Bacalao gratinado con puré de patatas

sábado, 28 de marzo de 2020

Si hay algo bueno de este aislamiento, es que tengo tiempo de hacer un montón de recetas que tenia pendientes. Así mantengo la cabeza ocupada y no pienso en la situación tan dramática que estamos viviendo. Yo lo he vivido en mis propias carnes, así que quiero dar ánimo a todas las personas que estén enfermas o tengan algún familiar enfermo, vamos a salir de esta, estamos en buenas manos.

La receta de hoy la he preparado con la olla GM modelo G, pero os pongo también la manera tradicional de hacerla, es una adaptación de una receta del blog "Cuina de la Dolors", fácil y buenísima. La combinación del puré de patata con el bacalao y la cebolla es todo un acierto. Probadla, os encantará

Ingredientes para 4 personas:

Una bandeja de bacalao desmigado desalado (300-350g).
2 cebollas grandes.
1 sobre de puré de patatas. e
Queso rallado.
Pan rallado.
Sal, pimienta negra.
Aceite de oliva virgen extra.

Modo tradicional:
Laminamos las cebollas y ponemos a pochar en una sartén a fuego lento hasta que esté transparente. Escurrimos y reservamos.

Preparamos el puré patata siguiendo las instrucciones del fabricante. Reservamos.

En una fuente de horno ponemos una buena capa de puré de patata, encima el bacalao, espolvoreamos con pimienta negra y encima la cebolla.

Añadimos queso rallado, un poco de pan rallado, rociamos con un hilo de aceite y gratinamos hasta que esté dorado.
Reposar y comer.

Olla GM modelo G:
Laminamos las cebollas y ponemos a pochar en la cubeta, menú sofreír 120 ºC hasta que esté doradita. Reservamos.

Preparamos el puré patata siguiendo las instrucciones del fabricante. Reservamos.

En un molde de aluminio desechable , ponemos una buena capa de puré de patata, encima el bacalao, espolvoreamos con pimienta negra y encima la cebolla.

Añadimos queso rallado, un poco de pan rallado, rociamos con un hilo de aceite. Colocamos el molde dentro de la cubeta y programamos menú horno 140ºC 10 minutos. Cuando pite ponemos el cabezal de horno y programamos 4 minutos a 200ºC.

Dejar reposar unos minutos y ¡a disfrutar!


Pan de suero en panificadora

sábado, 21 de marzo de 2020

 Buenos días,

¿Cómo llevamos el aislamiento? Nosotros con dos niños pequeños lo estamos pasando bastante bien, no nos podemos quejar...ya sabemos que no es necesario bajar todos los días a comprar, ni siquiera el pan, así que podemos aprovechar para hacer recetas de pan que aguanten bien unos días, cómo el que os muestro hoy. Sólo tenemos que tener suero de leche, yo cuando hago queso fresco ( ver receta aquí), lo congelo y luego lo uso para hacer bizcochos, panes...aquí cómo ya sabéis, no se tira nada.qué no tenemos... pues lo hacemos con yogur natural, le añadimos zumo de limón y listo.


Ingredientes

280 ml. de suero de leche.
7 g de levadura fresca.
2 cucharadas de miel.
50 g de mantequilla en pomada.
500 g de harina de todo uso
7 g de sal

Preparación

Añadimos a la cubeta los ingredientes líquidos y después los sólidos.

Programa esponjoso, tueste medio y un kilo.

Nota: Si vemos antes del horneado final que no ha doblado el volumen, apagamos la panificadora , lo dejamos levar y luego lo ponemos en el programa horno.Digo esto, porque algunas veces dependiendo de la harina, de la temperatura..el levado no es siempre igual.

Lo sacamos de la cubeta, lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Espero que os guste.

Snickerdoodles (galletas de azúcar y canela)

domingo, 15 de marzo de 2020

Hola amig@s,

Con estos días duros que nos toca vivir con la epidemia del COVID-19, no queda otra que quedarnos en casa, y es por el bien de todos, así que unid@s todo pasará. Y claro, no queda más remedio que hacer la comida en casa, así que estos días vamos a subir un montón de recetas para hacer que esto se pase lo más rápido y tengáis muchas ideas culinarias, aunque ya sabéis que en el blog tenéis más de 450 recetas, no os vais a aburrir.

