Tarta helada de vainilla y chocolate

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Buenos días,

Me resisto a entrar en otoño, así que hoy os traemos una deliciosa tarta helada de vainilla y chocolate que hice el pasado mes de julio con motivo de mi cumpleaños.


Si, ya sé que ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero por una cosa o por otra, no encontraba el momento de publicarla. Así que aprovechando el próximo "veranillo de San Miguel", os la muestro.

Lo mejor de la tarta es el bizcocho, tiene una textura húmeda, esponjosa y con un delicioso sabor a chocolate. Ha pasado a convertirse en uno de mis favoritos desde el momento que la probé. Si no os animáis a hacer la tarta por ser un poco engorrosa, al menos tenéis que hacer el bizcocho, no os arrepentiréis. El helado tampoco se queda atrás , tiene un intenso sabor a vainilla. Hace unas semanas publicamos su elaboración en el blog, ver receta aquí. Yo lo hice con la heladera del Lidl, pero si no tenéis heladera o queréis ahorrar tiempo, podéis sustituirlo por un helado de calidad. Os recomiendo el del Lidl ,uno con el envase rojo, bueno , bonito y barato.

La receta es de la web La receta de la felicidad, la tenía guardada del año pasado, pero me echó para atrás el hecho de ver en los comentarios de la receta que la gente dijera que se quedaba muy dura cuando la sacabas del congelador, que había que sacarla con mucho tiempo de antelación y que si no lo hacías casi tenías que cortarla con una radial prácticamente. Aparte decían que no les quedaba bien al cubrirla con el chocolate. Todas esas cosas son ciertas, pero tranquil@s, se pueden remediar. Simplemente tenemos que sacar la tarta del congelador antes de consumirla (como unos veinte minutos o media hora)  y si somos muy cuidadosos a la hora de cubrir la tarta, dejando que el chocolate pierda un poco de calor y sacando la tarta del congelador en el momento de cubrirla, ese problema también lo tendremos resuelto.

Tener en cuenta también que cuando hagáis la masa del bizcocho quedará muy líquido cuando añadáis el agua, pero es normal. Tampoco os asustéis si al preparar el chocolate de cobertura os queda grasiento y con una consistencia extraña, cuando se enfría está buenísimo.

Sobre el molde, usé 2 moldes como de papel de aluminio que venden en Mercadona que miden unos 20 cm. No se pueden usar moldes desmontable ya que la masa es muy líquida y se saldría por la base.

Para el montaje de la tarta usé un molde de 20 cm , éste si que era desmontable, y así poder desmoldarla bien. Como el molde no es muy alto, gané altura poniéndole acetato hasta doblar la altura original del molde.

Y ya por último pues decir que la tarta me gustó muchísimo y seguramente la vuelva a repetir. Sin más dilación, nos ponemos delantales y ¡a cocinar!
La porción recién cortada
Ingredientes
 
Para el bizcocho:
200g de harina.
300g de azúcar.
90g de cacao puro en polvo.
1 cucharadita de levadura química tipo Royal.
1 pizca de sal.
2 huevos.
200 ml de buttermilk o 200 ml de leche entera más una cucharada de vinagre , que es como la hice yo.
125 g de mantequilla fundida.
200 ml. de agua en la que disolvemos un sobre de nescafé.

Para el relleno:
1 litro de helado de vainilla ( ver receta aquí )

Para la cobertura:
200 ml de nata para montar.
50g de mantequilla.
250 g de chocolate fondant.
Crocanti de almendra.
Preparación


Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Preparamos el buttermilk. Para ello, a 200 ml de leche le añadimos una cucharada de vinagre. Dejamos reposar durante 15-20 minutos, hasta que tenga apariencia de leche cortada.

Mezclamos los ingredientes secos: la harina, el cacao, la levadura, el azúcar y la sal. Añadimos los huevos batidos, la mantequilla fundida y el buttermilk. Mezclamos bien. Cuando esté todo integrado añadimos el café y mezclamos de nuevo. Como ya he dicho antes, la masa queda muy líquida.

