Champiñones con jamón

jueves, 26 de febrero de 2015



Me gustan mucho las verduras y entre ellas los champiñones son de mis preferidos y si ya los cocinas con jamón... resultan deliciosos. Ideales como un primer plato para la comida o para una cena ligera.  Cada vez que voy a la frutería no me puedo resistir al verlos tan blanquitos...diciendo compra y cómeme!!!





Ingredientes (para dos personas)

500g de champiñones.
1/ 2 cebolla grande
1 diente de ajo
Taquitos de jamón serrano al gusto.
Perejil.

Preparación


Cortar el tallo de los champiñones que tienen una gran cantidad de tierra y lavarlos muy bien. Primero los sumergimos en un barreño con agua y luego los lavamos de uno en uno. Una vez lavados, laminamos los champiñones y reservamos. 

En una sartén, añadimos un poco de aceite de oliva y sofreímos la cebolla hasta que quede transparente a fuego medio. Añadimos el ajo (cortado en láminas o machacado) una vez que la cebolla esté pochada. 

Añadimos perejil y posteriormente los tacos de jamón serrano. Añadimos los champiñones, movemos bien para que se integre todo y dejamos a fuego medio 10 minutos o hasta que estén tiernos los champiñones  .

Añadiremos sal al gusto una vez cocinado, ya que al tener jamón serrano ya quedará algo salado.

Bizcocho de naranja, almendras y yogur.

martes, 24 de febrero de 2015

¡Qué rápido pasa el tiempo! y que conste que no digo lo mismo en el caso de mi embarazo, que sobre todo los dos últimos meses, se me están haciendo muy pesados, menos mal que ya no queda nada para conocer a Daniela, nuestra princesita.

Lo de la fugacidad del tiempo lo digo porque parece que fue ayer cuando me independicé con Ismael ( ya han pasado casi tres años) y empecé mis andanzas culinarias y mi  relación de odio con mi horno. Aún recuerdo mis llantos en la cocina al hornear un bizcocho red velvet para una tarta de cumpleaños de Ismael Quería sorprenderle y ante el resultado ( un bizcocho hundido y el otro con copete) me dio por llorar. Menos mal que con ayuda de mi madre lo pude solventar y el cumpleañero quedó encantado. Pero todo cambió cuando nos empezamos a llevar bien, el horno hacía su trabajo y yo el mio, y la verdad que ahora no lo cambio por ninguno. Los bizcochos se han convertido en mi especialidad y es con lo que más disfruto en la cocina. Así que con práctica todo es posible, no tirar la toalla a la primera...

Para Reyes me regalaron otros de los libros de la pastelería Hummingbird , llamado " Cake Days", otra maravilla culinaria y qué mejor manera de usarlo que con un bizcocho esponjoso, con un sabor delicioso y muy fotogénico, como podéis ver.




Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!


Ingredientes ( para 8-10 personas)

190g de mantequilla
190 g de harina
1 cucharada de ralladura fina de piel de naranja
190g de azúcar
3 huevos L
60g de harina de almendras
1 cucharadita de levadura
1/4 cucharadita de sal
25g de yogur natural. El mio era griego.
1 cucharadita de esencia de vainilla
10g de almendras laminadas
Un molde rectangular de 8.5x 17.5 cm de 7.5cm de fondo engrasado y enharinado o forrado con papel vegetal.

Preparación

Precalentamos el horno a 170ºC.

Con una batidora eléctrica o una batidora amasadora con pala, batimos la mantequilla, la ralladura de la piel de la naranja y el azúcar hasta obtener una mezcla esponjosa.

Añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada incorporación. Rebañamos de vez en cuando las paredes del cuenco para asegurarnos de que los huevos y la mantequilla se incorporan como es debido.

En otro cuenco, mezclamos la harina, la harina de almendras, la levadura y la sal  y la añadimos a la mezcla anterior en dos tandas, batiendo a velocidad baja para que los ingredientes se incorporen. A continuación añadimos el yogur y la esencia de vainilla y seguimos batiendo.

Vertemos la masa en el molde y esparcimos las almendras laminadas por la superficie. Horneamos durante 50-60 minutos o hasta que el bizcocho esté firme por arriba y al introducir un palo de brocheta salga limpio. Yo lo he horneado a media altura sobre rejilla y con calor arriba y abajo (mi horno no es de aire).

Retiramos el bizcocho del horno , dejamos que se enfríe unos minutos en el molde y dejamos enfriar por completo desmoldado sobre una rejilla.

Espero que os guste.