La receta de hoy son unas deliciosas galletas inglesas, de azúcar y canela, llamadas Snickerdoodles. Quedan espectaculares, duras por fuera, blanditas por dentro, y son muy fáciles, así que las podéis hacer con los peques de la casa


Ingredientes (para 18 galletas)

Para la masa:
60 gr. de mantequilla sin sal, ablandada.
160 gr. de azúcar .
1/4 de cucharadita de esencia de vainilla.
1 huevo grande.
240 gr. de harina.
3/4 de cucharaditas de cremor tártaro.
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
1/8 cucharadita de sal.
1/4 de cucharadita de canela molida.

Para la cobertura:
1 cucharada y media de azúcar
1 cucharada de canela molida.

Preparación

Con una batidora de varillas, batimos la mantequilla, el azúcar y la esencia de vainilla hasta obtener una crema ligera y esponjosa. Añadimos el huevo y mezclamos bien, rebañando las paredes del cuenco hacia dentro para asegurarnos que todos los ingredientes se incorporan.

Tamizamos el resto de los ingredientes y los agregamos a la crema en dos o tres tandas. Mezclamos con la batidora o a mano hasta que se forme una bola suave de masa. Ponemos un un cuenco, cubrimos con film e introducimos en la nevera para que se enfríe. Dejamos reposar unos 40 minutos.

Mientras tanto, precalentamos el horno a 170ºC y forramos dos o tres bandejas de horno con papel de hornear.

A continuación, mezclamos el azúcar extrafino y la canela en un cuenco pequeño, para recubrir las galletas.

Cuando la masa esté lista, cortamos trozos pequeños, del tamaño de una nuez (bolitas de unos 25 gramos), y los pasamos por la mezcla de azúcar y canela, asegurándonos de que todas las bolas estén completamente recubiertas. Las aplastamos con un vaso. Las ponemos en las bandejas preparadas, unas 5 o 6 galletas por bandeja, dejando una separación de 4-5 cm entre ellas para que no se peguen entre sí al aumentar de volumen cuando las horneemos.

Horneamos durante 15 minutos o hasta que las galletas estén ligeramente doradas. Dejamos que se enfríen y adquieran firmeza sobre las bandejas durante unos minutos antes de ponerlas sobre una rejilla metálica.

Espero que os guste.

Bizcocho de limón y amapola

miércoles, 19 de febrero de 2020

Siempre he querido probar las semillas de amapolas, he leído infinidad de recetas que las usan, pero nunca me había decidido a utilizarlas. La última vez que estuve en Alemania, las ví en un supermercado y las compré para poder saciar mi curiosidad...y cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que no saben a nada ¡ vaya chasco! quedan estéticamente muy bonitas, pero no aportan nada.

La primera receta en la cual las he utilizado, ha sido en un delicioso bizcocho de limón, receta guiada de una de mis maquinitas ," la monsieur cuisine connect". La verdad que no daba un duro por ella, porque las recetas guiadas no suelen ser muy buenas, pero me sorprendió gratamente. Os explico las dos maneras de prepararlo con la maquinita y de manera tradicional .Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!.

Ingredientes

Para el bizcocho:
Zumo de dos limones pequeños.
60 g de semillas de amapola.
4 huevos.
200 g de azúcar.
1 pizca de sal.
200 g de harina tamizada.
2 cucharaditas de levadura en polvo.
200 g de mantequilla ablandada.

Para el glaseado:

100g azúcar glass.
zumo de un limón.

Preparación

Modo monsieur connect:
Precalentamos el horno a 180 °C calor arriba y abajo.
Engrasamos con mantequilla el molde rectangular y espolvoreamos con harina.

Exprimimos los limones y reservamos el zumo. Echamos las semillas de amapola en el vaso y las molemos 1 minuto y 30 segundos/velocidad 10 con el medidor puesto. Pasamos a un cuenco y lavamos el vaso.

Echamos los huevos en el vaso junto con el azúcar y la sal, y bátalos 1 minuto/velocidad 4 con el medidor puesto.

Añadimos la harina, la levadura, la mantequilla en trocitos y las semillas de amapola molidas, y removemos 45 segundos/velocidad 4 con el medidor puesto.

Vertemos el zumo de limón, volvemos a poner el medidor y mezclamos 2 minutos/velocidad 4. Pasamos la preparación al molde preparado y horneamos el bizcocho 50 minutos. Pinchamos con un palillo para comprobar que esté hecho. Si fuera necesario, prolongaríamos la cocción unos minutos.
A continuación, dejamos que se entibie en el molde 10 minutos, y después desmoldamos con cuidado, dejándolo enfriar del todo sobre una rejilla.

Para preparar el glaseado, exprimimos el limón y mezclamos el zumo con el azúcar glas. Pintamos el bizcocho con él.

Modo tradicional:
Tamizamos la harina con la levadura y la sal. Reservamos.

