Tarta cheesecake arco iris (sin horno)

viernes, 27 de mayo de 2016


La tarta de hoy es la segunda que hice para la pequeña Daniela, que con tanta familia y tanta celebración, no me daba tiempo a hacer la tarta perro . Como no contaba con mucho tiempo (la primera celebración era el viernes y tenía que trabajar) opté por hacer el jueves una tarta sin horno, una deliciosa cheesecake . Para que fuese más acorde con la pitufina de la casa, la teñí de colores. Aunque Daniela no la cató, el bonito colorido llamó mucho su atención.
Para que os hagáis una idea, el molde que he utilizado es de 18 cm, alrededor del cual puse una tira de acetato para que la tarta quedase más alta. El acetato lo venden en láminas en cualquier papelería, lo cortáis , según el tamaño del molde y lo podéis reutilizar las veces que queráis.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!
Ingredientes

Para la base:
150 g de galletas tipo digestive o las que más os gusten.
75 g de mantequilla sin sal.
250 gr. de yogur natural cremoso (son 2 yogures)

Para la mousse:
300 g de queso batido 0%.
500 ml. de nata para montar o crema de leche muy fría.
200 g de azúcar.
12 hojas de gelatina.
1 vaso de leche.
Dos cucharaditas de esencia de vainilla.
Colorantes verde hoja, celeste, rosa y amarillo limón, todos de Wilton.

Para la decoración:
250 ml nata para montar o crema de leche muy fría
3 cucharadas de azúcar
2 cucharadas soperas de queso de untar.
Colorantes verde hoja, celeste, rosa y amarillo limón, todos de Wilton.

Preparación

En primer lugar cubrimos los bordes el molde con una hoja de acetato, para conseguir más altura del molde. Forramos la base con papel vegetal . Reservamos. Nota: si tenéis un molde alto no hace falta el acetato.

En una bolsa tipo zip metemos las galletas y las trituramos aplastándolas con un rodillo de cocina, si tenéis picadora , pues mejor, os ahorráis este paso tan rudimentario.

Fundimos la mantequilla en el microondas y se la añadimos  a las galletas, movemos muy bien para que se mezclen y así conseguir una textura arenosa.

Cubrimos la base del molde , repartiendo  la galleta y la aplastándola  para conseguir una base uniforme, yo este paso lo hago con las manos, pero os podéis ayudar con un vaso o similar. Metemos el molde en la nevera.
Hidratar las láminas de gelatina en agua fría durante cinco minutos.
Calentar la leche sin que llegue hervir ( lo podéis hacer en un cazo o en el microondas ).

Añadimos las láminas de gelatina a la leche y con unas varillas movemos muy bien hasta que se hayan disuelto por completo. Reservamos.

En un bol añadimos el queso, el yogur y la esencia de vainilla. Mezclamos con la batidora. Una vez que está todo batido añadimos la leche con la gelatina y seguimos batiendo hasta que quede espumoso.

En otro recipiente montamos con batidora de varillas la nata que ha de estar bien fría hasta que quede firme.

Vertemos la nata sobre la mezcla anterior y mezclamos con movimientos envolventes de arriba a abjo con una lengua de silicona, hasta que quede todo bien integrado.

Pesamos la mezcla (la mía pesó 1420 g) lo dividí entre el número de colores, o sea, cinco y me salió que cada capa debía pesar 285g. Así que iba sacando de la mezcla inicial 285 g de la mezcla y la iba tiñendo y colocando en el molde. Esta es la parte más engorrosa de la receta, porque manchas bastantes cacharros. Cada capa hay que distribuirla de manera uniforme en el molde y con una espátula dejarla lo más liso posible.

Teñí  primero la capa rosa, la extendí lo más uniforme que pude y lo metí al congelador diez minutos, teñí la siguiente capa, la extendí y de nuevo al congelador. Las iba tiñendo de a uno. Aprovechaba los tiempos en el congelador para teñir las capas y así evitar que cuajaran.

Una vez que tenemos nuestra tarta lista la metemos en la nevera de un día para otro para que repose.

