Patatas con bacalao y níscalos

lunes, 30 de noviembre de 2015

Hola amig@s,

Otra vez lunes, inicio de la semana laboral, que penita :(. Encima ya está haciendo frío de verdad, así que la pereza de ir a trabajar es doble. Precisamente para estos días de frío viene genial la receta de hoy, un plato de cuchara, con patatas, bacalao y un producto de temporada, como son los níscalos.

Hay que aprovechar la temporada de setas, ya que como sabéis son meses puntuales. En nuestro caso cogimos los níscalos en la sierra de Madrid hace un par de semanas, pero podéis comprarlo en cualquier tienda o supermercado, aunque este año, como hay pocos, son un poco caros, pero merece la pena ya que es una de las setas más agradecidas, así que nos ponemos delantales y ¡a cocinar!


Ingredientes (para 4 personas)

500 gr. de patatas.
3 lomos de bacalao al punto de sal.
300 gr. de níscalos.
1/2 pimiento rojo.
1/2 pimiento verde.
1 tomate pequeño.
1 cebolla.
1 cucharadita de pimentón
1 pastilla de caldo de pollo.
Aceite de oliva.
Ajo .
Perejil.

Preparación

Picaremos ajo y perejil en un mortero. Reservamos.

Hacemos el sofrito, para ello, en una olla a presión, añadimos un chorrito de aceite, cebolla, los pimientos, el tomate y dejamos sofreir. Una vez hecho, añadimos 1 cucharadita de pimentón. Añadimos también las patatas y los níscalos y lo rehogamos todo junto.

Cuando está todo rehogado, añadimos el ajo y perejil que ya teníamos picado previamente. Añadimos agua hasta cubrir las patatas y una pastilla de avecrem. Por último, agregaremos las tajadas de bacalao. Dejamos cocer unos 20 minutos. No hará falta sal puesto que el bacalao ya lo tiene, igualmente, salamos al gusto caso de ser necesario.

Ya tenemos un listo un delicioso plato de otoño :)






Tarta de chocolate y crema de queso

lunes, 23 de noviembre de 2015

Me encanta el chocolate en casi todos los formatos, me declaro chocoadicta , como ya os he comentado en otras ocasiones. Parece mentira que siendo lo que más me gusta del mundo mundial, lo aborreciera tanto cuando me quedé embarazada, cosas hormonales supongo... Así que debido a ese periodo de abstención chocolatera , ahora estoy recuperando el tiempo perdido y siempre que la ocasión lo permite, hago dulces con chocolate (pincha aquí para ver todas las recetas que tenemos con chocolate). En esta ocasión fue para el cumpleaños de mi primo Javi, otro chocoadicto.

La tarta que hice fue un delicioso bizcocho de chocolate, relleno de crema de queso y todo cubierto por ganache de chocolate, vamos una maravilla. Otra de las combinaciones que me encanta, por cierto, queso con chocolate mmmm, buenísimooooo!


También he de decir que la tarta no quedó visualmente muy bonita, pero estaba buenísima, si hubiese usado un molde redondo hubiese quedado mucho más bonita, pero bueno, que le vamos a hacer. Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!

Ingredientes

Para el bizcocho:
4 huevos L.
250g de azúcar.
250g de harina de trigo.
250g de mantequilla a temperatura ambiente.
50g de cacao puro en polvo.
100ml de leche tibia.
1 sobre de levadura química (16g).
Molde rectangular de 30x20 cm.

Para la crema de queso:
300 g queso de untar tipo Philadelphia.
150 g de azúcar glass.
350 g de nata líquida para montar.

Para el ganache de chocolate:
250g de chocolate.
250ml de nata para montar.

Preparación

Elaboración del bizcocho:
Engrasamos y enharinamos el molde.

Precalentar el horno a 180ºC.

Mezclamos el cacao, la harina y la levadura y lo tamizamos. Reservamos.

En un bol añadimos la mantequilla y la batimos con el azúcar con batidora de varillas varillas hasta que se forme una crema blanquecina.

