Mostrando entradas con la etiqueta Panes y masas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Panes y masas. Mostrar todas las entradas

Focaccia de orégano y tomatitos cherry

jueves, 11 de mayo de 2017

La comida italiana me encanta: las pizzas, las pastas, las focaccia...cada vez que vamos a Italia nos ponemos las botas con su deliciosa comida.

Tenía pendiente hacer una focaccia , sobre todo la de tomate y orégano, como receta más básica pero no por ello menos buena- La receta la he tomado prestada de un blog italiano y me ha encantado el resultado. La receta original era para dos focaccias, yo la he dividido en dos , para hacer sólo una. La masa la he hecho en la panificadora, pero la podéis hacer a mano.
Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

Para la masa:
350g de harina de fuerza.
150g de agua tibia.
10g de levadura fresca.
125 g de patata.
1 cucharadita de sal.

Para la superficie:
40ml de aceite de oliva.
20ml de agua.
100 g de tomate cherry.
Orégano.

Preparación
Lavamos bien la patata debajo del grifo, la ponemos en una olla y la cubrimos con agua fría.

Añadimos sal y un poco de vinagre, cuando empiece a hervir bajamos el fuego y lo dejamos cocer a fuego medio, para evitar que se rompa la piel,en nuestro caso, nuestra patata será pequeña así que a los 20-25 minutos estará. Lo mejor es comprobarlo con una brocheta si está cocida.

Pasamos por agua fría y pelamos.Aplastamos con un  tenedor. Reservamos.

Disolvemos la levadura en el agua tibia

Añadir a la cubeta de la panificadora primero los líquidos y luego los sólidos. Yo lo he puesto en este orden: el agua con la levadura disuelta, la patata, la harina y en una esquinita sobre la harina, la sal. Programa masa.En mi caso tuve que añadir harina extra porque la masa quedó demasiado blanda, añadí como unos 30g más, ya sabéis que depende de la harina, de la humedad...si cuando veáis la masa está demasiado blanda le añadís un poco más de harina, si está bien la dejamos tal cual.No os lieis a echar harina, la masa tiene que quedar un poco blanda, que se pueda manipular con las manos untadas en aceite, si nos pasamos de agregar harina, quedará menos esponjosa, cuanto menos harina extra tengáis que añadir mejor.

Pasamos la masa a un bol aceitado y la dejamos levar hasta que doble su volumen.

Volcamos sobre la encimera enharinada (para manipular la masa enharinamos las manos), le damos forma con ayuda de un rodillo sobre un papel de horno y la dejamos levar sobre la bandeja en la que la vamos a hornear.No os pongo tiempo de levado porque depende sobre todo de la temperatura ambiente, así que cuando veais que ha subido ya está lista, a mi en media hora, me había levado, pero puede tardar más tiempo.

Una vez levada, mezclamos el agua con el aceite en un vaso y regamos la focaccia , colocamos los tomates partidos por la mitad y hacemos agujeros con los dedos en toda la superficie, espolvoreamos orégano y horneamos en horno precalentado a 180ºC durante  unos 30 minutos. Ami no me gusta my dorada, me gusta como se aprecia en la fotografía.

Sacar del horno y ¡a comer!
Plaza Plebiscito, en Nápoles
Sacar del horno y ¡ a comer!





Pan de molde

viernes, 20 de enero de 2017

Vamos a terminar la semana con una receta para panificadora, concretamente de un pan de molde, una maravilla de pan. No tiene nada que ver con el que venden en cualquier supermercado, el pan de molde casero es simplemente maravilloso, para desayunar tostadito con jamón serrano, es un placer de dioses.

La receta es del "Foro del pan" modificada a partir de una receta que impartió Iban Yarza,sólo os puedo decir, que no os decepcionará.

Ingredientes

120 g de agua
240 g de leche
30 g de azúcar
40 g de aceite virgen de oliva suave
12 g de sal
600 g de harina de fuerza
13 g de levadura fresca de panadería

Preparación

Se introducen los ingredientes en la cubeta  panificadora en el orden indicado. Seleccionamos el programa normal. Yo pongo el 2 de la panificadora Silvercrest, que corresponde a esponjoso, 1000 g semitostado.

Bollitos de calabaza y leche condensada

lunes, 16 de enero de 2017

Me gusta mucho ojear por Pinterest en busca de recetas, lo uso mucho sobre todo cuando tengo algún ingrediente que no se muy bien que hacer con él. Fue lo que me pasó con un trozo de calabaza que tenía en la nevera, no me aptetecía hacer bizcochos, ni purés..así que me puse a curiosear por esa red y me enamoraron los bollitos de calabaza y leche condensada del blog "Kanela y limón" .

Son unos bollitos tipo brioche, muy tiernos, que se pueden combinar tanto con dulce (con mermelada y mantequilla para desayunar) como salado (con un poco de queso o con paté como aperitivo) y con una tonalidad naranjita preciosa que le aporta la calabaza. Son muy fáciles de hacer y os encantarán.
Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!
Ingredientes

200g de leche condensada.
40g de mantequilla blanda.
60ml de leche en la que habremos disuelto 25g de levadura fresca de panadería.
250g de puré de calabaza (Calabaza cocida, escurrida y triturada).
Una cucharadita de sal.
550g de harina de fuerza.
1 huevo batido para pintar los bollitos.

Preparación

En primer lugar preparamos el puré de calabaza, yo lo hice en el microondas cinco minutos a potencia máxima en mi estuche de vapor Lekue, pero lo podeis hacer en otro recipiente. Troceamos con un tenedor y escurrimos muy bien.

Colocamos la harina con la sal en forma de volcán en la mesa de trabajo. En medio ponemos el puré de calabaza y la mantequilla. El resto de ingredientes (levadura disuelta en leche, leche condensada) los mezclamos y los vamos añadiendo poco a poco a la harina a la vez que vamos mezclando con los dedos hasta tenerlo todo incorporado. Amasar hasta conseguir una bola de masa suave, elástica y que no se pegue a las manos.

Ponemos la masa en un bol engrasado con aceite y la dejamos reposar tapada durante 1 hora y media en un lugar cálido, o hasta que doble su tamaño.

Separar porciones de 80-90 gramos y formar bollos, que vamos colocando en una bandeja forrada con papel de horno.
Dejamos levar de nuevo y pintamos con huevo batido.
Hornear a 180ºC en horno previamente precalentado hasta que tengan un bonito color dorado.
Retirar y dejar enfriar.

Pan sencillo de doble fermentación

jueves, 24 de noviembre de 2016

Hace ya un tiempo estuve en un curso de panes que me regalaron por mi cumpleaños en la Muffineria. De la mano de Juan, aprendimos a hacer dos panes uno sencillo de doble fermentación y un pan brioche, hoy os muestro el sencillo, que a estas alturas de la semana, no apetece complicarse mucho la vida.

Para quién no lo conozcáis la Muffineria es una tienda ubicada en Madrid en la que aparte de hacer tartas y encargos variados, dan cursos de cocina a muy buen precio. Yo ya he ido a dos, al de pan y al de cocina tailandesa y la verdad que Juan es una maravilla, lo explica estupendamente y es un encanto de persona. Os animo a que regaléis cursos por Navidad. Os pongo el enlace por si os animáis: http://www.lamuffineria.com/

En las fotos os muestro el pan que hice en el curso, que es el de semillas de amapola y luego el que hice yo en casa con sésamo, podéis añadir lo que más os guste: orégano, queso rallado, ajo en polvo, a la masa y a la hora de hornearlo espolvorear semillas de amapola, sésamo, pipas... todo al gusto del consumidor, una receta muy versátil que admite un montón de combinaciones.

Os pongo la receta tal cual me la dieron en el curso. Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes

375 gr harina de fuerza.
12 gr sal.
1 sobre de levadura de panadería seca (o medio cubito de levadura de panadería fresca).
20 gr margarina (o mantequilla).
100 gr  leche (templada).
100 gr agua (templada).

Preparación

Mezclamos los ingredientes secos (harina, sal y levadura) e incorporamos la margarina.
En otro bol, tibiamos la leche y el agua hasta llegar a los 37ºC, y lo vertemos sobre los sólidos.

Amasamos a mano durante 10 minutos hasta conseguir una masa elástica y homogénea (con amasadora: 3minutos a velocidad lenta y 7 minutos a velocidad rápida).

Enharinamos la superficie de trabajo, formamos una bola y dejamos reposar tapado con un trapo (húmedo) durante una hora, hasta que doble su volumen (primera fermentación). Si es más tiempo, mejor.

Hundimos la masa para que salga todo el aire, amasamos con la mano otros 5 minutos. Dejamos reposar, tapado con un trapo, 30-45 minutos, hasta que doble su volumen (segunda fermentación).

Precalentamos el horno a 200 ºC. Hacemos unos cortes diagonales al pan, pintamos con huevo batido y espolvoreamos sésamo o semillas de amapola. Introducimos en el horno. Horneamos a 200ºC durante 35 minutos.

Dejamos enfriar encima de una rejilla.

Pan de leche Hokkaido

martes, 11 de octubre de 2016

El pan de leche Hokkaido es un pan muy conocido, originario de una de las islas más grandes de Japón. Es pan muy tierno, con una textura y un sabor buenísimo. La receta es una adaptación en panificadora de un curso que impartió Ibán Yarza en Barcelona y que la he tomado prestada de "El foro del pan". Es ideal para tomarlo para desayunar por su miga tan esponjosa que te encantará.

Este pan tiene una forma un poco particular una vez que está amasado se divide la masa en 4 y se hacen arrollados que se colocan en el molde hasta que vuelven a levar, yo lo hice íntegro en panificadora (Silvescrest LIDL), que es mucho más fácil.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

210 gr de leche entera
100 gr de nata ( yo le puse de la de montar, del 35% de M.G)
70 gr de azúcar
10 gr de sal
1 huevo y medio. Que pese unos 60 gr, batido previamente.
530 gr de harina de fuerza
16 gr de levadura fresca 

Preparación

Se pone todo en la cubeta, en el orden que se indica, programa 4 pan dulce, peso 1000 g y tueste medio. Desmoldamos y dejamos enfríar sobre una rejilla.

Espero que os guste.

,,

Pan de pipas de girasol

lunes, 27 de junio de 2016

No sé si conoceréis la panificadora del Lidl, pero es una maravilla. Me estuve resistiendo bastante tiempo porque tengo demasiados aparatos en casa, pero finalmente no me pude resistir y fue todo un acierto. Salen unos panes buenísimos, a mi me encantan para desayunar. Metes todos los ingredientes en la cubeta, programas y te olvidas hasta que el pan está listo.

Este fin de semana he hecho un pan de pipas de girasol, receta que tomé del libro “365 recetas de pan”, en el cual hay un capítulo dedicado a recetas para panificadora. Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

300ml de agua.
2 cucharadas de aceite de girasol.
450 g de harina de fuerza.
1 cucharada de leche en polvo descremada.
1 cucharadita y media de sal.
2 cucharaditas de azúcar.
1 cucharadita de levadura seca de panadería.
5 cucharadas de pipas de girasol.

Preparación


Sacamos la cubeta de la panificadora y añadimos el agua y el aceite. Esparcimos por encima la harina de manera que cubra el líquido por completo.

Espolvoreamos la leche por encima de la harina. Hacemos un pequeño agujero sobre la harina ( sin que toque el liquido) en distintos ángulos del molde y añadimos la sal y el azúcar.Hacemos un agujero en el centro y añadimos la levadura.

