cuidado de no quemarla. Reservamos.

En un bol mezclamos la harina, la levadura ( previamente tamizadas) el azúcar y movemos bien con varillas manuales. Añadimos la leche poco a poco, la mantequilla fundida y mezclamos bien con varillas manuales hasta que la masa esté uniforme y no tenga grumos.

Engrasamos una molde con mantequilla y espolvoreamos un poco de harina. El molde que utilicé fue una bandeja cuadrada.

Vertemos la masa sobre el molde y reservamos.

Preparación del jarabe:
Ponemos a calentar en una olla el agua, el sirope, la mantequilla y el azúcar moreno, cuando hierva lo dejamos durante 3 minutos a fuego bajito.

Vertemos el jarabe sobre la masa y lo dejamos tal cual, no se mueve, ni se toca nada.

Horneamos durante 40-45 minutos hasta que pinchemos con un palillo y no se manche de masa.

Servir templado. Se desmorona con facilidad y a pesar de la gran cantidad de azúcar que lleva, no es muy empalagoso.

Espero que os guste.

Si os gusta viajar tanto como a nosotros, reservando a través de este enlace tendréis 15€ de descuento en vuestras reservas en Booking.com 
El pouding chomeur que comió Isma en Canadá
Y un par de fotos del precioso Parque Nacional de La Mauricie, ideal para hacer kayak o ver vida salvaje:



Pastel de chocolate dulce y salado

lunes, 6 de febrero de 2017

La tarta de hoy es la tarta que hice para el cumpleaños de mi primo, que es un amante del chocolate, pero teniendo  en  cuenta  que San Valentín, ya está  a la vuelta  de la esquina, es una tarta ideal para  sorprender  a tu pareja.
 
No quería hacer la típica tarta de chocolate, así que me decanté por un pastel de chocolate y caramelo salado , que vi en el libro de Cake Days" de la pastelería de Hummingbird, pero con algunas variaciones.

El bizcocho es de la receta original, me enamoró al instante.

El caramelo salado, lo vi muy engorroso y me decenté por el del blog "Mercado calabajío", con alguna que otra modificación.

El ganache de chocolate es el de toda la vida con una proporción 1nata /1chocolate. La del libro, llevaba una cantidad de azúcar innecesaria.

Sobre el glaseado de chocolate, me encantó el del blog "Paulina Cocina", no me gustaba nada el buttercream de chocolate de la receta original.

Con todas estas modificaciones, me quedó un pastel espectacular, chocolateado, húmedo y en el que la combinación del caramelo salado con el chocolate, es una delicia. No penséis que la tarta está salada, el caramelo salado, potencia el chocolate, sin más. Aunque es un poco larga la elaboración, merece la pena el tiempo empleado.


Ingredientes (10-12 personas):

Bizcocho:
300 g de mantequilla sin sal, ablandada.
300 g de azúcar
140 g de azúcar moreno
3 huevos L
100 g de cacao en polvo sin azúcar
160 ml de suero de leche
1 cucharadita de esencia de vainilla.
330 g de harina.
2 cucharaditas de levadura en polvo.
1 cucharadita de bicarbonato sódico.
1/2 cucharadita de sal.

1 molde de 24 cm.

Caramelo salado:
175g de nata para montar.
150g de azúcar.
50g de mantequilla.
1,5g de sal.

Con la mitad de la receta tenéis suficiente, pero me resulta más difícil preparar cantidades tan pequeñas, así que lo que sobra lo meto en un bote y le doy otros usos.

Ganache:

100 ml de nata para montar.
100 g de chocolate fondant.

Glaseado:
250g. de nata para montar.
200g. de chocolate negro.
1 cucharadita de mantequilla.
1 pizca de sal.

Preparación


Bizcocho:
Precalentamos el horno a 180 ºC y forramos la base y las paredes del molde con papel de hornear.

Con una batidora de varillas eléctrica, batimos la mantequilla y los dos tipos de azúcar hasta obtener una crema ligera y esponjosa. Añadimos los huevos de uno en uno, batiendo bien después de cada incorporación y rebañando las paredes del cuenco hacia dentro.

En una jarra, mezclamos el cacao en polvo, el suero de leche y la esencia de vainilla junto con 60 ml de agua hasta obtener una pasta espesa. Tamizamos el resto de los ingredientes para el bizcocho y añadimos en varias tandas a la crema de mantequilla y azúcar, alternando con la pasta de cacao y batiendo a conciencia a velocidad baja-media hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Vertemos la masa en el molde y horneamos durante 50 minutos-1 hora aproximadamente (yo lo tuve una hora). Comprobaremos con un palillo si está listo. Dejamos enfriar unos 5 minutos en el molde y luego lo dejamos enfriar por completo en una rejilla metálica. Si tenéis oportunidad de preparar el bizcocho el día antes, gana mucho en textura y sabor. Yo lo hago así, lo envuelvo en film una vez que está frío y al día siguiente monto la tarta. Si os corre prisa, la dejaremos enfriar por completo y seguiremos con los demás pasos.

Preparación del caramelo salado:
Haremos la salsa de caramelo salado tal como indico la receta que ya hicimos en su día (pincha aquí).

Preparación del ganache de chocolate:
Calentamos la nata hasta que empiece a hervir. Retiramos del fuego, añadimos el chocolate y removemos con una varilla manual hasta  que el chocolate se funda y obtengamos una consistencia  homogénea. Dejar templar.

Montaje de la tarta:
Cuando el bizcocho esté frío al tacto, lo ponemos sobre un plato o base para tartas, cortamos por la mitad  y extendemos 2 cucharadas del caramelo salado, alisándolo sobre el bizcocho con una espátula. Sobre la capa de caramelo, ponemos 3-4 cucharadas de glaseado y alisamos como antes. Tapamos con la otra mitad del bizcocho y ya está lista para cubrir con el glaseado.

Preparación del glaseado
En un cuenco picamos el chocolate. Reservamos.

Ponemos la nata al fuego, cuando rompa a hervir, retiramos del fuego y añadimos la cucharadita de mantequilla y la pizca de sal. Movemos hasta que se funda la mantequilla.

Volcamos la nata sobre el cuenco en el que teníamos el chocolate picado y lo dejamos tal cual, sin mover, durante 5 minutos. Pasado ese tiempo, mezclamos despacio con cuidado con unas varillas manuales. La mezcla comenzará a unirse y se formará un baño muy brillante. Al principio parecerá que se hace como una leche chocolatada, pero pronto se convertirá en un precioso ganache.

Cubrir con el glaseado la tarta:
Colocamos la tarta sobre la rejilla del horno y esta a su vez, sobre una bandeja, como se ve en la fotografía ( que no es de esta tarta, pero es , para que os hagáis una idea)


Vertemos la ganache en la parte central de la tarta, no hace falta extenderla con espátula, ella sola irá cayendo por su propio peso.
Corte espectacular
Dejar enfriar y decorar a vuestro gusto, yo la decoré con nata montada.

Espero que os guste.
La decoración de la tarta

Pastel vasco

lunes, 19 de enero de 2015

¡Feliz inicio de semana!

No hay mejor manera de empezar la semana que con la energía que nos aporta un buen pastel, el pastel vasco concretamente. Lo vi por primera vez en una publicación facebook de la autora " El recetario de Ainhoa" y lo nuestro fue un flechazo. Lo guardé en favoritos y el sábado siguiente ya estaba con las manos en la masa.

Según  la Wikipedia es un es un postre cuyo origen está en la región vasco-francesa de Lapurdi.
Consta de una masa de pasta de harina, manteca y huevos que se rellena generalmente de crema pastelera, aunque también los hay rellenos de albaricoques o de alguna fruta. Su origen se encuentra en el siglo XVIII en la localidad labortana de Cambo, cuando estaba relleno de fruta como higos, moras y cerezas de Itsasu. A partir del siglo XIX se empezó a rellenar de crema pastelera.
A la versión francesa se le suele poner una capa de mermelada o alguna confitura.

