Bacalao con champiñones

miércoles, 28 de agosto de 2013

Hoy os traigo una receta buenísima de bacalao con champiñones. Yo no soy mucho de pescado en salsa, pero he de decir que éste me sorprendió gratamente. Apenas se tarda tiempo y la podemos hacer en la chefomatic o en la vitro convencional.


Ingredientes
Bacalao fresco. Yo lo hice con un lomo que pesaba unos 350 g.
Harina.
1 Cebolla.
1 patata
3 Dientes de ajo.
Hebras de azafrán.
150 g champiñones frescos.
Media pastilla de avecrem pollo.

Preparación
Picamos la cebolla, cortamos el champiñón en láminas y la patata en lonchas finas. Reservamos.
Modo chef o matic pro
Pasamos por harina los trozos de bacalao y lo sellamos en modo cocina rápida (dejando que se caliente antes la cubeta) o en un sartén a fuego fuerte. Reservamos.

En la cubeta de la chef o en una cazuela con aceite ponemos a rehogar la cebolla, los ajos machacados y unas hebras de azafrán. Cuando empiece a dorarse, añadimos los champiñones laminados y la patata rehogándolo todo. Todo éste paso en modo cocina rápida.

Añadimos un vaso de agua y media pastilla de avecrem y lo dejamos cocer por un espacio de 15-20 minutos en modo horno.

Se añade el pescado y se deja unos 3-5 minutos más. Se añade más agua si fuese necesario. Ponemos a punto de sal, espolvoreamos con perejil picado y servimos.

Nota: La cantidad de agua yo la pongo un poco a ojo, la necesaria para que se puedan cocer bien las patatas y los champiñones.

Tarta de queso con cerezas en almíbar

lunes, 26 de agosto de 2013

Tras mi vuelta de vacaciones no podía faltar una recetita dulce “Tarta de queso con cerezas en almíbar”. No muy complicada, porque con la depresión postvacacional, estamos para pocos esfuerzos.

Tras el trauma que me causó el clafoutis de cerezas (menos mal que con dos semanas en la playa casi lo he superado), tenía la espinita clavada de hacer un pastel con cerezas y que saliese bueno. Así que aprovechando que había hecho requesón casero y que tenía unas cerezas en almíbar denso en la nevera, me decanté por esta receta. Como no es habitual tener requesón casero en casa, lo podéis sustituir, ni que decir tiene, por el que venden en cualquier supermercado o por cualquier queso fresco.

Ingredientes

300 g de requesón artesano.
200g de queso tipo philadelphia.
150g de azúcar (si te gusta más dulce puedes añadir 50 g más).
4 huevos.
1 cucharadita de postre de esencia de vainilla.
Cerezas en almíbar (yo eché las que tenía unas 12).
100 g de mantequilla.
1 cucharadita de postre de levadura en polvo.

Preparación

Escurrir las cerezas y el queso con ayuda de un colador.

Fundir la mantequilla a potencia media en el microondas. Reservamos.

Separar las claras de los huevos y reservar.

En un bol mezclar bien el queso, el azúcar, la levadura, las yemas de huevo y la mantequilla fundida. Yo lo he mezclado con la batidora con las varillas que se usan para montar porque con la batidora común se hace un engrudo imposible de mezclar.

Por otro lado montar las claras a punto de nieve. Para facilitar el montaje se añade una pizca de sal. Las claras han de quedar bien montadas de manera que demos la vuelta al y no se caigan.

Añadimos las claras a la mezcla anterior y mezclamos bien con movimientos suaves y envolventes, para evitar que se bajen.

Modo chef o matic pro
Vertemos la masa en la cubeta de la chefo previamente engrasada con mantequilla o en un molde redondo si se va a hacer en horno convencional.

Repartimos las cerezas a nuestro gusto.

Si la preparáis en la chef o matic pro: programa horno 35-40 minutos.

