Castañadas

martes, 26 de noviembre de 2013

Hoy nos toca una entrada dulce y que mejor que un dulce elaborado con castañas. Me encantan las castañas, recuerdo que de niña, en ésta época del año mi madre siempre me traía del mercado un cucurucho de castañas, única y exclusivamente para mi, porque a mi hermano no le motivaban mucho. ¡Moni, hija, mira lo que te he traído! me decía y yo me ponía loca de contenta. Me las comía crudas, que eran como más me gustaban.
¡Qué recuerdos imborrables me traen las castañas!, también recuerdo cuando me comía alguna con algún trocito de la piel marrón, la rabia me que me daba ese sabor amargo, que me dejaba la lengua como con pelo jejejeje... ¡qué tiempos aquellos!

Esta remesa de castañas, me las trajo mi suegra de Galicia y eran las últimas que me quedaban en la bolsa. Así que como no tenía cantidad suficiente, tuve que completar con coco rallado que fue un verdadero acierto. Así que podéis hacerlo solo con castaña o como las mías o aromatizarlo con un poco de ralladura de limón o de naranja.

La receta de hoy, ha sido elaboración propia, me la he inventado. Le he bautizado como” castañadas”, voy a tener que registrarlo, no sea que me la plagien :).


Ingredientes
100 g de harina de castaña.
20g de coco rallado.
3 cucharadas de leche condensada.
1 huevo L.
100g de azúcar.

Preparación

En primer lugar hacemos la harina de castañas. Para ello, hacemos un corte con un cuchillo a la castañas y las metemos en el microondas sin tapar a máxima potencia durante un minuto. Las sacamos, las pelamos y las trituramos en un molinillo de café o aparato similar. Mezclamos muy bien en un recipiente con el coco rallado reservamos.

Mezclamos en un bol el azúcar, el huevo batido ya la leche condensada. Añadimos la mezcla de coco y harina de castaña y ligamos muy bien la mezcla.

Repartimos en cápsulas de papel y horneamos 10 minutos a 180ºC, con el horno previamente calentado .En bandeja esmaltada y con calos arriba y abajo, segunda altura del horno.

Dejar enfriar y a comer.

Tarta fondant de Papá Noel

lunes, 25 de noviembre de 2013

El pasado 9 de Noviembre me inicié en el mundo del fondant, asistí a un curso denominado “Curso decoración tartas fondant” que organizaba la Escuela- tienda Jessica Cakes. Nunca me ha llamado la atención este tipo de repostería, que he de reconocer, que es un autentico arte, pero en vista de que  mi marido siempre esta dando la coña con este tipo de tartas, me decidí a hacer un curso de iniciación , así que digamos, que son ese tipo de cosas, que una hace por amor J ( y con mucho gusto jijiji).

El curso duraba cuatro horas y cumplió lo que prometía, aprender a forrar una tarta de fondant, que tiene su miga el asunto... El bizcocho nos lo proporcionaron ellos, cada uno el suyo, pero asistimos a la preparación de unos de ellos, lo que nos sirvió para solventar dudas sobre temperatura, horneado…

La temática de nuestra tarta fue la Navidad y quedé encantada con el resultado, la verdad es que al principio me desanimé un poco porque no nunca fueron mi fuerte las manualidades, pero al final me sorprendía gratamente de mi capacidad. Además nos dieron de merendar el súper bizcocho que íbamos a decorar, que por cierto estaba buenísimo.

La receta del bizcocho de vainilla que nos proporcionaron era para un molde de 15 cm de diámetro por 9 cm de alto, saliendo una tarta muy altita, ideal para decorar con fondant de unas 18 raciones. Es un bizcocho contundente, para que no se hunda cuando lo forremos.



Ingredientes

Para el bizcocho:
150g de harina.
150g de azúcar.
150g de mantequilla sin sal.
3 huevos M (cada uno 50g)
6g de levadura química.
Esencia de vainilla un chorrito.