Rallamos la piel de los dos limones y sacar el zumo. Reservamos.

En un bol con batidora de varillas, batimos el azúcar con la mantequilla hasta obtener una mezcla esponjosa y blanquecina.

Añadimos los huevos uno a uno, sin dejar de batir. Añadimos el zumo de limón , la ralladura y las semillas. Batimos bien hasta que la mezcla sea homogénea.

Echamos la mezcla de harina, levadura y sal , sin dejar de batir hasta que esté todo bien mezclado.
Vertemos la mezcla en el molde y horneamos en horno precalentado a 180 durante 40-50 minutos. Ir comprobando la cocción con un palillo.

Dejamos enfriar el bizcocho unos 5 minutos en el molde, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Para preparar el glaseado, mezclamos el zumo con el azúcar glas y mover bien con una varilla hasta que se mezcle bien y se forme el glaseado. Añadimos por encima del bizcocho.

Espero que os guste.

Alubias pintas con arroz

sábado, 8 de febrero de 2020

Hola amig@s,

Con este frío, se agradece un plato de cuchara, un clásico de nuestra gastronomía, alubias pintas con arroz, receta cortesía de mi madre, que como ya os he dicho en muchas ocasiones, es la mejor cocinera del mundo mundial :-)



Si encima de ser un plato buenísimo de por sí, usas buena materia prima, como las Alubias de la Bañeza-León, pues no puede salir nada mal. Usamos la variedad pinta, ya que es la que más nos gusta a nosotros para esta elaboración, pero podéis hacer esta receta con cualquier otro tipo de alubias.
Yo las hago en la olla a presión, por cuestión de tiempo y salen buenísimas.


Para que tengáis un poco más de información sobre este magnífico producto, La Alubia de la Bañeza - León, cultivada en León y en el norte de Zamora, está constituida por las variedades locales de alubia o judía denominadas Canela, Plancheta, Riñón y Pinta. La calidad de las Alubias de La Bañeza - León está reconocida a nivel europeo bajo la figura de calidad Indicación Geográfica Protegida Alubia de la Bañeza - León. 

Al respecto del arroz blanco que lleva la receta, no me gusta cocerlo con las alubias, porque si se come el mismo día que se cocina no hay problema, pero si se guarda lo que sobra, se forma un emplaste bastante considerable, así que yo uso vasitos de arroz que vienen envasados al vacío, como si lo cocemos nosotros mismos.

Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes (para dos personas)

1 taza de alubias.
1 cebolla.
1 cabeza de ajo.
1 zanahoria.
1 trozo de chorizo de guisar.
1 hoja de laurel.
½ cucharadita de pimentón dulce de La Vera.
½ pimiento verde.
1 vasito de arroz redondo.
Aceite de oliva y sal.
Este es el envase de alubias pintas que usamos
Preparación

La noche anterior se ponen en remojo las alubias con agua y sal.

Ponemos a cocer en la olla las judías con agua fría y añadimos la cebolla entera y pelada, la cabeza de ajos entera lavada y sin pelar, el pimiento, la zanahoria pelada y cortada en trozos grandes, la hoja de laurel, el chorizo, un chorrito de aceite de oliva, la sal y el pimentón.

Tapamos y una vez que empieza a salir el vapor contamos unos 40 minutos más o menos.

Calentamos un minuto el vasito de arroz en el microondas y añadimos al gusto a nuestras judías.

Y ahora viene lo mejor ¡a comer!

Bizcocho de chocolate sin huevo y sin lácteos

martes, 28 de enero de 2020

La semana pasada, rescaté esta receta ,de cuando estuve haciendo dieta cuando mi hijo lactante era aplv (alérgico a la proteína de la vaca)..estuve a dieta hasta que cumplió el añito, que gracias a Dios la superó. Durante el tiempo que no pude tomar lácteos ni derivados (y no vale el sin lactosa) me las ingenié para hacer mis recetas dulces y darme un capricho de vez en cuando. Mi hijo no toleraba ni las trazas, así que fueron tiempos muy duros, porque la mayoría de los alimentos llevan proteína de vaca, no eres consciente de ello, hasta que no lo pasas, no podía ni tomar un trozo de pan en cualquier restaurante y ya ni hablar de tomar postre. Así que, los homenajes me los daba en mi casa. Esta es un receta sin huevo y sin proteína de vaca.