Metemos la cubeta y seleccionamos la opción pan normal, tostado medio, peso 750g y pulsamos el botón de inicio.

Añadimos las pipas de girasol cuando la máquina emita el pitido que nos indica que tenemos que añadir los ingredientes extra ( durante el amasado).

Una vez finalizado el programa, retiramos la cubeta y volcamos el pan sobre una rejilla para que se enfríe.

Pan crujiente

lunes, 29 de febrero de 2016

Hacía tiempo que había leído por varios blogs el éxito de la panificadora del Lidl, pero por miedo a no sacarle partido, nunca me había decidido a comprármela, hasta hace un par de meses, que me decidí y la verdad es que sólo tengo buenas palabras para mi maquinita. El pan sale buenísimo, echas los ingredientes, programas y en un rato puedes comer pan recién hecho. También he hecho arroz con leche y masa de pizza y ambas han salido estupendamente. Así que, recomiendo a todo el mundo, que se haga con esta panificadora, que además está muy bien de precio.

Durante la semana cuando cuento con menos tiempo, suelo hacer pan, tirando de los preparados que vende a los que solo hacer falta añadir agua, como el de cereales del lidl que es una maravilla. Los fines de semana me gusta hacer alguna receta del último libro que ha caído en mis manos "El pan hecho en casa" , recetas para hacer en panificadora, un libro sencillo, con recetas sencillas de las que salen a la primera. El de hoy es un rico pan crujiente, que os encantará tanto su sabor como su textura.



Ingredientes

1 huevo.
1 yema de huevo.
Agua templada.
500g de harina de fuerza.
1 ½  cucharadita de sal.
2 cucharaditas de azúcar.
25g de mantequilla reblandecida o cortada en dados.
1 cucharadita de levadura seca de panadería.

Preparación

Batimos ligeramente  el huevo y la yema  en el vaso medidor y le añadimos agua hasta llegar a los 300 ml. 

Mezclamos bien y lo añadimos  a la cubeta, la cual previamente hemos sacado de la máquina.

Espolvoreamos la harina sobre el líquido hasta cubrirlo por completo.

Añadimos la sal, el azucar y la mantequilla en tres ángulos del molde.

Hacemos un hueco en la harina con el dedo sin que se vea el líquido e introducimos la levadura.

Metemos la cubeta y seleccionamos la opción pan normal, tostado medio, peso 750g y pulsamos el botón de inicio.

Una vez finalizado el programa, retiramos la cubeta y volcamos el pan sobre una rejilla para que se enfríe.

Tostadas francesas (French toast)

miércoles, 3 de febrero de 2016

Hoy os traigo una receta perfecta para el desayuno de San Valentín. Una buena manera de sorprender a vuestra pareja con este dulce postre, las tostadas francesas, muy similar a nuestras torrijas, aunque con diferencias a la hora de la elaboración, como puede ser que en una tostada francesa todos los ingredientes se preparan en un mismo bol mientras que en las torrijas se requieres más pasos antes de pasarlas por la sartén, entre algunas otras....

El nombre de la receta es un poco misterioso. Parece ser que fue creada en Europa para aprovechar el pan del día anterior, de hecho en Francia se conoce como "Pain perdu" (pan perdido). Incluso parece ser que en la época de los romanos existía una versión de esta receta, pero es en Estados Unidos dónde se han hecho más populares y de dónde proviene su nombre más conocido, "French toast". En algunos sitios de América se conocen como German toast, spanish toast o en Inglaterra como poor knights of Windor...sea como sea el nombre que tengan, estás buenísimas, aunque no son para comerlas todos los días, porque tienen calorías por doquier...
El pan ideal para hacer las tostadas francesas es un pan con miga del día anterior, pero en mi caso, como fueron un poco improvisadas, las hice con un pan de molde que envolví en una servilleta y dejé un día para otro para que dejara de estar tierno y se pudiera manejar mejor.

Ingredientes

2 o 3 rebanadas de pan.
1 vaso de leche entera.
4 cucharadas de azúcar.
2 huevos.
1 pizca de canela.
Mantequilla.
Azúcar y canela para espolvorear por encima.

Preparación

En un bol batimos los huevos, la leche, el azúcar y la canela.

Vertemos en una fuente honda la mezcla y colocamos las rebanadas de pan, para que se empapen bien, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que hayan absorbido todo el líquido.

En una sartén fundimos un poco de mantequilla y vamos friendo cada una de las rebanadas por ambos lados hasta que cojan un bonito color dorado.

Las vamos colocando sobre un papel absorbente para retirar el exceso de mantequilla y las espolvoreamos con una mezcla de azúcar y canela.

Podemos acompañar las tostadas con sirope de arce como en nuestro caso (es como se suelen acompañar habitualmente) , que le da un sabor genial, o podemos echar por encima unas fresas, nata, etc...Como las hicimos nosotros, estaban de muerte. Espero que os gusten.

Fuente: Directo al paladar

Panettone

sábado, 2 de enero de 2016

¡¡Feliz año a tod@s!!

La primera receta de este año no podía ser de otra cosa que de Navidad, un delicioso panettone que tendría que haber publicado antes, pero he estado muy liada, así que pido perdón por el retraso y como aún estamos en fiestas, aún entramos en plazo :-). Además, es una alternativa al roscón de Reyes, pero he de decir que a pesar de que se obtiene un panettone muy bueno, el sabor en este caso para mi gusto no es mejor que los que venden, así que tendré que intentar mejorar la receta. Después de probarlo, le hubiese añadido agua de azahar y un poco más de azúcar. La receta es en panificadora, concretamente la del lidl, lo que facilita mucho el trabajo y el molde en el que lo horneé fue la cubeta de la chef o matic.
Ingredientes

Para el fermento: 
100 g. de harina de fuerza.
30 g. de levadura fresca.
1 cucharada sopera de azúcar (20 g.)
70 ml. de agua tibia.

