Pan crujiente

lunes, 29 de febrero de 2016

Hacía tiempo que había leído por varios blogs el éxito de la panificadora del Lidl, pero por miedo a no sacarle partido, nunca me había decidido a comprármela, hasta hace un par de meses, que me decidí y la verdad es que sólo tengo buenas palabras para mi maquinita. El pan sale buenísimo, echas los ingredientes, programas y en un rato puedes comer pan recién hecho. También he hecho arroz con leche y masa de pizza y ambas han salido estupendamente. Así que, recomiendo a todo el mundo, que se haga con esta panificadora, que además está muy bien de precio.

Durante la semana cuando cuento con menos tiempo, suelo hacer pan, tirando de los preparados que vende a los que solo hacer falta añadir agua, como el de cereales del lidl que es una maravilla. Los fines de semana me gusta hacer alguna receta del último libro que ha caído en mis manos "El pan hecho en casa" , recetas para hacer en panificadora, un libro sencillo, con recetas sencillas de las que salen a la primera. El de hoy es un rico pan crujiente, que os encantará tanto su sabor como su textura.



Ingredientes

1 huevo.
1 yema de huevo.
Agua templada.
500g de harina de fuerza.
1 ½  cucharadita de sal.
2 cucharaditas de azúcar.
25g de mantequilla reblandecida o cortada en dados.
1 cucharadita de levadura seca de panadería.

Preparación

Batimos ligeramente  el huevo y la yema  en el vaso medidor y le añadimos agua hasta llegar a los 300 ml. 

Mezclamos bien y lo añadimos  a la cubeta, la cual previamente hemos sacado de la máquina.

Espolvoreamos la harina sobre el líquido hasta cubrirlo por completo.

Añadimos la sal, el azucar y la mantequilla en tres ángulos del molde.

Hacemos un hueco en la harina con el dedo sin que se vea el líquido e introducimos la levadura.

Metemos la cubeta y seleccionamos la opción pan normal, tostado medio, peso 750g y pulsamos el botón de inicio.

Una vez finalizado el programa, retiramos la cubeta y volcamos el pan sobre una rejilla para que se enfríe.

Tarta de crema catalana

miércoles, 24 de febrero de 2016

¿Recordáis la receta de Crema catalana que hicimos en el blog? Pues hemos querido ir un poco más allá haciendo versionándola en una tarta.  El sabor es el mismo, con su azúcar quemado y todo... pero tenemos las ventajas de que así las pueden comer más personas que cuando la hacemos como postre invidicual y que además no requiere horno, así que es una buena opción por ejemplo en verano, cuando apetece menos encenderlo.


Ingredientes

Para la base:
200gr. de galletas Napolitanas.
80gr. de mantequilla.

Para la crema catalana:
1 litro de leche entera.
8 yemas de huevos M
45gr. de Maizena (harina de maíz).
200gr. de azúcar blanco.
Piel de 1 limón.
1 rama de canela.
8 hojas de gelatina neutra .
Canela en polvo y azúcar moreno para decorar.

Molde redondo desmontable de 20 cm.

Preparación

Base:
En primer lugar haremos la base, la típica base de galleta. Forramos el molde desmontable con papel vegetal (tanto la base como los laterales).

Trituramos las galletas (podemos usar también galletas María si no tenéis napolitanas) con ayuda de un rodillo, yo las meto en una bolsa con cierre zip. Añadimos mantequilla derretida y mezclamos bien hasta obtener como una especie de arena. Cubrimos la base de nuestro molde con la galleta, presionamos con la mano o vaso y para que quede bien nivelada y metemos en la nevera.

Crema catalana:
1. En primer lugar, reservamos 250 ml. de leche, una parte usaremos para disolver la gelatina y otra parte para disolver la maizena, como más abajo os explico.

2. Hidratamos las hojas de gelatina en un bol con agua fría.

3. Disolvemos la maizena en un poco de la leche que teníamos reservada (la suficiente para que quede bien disuelta). 

4. En un bol batimos ligeramente con varillas las yemas, el azúcar y la maizena disuelta.

5. Calentamos la leche restante que teníamos reservada en el microondas. Cuando esté caliente, escurriremos las hojas de gelatina y las añadimos. Removemos hasta que la gelatina esté bien disuelta. Reservamos.

6. En un cazo mediano, calentamos la leche restante (750 ml.) con la ralladura de limón (ojo, no rallar la parte blanca del limón) y la canela.

7. Cuando la leche empiece a hervir, retirar del fuego y verter un poco sobre la crema de yemas y azúcar (la del punto 4)  y batir enérgicamente para "calentar" las yemas. Una vez ya estén bien mezcladas y hayan cogido la temperatura de la leche, verterlas sobre el cazo donde está la leche y seguidamente echar la leche con la gelatina. Dejar a fuego bajo, moviendo continuamente hasta que espese, no dejar que hierva.

8. Retiramos la ralladura de limón y la canela y vertemos la mezcla sobre el molde..

9. Cubrimos la tarta y metemos en la nevera al menos 12 horas. Podríais congelarla también, pero si lo hacéis tenéis que sacarla 1 hora antes de servir y guardar en nevera.

10. Como toque final, antes de servir, mezclamos azúcar y canela en un bol pequeño y espolvoreamos encima de la tarta. Quemamos con soplete para obtener una capa superior crujiente.


Cuidado al cortar, para tener un corte limpio, usar un cuchillo grande y afilado y mojarlo en agua caliente. Secar con un paño y cortar. Repetir la misma operación para cada corte.

¡Que la disfrutéis!

Fuente: Cupcakelosophy

Ensalada de fresas en su jugo y kikos

sábado, 20 de febrero de 2016

Después de nuestra última receta, un sandwich contundente, la francesinha, ahora nos toca algo más light, para compensar un poquito. Que mejor que una riquísima ensalada y si encima es de fresas, que estamos en época, pues mejor que mejor. Esta ensalada es ideal como primer plato, cena...La combinación dulce con salado es ideal y marida a la perfección con el aliño de reducción de Pedro Ximénez.
Ingredientes (para 2/3 personas)

3 fresas grandes.
200 g. de mezcla de lechugas (las que vienen ya lavadas en bolsa).
1 cucharadita de azúcar.
Pimienta negra.
Mozzarella fresca.
2 puñados de kikos.
Reducción Pedro Ximénez.
Sal y aceite de oliva.

Preparación

En primer lugar nos ponemos con las fresas. Las lavamos y cortamos en láminas y añadimos azúcar para que suelten el jugo . Echamos también un poquito de pimienta negra, Dejamos macerar unos diez minutos.

Machacamos los kikos en un mortero y reservamos. No tienen que quedar muy triturados, que los trozos sean grandecitos para que se note el crujido en la ensalada.

Añadimos a las lechugas, las fresas con el jugo que hayan soltado, la mozzarella cortada en trocitos y los kikos triturados. Por último, añadimos la sal, el aceite de oliva y la crema balsámica o reducción de Pedro Ximénez.

¡Que paséis un genial fin de semana!

Francesinha

jueves, 18 de febrero de 2016

Nos encanta Portugal, tanto por sus bonitas ciudades como por su gastronomía. Siempre que podemos aprovechamos para dar una vuelta por el país vecino. En nuestra sección de cocina del mundo ya tenemos alguna receta portuguesa y hemos de decir que siempre han sido un éxito, así que de la de hoy no esperábamos menos cuando nos pusimos manos a la obra. Si algun@ de vosotr@s ha estado en Porto (Oporto como decimos nosotros) seguramente habréis probado la "francesinha" (francesiña para nosotros), un supermegasándwich que llama la atención por su tamaño y aspecto.

El nombre de la receta hace alusión a Francia y esto es porque parece ser que un cocinero portugués probó en París el sándwich Croque Monsieur y cuando volvió a Oporto lo tomó como base para hacer la francesinha, aunque no tenga nada que ver. A día de hoy la podéis encontrar en la mayoría de restaurantes de la ciudad, incluso hay sitios especializados en los que hacen versiones distintas, aunque siempre mantienen la capa exterior de queso fundido y el baño de la salsa.

La receta e ingredientes son para hacer 1 francesinha, pero salvo que hayáis estado en huelga de hambre durante 1 mes, diríamos que es casi imposible que 1 persona se la coma. Ismael fue capaz de hacerlo, pero no tomó ni postre....Lo dicho, si tenéis hambre, nos ponemos delantales y ¡a cocinar!


Ingredientes

Para la salsa (en portugués molho de francesinha):
175 ml de cerveza rubia.
50 ml. de leche entera.
175 gr. tomate triturado.
1 cucharada mantequilla.
1/2 cucharadita cayema molida (en Portugal se usa "piri piri" pero la cayena es un buen sustituto).
1/2 cucharada salsa Worcestershire.
1/2 pastilla caldo de carne.

Para la francesinha:
2 rebanadas de pan de molde.
2 filetes de lomo de cerdo.
1 hamburguesa de ternera.
2 salchichas tipo Viena.
10 lonchas de queso.

Patatas fritas para acompañar

Preparación

Salsa:
En una cacerola grande calentamos la cerveza a fuego bastante fuerte (al calentarse hará mucha espuma y subirá por lo que la cacerola tiene que ser grande para que no se salga).