Añadimos los huevos uno a uno y batimos bien. No añadir el siguiente hasta que esté bien integrado en anterior.

Añadir la mezcla de harina- cacao y levadura poco a poco e ir mezclando, hasta que esté totalmente integrada.

Añadir en forma de chorro fino la leche y volver a mezclar.

Volcamos la masa en el molde y horneamos durante unos 40-45 minutos o hasta que metamos un palillo y salga limpio, ya sabéis depende de cada horno.

Dejamos enfriar en el molde 15 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Elaboración de la crema de queso:
Mezclar el azúcar glass con el queso en un bol con  varillas o con nuestro robot hasta conseguir una mezcla homogénea.

Montamos  la nata y unimos con cuidado a la mezcla anterior.

La nata a la hora de montarla ha de estar bien fría y no debemos pasarnos al montarla, ya que el exceso de movimiento proporcionará demasiado calor que hará de nuestra nata una sustancia mantequillosa, que irá destinada al cubo de la basura, por tratarse de un proceso irreversible.

Refrigerar hasta su uso.

Preparación del ganache chocolate:
Calentamos la nata hasta que empiece a hervir. Retiramos del fuego, añadimos el chocolate y removemos hasta obtener una consistencia homogénea. Dejar unos minutos.

Montaje de la tarta:
Una vez frío el bizcocho, lo cortamos con la mitad , lo rellenamos con la crema de queso y le ponemos la parte superior.

Para cubrir con el ganache, colocamos el bizcocho sobre una rejilla y esta a su vez sobre una bandeja ( para no poner toda la encimera perdida de chocolate) y  verter por encima el chocolate. Por tratarse de un tarta rectangular empezar a cubrir con el chocolate por una de las esquinas hasta completar el resto de la tarta.

Refrigeramos hasta que solidifique el ganache y ya tenemos nuestra deliciosa tarta lista.

Casarecce gratinados con langostinos

viernes, 20 de noviembre de 2015

Hola amig@s,

Un viernes más, tenemos una receta ideal para el fin de semana. La propuesta en este caso es un plato de pasta . Mucha gente, erróneamente, piensa que con pasta no se puede hacer nada del otro mundo, pero con buena pasta e ingredientes se pueden hacer recetas geniales, como la que os presento hoy, un delicioso plato de casarecce con una bechamel de langostinos al horno.

Para quien no conozca esta pasta, los casarecce, son un tipo de pasta corta y acanalada, ideal para acompañar con pestos, ragús, etc. La traducción del italiano es "hecho en casa". Usé los de la marca Pastas Romero, de la variedad "al bronce". El resultado fue excelente. Como nota peculiar de la receta, cabe mencionar que la bechamel está hecha con el jugo de los langostinos, como veréis ahora en la preparación.


Ingredientes ( para 3 personas)

300 gr. de casarecce.
250 gr de langostinos.
1 diente de ajo.
3/4 litro de leche.
5 cucharadas de harina.
3 cucharadas colmadas de mantequilla.
Aceite y sal.

Preparación

Pelamos los langostinos y reservamos las cáscaras y cabezas.

Cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del paquetes. Pasamos por agua fría y escurrimos.

Ponemos a cocer las cáscaras y cabezas en la leche y cuando rompa a hervir, retiramos, damos 2 toques de batidora y pasamos por un colador. La leche quedará con un bonito color coral. Reservamos.

En una sartén, añadimos un chorrito de aceite y doramos el ajo, añadimos los langostinos troceados. Damos unas vueltecitas hasta que estén ligeramente hechos y reservamos.

Para la bechamel ,añadimos 3 cucharadas colmadas de mantequilla en una cacerola. Una vez que la mantequilla está derretida, añadimos 5 cucharadas de harina y vamos dando vueltas para que la harina se vaya tostando y no sepa cruda. Agregamos la leche que habíamos reservado poco a poco para que la masa no quede con grumos y movemos continuamente.Es importante que no dejemos de mover con varillas en ningún momento. Salamos al gusto. Si la bechamel os queda espesa, no os preocupéis, añadimos un poco más de leche y listo.