Modo convencional
Si es horno convencional precalentado a 170ºC,  hornear 40 minutos, calor arriba y abajo , altura media del horno y sobre rejilla. Comprobar con un pincho si sale limpio ya está lista, ya sabéis que cada horno es un mundo.

Dejamos enfriar unos minutos y desmoldamos.

Decoramos con un poco de sirope de fresa y lista para consumir. El sirope de fresa lo podéis encontrar en cualquier supermercado. También podéis usar coulis de fresa, que podéis ver como se realiza en cualquiera de estas 2 recetas:

Tarta mousse de chocolate blanco con coulis de fresa.
Copa de fresas con nata y coulis de fresa.


Requesón artesano

Hola de nuevo,
 
Después de dos semanitas en la playa, vengo con las pilas cargadas y dispuesta a hacer un montón de recetas muy ricas y facilitas. Este fin de semana he vuelto a hacer requesón casero, se puede emplear para multitud de platos. La receta que os traigo es en bruto, pero lo podéis personalizar añadiéndole sal, nueces, hierbas aromáticas o lo que más os guste.

Ingredientes
 
2 Litros de leche entera. Tiene que tener un alto contenido en grasa.
1 yogur natural puede ser desnatado o normal.
Zumo de un limón.

Preparación

Ponemos a calentar en un cazo los dos litros de leche y cuando esté caliente (se vea el humo pero no llegue a hervir) se  baja el fuego y se le añade el yogur natural .Mezclar bien.

Añadimos el zumo del limón y mezclamos bien. El aspecto que tiene que tener al añadir el zumo de limón es de leche cortada, tal y como se aprecia en la fotografía.

 
Pasamos la mezcla por un colador (escurridor en mi caso) con una gasa.
 

 
Apretar bien la gasa para eliminar el suero que quede y añadir si se desea: la sal, las nueces...
 

Le hacemos un nudo a la gasa,  y lo dejamos en nevera unas 12 horas. Yo lo dejo de un día para otro.

Y al día siguiente éste es el resultado. Un rico queso de unos 300 g aproximadamente.




Clafoutis de cerezas

martes, 6 de agosto de 2013

El clafoutis es una tarta típica francesa compuesta de cerezas bañadas con una masa similar a los crepes. Es bastante sencilla de elaborar y muy vistosa. La descubrí en un viaje a la provenza francesa, concretamente en Arlés y decidí probar a hacerla, más que nada por Ismael. A mi no me llamó mucho la atención, pero a Ismael si que le gustó así que la apuntamos en nuestro cuaderno de bitácora.

Buscando por Internet, encontré una receta que me convenció de la web Directo al paladar.

Ingredientes
2 huevos L
80 g de azúcar (yo puse 100)
30 g de almendra molida
20 g de harina
100 ml de leche entera
200 g de cerezas.
Una cucharadita de esencia de vainilla.

Preparación
Precalentamos el horno a 180º C con calor arriba y abajo. Engrasamos y enharinamos un molde de 20cm.

Deshuesamos las cerezas. Reservamos.

Batimos los huevos con el azúcar, la leche y la vainilla. Agregamos la almendra molida y la harina tamizadas, mezclamos muy bien.

Repartimos las cerezas por toda la superficie del molde.

 Vertemos con cuidado la masa con  ayuda de un cazo.

Horneamos sobre rejilla, segunda altura del horno durante 30 minutos o hasta que haya cuajado. Dejamos unos minutos que enfríe y aún caliente decoramos con azúcar glass.

Se aconseja comer caliente. Conservar en nevera.


Humilde opinión:
Como ya he dicho anteriormente ésta tarta deja mucho que desear. Para mi es bastante sosa, le falta sabor, vamos que no la voy a volver a hacer. Para gustos los colores.
Ya que me sincero, os contaré que éste dulce estaba gafado. Aparte de que me decepcionó bastante, me di cuenta que las apariencias engañan (en las fotos se vé precioso), lo dejé toda la noche a temperatura ambiente cubierto con papel albal. Con la sorpresa de que a la mañana siguiente, las cerezas debido al calor habían fermentado y se había quedado como un ácido emplaste que fue directo al cubo de la basura. Así que por la traumática experiencia, deduje que debía de haberlo metido en la nevera, menos mal que al menos pudimos probarlo la noche anterior, ajenos al trágico final.