Para la cubierta y el relleno:

Para cubrir una tarta de 15 cm es de aproximadamente 200gr. La proporción es una parte de mantequilla por dos de azúcar glass, así que en este caso serían:
75gr de mantequilla.
150 g de azúcar glass comercial.
1 cucharada de dulce de leche.

Preparación

Bizcocho:
Precalentamos el horno a 170ºC, engrasamos y enharinamos el molde. Para engrasar el molde en el curso usamos un spray antiadherente.

Batimos el azúcar con la mantequilla, hasta que se forme una crema y seguidamente añadimos los huevos poco a poco y la vainilla .Batimos.

Añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclada con la levadura. Batimos hasta conseguir una textura homogénea.

Es importante que este tipo de bizcochos se hagan con ayuda de un robot de amasado para aportarle mayor cantidad de aire a la masa.

Repartimos la masa en el molde y metemos en el horno con calor arriba y abajo a 160ºC durante una hora u hora y cuarto sobre una rejilla y colocaremos la bandeja esmaltada en la parte inferior del horno para reducir el calor. La rejilla con el molde la colocaremos en la segunda altura empezando por abajo.

Una vez horneado, sacamos del horno y dejamos templar en el molde. Desmoldamos sobre una rejilla y envolvemos caliente con papel film, de ésta manera conseguiremos que el calor quede atrapado y humedezca la miga.

Una vez frío ya lo tenemos listo rellenar.

Cortamos el bizcocho de manera transversal con un cuchillo o con una lira, para conseguir un corte más profesional. Ponemos unos palillos en ambas capas para que nos sirva de guía. Untamos una capa ligera de relleno con ayuda de una espátula. El relleno puede ser: nocilla, mermelada, buttercream...
El relleno que yo usé fue buttercream con dulce de leche.

Cubierta y relleno:
Mezclamos muy bien todos los ingredientes y si queda muy espeso le podemos añadir un poco de leche.

Una vez que lo hemos rellenado, lo untamos bien por fuera con una capa finita, de esas que se clarean. Si le untamos por fuera mucha cantidad, puede ocurrir, que cuando peguemos el fondant éste se abombe.

Cubrir tarta con fondant:
El primer lugar tenemos que hacer una bola con el fondant y amasar muy bien con las manos, que ni que decir tiene, han de estar muy limpias.

Extendemos con el rodillo especial de fondant que es de un material no poroso y con ayuda de unas guías o gomas que tiene rodillo dejamos el fondant con un grosor de 5mm que es el grosor ideal para que no se agriete. Para amasar el fondant pondremos sobre la superficie un tapete de trabajo o echaremos un poco de harina (pero no nos pasaremos porque se puede endurecer el fondant).

Una vez que se le ha dado la forma de la tarta, se coge con ayuda del rodillo y se pone sobre la tarta.

Para quitar los bordes levantamos el fondant y abrazamos lentamente para dentro. Pasamos el alisador de fondant y cortamos los bordes.

Os lo explico a groso modo, la próxima vez que haga una tarta de fondant, haré foto de cada paso para que quede más claro, porque explicarlo sólo con palabras es bastante complejo.

Una vez que está forrada, decoramos el resto al gusto. La mía esta decorada imitando una barrica con un papa Noel en su interior, que me costó muchísimo modelar, pero al final me salió bastante bien. El agua está compuesta de piping gel , que es un gel comestible de aspecto gelatinoso y que está buenísimo.

Después de la experiencia he decidido que seguiré haciendo mis pinitos con el fondant, a pequeña escala. De momento ya me he comprado un molde de 15cm, un rodillo, un tapete y una lira. A la espera estoy de que me lo entreguen, ya que lo he comprado por internet.

Espero que os haya gustado la tarta decorado con fondant tanto como a mí.







Berenjenas al horno con miel y vinagre de Módena

viernes, 22 de noviembre de 2013

Que mejor manera para terminar la semana, que una receta muy facilita, que nos llevará muy poco tiempo y que nos permitirá poder disfrutar del fin de semana para hacer lo que más nos guste. Hoy nos toca una de verduras concretamente de berenjenas al horno con miel y vinagre de  Módena.