Este delicioso bizcocho no tiene nada que envidiar a los que tienen huevos y lácteos , esta buenísimo es super esponjoso y muy húmedo. Seguro que os encanta. La receta la tomé prestada de un blog italiano" La Cuoca del Presidente". Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes

200 gr de harina.
250 gr de azúcar.
75 gr de cacao puro valor.
450 gr de leche de almendras.
40 gr de aceite de girasol.
1 sobre de levadura en polvo (sin trazas de huevo ni plv).
Azúcar glas para decorar.

Preparación

En un bol mezclamos la harina tamizada , levadura  el cacao y el azúcar.

En otro bol mezclamos el aceite y la leche, lo mezclamos bien  y se lo añadimos a los ingredientes secos. Batimos muy bien con batidora de varillas hasta obtener una mezcla homogénea.

Vertemos la masa en un molde previamente engrasado y horneamos durante unos 40 minutos en horno precalentado a 180ºC.
Dejamos unos 5 minutos en el molde, desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla.
Podéis tomarlo tal  cual o bañarlo con  chocolate, como mi caso. El chocolate que usaba para los postres que no llevara proteína de leche ni trazas, lo compraba en Froiz "chocolate para postres" de la marca Froiz, por si alguien le sirve.


Espero que os haya gustado la receta.

Roscón de reyes de zanahoria

viernes, 3 de enero de 2020

¡Feliz año! Desde las Recetas de Masero os deseamos que hayáis pasado unas felices fiestas en compañía de vuestra familia y amigos.

La primera entrada del año, no podía ser otra que, el Roscón de Reyes, pero este año aprovechando que he estado de vacaciones he probado otra receta, una que me llamó la atención por llevar zanahoria en la elaboración. Teniendo en cuenta la jugosidad que la zanahoria aporta a masas, bizcochos y múltiples elaboraciones, en el roscón tenía que quedar de maravilla.
Así que, sin pensármelo dos veces y con tiempo, para no hacerlo directamente para Reyes y no quedase tan bueno como la receta que hago habitualmente, probé hacerlo en Nochebuena y fue todo un éxito.
Sin duda, es mi receta de roscón definitivo, permanece tierno incluso, después de rellenarlo de nata y meterlo en la nevera. La zanahoria no se nota y aporta una humedad que hace que quede super tierno y esponjoso durante más tiempo . La receta la tomé prestada del blog " Cocina para burros" pero con una serie de modificaciones( cantidad de azúcar, de agua de azahar, algún ingrediente extra..) y amasado en la panificadora.

Aparte de la receta , el truco para hacer un buen roscón, es la paciencia, levados lentos y si duerme en frío mucho mejor. Así que hacerlo siempre con mucho tiempo. Yo lo hago en dos días, porque con  el trabajo que tiene me gusta comerlo recién hecho, os voy a explicar como lo hago en la receta.

Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes

Para dos roscones medianos.
60 g de leche entera.
13 g de levadura fresca.
ralladura de una naranja y un limón.
20 g zumo de naranja.
50 g mantequilla.
4 huevos M o 3 huevos L.
1 chorreón de miel de azahar.
25 g aroma de azahar.
200 g de zanahorias.
120g de azúcar Glas.
650 g de harina de fuerza.
6 gr. de sal.

Para la decoración:
Huevo batido. 
Azúcar humedecido con unas gotas de agua. 
frutas confitadas. 
Guindas en almíbar. 
almendra laminada. 

Preparación

En la tarde de antes:
Mezclar con ayuda de un tenedor el azúcar glas con la ralladura del limón y la naranja. Reservar.

Pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas finas y las ponemos en el microondas en un recipiente  tapado. Controlar hasta que esté blandito y luego lo trituro con una batidora. Reservar.

En la cubeta de la panificadora, ponemos los ingredientes en el orden escrito: leche tibia,levadura desmenuzada, zumo de naranja, mantequilla, huevos ligeramente batidos, miel, aroma,puré de zanahoria, azúcar glas con las ralladuras, harina y sal ,ponemos programa masa en la panificadora del LIDL ( amasa durante 15 minutos).Repetir el programa dos veces más.El tiempo total de amasado es de 45 minutos.

Sacar la masa de la cubeta, apiñarla en una bola y dejar que doble su tamaño en un bol aceitado y tapado con film. Ponerlo en un sitio cálido de la cocina, el tiempo de levado dependerá de la temperatura de la misma. No pongáis la masa al lado de corrientes de aire.

Una vez que ha doblado su volumen, la masa en el bol tal cual, lo meto en la nevera y lo dejo dormir en frío hasta la mañana siguiente.

A la mañana siguiente lo saco lo dejo atemperar al lado del radiador en el bol un par de horas. Posteriormente divido la masa en dos —salvo que prefiráis hacer uno grande— y le doy forma de bola. Dejo reposar las bolas cinco minutos.