Para la masa:
5 huevos ligeramente batidos (a temperatura ambiente)
150 g. de mantequilla blanda y cortada en trozos a temperatura ambiente.
170 g. de azúcar. Yo le pondría 200g.
Una cucharada de esencia de limón.
Una cucharada de esencia de vainilla.
Piel rallada de una naranja.
Todo el fermento.
600g de harina de fuerza.
Una pizca de sal.

Para el relleno:
120 g. de pasas sultanas.
80 g. de frutas confitada.

Antes de hornear:
Un trocito de mantequilla para poner por encima.
Un huevo batido para pintar el panettone.

Preparación

Fermento:
En primer lugar haremos el fermento. Yo usé un bol de cristal pequeño como recipiente. En el mismo añadimos agua tibia y en ella diluimos la levadura. Añadimos el resto de ingredientes y movemos.

Dejamos reposar en un lugar cálido hasta que haya doblado su volumen.


Masa:
Para ello colocamos todos los ingredientes de la masa en el orden mencionado. Es decir, batimos ligeramente los huevos, la mantequilla, el azúcar, las esencias, la ralladura de naranja, todo el fermento y por último la harina.

Seleccionamos el programa que sólo amasa ( en mi panificadora el 7) que dura 15 minutos. Lo tenemos que poner 3 veces, es decir, ha de amasar durante 45 minutos. Se debe obtener una masa que aunque esté un poco pegajosa, se maneje bien.

Retiramos la masa de la cubeta, hacemos una bola con ella y la ponemos en un recipiente amplio engrasado tapado con film. Colocamos en un lugar cálido y dejamos que leve hasta que aumente su volumen, suele tardar horas.

Una vez que la masa ha levado, ponemos sobre una superficie enharinada y la estiramos con un rodillo. Colocamos el relleno por toda la superficie como se ve en la fotografía.

 Enrollamos bien la masa
 Una vez enrrollado, unimos los extremos y le damos forma redonda
Metemos la masa en un molde alto untado de mantequilla y enharinado, dejando el lado de la unión hacia abajo.
Dejamos en la cubeta hasta que aumente de volumen y llegue al borde del molde, no lo dejéis más tiempo porque puede rebosar y al hornearlo salirse del molde. Hacemos un corte en forma de cruz y le ponemos un trocito de mantequilla, pintamos con huevo batido y horneamos a 180ºC en horno precalentado durante unos 40 minutos. Yo lo tuve que hornear no a altura media, sino una por debajo, no sé si me explico... y lo tuve que tapar con papel de aluminio a los 15 minutos de horneado porque se estaba tostando más de la cuenta, pero como siempre os digo, cada horno es un mundo.

Dejamos enfriar sobre rejlla, aunque dicen que los panettones se han de dejar enfriar boca abajo, para que no se baje el volumen, yo lo estuve  intentando colocar boca abajo atravesándolo con unas brochetas grandes en algún sitio, pero no hubo manera de que se sostuviera. Así que sobre rejilla lo dejé enfriar.

Una vez frío lo cortamos con un cuchillo de sierra y a ¡ comer!

Fuente: mix de "Cocinandodulceysalado" y "Kanela y Limón"

Quiche Lorraine (quiche de beicon y queso)

jueves, 9 de abril de 2015

Buenas a tod@s,

La receta de hoy tiene aroma internacional. Se trata de una quiche, proveniente de la cocina francesa. La receta original nació en la región de Lorena, por ello el nombre de "Quiche Lorraine".
Se trata de una tarta salada abierta elaborada con pasta brise ó quebrada sobre la que se vierte un preparado de crema a base de huevos, mantequilla y nata. Sobre esa base, que es la receta original, han ido surgiendo variantes, como añadir queso (quesos que funden bien como gruyère, emmental) o añadir beicon y demás, aunque si somos puristas, dentro de la cocina francesa, depende de lo que agreguemos, se convierte en una quiche "Vosgienne" ( de la región de los Vosgos, es la que lleva queso) ,"Alsacienne" (de Alsacia, lleva cebolla frita) o "tarte tourangelle" (si añadimos beicon, panceta o jamón)...

Palacio de los Papas de Avignon
Sin entrar más en detalles sobre nombres, una de mis favoritas, llamémosla como queramos, es la de beicon y queso emmental. La pasta quebrada la he hecho siguiendo la receta de Le Cordon Bleu y me quedó buenísima. Esta quiche es igual a la que probamos en la bonita ciudad de Avignon. Fue en Enero de 2010, con una ola de frío impresionante, para lo que la quiche nos vino muy bien, ya que nos dio una inyección de calorías que nos animó a visitar entre otros el precioso Palacio de los Papas de esta ciudad.

Ingredientes

Para la pasta quebrada:
200g de harina.
1/2 cucharada de sal.
100 g de mantequilla.
1 huevo ligeramente batido.
2 cucharadas de agua.

Para el relleno:
200 g de beicon ahumado
200 g de queso enmental.
200 ml de nata para cocinar
100 ml de leche.
4 huevos.
Sal y pimienta negra molida.

Preparación

Pasta quebrada:
La pasta quebrada se ha de trabajar en un lugar fresco y con los ingredientes bien fríos. Se debe de manipular lo menos posible porque si no la pasta no subirá.

Tamizamos la harina y la sal en un cuenco. Frotamos la mantequilla con la harina hasta que esté bien incorporada, es decir, cuando la mezcla tenga el aspecto de migas de pan.

Hacemos un agujero en el medio de la mezcla y añadimos el huevo y el agua. Amasamos bien hasta que estén todos los ingredientes bien ligados. Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en un film y la enfriamos mínimo 30 minutos en nevera. Meter también en la nevera el molde en el que vamos a hacer la quiche.