La versión de Ainhoa no lleva crema pastelera ni frutas, ni es la versión tradicional, pero está deliciosa. Tiene un sabor que se asemeja bastante a la leche frita.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!



Ingredientes

150 gramos de mantequilla a temperatura ambiente. La receta original usa margarina.
1 taza de harina.
1 taza de azúcar.
3 huevos.
2 tazas y media de leche.

Si no estáis muy relacionados con las medidas en taza, son tazas de café. Cada taza equivale aprox a 170 gr. de azúcar y 210 gr. de harina.

Preparación

Mezclamos todos los ingredientes hasta que estén bien integrados en un bol o en el vaso de la batidora y lo vertemos en una bandeja previamente engrasada.

Horneamos a 200ºC en horno previamente precalentado hasta que metamos un palillo y salga limpio. En la receta original no viene el tiempo de horneado pero siguiendo esa regla queda perfecto.

Dejamos enfriar y listo para comer.




Pastel de queso y chocolate

miércoles, 3 de septiembre de 2014

El dulce me encanta y ya si es chocolate, no respondo. Es una pena que con el chocolate me salgan granos y no pueda disfrutarlo todo lo que me gustaría. Pero no por ello renuncio a él, así que en ocasiones especiales como cumpleaños, aprovecho para pecar de vez en cuando.

El chocolate que más me gusta es el chocolate con leche. Ismael es más del blanco. Recuerdo cuando era pequeña y esperaba ansiosa el día de la semana que me tocaba merendar chocolate con pan ó nocilla. Mi madre me decía: “no se puede comer tanto dulce que luego te salen lombrices”. Y tú sin salir de tu asombro le decías. ¿lombrices? (pensando en las lombrices que salían en los días de lluvia). Si como la vecina fulanita que las tuvo y no veas como lo pasó, me decía. Y yo sólo de pensar en esos asquerosos gusanos me conformaba con sólo comer chocolate un día a la semana. ¡Qué ingenua era una por aquel entonces!

Como os iba contando (que me voy por las ramas) con motivo de mi cumpleaños el pasado mes de julio (lo siento no la he podido publicar antes), aparte de hacer la tarta helada de galletas (que podéis ver la receta aquí), hice una pastel de queso y chocolate. Receta del maravilloso libro “Las Recetas de la pastelería Hummingbird “del que ya he hecho de recetas como:

-Cupcakes de limón (ver receta aquí).
-Pastel de queso de New York (ver receta aquí).
-Barritas de limón (ver receta aquí).

Lo bueno de este libro es que todas las recetas siempre salen bien y con ellas te tienes el éxito asegurado. Decirme si no os dan ganas de comeros la pantalla del ordenador.

¡Vamos con la receta!

Como consejos nos dicen que si se utiliza un chocolate negro de buena calidad el resultado final será mucho mejor (como es lógico) y nos da la opción antes de hornearlo de añadirle una mezcla de pepitas de chocolate (negro, con leche y blanco) para aportarle intensidad ( yo esto no lo hice).

Necesitamos un molde de base desmontable de 23 cm de diámetro, engrasado con mantequilla y forrado con papel de horno.

Ingredientes (para 10-12 porciones)

Para la base:
200g de galletas tipo digestive.
2 cucharadas de caco puro sin azúcar.
150g de mantequilla derretida.

Para la masa:
900g de queso crema.
190g de azúcar.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
4 huevos L.
200gr de chocolate negro.

Preparación

Precalentamos el horno a 150ºC calor arriba y abajo.

Elaboración de la base:

Trituramos las galletas con un robot de cocina o en una bolsa tipo zip aplastándolas con un rodillo.

Mezclamos bien  las galletas trituradas con el cacao y añadimos poco a poco la mantequilla derretida a la vez que vamos mezclando.