En un bandeja apta para horno echamos la pasta, los langostinos, la bechamel y movemos bien para quede todo bien mezclado. Añadimos queso emmental rallado y metemos al horno a gratinar.

Espero que os guste.


Tarta de galletas y chocolate

lunes, 16 de noviembre de 2015

¡Buenos días!

Vamos a empezar la semana con una receta dulce de las de toda la vida. Mentiría si os dijera que la de hoy es la tarta que me solía hacer mi madre de pequeña en los cumpleaños, porque como yo era una niña muy rarita , no había forma de que me sacaran de la Comtessa (seguro que la mayoría de vosotros la conocéis), pero ésta es la tarta que mi madre solía hacer en el restaurante familiar y siempre era un éxito.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!

Ingredientes

3 paquetes de galletas cuadradas.
leche entera con nesquik o cola-cao al gusto.
250g de chocolate fondant.
250ml de nata para montar.


Preparación

En primer lugar engrasamos con mantequilla el molde en el que vayamos a hacer la tarta y lo forramos con papel de horno. Yo lo hice en una bandeja sólo lo engrasé ya que no tenía papel de horno.

En un cazo ponemos a calentar la nata al fuego medio-bajo o al microondas, cuando rompa hervir retiramos del fuego y añadimos el chocolate, movemos hasta que se funda por completo.


En un plato añadimos la leche templada con el nesquik. Vamos mojando las galletasque tendrán que están bien mojadas pero sacándolas antes de que se rompan. Es el paso más importante y depende del tipo de galleta que se utilice, algunas galletas bastará con pocos segundos y otras hay que tenerlas más tiempo. De este paso dependerá la jugosidad de la tarta.

 
Las vamos colocando en la bandeja como se observa en la fotografía.


Cubrimos con chocolate y vamos poniendo otra capa de galletas. Así sucesivamente alternando galleta y chocolate, hasta terminar con todas las galletas.


 

 Terminamos cubriendo toda la tarta con chocolate y decoramos al gusto.

Dejamos enfriar en la nevera y ya tenemos lista nuestra tarta.



Ensalada de canónigos con queso de cabra y cebolla caramelizados

lunes, 9 de noviembre de 2015

Nos encantan las ensaladas. Siempre que vamos a un restaurante solemos pedir alguna ensalada diferente como entrante. Si nos gusta la apuntamos en nuestra bitácora para hacerla en casa, ya que son muy socorridas como en cualquier cena, como algo rápido, baratito y sano. La de hoy lleva uno de nuestros ingredientes favoritos, como es el queso de cabra (si os dais una vuelta por el blog os daréis cuenta de lo que nos gusta, por ejemplo en recetas como la trenza de hojaldre con queso de cabra y membrillo, los canapés de rulo de cabra o saquitos de queso de cabra y miel, entre otras recetas....).

Os va a encantar, buenos ingredientes y un toque dulce gracias al caramelizado, la cebolla dulce y el caramelizado del azúcar, así que nos ponemos delantales y ¡a cocinar!


Ingredientes

1 bolsa de canónigos
Piñones.
Medallón de queso de cabra.
Cebolla endulzada. Usé la de Hero.
Azúcar moreno para caramelizar.
Reducción de frambuesa.

Preparación

En una ensaladera colocamos los canónigos y añadimos la cebolla, los piñones y colocamos en la parte superior el medallón de queso de cabra.

Sobre el medallón de queso de cabra pondremos una buena capa de azúcar moreno y lo caramelizamos con un soplete de cocina. De este modo tiene un rico toque dulce y queda muy crujiente.

Para terminar, echamos un buen chorro de reducción de frambuesa.

Así de fácil. ¡Buenísima!


Crema catalana

viernes, 6 de noviembre de 2015

Como digo siempre en estos días, ¡por fin es viernes! y podemos disfrutar del fin de semana (en Madrid además el lunes es fiesta) y por tanto hacer las cosas que nos gustan, entre otras cocinar, por supuesto.