Para forrar el molde extendemos la pasta formando un círculo 5 cm más grande que el molde. Enrollamos de forma holgada la pasta alrededor del rodillo y la desenrollamos sobre el molde.

Presionamos la pasta sobre el fondo y las paredes del molde con un bola pequeña obtenida de la masa restante.
Cortamos la pasta sobrante pasando el rodillo por el borde del molde presionando firmemente con la mano.

Pinchamos bien toda la masa con un  tenedor y ponemos sobre la base del molde un papel vegetal el que cubriremos bien de judías o lentejas para que haga peso y no suba la masa al hornearla. Hornear con el horno precalentado a 190ºC durante 15 minutos. Mientras se hornea, vamos preparando el relleno.

Relleno:

Cortamos el beicon y lo sofreímos en una sartén. Reservamos sobre un papel absorbente.

Batimos la leche y la nata y salpimentamos al gusto. Mezclar con el beicon y el queso.

Echamos sobre el molde la mezcla y horneamos a 180ºC durante 20-25 minutos.


Pastas de queso Stichelton y nueces

lunes, 16 de marzo de 2015

Estoy a siete días de salir de cuentas y Daniela no da señales de querer salir de su spa particular. Me encuentro bastante pesada, torpe y despistada. Estoy bastante harta de no verme los pies, así que a ver si se decide en esta semana y no se retrasa mucho. A pesar de estar cansada las ganas de cocinar no cesan, me apetece estar todo el día cocinando y horneando deliciosos dulces, aunque yo ni los pueda probar porque me sientan como una patada en el hígado :-).

La semana pasada preparé unas deliciosas pastas de queso Stichelton y nueces., aprovechando un pedacito que nos habían regalado. No os asustéis por ese nombre, que las podréis hacer con cualquier queso azul que se precie, ya que se asemejaría a ese tipo de queso. El queso Stichelton es un queso inglés (si queréis más información ver aquí), con un sabor muy fuerte e igual de delicioso que de caro (+ de 30 € el kg..). Si tuviera que buscarle un parecido, se asemejaría mucho al Stilton, también inglés, pero que es más fácil de encontrar en tiendas (ver la receta que hicimos con ese queso aquí).  La receta es del libro "pasteles,pastas, galletas,merengues,tartas,panes dulces y salados" y espero que os guste.


Ingredientes

120 g de queso Stichelton u otro queso azul.
50 g de mantequilla ablandada.
125 g de harina tamizada.
60 g de nueces picadas.
Pimienta negra recién molida.
1 yema de huevo

Cortapastas circular.

Preparación

Mezclamos el queso y la mantequilla con la batidora eléctrica, hasta formar una crema. Añadimos la harina a la mezcla de queso y frotamos con los dedos para formar migas. Una vez tengamos esas migas, agregamos las nueces y la pimienta negra y mezclamos bien. Por último, añadimos la yema y mezclamos hasta formar una masa firme.

Amasamos un poco sobre una superficie enharinada para agregar bien las nueces. Envolvemos la masa en plástico. Refrigeramos una hora. Precalentamos el horno a 180 ºC.

Una vez pasada la hora de reposo, quitamos el film y llevamos la masa a una superficie enharinada y amasamos brevemente para ablandarla.

Extendemos la masa a un grosor aproximado de 5 mm y cortamos la pasta con un cortador. También podemos optar por hacer un rollo de masa de 5 cm de diámetro y refrigerarlo. Si fuera así, con un cuchillo afilado cortaríamos el rollo de masa en rodajas de 5 mm.

Horneamos las pastas en bandejas de hornear antiadherentes, 15 minutos en lo alto del horno. Damos la vuelta a las pastas y horneamos otros 5 minutos, hasta que estén doradas por ambos lados.

Kürtőskalács (Pasteles de chimenea)

viernes, 12 de diciembre de 2014

¡¡¡¡Siiiiii, ya estamos a viernes!! Fin de la semana laboral para la mayoría de nosotros y tiempo de recetear :). Como suele ser de costumbre, tenemos una receta para el fin de semana con la que no dejaréis a nadie indiferente, además de que por ser un dulce típico de otro país, seguro que la sorpresa es doble.

La receta de hoy son estos deliciosos Kürtőskalács o también llamados "pasteles de chimenea", aunque nosotros preferimos nombrarlos tal y como se llaman en Hungría. Cuando fuimos a Budapest no pudimos resistirnos a este manjar, de hecho, si no recuerdo mal, en 3 días fuimos 4 veces a comerlos e incluso nos trajimos un par a Madrid...con eso lo digo todo. Este dulce es el más antiguo del país, por lo que no tendréis problemas en encontrarlo, ya sea en puestos callejeros, pastelerías, etc...

De los que comimos nosotros, recomendamos los de este local, Molnar´s Kürtőskalács, que se dedica en exclusiva a ellos, además está en la calle principal, Váci Utca, así que no tiene pérdida. No os arrepentiréis. Para los que no hayáis ido a Budapest, pero si a Praga, os sonará mucho, ya que es muy parecido al Trdelník, que sería su primo checo (cambian un par de ingredientes, si bien es casi lo mismo).

Vamos con la receta, si apetecible es estéticamente hablando, al olerlo ya ni os cuento....


Ingredientes (para 6 de tamaño medio)

375 gr. de harina
15 gr. de levadura fresca
2 cucharadas de azúcar. Yo le hubiese añadido más porque para mi gusto le faltaba dulzor.
1 pizca de sal
3 cucharadas de aceite de oliva suave
1 huevo grande
130 ml leche tibia
Rebozado: mezcla de azúcar y canela.