Hace ya un mes más o menos me fui a comer con unas compañeras del trabajo a un restaurante italiano y como primer plato opté por estas berenjenas. A pesar de que la cantidad fue más bien escasa, me gustó mucho la combinación de miel y vinagre de Módena. Las berenjenas que comí eran al horno, pero se pueden hacer a la plancha o fritas pasadas por harina, eso va en gusto del consumidor. Yo las hice al horno.

Ingredientes

1 berenjena.
Aceite y sal.
Vinagre de Módena.
Miel.

Preparación

En primer lugar, cortamos la berenjena en rodajitas finas y las dejamos en remojo en una fuente con un buen pellizc de sal, durante 30 minutos. Así eliminamos ese amargor que tienen las berenjenas.

A la media hora, las lavamos al grifo,las escurrimos y las secamos muy bien.

Pintamos las rodajas con una brocha con aceite de oliva y las salamos.

Metemos en el horno sobre papel vegetal en la placa del horno durante 15-20 minutos a 180ºC en el horno precalentado.

Para el aliño mezclamos en un cuenco dos cucharadas de miel por una de vinagre de Módena. Mezclamos bien y rociamos las berenjenas antes de servirlas.

¡¡¡¡Buenísimo!!!.




Arroz con salmón ahumado

jueves, 21 de noviembre de 2013

Me gusta el arroz en todas sus variedades. Es tan versátil que se puede combinar con muchísimos ingredientes y elaborar miles de recetas distintas, dulces o saladas...Mi favorita con diferencia es la paella de marisco, me encanta y sobre todo la de mi madre. Aún soy un poco inexperta para meterme en esos menesteres, así que de momento haré platos más sencillos con arroz, como el que hoy os traigo, se trata de arroz con salmón ahumado. Se tarda un periquete y está muy rico. La hice en la chef o matic pro, pero también os pongo como se hace de manera tradicional. Las cantidades son para dos personas.


Ingredientes
200g de arroz preferiblemente de grano largo.
100g de salmón ahumado.
½ brick de nata líquida de los pequeños.
Media cebolla.
Hebras de azafrán.
Aceite, sal y agua.

Preparación

En primer lugar lavamos el arroz en un escurridor. Le escurrimos bien.

Modo chef o matic pro:
Echamos un poco de aceite de oliva en la cubeta y rehogamos el arroz .Modo cocina rápida unos minutos 2 o3.

Añadimos  el agua que ha de ser dos veces el peso del arroz y salamos. En éste caso serían 400ml. Modo arroz durante 15-20 minutos según las indicaciones de paquete.

Dejamos reposar unos minutos y lavamos en un  con agua fría.

Picamos la cebolla en trocitos pequeños y la sofreímos hasta que esté dorada en modo cocina rápida.

En un mortero machacamos unas hebras de azafrán y las disolvemos en chorrito de nata liquida.

Añadimos a la cebolla, el salmón cortado en tiritas, el arroz, el azafrán disuelto y el resto de la nata. Movemos muy bien y dejamos unos minutos. Todo ello en modo cocina rápida.

Salamos al gusto, espolvoreamos con un poco de perejil picado y ¡a comeer!

Modo tradicional:
Echamos un poco de aceite de oliva en una cacerola y salteamos el arroz  durante unos minutos.

Añadimos  el agua que ha de ser dos veces el peso del arroz y salamos. En este caso serían 400ml. Dejamos cocer durante 15-20 minutos según las indicaciones de paquete.

Dejamos reposar unos minutos y lavamos en un  con agua fría.

Picamos la cebolla en trocitos pequeños y la sofreímos hasta que se ponga transparante ( unos cinco minutos) en una sartén.

En un mortero machacamos unas hebras de azafrán y las disolvemos en chorrito de nata liquida.

Añadimos a la cebolla, el salmón cortado en tiritas, el arroz, el azafrán disuelto y el resto de la nata. Movemos muy bien y dejamos unos minutos.

Salamos si fuera necesario, espolvoreamos con un poco de perejil picado y ¡a comeer!.

Fuente:  Cocinar con Inés y Simone Ortega.