La propuesta de hoy es uno de los postres favoritos de Isma, la crema catalana. Me daba pena que siempre comiera la típica envasada (que aún así le encanta) y me decidí por hacerla yo misma, aprovechando además que quería darle uso al soplete de cocina que tengo, que está un poco infrautilizado (podéis ver otras recetas en el blog usando este artilugio, como veleros de jamón y queso , canapés de rulo de cabra o hamburguesa de ternera y foie).


La crema catalana tiene su origen en una visita que hizo en el S. XVIII un obispo a un convento catalán. Ante tal acontecimiento, las monjas decidieron hacerle un flan como postre, pero quedó demasiado líquido. Ante esto, le dieron diferentes toques y lo remataron con azúcar quemado. Cuando el obispo se dispuso a comerse el flan, el azúcar todavía estaba muy caliente, con lo que el obispo exclamó: ¡Crema! que, en catalán significa ¡Quema!, de ahí el origen de su nombre crema. Realmente, es una evolución de las natillas.

Se puede usar como relleno de diversas elaboraciones, como cocas, ensaimadas, etc...pero lo más común es comerla como postre individual. Bueno, nos dejamos de historia culinaria y ¡nos ponemos delantales y a cocinar!

Ingredientes

1 litro de leche entera.
8 yemas de huevo.
75 gr. de maicena.
250 gr. de azúcar
Cáscara de 1/2 limón.
1 ramita de canela.
Azúcar y canela para caramelizar.

Preparación

En un cazo echamos la leche, la piel de limón en tiras, la ramita de canela y lo llevamos a ebullición a fuego medio, teniendo cuidado para que no se nos pegue.

En un bol añadimos yemas, azúcar y maicena. Mezclamos con una cuchara de madera hasta obtener una mezcla sin grumos.

Pasamos la leche por un colador e incorporamos en forma de hilo a la mezcla de yemas mientras vamos moviendo rápidamente para que no se formen grumos.

Ponemos la mezcla al fuego en un cazo y llevamos a ebullición moviendo continuamente con la cuchara de madera. Dejamos hervir 2-3 minutos.

En nuestro caso, repartimos la mezcla en cazuelitas de barro, pero podéis coger boles o los recipientes que más os guste. Dejamos enfriar.

En el momento de servir espolvoreamos con una mezcla de azúcar y canela y quedamos con un soplete hasta conseguir una rica costra crujiente.

Espero que os guste.


Fuente: Megasilvita


Pollo a la mostaza

martes, 3 de noviembre de 2015

Hola amig@s,

Volvemos a la carga con recetas buenas, bonitas y baratas después de darnos un pequeño paseo con Daniela por Atenas y habernos empapado de la gastronomía de ese país, que compartiremos con todos vosotros en breve en nuestra sección de cocina internacional ;-)

La receta de hoy es una de esas que bien te vale para una celebración como para comerla cualquier día de diario, no os llevará más de 15 minutoss y por supuesto, está buenísima.  Si os gusta el pollo y la mostaza, ésta es vuestra receta, así que como decimos siempre, nos ponemos delantales y ¡a cocinar!


Ingredientes (para 2 personas)
2 cuartos traseros de pollo.
2 patatas medianas.
Media cebolla.
1/4 pastilla avecrem pollo.
Zumo de medio  limón.
1 dientes de ajo.
Perejil.
1 chorro de vino blanco.
Mostaza de Dijon. Si te gusta un sabor más suave utiliza mostaza antigua
1 vaso  de agua.
Aceite de oliva.
Sal y pimienta.

Preparación

Colocamos en una bandeja de horno los cuartos de pollo, alrededor de estos las patatas en rodajas y por encima la cebolla en tiras. Salpimentamos todo.

Añadimos por encima de las patatas un chorro de aceite de oliva.

Echamos el agua y añadimos la pastilla de avecrem desmenuzada, el ajo machacado con el perejil , un chorrito de vino blanco y el zumo de medio limón.

Pintamos con mostaza los cuartos de pollo, tal como podéis ver en la foto:

Horneamos en horno precalentado a 200ºC durante unos 40-45 minutos.

Servimos y a ¡disfrutar!