Repartimos la mezcla en los dos moldes y horneamos unos 30 minutos, depende un poco del horno. Ya sabéis, el mejor método es guiarse al pinchar un palillo en el bizcocho, que si sale limpio, es símbolo de que ya está hecho.

Sacamos del horno, dejamos reposar quince minutos en el molde y desmoldamos, dejando enfriar totalmente hasta seguir con la receta. Es mejor prepararlos con un día de antelación.

Como ya tendremos el helado hecho, bien el de nuestra receta, bien comprado en la tienda, lo sacamos del congelador para que quede con una textura que se pueda manejar bien.

Montaje de la tarta:
En un molde desmontable alto de unos 20 cm forrado con papel vegetal, colocamos un bizcocho a modo de base, repartimos el helado de vainilla por encima y ponemos el otro bizcocho en la parte superior.

Llevamos al congelador y dejamos de un día para otro.

Al día siguiente, preparamos la cobertura de chocolate. Para ello hervimos la nata, retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado y la mantequilla. Dejamos reposar unos minutos y movemos hasta obtener una crema homogénea.

Sacamos la tarta del congelador, la ponemos sobre una rejilla ( con una bandeja debajo) y vertemos sobre ella la cobertura de chocolate. Es importante que el chocolate no esté muy caliente porque si no se funde el helado de vainilla, ni muy frío porque si no resbalará sobre las paredes de la tarta. Yo lo dejé como un par de minutos enfriar si no recuerdo mal.

Decoramos al gusto, yo lo hice con crocanti de almendra.

Espero que os haya gustado. Merece la pena hacerla aunque sea un poco engorrosa, merece la pena.
  
Se deshace mientras que te dice "cómeme"







Mejillones en salsa de tomate

miércoles, 16 de septiembre de 2015

La receta de hoy es un clásico familiar, una idea de la mejor cocinera del mundo, mi madre.  En navidades o cumpleaños nunca pueden faltar en casa estos ricos mejillones en salsa. Son de esas recetas que te incitan a mojar la salsa hasta terminar con una barra de pan. Es muy sencillita y es ideal como entrante para sorprender a vuestros invitados, así que sólo nos queda una cosa, ponernos los delantales y ¡a cocinar!

 

Ingredientes

1 kg de mejillones.
¼ de gambas.
Media cebolla.
4 cucharadas de tomate frito.
1 cucharadita de harina colmada.
½ cucharadita de pimentón. Yo uso pimentón de la vera D.O Las Hermanas.
½  pastilla de avecrem pollo.
Guindilla al gusto.
Caldo de cocer los mejillones.

Preparación 

Limpiamos los mejillones.
En una cacerola, añadimos un dedo y medio de agua aproximadamente.  Cuando empiece a hervir, echamos los mejillones y según se van abriendo los vamos sacando (no dejarlos más tiempo porque se quedan secos). Reservamos el caldo por un lado y por otro los mejillones.

En una sartén con un chorrito de aceite sofreímos la cebolla picadita hasta que esté transparente. Añadimos la harina y la doramos un poquito para que no sepa crudo. Añadimos el pimentón, movemos para que se integre bien y no se queme, echamos el tomate y lo mezclamos todo(ver la siguiente foto)

 
Seguidamente, añadimos el caldo de los mejillones y la media pastilla de avecrem desmenuzada. Se deja cocer durante 10 minutos a fuego bajo (ver las siguientes 3 fotos).


Mientras, preparamos los mejillones. Quitamos la concha de encima y les colocamos un par de gambas peladas (ver la siguiente foto).

Vamos colocando los mejillones dentro del caldo. Si os sobran gambas, las añadimos sueltas al caldo. Echamos la guindilla al gusto. Dejamos cocer diez minutos a fuego medio, retiramos del fuego y servimos en la sartén (ver la siguiente foto).
 

Y nada más, ¡que los disfrutéis!






Tarta de nubes

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Hola amig@s,

¿Qué tal? Nosotros un poco plof, ya estamos con la vuelta a la rutina, las vacaciones ya se han terminado...pero bueno, hay que trabajar, como todo hijo de vecino que se suele decir.

Para empezar con buen pie la vuelta del blog, tenemos una tarta de nubes que gustará a grandes y pequeños. De hecho, la hicimos como postre para una barbacoa que organizamos y le gustó a todo el mundo ( o al menos eso dijeron ;-) . La verdad es que es imposible que no le guste a alguien, tiene una textura muy esponjosa, es muy suave y además, te hace recordar esos tiempos en los que ibas a la tienda de chuches y al final siempre terminabas comprando alguna nube (todavía no se conocía eso de marshmallows como se dice ahora tan estilosamente).


Para hacer esta tarta tenéis que tener en cuenta que podéis hacer la base de galletas o hacerla con un bizcocho genovés como hicimos nosotros (pinchar en el nombre para ver la receta del bizcocho genovés). Queda bien de cualquiera de las formas.

Ingredientes

Base de bizcocho genovés:
4 huevos (L) a temperatura ambiente.
165 g. de harina de repostería.
170 g. de azúcar.
60 g. de agua.

Tarta:
500 g. de nata para montar.
460 g. de nubes.
100 g de leche.
400 g. de zumo de naranja natural.

El molde que usamos era de 23 cm.

Preparación

Base:
Para hacer el bizcocho genovés, podéis seguir los pasos indicados en la receta que ya publicamos en su día (pinchar en el nombre para ver la receta). Una vez hecho, lo pondremos en la base del molde.

Tarta:
Exprimiremos naranjas hasta obtener 400 ml. de zumo. Reservamos.

Montamos la nata con batidora de varillas (tiene que ser mínimo 35% materia grasa y estar bien fría) hasta que obtengamos una textura firme . Reservamos en la nevera.

En un cazo a fuego lento, añadimos la leche y las nubes. Calentamos a fuego lento moviendo continuamente para evitar que se peguen las nubes hasta que  queden fundidas en la leche.

Añadimos el zumo de naranjas a la mezcla de leche y nubes. Mezclamos bien. No os asustéis si adquiere una textura como si estuviera cortado. Pasamos a un bol de plástico para que se enfríe más rápido. Dejamos enfriar sin que llegue a cuajar. Si vemos que cuaja, le damos un golpe de varillas para deshacer cualquier grumo que pueda quedar. Podéis añadir un poco de colorante para que quede más rosa, eso como veáis.

Sacamos la nata montada de la nevera y la añadimos a la mezcla anterior, con movimientos envolventes con ayuda de una espátula de abajo a arriba para que no se baje mucho.

Por último, echaremos la mezcla encima del molde que ya tiene la base de bizcocho genovés en su interior. Meteremos en nevera para que cuaje, al menos durante 4 horas o de un día para otro. No hace falta gelatina para que cuaje puesto que las nubes ya tienen gelatina.

Si queréis decorar la tarta, podéis echarle un trocitos de chocolate blanco como pusimos nosotros, echar sirope de fresa, bolitas decorativas....lo que más os guste.

En la foto desde arriba parece que está deshecha la base de bizcocho. No es así, simplemente es por el ángulo de la foto y porque está sin desmoldar de la base del molde , como podéis ver. En la foto frontal del inicio podéis apreciar como queda la base de bizcocho.
Nota: Si queréis hacer la base de galletas, necesitáis 400 gr. de galletas María (o cualquier otra) y 160 gr. de mantequilla. Es muy sencillo hacerla, trituramos la base de galletas y mezclamos con la mantequilla derretida. Extenderemos la galletas sobre el molde desmontable, presionando para que quede compacto y no se nos rompa a posteriori. Guardaremos en la nevera.


Fuente: http://lasu.blogspot.com.es/2010/10/tarta-de-nubes-marshmallows.html?m=1