Cuando rompa a hervir añadimos la 1/2 pastilla de caldo de carne, la leche, el tomate triturado y la cayena. Cuando esté hirviendo, añadimos la salsa worcestershire y la mantequilla. Ponemos a fuego bajo y dejamos que se vaya cocinando la mezcla con la cacerola
destapada durante 20/25 minutos, hasta que su volumen sea más o menos la mitad.

Francesinha:
Precalentamos el grill del horno.

En una plancha cocinamos los filetes, la hamburguesa y las salchichas. Tostamos el pan.

Montamos la francesinha. Para ello, ponemos de abajo a arriba, rebanada de pan tostado, filetes de lomo, loncha de queso, hamburguesa, loncha de queso, salchichas viena y rebanada de pan tostado.

Lo envolvemos todo con las lonchas de queso que nos sobren.

Metemos en el horno 1 o 2 minutos simplemente para que se funda el queso pero sin dejar que se gratine.

Para terminar, la servimos rodeada de patatas fritas y con 1 o 2 cucharones de salsa caliente por encima.

¡Y nada más que desearos suerte para que lo terminéis ;-)!
El tremendo relleno de la francesinha
Las recetas de Masero de crucero por el Duero
La típica imagen de Oporto, con los barcos con las barricas de vino

Tarta de manzana

viernes, 12 de febrero de 2016

Por si no habéis tenido suficiente con todas las recetas que he ido poniendo estos días en nuestras redes sociales para San Valentín, hoy os traigo una última idea de postre, esta Tarta de manzana, que os aseguro que no os quitará mucho tiempo en la cocina y no hará que os quebréis la cabeza con los ingredientes, ya que podéis tenerlos todos a mano en casa.

Hace tiempo que tenía en mente hacer esta tarta y vi una receta en uno de los grupos de Facebook en los que estoy inscrita, Reposteras de andar por Casa, que me gustó (la receta era de Anabel Vicente). La gente de este grupo ,muy amable, me resolvió unas dudillas que tenía y luego he hecho alguna modificación por mi parte. El resultado, como veis, buenísimo. Tendréis una tarta con un sabor exquisito a manzana y encima queda preciosa, digna de cualquier celebración :p. Mejor que lo probéis vosotr@s mismos, así que nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes

Para la masa:
3 manzanas reinetas dulces.
4 huevos.
1 vaso de azúcar (230 g. azúcar)
1 vaso de harina (170 g.)
1 vaso de nata para montar (250 ml), aunque la receta original decía leche.
1 cucharada de mantequilla.
1 cucharadita de levadura.
1 cucharadita de esencia de vainilla.

Para la decoración:
2 manzanas reinetas o una dependiendo del tamaño del molde.
Mermelada ( yo usé de albaricoque, pero podéis usarla también de melocotón )

Preparación

Pelamos las manzanas y cortamos en trozos. Mezclamos todos los ingredientes en un bol y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.

Volcamos la masa en un molde que habremos engrasado previamente para que no se pegue.

Para la decoración de la tarta, cortamos un par de manzanas en láminas y ponemos encima de la masa. Podéis fijaros en las fotos sobre cómo colocar las láminas.

Horneamos 50 minutos a 180ºC, aunque como siempre digo, el tiempo dependerá del horno.Ir comprobando  con un palillo si está lista.

Sacamos del horno y dejamos reposar en el molde 10 minutos. Desmoldamos

Como toque final, para darle un bonito color a la tarta, pintamos con mermelada (con ayuda de una brocha) las láminas de manzana de la capa superior. Si la mermelada que vamos a usar está muy espesa, la podemos calentar ligeramente en el microondas.

Espero que os guste.

Pollo sentado

domingo, 7 de febrero de 2016

Nos encanta el pollo asado, pese a su sencillez, es uno de nuestros platos favoritos, y encima además de bueno, es barato. Como solemos hacerlo siempre de la misma manera, hoy os traigo una original versión de prepararlo (si os gusta a la mostaza, pinchar aquí y tenéis otra receta diferente).  Como podéis ver en la foto, es un pollo sentado. No está claro cual es su origen, parece ser que se empezó a hacer en México...aunque allí lo llaman pollo violado, por aquello de meterle una lata por el culete...pero a mi me no me gusta mucho ese nombre...

He adaptado la receta a la forma que tengo de hacer el pollo (pincha aquí para ver nuestro pollo a las hierbas aromáticas). Salió muy bueno, la cerveza le da un  toque especial, así que sólo os puedo decir que ¡nos ponemos delantales y a cocinar!

Ingredientes


1 pollo entero (yo usé un pollo de corral).
1 lata de cerveza.
Hierbas provenzales.
1 limón.
1 diente de ajo.
Sal.
Pimienta.

Preparación

Precalentamos el horno a 200ºC.