Preparación


En el montaje de abajo he puesto la preparación paso a paso, ordenado de izquierda a derecha y de arriba a abajo. De todas maneras, es tal como cuento ahora:

Mezclamos en un cuenco la leche tibia, el azúcar y la levadura, removemos hasta su disolución.

En otro bol mezclamos la harina, la sal, el aceite, y el huevo con una amasadora o robot eléctrico  hasta que esté todo bien integrado y le añadimos mezcla de leche, azúcar y levadura.

Amasamos unos minutos hasta que la masa se haya integrado bien y no se pegue.

Formamos una bola y la dejamos reposar en un recipiente tapado con un trapo húmedo hasta que doble su volumen (yo la tuve como un par de horas, depende de la temperatura del lugar en el cual pongamos la masa a levar).

Mientras, vamos preparando nuestros rodillos caseros en los que hornearemos nuestra masa. Yo los hice de papel albal enrollando hasta que quedaron como el cilindro que se observa en la fotografía inferior.

Una vez levada estiramos la masa con ayuda de un rodillo sobre una superficie enharinada para evitar que se nos pegue la masa y la cortamos  con un cuchillo afilado o cortapizzas, como se aprecia en la fotografía.

Vamos enrollando la masa en el cilindro de papel albal previamente engrasado con aceite de oliva empezando por la parte inferior hasta arriba

Una vez listo el cilindro lo pintamos con aceite de oliva con ayuda de una brocha y lo
rebozamos en azúcar de manera que quede bien impregnado. Y ya lo tenemos listo para hornear.

 
Para hornearlo me las ingenié para que el cilindro quedara de manera vertical colocándolo en el interior de un pequeño aro de emplatar que rellené de papel albal y atravesando el cilindro con una brocheta de aluminio. No se si me explico bien.... Lo horneé en horno precalentado a 200ºC calor arriba y abajo sobre bandeja esmaltada durante unos 7-9 minutos. La foto es pésima pero os ayudará a haceros una idea.
 

Sacamos del horno y aún caliente lo pasamos por rodando por el sabor que más nos guste: almendras picadas, cacao… yo le puse canela.

Para extraer el pastelillo hay que dar un golpe seco en un extremo y sale sin problema. 

Y ya tenemos nuestros deliciosos dulces húngaros.
 
Si tiramos de la punta los podemos estirar como un muelle
Los distintos Kürtőskalács, con cacao, con almendras, nueces...
En Molnar´s Kürtőskalács comiendo este manjar


Fuente: http://www.circusday.net/2013/07/kurtoskalacs.html

Quesadilla de jamón york y queso (microondas)

domingo, 12 de octubre de 2014

Hola a tod@s y feliz domingo!!

Hoy os traemos una entrada mexicana. Aunque Isma y yo aún no hemos podido ir a este país, de momento nos conformamos con comer alguna vez que otro en algún restaurante típico, del que nos traemos recetas como la de hoy.

Las quesadillas están hechas a base de tortas de maíz. Se pueden rellenar de infinidad de ingredientes y hacer de mil maneras, pero a mi las que más me gustan son las de jamón york y queso. Se hacen en un momento y en más de una ocasión te pueden salvar la vida culinariamente hablando jejejeje.



Ingredientes (para una unidad)

2 tortillas de maíz. Yo uso las que venden ya hechas.
Jamón de york en taquitos al gusto, según si te gusten con más o menos relleno.
Queso rallado al gusto. Yo suelo usar mozarella rallada y tiras de queso edam y cheddar.

Preparación

Cortamos el jamón york en taquitos y reservamos.

En un plato ponemos una tortilla de maíz y le añadimos una cama de queso mozarella, le echamos los trocitos de jamón y por encima un poco de tiras de queso edam y cheddar. Todo bien distribuido por la tortilla.

Metemos un minuto al microondas a máxima potencia o el tiempo necesario para que se fundan casi por completo los quesos.

Por último doramos en una sartén para que queden crujientes.

Nota: también se pueden hacer en la modalidad flauta con una sólo tortilla y enrollándola, el procedimiento es el mismo.

Isma con un amigo suyo Mariachi



Pan de frutos secos y calabaza

jueves, 12 de junio de 2014

Hola a  tod@s,

¿Os apetece tomar  un buen pedazo de pan de frutos secos y calabaza con un cafecito?

 
Este delicioso pan, aunque por textura es más tipo bizcocho húmedo, lo he hecho tomando como base una receta del libro del que os he hablado en tantas ocasiones “Las Recetas de la pastelería Hummingbird “, un libro maravilloso con recetas infalibles, de esas que siempre salen bien , con las que tienes el éxito garantizado. Desde que me regalaron este libro, por cierto, gracias madre, me hice la promesa de intentar hacer prácticamente cada una de las recetas, permitiendo hacer ciertas modificaciones incluso.

Hasta hoy he hecho varias recetas de esta maravillosa pastelería, todas espectaculares:
Cupcakes de limón (ver receta aquí).
Barritas de limón (ver receta aquí 
Pastel de queso de New York (ver receta aquí)
Tarta Guiness (ver receta aquí)

La semana pasada tenía un trozo de calabaza que se iba a echar a perder, no sabía que hacer con ella, me apetecía hacer algo dulce, que no fuera el famoso bizcocho de calabaza de mi madre (ver recta aquí) y con unos cuantos ingredientes en mente me puse a ojear mi libro mágico y encontré una receta (pan de frutos secos y manzana) que con una serie de modificaciones podía valerme, así que con  papel y boli en mano, elaboré la siguiente receta:
 
Ingredientes
 
175 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
120g de azúcar moreno
20 g de azúcar blanco
2 huevos L.
2 cucharadas de mermelada naranja amarga.
140g de harina de trigo con levadura.
1 cucharadita de canela.
50g de nueces.
50g de pasas.
50g de naranja confitada.
200g de puré de calabaza.
1 cucharadita de esencia de azahar.
Ron.