Presionamos la mezcla en la base de nuestro molde preparado con la palma de la mano o con una cuchara para que quede bien comprimido. Refrigeramos.

Elaboración de la masa:

En un bol ponemos el queso crema y el extracto de vainilla y lo batimos con varillas  a una velocidad lenta ( si no tenemos con una batidora eléctrica manual) hasta obtener una mezcla homogénea.

Añadimos los huevos uno a uno mientras seguimos batiendo a velocidad media  rebañando bien con una espátula de silicona las paredes del bol. No añadiremos el siguiente huevo hasta que se integre el primero y así sucesivamente. No debemos batir en exceso porque se podría cortar el queso. Tenemos que obtener una mezcla ligera y esponjosa.

Fundimos el chocolate en un cuenco a baño María o en el microondas en periodos de treinta segundos para evitar que se queme.

Añadimos un poco de chocolate fundido a la mezcla anterior y movemos para que se igualen las temperaturas. Añadimos el resto del chocolate y mezclamos bien.

Forramos muy bien el molde por fuera con papel albal para evitar que entre agua.

Vertemos la mezcla en el molde forrado.
Colocamos nuestro molde en la bandeja del horno (segunda altura), añadimos agua  fondo de la bandeja que cubra parte del molde. La cantidad de agua que se añade es la que entre en la bandeja sin que se derrame). No se si me explico bien.

Horneamos 40-50 minutos (eso es lo que dice el libro) comprobando regularmente la cocción. En mi horno estuvo una hora, pero eso depende del horno. No debemos hornear en exceso, debe quedar un poco tembloroso en el centro.

Dejar enfriar ligeramente en el molde, taparlo con film y refrigerarlo toda la noche antes de servirlo.

Lo más engorroso es hornear a baño María, pero el resultado es espectacular.

Desmoldamos con cuidado y disfrutamos de una tarta deliciosa.
Espero que os guste.


Con esta tarta ganamos el concurso de recetas con chocolate de facilísimo.com

Pastel de queso de Nueva York versión Hummingbird

lunes, 17 de marzo de 2014

Buenos días,

Empezamos de nuevo la semana con las pilas cargadas, después de un fin de semana bastante ajetreado la verdad y no haber descansado todo lo que me gustase, pero bueno. Sarna con gusto no pica, como dice el refranero español.

Ya os he hablado el alguna ocasión del maravilloso libro que me regaló mi madre para Reyes este año “Las  recetas de la pastelería Hummingbird”. He hecho ya tres recetas del mismo: cupcakes de limón (puedes ver la receta aquí ), barritas de limón (tengo pendiente de colgar la receta) y la que hoy os traigo “pastel de queso Nueva York”. Y la verdad que todas me han salido muy bien y están buenísimas.

El libro apunta que es importante que no batamos los ingredientes en exceso: dejar de batir tan pronto como cada ingrediente esté integrado. Puede parecer que el pastel no está horneado por completo al sacarlo del horno, pero cuajará tras haber reposado toda una noche. También puedes agregarle galletas troceadas o bayas antes de hornearlo para aportarle más sabor.

Si prefieres hacer una base menos engorrosa puedes hacerla con galletas molidas tipo digestive y mantequilla que también queda muy rica.
 
Como toque personal le puse una cobertura de mermelada de fresa.



La receta tal cual del libro dice así:

Ingredientes (para 10-12 porciones)

Base:
140 g de harina.
¼ cucharadita de levadura en polvo.
50g de azúcar blanquilla.
50 g de mantequilla.
1 yema de huevo M. Tarta:
900g de queso crema.
190g de azúcar blanquilla.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
4 huevos M.

1 molde redondo de base desmontable de 23cm de diámetro engrasado y forrado con papel sulfurizado.

Cobertura:
Mermelada de fresa

Preparación

Precalentar el horno a 150ºC.

Para la base:
Poner la harina, la levadura, el azúcar y la mantequilla en una amasadora eléctrica provista de varillas (o utilice una batidora eléctrica manual) y bata hasta que tenga una textura granulosa.