De todas maneras si decidís hacerla, no deshuesar las cerezas, añadirlas enteras, que después leí por la red que el hueso le aporta otro sabor ( aunque no creo que el sabor suficiente para que se convierta en una delicatessen).
Cerca de la Plaza de la Constitución de Arlés probamos el clafoutis

Lubina al horno con patatas

viernes, 2 de agosto de 2013

Hoy nos toca comer pescado que es muy bueno para la salud. La lubina es uno de mis pescados favoritos. Tiene un sabor muy suave y un bajo contenido en grasa. Además de multitud de vitaminas, minerales y proteínas. 
Como más me gusta es a la sal, considero que se aprecia más el sabor, pero la lubina es muy versátil y da mucho juego culinariamente hablando, así que hoy la vamos a hacer al horno con patatas.

Ingredientes
Lubina entera y sin tripas. Pedir en la pescadería que les quiten las vísceras y las abran por la mitad.
1 cebolla pequeña.
3 dientes de ajo.
Un poco de perejil.
Media pastilla de avecrem pollo.
Vino blanco.
Limón.
Aceite de oliva.
Agua.
Patatas.

Preparación
En primer lugar lavamos bien las lubinas y las salamos, les hacemos un par de cortes y les colocamos media rodajita de limón. Reservamos.

Machacamos dos ajos, los mezclamos con aceite de oliva y un poco de perejil. Esta mezcla se la untamos a las lubinas por la parte interna (donde iban las vísceras, no se si me explico bien).

Colocamos las lubinas en la bandeja del horno, y las echamos un chorrito de aceite de oliva por encima. Añadimos la cebolla cortada en tiras, las patatas en rodajas, un ajo picado, un chorro de vino blanco, medio vaso de agua y media pastilla de avecrem.

Hornear con el horno precalentado a 200ºC durante 30 minutos dependerá del horno. La bandeja la coloco en el suelo del horno, inicialmente le añado medio vaso de agua, como ya he indicado anteriormente, pero si durante el horneado, aprecio que se queda sin salsa le añado un poco más de agua, sin pasarnos, si no la salsa queda aguachinada. Al final del horneado le pongo unos minutillos de grill para que la piel se quede crocante y quede más presentable :-).

Para picar los ajo uso este artilugio, el picador de ajos. Se lo recomiendo a todo el mundo. Te permite poder sacarles más el jugo que cuando los cortas en rodajas. Además le añades al reservorio del aparatejo unas hojas de perejil y te sale el ajo ya machacadito y mezclado con el perejil.¡¡ No puede faltar en tu cocina!!!.




El horno, ese gran desconocido

jueves, 1 de agosto de 2013

Rebuscando por libros de repostería, he encontrado un documento muy valioso que quiero compartir con vosotros, ya que puede ser de gran utilidad, a la hora de usar ese gran desconocido, el horno.

Si estás cansado de que tus bizcochos no se horneen como es debido, hoy te traigo la clave para dicho enigma. Con unos sencillos pasos, hornear bizcochos será pan comido. Nunca más tendrás que hacerte preguntas tales como: ¿horneo con calor arriba o abajo?, ¿a qué altura coloco la bandeja?

Siempre, debemos tener el horno caliente (encendido arriba y abajo) antes de meter la masa a hornear. Para ello, al empezar a elaborar una receta debemos acostumbrarnos a encender el horno arriba y abajo ala temperatura que se indique.

Cuando se mete la masa en el horno SÓLO se deja encendido ABAJO o los que no dispongan de esta función, deben poner “función aire”. Ya que el calor desde abajo, ayuda a que crezca la masa hacia arriba. Si dejamos el horno encendido también arriba, este calor frenaría el crecimiento del bizcocho. Cuando falten unos minutos para acabar de hornear el bizcocho, si vemos que le hace falta color, ya se puede encender arriba.

NUNCA, abrir el horno hasta que hayan transcurrido como mínimo 30 minutos si son bizcochos pequeños que requieren menos tiempo de cocción se puede abrir antes. Ni bajar la temperatura del horno hasta transcurrido ese tiempo.
Si abrimos el horno antes de tiempo o bajamos la temperatura el bizcocho bajará de repente apelmazándose.

Para saber si un bizcocho terminó de hacerse, podemos comprobarlo clavando en el centro un pincho que debe salir seco (yo uso los pinchos metálicos de los pinchos morunos).

La rejilla del horno sobre la que colocaremos el molde, suele colocarse en la segunda ranura empezando por abajo.
  
Subsanar fallos de nuestro horno:
Los bizcochos deben de crecer uniformes y rectos, igual por el centro que por las orillas.
Si un bizcocho crece mucho más por el centro que por las orillas, es debido a que nuestro horno calienta de más. En las siguientes recetas debemos poner 10º-20ºC menos de lo que se indica.

Si un bizcocho crece más por las orillas que por el centro en forma de U es que nuestro horno calienta de menos, en las siguientes recetas aumentaremos 10-20ºC la temperatura.

Si los bizcochos se nos queman por la base, debemos poner una lámina antiadherente entre la rejilla y el molde o subir una ranura la rejilla del horno.

Si los bizcochos nos salen secos es por exceso de tiempo en el horno, la próxima vez los sacamos 5-10 minutos antes.

Puede ocurrir que un bizcocho crezca mucho en el horno y luego se desmorone, el problema es que la receta tiene más líquido o levadura del que debería. Se soluciona o bien eliminando un huevo o quitando un poco de líquido o algo de levadura.

Bizcocho de coco y dulce de leche

Quien haya echado una ojeada a mi blog, habrá visto que me gustan bastante los bizcochos, ya que es una de las recetas que más suelo hacer. No hay nada como saborear un buen trozo de bizcocho con un cafelito ya sea para desayunar, merendar o simplemente cuando nos apetezca.

 
Hoy os traigo una receta de un bizcocho de coco con dulce de leche, había que amortizar el que sobró de la tarta de chocolate... jejejje.


Ingredientes

Para el bizcocho:
140gr de harina.
50gr de coco rallado.
1 sobre de levadura.
Un pellizco de sal.
4 huevos.
100g de azúcar.
1 yogur de coco.
100g de aceite de oliva suave.
Dulce de leche.

Para el almíbar:
200g de azúcar.
200ml de agua.

Preparación

Para el almíbar se emplea la misma proporción de agua que de azúcar. Yo siempre preparo de más y lo meto en un bote de cristal en la nevera, ya que dura bastante tiempo.
Calentar al agua con el azúcar removiendo hasta que empiece a hervir. Retirar y dejar enfriar.

Para hacer el bizcocho, en primer lugar, tamizamos la harina junto con la levadura, mezclamos con el coco y la sal. Reservamos.
 
Batimos los huevos con el azúcar. Añadimos el aceite y el yogur, batimos. Incorporamos la mezcla de harina reservada y volvemos a batir.

Engrasamos y enharinamos la cubeta o el molde, vertemos la mezcla y programamos modo horno 35-40 minutos (comprobar con un pincho que está hecho) , si usamos un horno tradicional lo precalentamos 180ºC y horneamos durante 30-35 minutos.

Dejamos enfriar unos minutos en el molde, desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Partimos el bizcocho por la mitad con un cuchillo de sierra (para facilitar el corte yo dejo el bizcocho envuelto en film en la nevera unas horas o de un día para otro), lo rociamos con almíbar y lo rellenamos con dulce de leche.

Decoramos con coco rallado y ¡a comer!.