Preparación

Ponemos a hidratar las pasas en un recipiente con el ron (que las cubra) y las dejamos 20 minutos.

Pelamos, lavamos y troceamos  una rodaja gruesa de calabaza y la ponemos en el microondas durante unos 5 minutos a potencia máxima o hasta que esté blandita, el tiempo depende un poco de cada microondas, pon inicialmente 3 minutos y en función de eso, le pones más tiempo. Aplastamos la calabaza con un tenedor hasta obtener un puré. Reservamos.

La variedad de calabaza que utilicé es la que se muestra en la fotografía. 

Imagen tomada de www.infojardin.com
 
Precalentamos el horno a 170ºC. Calor arriba y abajo y rejilla segunda altura del horno.

Batimos  la mantequilla, el azúcar, la mermelada y la cucharadita de esencia de azahar con la batidora de varillas  hasta que la mezcla esté esponjosa y homogénea.

Agregamos los huevos uno a uno y rebañamos las paredes del recipiente con una espátula a la vez que vamos batiendo.

Tamizamos la harina y la canela y se la añadimos a la mezcla anterior poco a poco, batimos hasta que esté todo bien integrado.

Escurrimos las pasas y las pasamos por un poco de harina, para evitar que cuando horneemos nuestro pan se bajen al fondo del molde. Hacemos lo mismo con la naranja confitada  la pasamos por un poco de harina y con ayuda de un colador eliminamos el exceso de harina.

Añadimos las pasas, la naranja confitada, las nueces, el puré de calabaza y  mezclamos manualmente con ayuda de una espátula con  movimientos envolventes.

Vertemos en el molde y nivelamos con una paleta. El molde que usé fue uno de esos de pudin.

Horneamos durante 45 minutos, hasta que adquiera color marrón y esté firme al tacto. El tiempo es orientativo, ir comprobando con un palillo.

Dejamos enfriar ligeramente en el molde y desmoldamos sobre rejilla.

El resultado es un pan húmedo, con un ligero sabor a naranja y canela que una vez que pruebes no podrás dejar ni una miga.

Esta vez mi invención fue un éxito, que se lo pregunten a mi madre que cuando lo probó dijo:”es de los mejores bizcochos que he probado”. “Mamá es un pan”. Para mi es un bizcocho me volvió a decir y como las madres siempre tienen razón, tuve que resignarme.

Espero que os guste.

Brazo de gitano de mermelada de frutas del bosque

lunes, 9 de junio de 2014

Muy buenos días, 

¿Qué tal ha ido el fin de semana? Espero que hayáis disfrutado de vuestro tiempo libre, yo he estado culinariamente liada, con una tarta muy especial que pronto os mostraré. Costó lo suyo, por algún contratiempo, pero al final quedó preciosa.

Hoy vamos a empezar la semana con una receta dulce de esas que tanto me gustan. La de hoy es un clásico que no pasa de moda, el brazo de gitano. También conocido como enrollado en Francia o pionono en América latina. Se puede hacer de múltiples rellenos: chocolate, mermelada, crema pastelera…y se puede cubrir de azúcar, nata chocolate...Eso va en función de gustos. 


Mi brazo de gitano está relleno de mermelada de frutas del bosque y he seguido la receta del maravilloso libro “pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados” (joer que nombre más largo), es un libro que recomiendo a todo el mundo en que vienen ilustradas con el paso a paso cada una de sus recetas.


Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!.

Ingredientes
3 huevos grandes.
100g de azúcar más extra para espolvorear.
Pizca de sal.
75 g de harina de trigo con levadura.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
6 cucharadas de la mermelada que más nos guste. La mía de frutas del bosque.
Molde de 32.5 X 23 cm. Yo usé la bandeja del horno.

Preparación

Precalentamos el horno a 200 grados.

Cubrimos el molde con papel vegetal.

Ponemos un cuenco al baño María  y añadimos los huevos, el azúcar y la sal, batimos con la batidora de varillas hasta que espese y tome un color amarillo pálido  (punto de letra). Punto letra es cuando al parar la batidora y levantar las varillas la preparación cae lenta formando letras o formas que permanecen en la superficie unos segundos. Este paso de batir en caliente se hace para que la mezcla aumente su volumen y quede más esponjosa.

Mi baño María.
Retiramos del fuego y batimos la mezcla de  1 a 2  minutos más hasta que enfríe.

Incorporamos la harina tamizada, la esencia de vainilla y movemos con ayuda de una espátula con movimientos envolventes procurando mantener el volumen

Vertemos la masa en el molde (bandeja) y nivelamos con ayuda de una espátula.

Hornear 12 a 15 minutos hasta que el bizcocho esté firme al tacto.

Desmoldamos volcando la bandeja sobre un papel vegetal en el que hemos esparcido azúcar previamente.

Dejar enfriar 5 minutos y retirar el papel con cuidado.

Si la mermelada es muy espesa podemos disolverla en un cazo a fuego lento. Yo este paso no lo tuve que hacer porque la mermelada que usé tenía la textura adecuada.

Con una espátula extendemos la mermelada sobre la superficie del bizcocho.

Con el dorso de un cuchillo hacemos una hendidura en un extremo y empezamos a enrollar apoyándonos en el papel.

Dejamos enrollado con el papel hasta que se enfríe.

Retiramos el  papel,  colocamos en una bandeja con la unión hacia abajo y espolvoreamos con azúcar.
Se conserva 2-3 días en un recipiente hermético. Aunque en casa desapareció rápido.

Os pongo el paso a paso del libro, para facilitar la elaboración.


 Espero que os guste.