Buñuelos de naranja

viernes, 20 de febrero de 2015

Hoy vamos a poner el broche de la semana laboral (para algún@s) con una deliciosa receta dulce de las de toda la vida que tanto nos gustan, que con tantas repostería creativa, estamos dejando de lado nuestros postres.
La receta de hoy es muy sencilla y la podéis  en el mismo día en un  ratillo mientras preparamos la comida, son unos ricos buñuelos de naranja, eso sí, son altamente adictivos y una vez que pruebas uno, ya no puedes dejar de comerlos.

Nos ponemos delantales y ¡a cocinar!


Ingredientes

3 huevos L.
1 yogur natural
200g de harina.
1 naranja de piel 
1 cucharada de aceite de oliva.
Un sobre de levadura.
Una pizca de sal.
Aceite de oliva para freír.
Azúcar para rebozar.

Preparación

En primer lugar lavamos muy bien la naranja y rallamos su piel. Reservamos.

Pelamos la naranja y la cortamos en trocitos, la ponemos en un bol y la trituramos el yogur, los huevos, el aceite y la ralladura que habíamos reservado. Añadimos la harina mezclada con la levadura y la pizca de sal y mezclamos muy bien.

Dejamos la masa unos 5 minutos y veremos que coge consistencia.

Calentar aceite de oliva abundante en una sartén y con ayuda de una cuchara vamos depositando la mezcla en el aceite hasta que se doren. El aceite no debe estar muy caliente ya que si no se harían por fuera pero quedaría la masa cruda por dentro.

Sacamos y rebozamos con azúcar. Sacudimos y servimos calientes.

Los podemos acompañar con chocolate fundido.

Espero que os guste.


Bizcocho de cacao y yogur

martes, 17 de febrero de 2015

Hoy os traigo una receta de las de toda la vida , el bizcocho típico de yogur pero con un toque de cacao. En lugar de usar un yogur normal si optas por un yogur griego queda mucho más jugoso. Es muy sencillo de hacer y siempre sale bien, como en este caso. Fue el bizcocho que elegí el mes pasado para el cumpleaños de mi primo, ya que tenía muy poco tiempo para hacerlo.

Este bizcocho es ideal como base para tartas, para el desayuno, para la merienda y si quieras que tenga un sabor más intenso a chocolate le puedes añadir unas pepitas de chocolate antes de hornear la masa. Las combinaciones son múltiples.

Ingredientes

3 huevos L.
1 yogur griego natural.
2 medidas de yogur de harina.
1 medida de yogur de cacao puro sin azúcar.
2 medidas de yogur de azúcar.
1 medida de yogur de aceite de girasol.
1 sobre de lavadura (16 g de polvo para hornear).
Esencia de vainilla.
Harina y mantequilla para engrasar el molde.
Batidora de varillas para la elaboración

Preparación

Batir los huevos con el azúcar hasta que estén bien ligados. 

Añadir el yogur y el aceite y seguir batiendo.

Tamizar la levadura,la harina, y el caco sobre la masa y batir bien hasta conseguir una textura homogénea.

Verter la masa en el molde y hornear sobre rejilla altura media del horno precalentado a 180ºC durante unos 35-40 minutos, dependerá del horno, pero siempre tenemos que guiarnos con el palillo a ver si sale limpio.

Dejamos enfriar unos 10 minutos en el molde y desmoldamos.

Enfriar sobre rejilla.

Decoramos al gusto y ¡ a disfrutar!


Este bizcocho siempre sale bien, lo he hecho muchas ocasiones. Si queréis echarle chocolate caliente por encima, mirar que bonito queda.


Canelones de espinacas y beicon

viernes, 13 de febrero de 2015

Hoy os traigo una receta ideal para que hagáis el fin de semana y aprovechando que es San Valentín incluirla en el menú de la celebración. Además es una manera de que los niños coman verduras. ya que muchas veces se convierte en un auténtico calvario. La receta es de mi propia cosecha de un día que estaba inspirada y el resultado nos encantó.



Ingredientes ( para 3 personas)

15 placas de canelones
5 lonchas de beicon
400g de espinacas congeladas
2 cucharadas soperas de queso tipo phliladelphia
Queso rallado para gratinar
Mantequilla para engrasar
Tomate frito casero
Bechamel

Preparación

En primer lugar cocemos las espinacas (yo las cocí en el microondas en la olla vapor lekue durante 6 minutos a potencia máxima). La podéis cocer en el microondas en un recipiente de vidrio con tapa o en la vitro. Yo prefiero en el microondas porque no hay que añadir agua  en la cocción y evito que luego estén soltando agua y haya que escurrirlas durante mucho tiempo. Si optáis a cocerlas en la vitro las podéis cocer el día de antes para asegurarnos de que eliminas todo el agua.
Recurro a las espinacas congeladas porque en la frutería no siempre las tienen frescas y las que vienen envasadas muchas veces amargan.

Una vez cocidas y escurridas hacemos el relleno, para ello:

Cortamos el beicon en trocitos y lo sofreímos con un poco de mantequilla, añadimos las espinacas salteamos y le agregamos dos cucharadas colmadas de queso tipo  philadelphia. Movemos bien hasta que esté todo bien integrado. Reservamos.

Cocemos las placas de los canelones siguiendo las indicaciones del paquete. Escurrimos bien y las vamos colocando sobre un paño de algodón como se aprecia en la fotografía.


Las rellenamos con nuestro salteado de espinacas y empezamos a montar la bandeja.

Montaje de los canelones.
Untamos la base de la bandeja con mantequilla, añadimos una capa finita de tomate bien extendida y vamos colocando nuestro canelones.

Cubrimos con una capa de tomate asegurándonos con ayuda de una cucharada de que el tomate penetra entre los canelones y así no se nos queden "securrios". Añadimos queso rallado y una capa de bechamel clarita (ver receta aquí) . No hagáis la bechamel muy espesa porque si no cuando gratinéis vuestros canelones, se espesará demasiado y parecerá un engrudo.

Finalmente añadimos  nuevamente queso rallado y metemos a gratinar en horno precalentado hasta que se forme una costra crujiente.


Nota: os he contado como monto los canelones porque de esta manera se empapan bien y quedan muy jugosos.

Espero que os gusten y ¡ buen fin de semana!

Brownie tradicional de San Valentín

lunes, 9 de febrero de 2015

Buenos días,

¿Qué tal  el lunes? Como muy bien sabemos este sábado es San Valentín, un día muy especial para sorprender a nuestra pareja. Ya sé que muchos pensáis que es un invento meramente comercial y seguramente lo sea. Pero podemos aprovechar el día para hacer a nuestro ser querido un pastel especial u otro tipo de regalo no tan material. No debemos olvidar que tenemos que intentar  que haya más de un San Valentín al año y no dejar a nuestra pareja descuidada :-)

Para la ocasión os traigo una joyita del libro de "Las recetas de la pastelería Hummingbird", un delicioso brownie de chocolate, no apto para no amantes del chocolate porque es muy pero que muy chocolateado. Como bien sabéis, aunque yo haya hecho esta receta de este libro londinense es un dulce típico de Estados Unidos, dónde se "inventó" este bizcochito.

Los brownies deben de ser compactos pero tiernos. En esta receta no ponen nueces al ser la versión londinense, pero podéis añadirlas si queréis.

Es una receta fácil, quizás lo más complicado sea el horneado, ya que debe quedar blando por el centro y corres el riesgo de dejarlo crudo. Así que lo mejor es hornearlo hasta que se rompa la superficie y en la parte central salga el palillo un poco manchado, pero no demasiado.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!


Ingredientes (para unas doce porciones)

200 g de chocolate negro picado.
175 g de mantequilla a temperatura ambiente. 
325 g de azúcar blanquilla. Para mi gusto en excesiva la cantidad de azúcar le pondría unos 250g. 
130 g de harina. 
3 huevos M.
Azúcar glass para decorar.

Molde de 23 x 33 x 5 cm.

Preparación

Precalentamos el horno a 170ºC.

Derretimos el chocolate y la mantequilla al baño maría sobre un cuenco refractario o en el microondas en intervalos cortos de tiempo(  30 segundos) para que no se nos queme.

Retiramos el cuenco del fuego o del microondas y añadimos el azúcar y removemos bien hasta que esté incorporado. Agregamos la harina tamizada y mezclamos bien.

Añadimos los huevos, moviendo, hasta que la preparación se espese y esté homogénea.

Repartimos la mezcla en el molde engrasado y horneamos 30-35 minutos ( dice la receta) .Yo lo tuve que dejar diez minutos más porque no estaba hecho. Hay que dejarlo hasta que se resquebraje un poco pero todavía esté blando por el centro.

No debemos hornearlo en exceso porque quedaría duro.

Dejamos enfriar por completo y decoramos con azúcar glass. Si queréis hacer esta decoración o alguna parecida, no hace falta que tengáis una plantilla. Véis unos corazones bonitos en Internet, los imprimís y recortáis, así podéis hacer el decorado con cualquier forma deseada.

Cupcakes de arándanos rojos y limón

miércoles, 4 de febrero de 2015

Hola a tod@s,

Se está acercando el día de San Valentín y tenemos que sorprender a nuestro enamorado/a con una buena comida, pero sobre todo, y lo que más me gusta a mí, para hacer un buen postre.

Estos últimos reyes me regalaron otro libro de la "pastelería de Hummingbird", llamado"Cake Days". Las recetas de esta pastelería me encantan, si sigues bien los pasos, salen perfectas. Para empezar con este libro, decidí hacer estos cupcakes de arándanos rojos y limón. Los arándanos junto con el limón le dan un sabor ácido y penetrante al dulce glaseado, con lo que tenemos el éxito asegurado.