Al día siguiente desmoldamos con cuidado. Yo utilizo un cuchillo para despegar un poco la parte superior y luego me ayudo abriendo el aro del molde despacito, eso ya cada uno como os apañéis.

Una vez desmoldada, montamos la nata , el azúcar y el queso de untar con una batidora de varillas, hasta que esté bien firme y decoramos al gusto, yo teñí la nata de los mismos colores que las capas y lo decore con manga.

Espero que os guste.
FuenteTomillo y laurel y otras cosas de comer con algunas modificaciones de mi cosecha :-)

Aros de cebolla

viernes, 20 de mayo de 2016


Para iniciar el fin de semana os propongo una receta de picoteo muy facilita que os va encantar, los aros de cebolla, que no tienen nada que ver con los que venden comerciales, una vez los hagáis caseros, nunca más los volveréis a comprar. Partiendo de una cebolla, os salen bastantes así que los podéis congelar y usarlos cuando queráis.

Ingredientes

1 cebolla grande.
1 vaso de harina de trigo (140g).
1 vaso de pan rallado (175 g).
1 huevo L.
1 vaso de leche (250ml).
1 cucharadita de levadura química en polvo.
Aceite para freír.
Pimienta negra molida.
Una cucharadita de sal.

Preparación

En un bol echamos la harina, la levadura , la sal y mezclamos bien.Reservamos. Cortamos la  cebolla en rodajas gruesas y separamos cada aro.
Añadimos los aros a la mezcla anterior ( sal, harina, levadura) y movemos bien hasta que queden bien impregnados. Vamos sacando cada aro y los colocamos en un plato. No tiréis la harina , reservarla.
Batimos el huevo, añadimos la leche, la pimienta y batimos bien. Una vez batido, lo vertemos en la mezcla de la harina que habíamos reservado. Batimos muy bien de nuevo hasta que esté todo integrado.

Pasamos los aros por la mezcla uno a uno con ayuda de un tenedor, escurrimos un poco y pasamos por pan rallado,  de manera que quede todo el aro cubierto de pan rallado.
Freímos en aceite caliente abundante y fríe cada aro durante 2 minutos o hasta que estén dorados por ambos lados. Dejamos escurrir sobre papel de cocina para retirar el exceso de aceite.

Los acompañamos con un poco de salsa barbacoa o la salsa que más nos guste y ¡ a disfrutar!

Nota: Si queréis congelarlos, una vez pasado por pan rallado, los colocamos sobre un plato con papel de horno bien separados, para que no unan entre si, los metemos al congelador y  una vez congelados, los retiramos del plato y los metemos en una bolsa de plástico.

Fuente: Javi Recetas

Tarta perrita (versión mejorada de la Tarta Perro)

miércoles, 11 de mayo de 2016

El 1 de Abril, es sin duda la fecha más importante de mi vida. Fue el día que nació la princesita de la casa, la pequeña Daniela. La ocasión requería una supertarta (pincha aquí para ver más tartas de nuestro blog para ocasiones especiales), estuve buscando mucho por internet, tenía claro que tenía que ser en 3D, para que a pesar de su corta edad le llamase algo la atención. En un principio, tenía pensado hacer un gato, pero al final, el gato se convirtió en perro, debido a que tuve un problema con la boquilla y no pude hacer el pelo corto. Además preferí ir sobre seguro, teniendo en cuenta del poco tiempo libre que se tiene con un bebé de tan corta edad, me decidí por la misma tarta que le había hecho a mi sobrino por su primer cumpleaños (pincha aquí para ver nuestra Tarta perro) , pero para Daniela, la mejoré, aparte de cambiarle el sexo ;-) , le puse patas traseras y delanteras de bizcocho y pude hacer fotos del paso a paso para que resultase más fácil hacerla.
Cómo en la entrada  anterior de tarta perro, tuve muchas preguntas acerca de los moldes que había usado, voy a intentar explicarlo lo más claro posible:

Los bizcochos que he hecho son los dos del mismo tamaño, bol de cristal tipo pyrex ( u otro que aguante la temperatura del horno), hay que asegurarse que sea liso y que no tenga ninguna forma para que el bizcocho te salga bien redondo. Yo los compré en un chino, miden aproximadamente 18 cm de diámetro y unos 12 cm de altura. Al ser el molde redondo y más profundo que un molde convencional se tarda más en hornear los bizcochos, tenerlo en cuenta, no os asustéis si de demora más tiempo en el horno.