Tortilla de calabaza

martes, 19 de noviembre de 2013

Entre calabazas anda el juego…jejeje. Seguimos con una buena provisión de calabaza, así que me las tengo que ingeniar para poder consumirla y no acabar hasta el moño de las mismas recetas. Así que pensé en hacer una tortilla de calabaza y fue todo un acierto, a pesar de que mi marido no pensase lo mismo, pero es que él de verde, poco, la verdad.
Lo mejor fue la respuesta que obtuve cuando le pregunté si estaba buena... Pues, ¡la prefiero de jamón!, toma y yo y si es de ibérico mejor, no te digo... ¡hombresss!

Es una receta muy facilita, y muy rica. Es para dos personas o una muy tragona, depende de cómo se mire.

Ingredientes
Una rodaja de calabaza (unos 200 g).
2 huevos.
Media cebolla.
Aceite de oliva y sal.

Preparación

Le quitamos la piel a la calabaza y la cortamos como para tortilla.

Cortamos la cebolla en trocitos pequeños.

En una sartén con el aceite caliente freímos la calabaza junto con la cebolla.

Una vez fritas, escurrimos el aceite sobrante y la secamos con papel absorbente.

Batimos los huevos, añadimos la sal y echamos la calabaza. La dejamos un rato para que se impregne bien del huevo.

Cuajamos la tortilla, en una sartén pequeña. Como se puede observar en la foto, mi tortilla quedó muy finita, pero no tenía una sartén más pequeña.



Macarrones al horno

lunes, 18 de noviembre de 2013

La  pasta es una de mis comidas favoritas. Admite tantas combinaciones y da tanto juego en la cocina, que permite cocinarla de mil maneras distintas. Una de mis recetas favoritas de pasta son los macarrones al horno, concretamente como los hace mi madre. Me ha enseñado la receta y me salen bastante bien. La receta en sí, no tiene mucha ciencia, el secreto está en el tomate frito que hace ella misma, que ya os enseñaré a hacerlo en una de mis próximas entradas. Ahora vamos con los macarrones en cuestión.

Ingredientes (para 3 personas)

300g de macarrones.
200g de chorizo de guisar.
150 g de jamón serrano en taquitos.
1 bote de tomate frito casero, será, unos 250-300 ml.
Medio tetrabick de tomate orlando
1 cucharada colmada de mantequilla sin sal.
1 paquete de queso rallado emmental.

Preparación

Cocemos los macarrones en agua con sal, según las indicaciones del paquete.

Una vez cocidos, los lavamos con agua fría y escurrimos para que queden bien sueltos y no se peguen entre ellos.

En una sartén profunda echamos la cucharada colmada de mantequilla y sofreímos el chorizo y el jamón serrano .Añadimos los dos tipos de tomate y dejamos un par de minutos.

Untamos de mantequilla la bandeja metálica del horno, echamos los macarrones, el tomate con el chorizo y el jamón, queso rallado casi medio paquete. Mezclamos muy bien con ayuda de una cuchara. Si quedasen un poco pálidos añadimos más tomate.

Cubrimos con queso rallado toda la superficie de la bandeja y metemos en el horno a gratinar previamente precalentado.


Mmmmm… ¡se me hace la boca agua!!!

Dulce de membrillo

viernes, 15 de noviembre de 2013

La receta que hoy os traigo, no la he hecho en su totalidad, más bien he ejercido de pinche de mi madre, por ser ella la especialista en la elaboración de dulce de membrillo.
El árbol de membrillo que tenemos,  no ha sido muy benévolo y éste año sólo hemos sacado para hacer doce kilos, pero bueno, hemos tocado a menos en el reparto familiar.

A pesar de que la elaboración del membrillo parece sencilla, no lo es tanto, ya que es habitual que la primera vez que lo hagamos no coja la consistencia adecuada,  es como todo, hay que ir cogiéndole el punto. Con la receta de mi madre sale perfecto, con la textura que corresponde y con un sabor buenísimo.