Tartaletas de pan de molde con beicon y huevo

miércoles, 16 de abril de 2014

Hola a tod@s,

Quedan escasas horas para que coja las esperadas vacaciones de Semana Santa, pero no quería marcharme antes sin publicar una receta muy facilita, ideal como entrante en estas fechas en las que nos reunimos con amigos, familiares… Unas deliciosas tartaletas de beicon y huevo de codorniz. Otra de las propuestas de Whole Kitchen, pero un poco tuneada.
Como molde es necesario que uséis un molde de tartaletas o similar.

Ingredientes

Pan de molde.
Beicon.
Huevos de codorniz.
Lonchas de queso para fundir.
Mantequilla fundida.
Molde de tartaletas. 

Preparación

Precalentamos el horno a 180ºC.

Quitamos la corteza a la rebanada de pan de molde ( si el tuyo es sin corteza, ese paso que te ahorras), pasamos por encima un rodillo y la aplanamos.

Con ayuda de un cortapastas redondo o con un cuchillo, cortamos un redondel que sea de mayor tamaño que el diámetro de nuestro molde.

Pintamos nuestro molde de tartaletas con mantequilla fundida con ayuda de una brocha.

Adaptamos el trozo de pan a la forma del molde (simulando una tartaleta), presionando bien con los dedos.

Para montar la tartaleta pondremos un cuarto de una loncha de beicon, un trozo de loncha de queso y el huevo de codorniz encima.
Horneamos durante 5 minutos o hasta que veamos que la clara ha cuajado. No nos debemos exceder en el tiempo ya que nos puede quedar la yema muy seca.

Los amigos de la página web RED facilísimo nos hicieron un vídeo de esta receta, como idea de receta para navidad. Podéis ver el vídeo publicado en Youtube pinchando aquí abajo:


Plum cake de fruta confitada y pasas

lunes, 13 de enero de 2014

A pesar de estar empachados de tanto azúcar, hoy os vuelvo a traer una receta dulce, de aprovechamiento. Me quedaba fruta escarchada de la elaboración del roscón de reyes y tenía unas pasas que estaban a punto de caducar, así que aproveché para hacer un plum cake.

Además de por aprovechamiento, tenía apuntada esta receta en nuestro "cuaderno de bitácora", ya que Isma cuando me habla del viaje que hizo a Londres con sus amigos, siempre menciona un plum cake buenísimo que tomó para desayunar. Como pasados 7 años, no hay forma de que se acuerde de lo que llevaba, tuve que tirar de red para hacerlo. Encontré uno con una pinta estupenda, del libro “Postres” de Michel Roux.

Para quien no lo sepa y al hilo de lo que os contaba, saber que el plum cake es un pastel de origen inglés (por eso Isma tuvo la suerte de probarlo), ideal para acompañar con un té para desayunar ó merendar. En sus orígenes era de ciruela (plum) de ahí viene su nombre, pero se puede hacer de lo que más te guste.

Lo ideal es hacerlo en el molde adecuado para ello rectangular y hondo. Yo usé uno de 23cm, no tenía uno más grande. Me sobró un poco de masa que hornée en un molde pequeño en forma de osito :-).

 

Ingredientes
 
100g de fruta confitada.
100g de pasas de corinto.
100g de cerezas en almíbar.
225g de harina de repostería.
125 g de azúcar glass. Yo usé azúcar normal.
125g de mantequilla sin sal.
3 huevos.
7 g de levadura química.
50 ml de ron.

Para el almíbar:
Una naranja.
2-3 cucharadas de azúcar glass.

Preparación

Sacar con una hora de antelación los huevos y la mantequilla para que se atemperen.

En primer lugar ponemos las pasas a remojar en el ron durante 20 minutos.

Engrasamos el molde con mantequilla y lo forramos con papel vegetal.

Troceamos las frutas confitadas y las cerezas. Reservamos.

Separamos tres cucharadas de harina de la harina ya pesada. Tamizamos el resto con la levadura. La harina que hemos separado la vamos a usar para enharinar las cerezas, frutas y pasas y así evitar que se vayan al fondo del molde durante el horneado.

Escurrimos las pasa y las pasamos por la harina reservada, al igual que las frutas y la cerezas. La harina que nos sobre, la tamizamos y la echamos en la harina tamizada con la levadura.

Batimos el azúcar con la mantequilla hasta conseguir una mezcla homogénea y cremosa. Añadimos los huevos uno a uno y batimos muy bien.

Añadir la harina tamizada con la levadura poco a poco para que se vaya integrando bien a la mezcla, ir rebañando bien con una lengua de silicona los bordes del bol en el que estamos haciendo la mezcla, para que el batido sea uniforme.

Echamos las frutas, cerezas y pasas escurridas, movemos con cuidado con la lengua de silicona para que se repartan por la masa.

Vertemos en el molde, alisamos la superficie y metemos en nevera 15 minutos.

Precalentar el horno a 200ºC, calor arriba y abajo.

Pasados los 15 minutos de reposo, horneamos sobre rejilla a 200 ºC durante 10 minutos, colocando el molde en la parte central. Pasados los 10 minutos, lo bajamos a 180ºC y lo horneamos 30 minutos. De todas maneras, cada horno es un mundo. Los tiempos son orientativos, comprobar siempre pinchando con un palillo que está hecho.

Sacamos del horno y sin sacarlo del molde,  le añadimos el zumo de naranja, por las pequeñas aberturas que se hayan hecho en la parte superior del plum cake al hornearlo.

Dejamos reposar cinco minutos en el molde  y después sacamos y dejamos enfriar por completo sobre rejilla.

El paso de rociarlo con zumo de naranja para que quede más jugoso, es opcional e invención mía.

Preparación almíbar:
Exprimimos el zumo de una naranja, le añadimos el azúcar glass y lo calentamos un poco en el microondas, hasta que se vea que está disuelto.
 

Espero que os guste.