Los bizcochos eran de diferentes sabores, uno era de chocolate y el otro de vainilla, para que fuesen  a gusto de todos los invitados . El ganache que he usado es de chocolate negro, uno de los bizcochos lo rellené el otro no, así que preparar la cantidad de ganache en función del relleno que vais a utilizar, si vais a hacer una capa o dos. El ganache de chocolate lo usé montado. El pelo está hecho a manga con la boquilla 233 de Wilton, la famosa boquilla césped , es buttercream de vainilla teñido con colorante en gel marrón.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

Para un bizcocho de cacao:
3 huevos L.
1 yogurt griego natural.
2 medidas de yogurt de harina.
1 medida yogur de cacao puro sin azúcar.
2 medidas de yogurt de azúcar.
1 medida de yogurt de aceite de girasol
1 sobre de levadura (16 g de polvo para hornear).
Esencia de vainilla.
Harina y mantequilla para engrasar el molde

Para el bizcocho de vainilla:
150g de harina.
150g de azúcar.
150g de mantequilla sin sal.
3 huevos M (cada uno 50g)
6g de levadura química.
Esencia de vainilla una cucharadita.

Para el ganache de chocolate negro:
150gr de chocolate negro
150g  de nata con 35% de materia grasa.
 La proporción para el ganache de chocolate negro es 1:1

Para la buttercream de vainilla (receta de Alma Obregón):
125g  mantequilla sin sal a temperatura ambiente
162g  azúcar glass.
½  cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharada de leche semidesnatada

Preparación

Para el bizcocho de chocolate:
Batir los huevos con el azúcar hasta que estén bien ligados. Añadir el yogur y el aceite y seguir batiendo.

Tamizar la levadura y la harina, sobre la masa y batir bien hasta conseguir una textura homogénea.

Verter la masa en el molde y hornear sobre rejilla altura media del horno precalentado a 180ºC. El tiempo  en este tipo de molde se alarga y tuve que hornearlo durante una hora (en un molde convencional serían unos 40 minutos). Como siempre digo el timepo es orientativo, nadie mejor que tú conoce tu horno.

Dejamos enfriar unos 10 minutos en el molde y desmoldamos. Enfriar sobre rejilla.

Para el bizcocho de vainilla:
Batimos el azúcar con la mantequilla, hasta que se forme una crema y seguidamente añadimos los huevos poco a poco y la vainilla .Batimos.

Añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclada con la levadura. Batimos hasta conseguir una textura homogénea. Es importante que este tipo de bizcochos se hagan con ayuda de un robot de amasado para aportarle mayor cantidad de aire a la masa.

Repartimos la masa en el molde y metemos en el horno con calor arriba y abajo a 180ºC durante una hora o hasta que al introducir un palillo salga limpio.

Una vez horneado, sacamos del horno y dejamos enfriar unos 10 minutos en el molde. Desmoldamos sobre una rejilla

Para el ganache de chocolate:
Troceamos el chocolate y lo añadimos en un bol. Calentamos la nata a fuego medio hasta llevar a ebullición y retiramos. Retiramos del fuego y la vamos añadiendo poco a poco sobre el chocolate moviendo con varillas hasta que se haya fundido el chocolate por completo.

Meter en nevera unas horas para que se enfríe y montarlo con batidora de varillas. Tomará textura de mouse. Se puede dejar enfriar a temperatura ambiente y usarla tal cual.