A continuación le doy  la forma de roscón. Para ello, introducir los dedos en el centro e ir agrandando el agujero. Si la masa tiende a encogerse, es que no está bien relajada: dejarla reposar otros diez minutos y se manejará mejor. Una vez dada la forma , colocar sobre una bandeja de horno en la que habremos puesto papel de hornear , le colocamos un aro de emplatar engrasado, para que no se cierre el agujero del roscón cuando leve y lo tapamos con un  paño limpio de algodón.

Dejar reposar hasta que doble su volumen. Yo lo tuve tres horas. y como no me subía lo suficiente lo puse a levar en el interior del horno a 40-50ºC , NUNCA PONER MÁS TEMPERATURA. Es cuestión de probar , si os leva a temperatura ambiente, no es necesario que lo hagáis en el horno.

Pintar con huevo batido (que este a temperatura ambiente), muy suavemente, sin pinchar el roscón, y adornar con azúcar humedecido con unas gotas de agua , frutas escarchadas y almendras laminadas.

Hornear el horno previamente precalentado a 180ºC calor arriba y abajo durante 20-25 minutos, dependerá del horno.

Dejamos enfriar sobre rejilla y rellenamos con nata, trufa, crema o sólo, eso ya va en gustos.

Os va a encantar.

¡Felices Reyes!

Galletas de jengibre

Todas los años mi madre me ha pedido insistentemente que hiciese galletas de jengibre, de hecho, tengo los cortadores comprados desde hace tiempo, pero al final, por unas cosas u otras, nunca encontraba el momento. Este fin de semana, me he liado la manta a la cabeza y me he puesto a prepararlas y la verdad que han gustado mucho, son unas galletas más duras que las de mantequilla y con un sabor diferente que os encantará. Unas galletas ideales para la Navidad.

La receta es de  uno de mis libros de repostería favorito,"Recetas de la pastelería Hummingbird",es un libro maravilloso, del que he preparardo un montón de recetas, que han sido todo un éxito.



Estas galletas llevan varias especies, entre ellas, la pimienta de Jamaica, que cuesta un poco encontrarla, yo la he comprado en el Carrefour. La melaza oscura es otro ingrediente estrella, a mí me lo trajo Ismael cuando estuvo en Miami, aquí lo podemos encontrar en tiendas de repostería. Este es el mio:


Con la misma receta, podéis hacer también un árbol de Navidad de jengibre si tenéis un buen molde para ello, como este que he hecho estas últimas navidades:


Ingredientes

Para  24 unidades:
400 g de harina.
¾ cucharadita de bicarbonato sódico.
2 cucharaditas de jengibre molido.
2 cucharaditas de canela molida.
½ cucharadita de pimienta de Jamaica molida.
¼ cucharadita de nuez moscada molida.
½ cucharadita de sal.
180 g de mantequilla a temperatura ambiente.
125 g de azúcar moreno.
1 huevo M.
125 g de jarabe de melaza negro.

Preparación

Tamizar en un cuenco  la harina, el bicarbonato, el jengibre, la canela, pimienta, nuez moscada y la sal. Reservar.

Batir  en un bol la mantequilla y el azúcar con una batidora de varillas a baja velocidad hasta que esté suave y esponjosa. Subir la batidora velocidad media e incorporar batiendo el huevo y la melaza, rebañando las paredes del bol con una espátula de goma.

Bajar a velocidad lenta y poco a poco agregar la mezcla de harina que teníamos reservada, un par de cucharadas cada vez, deteniéndose a menudo para rebañar las paredes del bol.. Cuando tengamos una masa homogénea, la dividimos en tres porciones, la envolvemos el film transparente  y la dejamos reposar toda la noche en la nevera.

Precalentar el horno a 170ºC.

Retiramos la masa de la nevera y la dejamos atemperar 10 minutos.

Estirar la masa sobre papel  de horno con ayuda de un rodillo, dándole como unos 4 mm de grosor.

Cortar los hombrecillos con el cortapastas, meter en la nevera las galletas ya cortadas durante unos
20 minutos. Colocar en la bandeja del horno sobre papel vegetal y hornear durante 15-20 minutos o hasta que veamos que estén hechas. Es importante hornearlas el tiempo justo, porque si nos pasamos en el horneado quedarán duras y si nos quedamos cortos quedarán crudas.

Dejar enfriar ligeramente las galletas antes de ponerlas sobre una rejilla metálica para que se enfríen por completo.

Decorar a vuestro gusto, con fondant o glasa,  yo las decoré con mi pequeña y nos resultó más fácil con fondant.