No se si sabéis, que en el caso de que hagáis mucho, lo podéis congelar. No os asustéis si cuando lo hacéis el color se torna blanquecino, cuando lo descongeléis recuperará su color y textura original.

Aunque nosotras lo hicimos en gran cantidad, voy a poner la receta para 1kg.

Ingredientes
1kg de membrillo.
1kg de azúcar.
Agua.

Preparación
Pelar los membrillos, partir cada uno en cuatro trozos y desechar las pipas.

Cocer los membrillos en una cazuela con poco agua, hasta que estén blandos.

Escurrirlos, pasar por un chino y pesar, para poner la misma cantidad de azúcar. Este paso es de vital importancia para que salga compacto.

Remover bien y poner a cocer removiendo sin parar hasta que espese.

Colocar el dulce en el molde, yo lo pongo en bandejas de horno de aluminio.

Dejamos enfriar, meter en nevera.


Ya no tenéis excusa para hacer dulce de membrillo vosotros mismos. Y con los membrillos que nos sobren, los podemos meter en los armarios para ambientarlos de manera natural.

Crema de calabaza y calabacín

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Ésta semana bajan las temperaturas, al menos, eso han dicho en el tiempo. Así que no hay mejor momento para tomarnos una deliciosa crema de calabaza y calabacín. Con esta receta he podido aprovechar otra calabaza que me ha dado mi suegra. Menos mal que su hijo, no me dio ninguna en su momento, porque lo que es mi suegra, ya es la tercera jejejeje..

Como ya os he dicho en alguna ocasión, la calabaza tiene un montón de vitaminas y es muy buena para la piel. Así que si queréis tener un cutis divino, a comer calabaza se ha dicho.

La receta es muy facilita, en pocos minutos, la tendremos lista.


Ingredientes
1 calabacín.
1 cebolla mediana.
Una rodaja de calabaza (aprox.200gr).
3 quesitos. Los míos, desnatados.
Media pastilla de avecrem pollo.
Aceite de oliva y sal.

Preparación

Modo chef o matic pro:

Pelamos, lavamos y troceamos el calabacín, la cebolla y la calabaza. Los trozos de la calabaza más pequeños para que se cuezan en menos tiempo.

Añadimos a la cubeta de la chef  un chorro de aceite y echamos las verduras.

Añadimos dos vasos medidores de agua, la sal y  media pastilla de avecrem desmenuzada. Programamos modo horno 25 minutos.

Una vez cocido, le agregamos los quesitos y lo pasamos por la batidora. Si queda muy espeso añadimos un poco de leche.

Modo tradicional en olla express:

Pelamos, lavamos y troceamos el calabacín, la cebolla y la calabaza. Los trozos de la calabaza más pequeños para que se cuezan en menos tiempo.

Añadimos a la olla  un chorro de aceite y echamos las verduras. Cubrimos con agua y salamos.
Desmenuzamos la pastilla de avecrem en el agua, ponemos la olla al fuego y cuando empiece a hervir tapamos y dejamos 15 minutos.
Añadimos los quesitos y trituramos con batidora.





Gallo pinto costarricense

martes, 12 de noviembre de 2013

Hoy traigo una entrada muy internacional. Me gusta mucho viajar y  de cada sitio que visito, procuro conocer su gastronomía. Suelo comprar productos típicos y hacer luego los platos en casa.

En el mes de marzo estuvimos de viaje por Costa Rica y aparte de quedar maravillada con este precioso país, me quedé prendada de su comida y en especial del famoso “gallo pinto”. Es el acompañamiento universal del país, con todo se como gallo pinto, para desayunar con huevos o tostadas, para comer o cenar con un buen filete o pescado. En todas sus variantes está delicioso.
Los ticos llaman gallo pinto a una mezcla de arroz con frijoles cocinado con salsa lizano, culantro y chile dulce, entre algunos de sus ingredientes. Se le llama Gallo Pinto porque cuando los frijoles y el arroz se juntan, el arroz adquiere el color de los frijoles y la mezcla se vuelve multi-color o de una apariencia salpicada de color. Usualmente los costarricenses usan frijoles negros, pero el plato tiene variaciones y muchos prefieren los frijoles rojos.

En España no se puede conseguir el culantro fresco, ni tampoco lo he podido conseguir deshidratado. No hay que confundir el culantro con el cilantro son dos plantas distintas.

La salsa lizano es una salsa inglesa, que compré en Costa Rica. La wikipedia dice que Lizano es una mezcla líquida de especias y vegetales de Costa Rica de marca registrada. Es semejante a la salsa Worcestershire, pero con ingredientes criollos y en proporciones al gusto costarricense. Es de color café, con un sabor entre ácido y dulce, y con un fuerte olor a especias. Fue desarrollada por la familia Lizano de Alajuela, y establecida en 1920, en las fábricas del barrio El Carmen en esa ciudad.
Actualmente es un producto de Unilever, y su receta es secreta. La Salsa Lizano se usa en muchas comidas en Costa Rica, ya sea durante la preparación de platillos, como el gallo pinto, o directamente sobre la comida como el tamal, así como se utiliza el Ketchup en otros países.



No se si se comercializará en España, pero seguro que la podéis conseguir por la red o en alguna tienda de productos latinos.

Después de la introducción, vamos a ponernos manos a la obra con la receta en cuestión.

Ingredientes

1 taza de frijoles cocidos del día anterior. Los míos eran rojos.
2 tazas de arroz blanco cocido del día anterior.
½ pimiento verde.
1 diente de ajo.
Una cucharada de mantequilla.
Caldo de fríjol (unos 50ml).
Media cebolla.
1 trocito de pimiento rojo. No hecho mucho porque a mi marido no le motiva mucho.
Salsa Lizano.

Preparación

Para cocer los fríjoles se han de poner en remojo la noche anterior. Los cocemos en olla Express con  agua, sal y una cebolla durante 45minutos-1 hora.

El arroz lavado (previamente para que eche parte del almidón) lo sofreímos con un poco de mantequilla durante 2 minutos, posteriormente añadimos el agua, un poco de sal y lo dejamos cocer durante 15 minutos aproximadamente. Una taza de arroz por dos de agua. 
Sofreímos en una sartén con mantequilla, la cebolla, el ajo machacado y el pimiento hasta que empieza a dorarse .Añadimos el caldo de fríjol y dejamos que cueza un momento. Agregamos los fríjoles y el arroz y removemos bien. Dejamos un par de minutos. Agregamos un chorrito de salsa Lizano, dejamos un par de minutos más y listo.

A continuación un par de fotos del Parque Nacional de Cahuita, donde probamos nuestro primer gallo pinto :)


Guisantes con jamón

viernes, 8 de noviembre de 2013

Receta de toda la vida y muy sencillita para no complicarnos la existencia, ya de cara al fin de semana: “guisantes con jamón”, riquísimos.

Los guisantes son muy buenos para el sistema cardiovascular y la diabetes, a pesar de que presentan un aporte calórico mayor que otras verduras de debido a la cantidad de almidón que contienen.

Ingredientes
500g de guisantes congelados.
1 cebolla.
75 g de jamón serrano en taquitos.
Aceite de oliva.

Preparación
 
Elaboración en chef o matic pro:
Picamos la cebolla en cuadraditos pequeños y la sofreímos con un poco de aceite en la cubeta de la chefo en modo cocina rápida.

Cuando se empiece a dorar añadimos el jamón en taquitos, dejamos un par de minutillos y añadimos los guisantes.

Tapamos y  los cocinamos durante5-7 minutos en modo horno.

Elaboración tradicional.
Picamos la cebolla en cuadraditos pequeños y la sofreímos en una sartén con un poco de aceite.

Cuando se empiece a dorar añadimos el jamón en taquitos, dejamos un par de minutillos y añadimos los guisantes.

Tapamos y  lo cocinamos durante 5-7 minutos.

Listos para comer!!!




Tarta de chuches

miércoles, 6 de noviembre de 2013

La entrada de hoy no es ninguna receta. Se trata a groso modo, de cómo hacer una tarta de chuches. Si, ya se, que somos mayorcitos para las tartas de chuches, pero es que quedan tan monas y nos hacen casi tanta ilusión como a los peques. La tarta que os muestro, la hicimos mi madre y yo, más mi madre que yo (todo hay que decirlo) y quedó preciosa. Me gustó la idea de hacerla nosotras porque quedaba como más personal.

La tarta era para una de mis mejores amigas, como regalo de cumpleaños, el día de mi boda. Fue un momento muy bonito, le pusimos la canción de cumpleaños feliz y se la dimos durante el banquete. No se lo esperaba y le encantó la sorpresita.

Para la elaboración de la tarta, en un principio pensé, en comprar una base de poliespán en alguna tienda de manualidades. Pero no encontré lo que buscaba. Así que, la hice yo misma, con la tapa de una caja. Dibujé una circunferencia y la corté muy bien con un cuchillo. Obtuve una circunferencia similar a la que aparece en la fotografía.


Debido a que dos días previos a mi boda, cogí un virus, que estuve bastante malita, no pude hacer las fotos del paso a paso de la elaboración.

Una vez que tenemos la base redonda o cuadrada. La mía era redonda. La forré con papel pinocho de color verde. Ya tenemos la base lista para ser decorada.

Para decorar la tarta de chuches, podéis elegir la que más os gusten. Para el borde, quedan muy bien las nubes. Para la parte central los besitos. Como os digo eso va en gusto del consumidor. Para pinchar las chuches en el poliespán usé palillos redondos de madera, de los de toda la vida. Pero el otro día en una tienda de frutos secos, estaban haciendo una tarta y usaban unos palillos de colores de plástico que quedan muy monos. La próxima vez los utilizaré.


Al final los besitos, los quité y puse todo el borde de nubes y quedo realmente preciosa. Como se puede apreciar en la fotografía inferior.


 Aquí os muestro a mi amiga muy feliz con su regalo.

Trenza de hojaldre caramelizada de jamón york y queso

martes, 5 de noviembre de 2013

La receta que hoy os traigo es muy facilita y muy vistosa. Siempre compro hojaldre fresco del Lidl porque es el que más me gusta. Así que el viernes por la tarde, me propuse hacer una receta con hojaldre que nos cubriese una cena y navegando por la red encontré el hojaldre caramelizado de jamón york y queso del blog de Ani, con una pintaza que me decía ¡cómeme!

Me puse manos a la obra y fue todo un éxito.
Ingredientes
Para la trenza:
1 lámina de hojaldre fresco Lidl.
250 g de jamón york.
150g de queso tipo sándwich.
3 cucharadas de bechamel.
Una yema de huevo.
Azúcar moreno.

Para la bechamel:
50 g de mantequilla.
2 cucharadas de harina.
2 vasos medidores de leche entera o sea 320 ml.
1 pizca de sal.

Preparación
En primer lugar, sacamos el hojaldre del frigorífico para que se vaya atemperando.
Para hacer la bechamel yo utilicé la chef o matic, pero la podéis hacer como la de toda la vida, y si os da mucha pereza comprar esos bricks de bechamel, no sabe igual, pero para un apuro...

Añadimos a la cubeta 50g de mantequilla y programamos modo horno durante 10 minutos. Cuando hayan pasado tres minutos añadimos tres cucharadas soperas de harina, la leche y la sal. No dejamos de mover hasta que espese para que no se formen grumos. Para evitarlos, algunas veces uso harina de maíz o después de hacer la bechamel la paso por la batidora.

Cortamos el hojaldre como sale en la fotografía. Colocamos una capa de jamón york, una de queso, bechamel y por último otra de jamón york. Cerramos el hojaldre en forma de trenza. 


Batimos la yema de huevo y con ayuda de una brocha pintamos la trenza.


Esparcimos azúcar moreno y ponemos por encima unos trocitos de mantequilla.
Precalentamos el horno a 180ºC y cuando esté caliente la metemos a media altura con calor arriba y abajo  durante unos 15 minutos y otros 5 a 200ºC para que coja mas colorcito. Ya sabéis que cada horno es un mundo.