Para el buttercream de vainilla:
Tamizamos el azúcar glass y lo colocamos en un bol junto con la mantequilla, el extracto de vainilla y la leche. Cubriendo el bol, batimos a velocidad baja un minuto. Después subimos la velocidad y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad media-alta. El buttercream se volverá casi blanco y su textura pasará a ser muy cremosa. Añadimos el colorante en gel poco a poco hasta conseguir el color deseado.

Montaje de la tarta:
Para montar la tarta necesitaremos una base, yo he usado una base cuadrada que compré en una tienda de repostería.

Una vez que nuestros bizcochos están fríos, los ponemos sobre una superficie para ver si es necesario cortar un poco la base para que queden rectos, ya que, normalmente durante el horneado les sale un poco de panza. Además es el momento de pasarlos a nuestra base y planificar como lo colocaremos.

Para las patas he usado bizcochos de soletilla que los he cortado como se ve en la fotografía. Necesitaremos dos para las patas de adelante´( los cortaremos más cortos) y dos para las de atrás (como los de la foto siguiente)
Colocamos todo sobrepuesto  para hacernos una idea de como quedaría.

Pasamos nuestros bizcochos a la superficie de trabajo , los cortamos por la mitad una vez y los rellenamos con el ganache con ayuda de una espátula. Ya rellenos, los cubrimos de nuevo con el ganache (este paso lo hago sobre una base giratoria, que facilita mucho el trabajo).

Cuando los tengo cubiertos los paso a la base en la que voy a presentar la tarta, pegándolos en la misma con un poco de ganache, clavamos un palillo en las patas y se lo clavamos al bizcocho (acordaros de decir en el momento de comer la tarta que tiene palillos en las patas), de esta manera quedan bien ancladas las patas, las cuales también cubrimos con el ganache, tal como se ve en la fotografía.
Una vez que tenemos todo "ganacheado", pasamos la buttercream a una manga pastelera con nuestra boquilla césped y empezamos a cubrir de arriba a abajo e intentando seguir un orden.

Hacemos los ojos, lengua, uñas, orejas, cola y lacito con fondant, y ya tenemos nuestra perrita lista.

Espero que con esta entrada haya quedado más claro el paso a paso.

El corte de los bizcochos
La tarta vista desde más arriba

Pantxineta

miércoles, 4 de mayo de 2016

Hola amig@s,

Que bien que ya ha venido el sol parece que para quedarse, ya era hora en esta primavera tan rara. Con buen tiempo apetece más todo, como cocinar, aunque con platos como el que os presento hoy las ganas aparecen solas. La pantxineta es un postre típico del País Vasco que conocimos el año pasado en el viaje que hicimos por su costa (tanto por la parte española como francesa y por trocitos de Navarra). No lo habíamos escuchado nunca y la verdad que nos sorprendió este hojaldre, ¡¡¡está buenísimo!!
La foto no me gusta mucho como ha quedado, ya que la comimos por la noche y es la luz que había, pero bueno, se ve la textura y como queda.

Ingredientes

2 láminas de hojaldre redondas.
Crema pastelera.
150 g de almendra laminada.
1 huevo.
Azúcar glass para decorar.

Preparación

Preparamos la crema pastelera y la dejamos enfriar.

Sobre un papel de horno colocamos una masa de hojaldre y sobre esta añadimos la crema pastelera, tenemos que ser generosos con el relleno, con la cantidad que pongo en la receta queda de maravilla.
pintamos el borde con huevo batido.
Tapamos con la otra lámina de hojaldre y la sellamos con un tenedor.
Pintamos por encima con huevo batido, pinchamos con un cuchillo para hacer unos cortes y salga el vapor durante el horneado.
Echamos por encima las almendras laminadas y horneamos a 200ºC durante 25 minutos  o hasta que el hojaldre esté dorado.
Espolvoreamos con azúcar glass y listo.

Se puede comer caliente o fría como más os guste. Nosotros la comimos calentita y estaba buenísima.
Restaurante Kasino en Lesaka, famoso por su tortilla navarra
La pantxineta en el restaurante Kasino de Lesaka donde la comimos caliente