No pude hacer foto de ningún cupcake cortado a la mitad para que se vieran los arándanos puesto que los regalé todos, pero se apreciaban perfectamente los pedacitos distribuidos homogeneamente por dentro Si queréis ver más recetas de cupcakes, podéis verlas pinchando aquí.

Ingredientes

Para el bizcocho:
80 g de mantequilla sin sal, ablandada.
280 g de azúcar extrafino.
240 g de harina.
1 cucharada de levadura en polvo.
Media cucharadita de sal.
1 cucharadita y media de ralladura fina de piel de limón.
240 ml de leche entera.
2 huevos grandes.
1 cucharadita y media de esencia de vainilla.
100 g de arándanos deshidratados, troceados.

Para el glaseado:
500 g de azúcar en polvo.
160 g de mantequilla sin sal, ablandada.
50 ml de leche entera.
1 cucharadita de ralladura fina de piel de limón.
100 g de arándanos deshidratados, troceados (opcional)

Uno o dos moldes para 12 muffins.

Preparación

Bizcocho:
Precalentamos el horno a 190ºC y colocamos las cápsulas de papel en el molde para muffins.

Con una batidora de varillas eléctrica o amasadora con pala, batimos la mantequilla, el azúcar, la harina, la levadura en polvo, la sal y la ralladura de piel de limón a velocidad baja hasta que la mezcla tenga un aspecto como de migas de pan finas.

Ponemos la leche, los huevos y la esencia de vainilla en una jarra, y batimos a mano hasta que todo esté bien mezclado. Vertemos tres cuartos de esta mezcla sobre los ingredientes secos y batimos a velocidad baja. Cambiamos a velocidad media y seguimos batiendo hasta que la mezcla esté suave y espesa. Rebañamos las paredes del cuenco, añadimos el resto de la mezcla de la leche y continuamos batiendo hasta que la mezcla esté homogénea y suave de nuevo. Agregamos los arándanos deshidratados y mezclamos a mano.

Llenamos las cápsulas de papel hasta dos tercios de su altura con la masa. Si sobra, la usamos para llenar hasta 4 cápsulas más en otro molde. Horneamos durante 18-20 minutos o hasta que los cupcakes hayan subido y recuperen su forma tras hacer una ligera presión. Dejamos que se enfríen un poco en el molde y después los ponemos sobre una rejilla metálica para que se enfríen por completo antes de aplicar el glaseado.

Glaseado:
Con la batidora de varillas eléctrica o la batidora amasadora con pala, batimos el azúcar en polvo y la mantequilla a velocidad baja hasta que tengan una textura granulosa y no queden grumos de mantequilla. Agregamos la leche poco a poco, cambiamos a velocidad alta y batimos hasta obtener una crema blanda y ligera. Añadimos la ralladura de piel de limón y los arándanos. Si queremos, seguimos batiendo 30 segundos hasta que todo esté incorporado.

Repartimos el glaseado entre los cupcakes fríos con una espátula para alisarlo y decoramos con algo más encima si queremos .Como podéis ver nosotros pusimos una flor de azúcar, pero podéis poner trocitos de arándanos encima.

Trenza de hojaldre caramelizada de queso brie y mermelada de moras

lunes, 2 de febrero de 2015

¡Muy buenos días!

Para empezar la semana con buena energía, tenemos una receta estupenda para una cena sin muchas complicaciones, que después del fin de semana no apetece mucho complicarse la vida cocinando.

Para su elaboración echamos mano a una lámina de hojaldre y a una mermelada de moras que en mi caso fue la que hicimos con las moras del pueblo (podéis ver la receta aquí) . Podéis usar una mermelada de las que venden en el supermercado, bien sea de moras, frambuesa, frutos rojos... y si todo eso lo combinamos con un delicioso queso brie, ya tenemos nuestra cena.

Nos ponemos delantales y ¡ a cocinar!


Ingredientes

Lámina de hojaldre.
Mermelada de moras.
Queso brie.
Huevo batido para pintar.
Azúcar moreno y mantequilla.

Preparación

En primer lugar, sacamos el hojaldre del frigorífico para que se vaya atemperando.

Cortamos el hojaldre como sale en la fotografía. No debemos manosear el hojaldre ni amasarlo.

 
Colocamos en la parte central del hojaldre una capa de mermelada de moras y encima lonchas de queso brie que cubran toda la superficie.

Cerramos nuestra trenza.

 

Pintamos con huevo batido, espolvoreamos un poco de azúcar moreno y cortamos unos pequeños trocitos de mantequilla que añadiremos por encima.



Hornear en horno precalentado a 200 ºC durante 15 minutos aproximadamente dependerá del horno.

Y ya tenemos todo listo para disfrutar de una super receta :).