Dejamos enfriar y lista para degustar.

Cupcakes de vainilla con buttercream de queso

sábado, 2 de noviembre de 2013

El domingo pasado me levanté con ganas de cocinar, no sabía muy bien qué hacer, así que me puse a ojear por internet y en vista de lo que están de moda, me decidí por hacer cupcakes o al menos intentarlo y no desesperar a la primera de cambio.

Me convenció la receta para principiantes del  blog de Miss sugar, unos cupcakes con una pinta estupenda. Así que me puse manos a la obra.

Ingredientes (para 12 cupcakes)

Para los cupcakes:
100 g Harina
1 cucharadita de levadura química (Tipo Royal)
100 g de azúcar
100 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
2 huevos (a temperatura ambiente)
 2 cucharadas de leche entera
 1 cucharadita y media de extracto de vainilla dice la receta original, pero yo le puse una cucharadita de esencia de vainilla casi llena y un sobre de azúcar avainillado.

Para la decoración:
Para decorar elegí crema de queso. La receta es de Alma Obregón.
125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
300 g de azúcar superfino o glas / impalpable en su defecto.
125 g de queso cremoso (no puede ser light).
3 cucharadas de leche (opcional).

Preparación

La elaboración de la masa la hice con un robot de cocina que me regaló mi tía de la marca Silvercrest (Lidl) que se lo recomiendo a todo el mundo, ya que facilita mucho el trabajo y funciona a las mil maravillas.

En primer lugar tenemos que sacar los ingredientes que estén en nevera ya que se han de trabajar a temperatura ambiente.

Tamizamos la harina y la levadura con ayuda de un colador. Reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla cremosa y homogénea. La mantequilla la meto un poco en el microondas en modo descongelación para que se ablande.

Añadimos los huevos de uno en uno, seguimos batiendo, la  esencia y harina con la levadura poco a poco para evitar que se forme una masa llenita de grumos. Por último añadiremos la leche.

Repartimos la masa en los moldes de cupcakes, los cuales tenemos que colocar en una bandeja de cupcakes para evitar que se deformen.  Mi bandeja no es muy grande, así que puse algunos moldes dentro de unas flaneras de aluminio que tengo y me hicieron el mismo servicio. Para repartir  la masa es muy cómodo usar una cuchara de helado. Llenar los moldes sólo las 2/3 partes para evitar que se salga la masa durante el horneado.

La receta original dice que horneemos a 180 grados  entre 18 y 20 minutos. Yo los horneé a 200 durante 14 minutos y me salieron perfectos. Las temperaturas de los hornos varían mucho. Comprobad siempre con un palillo antes de sacarlos del horno. Si el palillo sale limpio al pinchar el bizcocho, están hechos.
 
No abrir el horno durante los primeros 12 minutos de horneado ya que la curiosidad puede arruinar nuestros cupcakes.

Dejamos reposar fuera del horno en la bandeja durante 5 minutos y posteriormente los colocamos en una rejilla para que se terminen de enfriar.

Una vez que se han enfriado, llega la parte más divertida que es el relleno y la decoración. Ambos son optativos.

Relleno de cupcakes:
Existen multitud de rellenos, yo rellené  unos de mermelada de frutos rojos y otros de chocolate.
El agujero lo hice con un descorazonador de manzanas, con un movimiento rotativo suavemente. Le echamos la mermelada y le ponemos su tapa.



Decoración de cupcakes:
Tamizamos el azúcar glass. A continuación, lo batimos con la mantequilla a velocidad máxima hasta que se integre. Si vemos que le cuesta, incorporamos la leche. Una vez la mezcla es blanca y esponjosa, añadimos el queso, que ha de estar frío, y batimos, primero a velocidad baja y luego aumentando la velocidad hasta que la mezcla sea homogénea y cremosa. Hay que batir para lograr que la crema tenga consistencia. Ha de conservarse en frío
 
Ya tenemos nuestra crema de queso lista para decorar con ayuda de la manga pastelera.
 

Como podéis ver en la foto, para ser el primer intento, me han salido bastante bien, ¿no creéis?.