Abrimos la lata, ponemos la mitad en un vaso y reservamos.

Lavamos la lata por fuera y la forramos con papel de aluminio.

Lavamos muy bien el pollo.

Sazonamos el pollo con sal, pimienta y con las hierbas provenzales.

Metemos el bote por el culo del pollo y lo sentamos en la bandeja del horno.
Echamos el vaso de cerveza que habíamos reservado sobre el pollo.
Añadir a la bandeja un ajo machacado, un chorro de limón  y un chorro de agua.

Horneamos ,dependiendo del tamaño del pollo, de una hora a una hora y media. Como veis, esta es la postura que adopta dentro del horno:
Una vez horneado, le sacamos la lata del culo (cuidado que quemará bastante) y cortamos para servir a nuestros comensales. ¡Buenísimo!


Coulis de fresa

viernes, 5 de febrero de 2016

En el día de hoy os quería hablar sobre un truquito decorativo muy fácil que a la vez le da un toque de sabor especial a vuestros postres, además de un bonito color que ahora en San Valentín pega mucho, ese rojo intenso tan relacionado con esta celebración. Se trata del coulis de fresa, una elaboración muy sencilla con la que deleitar a vuestros comensales.

Podéis usarlo en postres como estos, entre otros (debajo de la foto tenéis el enlace para ir a cada receta):
Tarta mousse de chocolate
Mousse de yogur
Copa de fresas con frosting de queso
Ingredientes (para un "biberón" mediano)

125 g.de fresas.
62 g. de azúcar
1 cucharada y media de agua

Preparación

Lavamos las fresas, las troceamos y las echamos en un cazo junto con el azúcar y el agua.

Calentamos a fuego bajito hasta que las fresas estén blandas y se hayan caramelizado. Movemos de vez en cuando para que no se peguen. Batimos y lo pasamos por un colador, para eliminar las semillas.

La cantidad de coulis que sale con estas cantidades es más que suficiente para decorar una tarta, pero si queréis hacer más es simplemente doblar, triplicar cantidades.... Yo preparo siempre de más porque luego lo uso para otros postres y no hay problema alguno de conservación guardándola en la nevera.

Lo echamos a un biberón, dejamos enfríar y ya tenemos listo nuestro coulis para decorar, como más nos guste.

Tostadas francesas (French toast)

miércoles, 3 de febrero de 2016

Hoy os traigo una receta perfecta para el desayuno de San Valentín. Una buena manera de sorprender a vuestra pareja con este dulce postre, las tostadas francesas, muy similar a nuestras torrijas, aunque con diferencias a la hora de la elaboración, como puede ser que en una tostada francesa todos los ingredientes se preparan en un mismo bol mientras que en las torrijas se requieres más pasos antes de pasarlas por la sartén, entre algunas otras....

El nombre de la receta es un poco misterioso. Parece ser que fue creada en Europa para aprovechar el pan del día anterior, de hecho en Francia se conoce como "Pain perdu" (pan perdido). Incluso parece ser que en la época de los romanos existía una versión de esta receta, pero es en Estados Unidos dónde se han hecho más populares y de dónde proviene su nombre más conocido, "French toast". En algunos sitios de América se conocen como German toast, spanish toast o en Inglaterra como poor knights of Windor...sea como sea el nombre que tengan, estás buenísimas, aunque no son para comerlas todos los días, porque tienen calorías por doquier...
El pan ideal para hacer las tostadas francesas es un pan con miga del día anterior, pero en mi caso, como fueron un poco improvisadas, las hice con un pan de molde que envolví en una servilleta y dejé un día para otro para que dejara de estar tierno y se pudiera manejar mejor.

Ingredientes

2 o 3 rebanadas de pan.
1 vaso de leche entera.
4 cucharadas de azúcar.
2 huevos.
1 pizca de canela.
Mantequilla.
Azúcar y canela para espolvorear por encima.

Preparación

En un bol batimos los huevos, la leche, el azúcar y la canela.

Vertemos en una fuente honda la mezcla y colocamos las rebanadas de pan, para que se empapen bien, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que hayan absorbido todo el líquido.

En una sartén fundimos un poco de mantequilla y vamos friendo cada una de las rebanadas por ambos lados hasta que cojan un bonito color dorado.

Las vamos colocando sobre un papel absorbente para retirar el exceso de mantequilla y las espolvoreamos con una mezcla de azúcar y canela.

Podemos acompañar las tostadas con sirope de arce como en nuestro caso (es como se suelen acompañar habitualmente) , que le da un sabor genial, o podemos echar por encima unas fresas, nata, etc...Como las hicimos nosotros, estaban de muerte. Espero que os gusten.

Fuente: Directo al paladar