Añada la yema de huevo y mezcle bien: a mezcla estará más maleable. Presiónela contra la base del molde preparado, usando la palma de la mano o una cuchara, para aplanarla y comprimirla. Debe formar una base compacta.

Hornee 20-25 minutos , o hasta que esté dorada y consistente. Dejar enfriar.

Ponga el queso crema, el azúcar y el extracto de vainilla en una amasadora eléctrica
(o utilice una batidora eléctrica manual) y bata a velocidad lenta hasta obtener una mezcla espesa y lisa. Añada los huevos uno a uno, sin dejar de remover. Rebañe las paredes del cuenco con una espátula de goma tras añadir cada huevo. La mezcla debe quedar muy homogénea y cremosa. Puede batir a velocidad más alta al final para que la preparación quede más esponjosa, pero no demasiado, pues el pastel podría no subir.

Vierta esta preparación sobre la base horneada. Coloque el molde forrado por fuera con papel albal dentro de otro de mayor tamaño o en una fuente de hornear honda y llene con agua hasta que alcance dos tercios de las paredes del molde. Yo lo que hice fue en la bandeja del horno echar agua y meter el molde desmontable muy bien forradito por fuera  con papel albal para que no entre agua.

Hornee 30-40 minutos (depende un poco del horno, calor arriba y abajo, altura media), o hasta que el pastel esté dorado, firme al tacto por los bordes y tembloroso en el centro. No lo hornee más. Déjelo enfriar ligeramente en el molde y refrigérelo todo una noche antes de servirlo.

Para la cobertura:
Emplee mermelada de fresa, la cual calenté en un cazo para facilitar el extendido con un poco de agua.
 
La verdad que la preparación y sobre todo el horneado es más engorroso que muchas  otras tartas de queso, pero merece la pena. Está deliciosa y con una textura ñam,ñam…

 
¿Quieres un trocito?

 

Pastel de ciruelas claudias y almendras

lunes, 16 de septiembre de 2013

No hay mejor manera de empezar la semana que con una buena porción de dulce, nos aporta la energía necesaria para iniciar la semana con muy buen pie. 

La verdad es que no me gustan mucho los dulces que llevan fruta, a pesar de ser más saludables que los que no la llevan, pero mi madre me dio una buena bolsa de ciruelas claudias que había cogido mi hermano en la parcela y se me ocurrió aprovecharlas con un pastel. He hecho una receta que he encontrado por la red del blog “Los cerezos en flor” con alguna modificación. El resultado ha sido un bizcocho muy esponjoso con una especie de confitura en la parte superior.



Ingredientes

100g mantequilla.
100g azúcar.
2 huevos grandes.
1 pizca de sal.
Ralladura de 1 limón.
200g harina. Yo puse 150 g de harina de trigo y 50g de almendra molida.
Unas gotitas de esencia de almendra. Esto no veía en la receta.
2 cucharaditas de levadura en polvo.
750g ciruelas claudias y 3 cucharadas soperas de azúcar glass, 1 sobre de azúcar vainilla.
30g almendras laminadas, y azúcar para la superficie.

Preparación
 
Lavar, secar y deshuesar las ciruelas, mezclar con el azúcar glass y el azúcar avainillado y dejar macerar una media hora.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema. Unir los huevos de uno en uno, sal, ralladura de limón, la harina y la levadura tamizada.

Echar la mezcla en un molde previamente engrasado de 24 cm aprox. y por encima las ciruelas con el juguito que han soltado durante su maceración, espolvorear con las almendras laminadas, azúcar y una nuez de mantequilla por la superficie.

Precalentamos el horno a 200º, metemos el pastel y bajamos a 180º, lo tenemos durante 50 minutos aproximadamente, hasta que veamos que está doradito y bien hecho por dentro. Depende un poco del tipo de horno.

Dejar enfriar un poquito en el molde y desmoldar.