Bacalao con tomate

martes, 24 de junio de 2014

Muy buenos días,

¿Cómo lleváis el lunes? Yo de maravilla porque estoy recién llegada de Austria y me ha venido genial estar una semana por ese país disfrutando de sus paisajes, sus pueblos, su capital.... y como no, de sus tartas. Hemos podido disfrutar de sus maravillosos dulces: tarta Sacher, el appelstrudel, punschkrapfen, los bombones de Mozart y muchos más. Ya os hablaré más detenidamente de estas delicias en una futura entrada.

Con motivo de mis excesos azucareros, hoy os traigo una receta salada y como protagonista, el bacalao. Con solo ojear mis recetas veréis que me gusta mucho este pescado. Normalmente compro lomos frescos ya que no es tan fácil encontrar bacalao salado de buena calidad, por lo menos en mi ciudad, así que aprovecho para comprarlo cuando lo encuentro.

Ya que el pueblo de Isma está cerca de Portugal (país que me encanta y se come de maravilla), aprovechamos nuestra visita turística a la región del Alentejo para comprar bacalao. Por ser unos de los platos típicos allí (sobre todo el bacalhau à Brás=bacalao desmigado) , se puede encontrar fácilmente, de una calidad y precio extraordinarios, comparado con España.
Ejemplares de bacalao en el centro comercial de Portalegre (Alentejo)
El bacalao ,como muy bien sabéis, se puede cocinar de muchísimas formas. Mi madre lo hace mucho con tomate y le sale buenísimo. Eso si, la salsa de tomate es casera (tengo pendiente poner la receta). Con esto quiero decir que uséis una buena salsa de tomate para cocinarlo, es vital, para conseguir un buen bacalao con tomate.

Ingredientes

Tajadas de bacalao.
1 bote de tomate casero.
1 lata pequeña de pimiento morrón.

Preparación

En primer lugar, desalamos el bacalao durante al menos 48 horas.  Para ello, cortamos en tajadas más o menos parejas y lo pasamos por agua del grifo, para quitar exceso de sal.

Colocamos en un recipiente con la piel hacia arriba en agua fría y vamos cambiando el agua cada 8 horas más o menos. Es importante que el tiempo de desalado el recipiente esté en la nevera.

Una vez desalado, lo pasamos por harina y lo freímos en abundante aceite. Colocamos sobre papel absorbente de cocina para quitar el exceso de aceite.

En una cacerola a fuego bajito colocamos el bacalao, le echamos el caldo de la lata de pimiento morrón y le añadimos el tomate. Cocinamos a fuego lento durante 5 minutos para que se integren los sabores, moviendo con cuidado para que no se pegue. En mi caso el tomate que hace mi madre es espeso y es necesario que agregue un chorrito de agua durante este paso, pero eso ya lo veis en función del tomate que uséis.

Servimos y a disfrutar de nuestro bacalao con tomate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario