El horno, ese gran desconocido

jueves, 1 de agosto de 2013

Rebuscando por libros de repostería, he encontrado un documento muy valioso que quiero compartir con vosotros, ya que puede ser de gran utilidad, a la hora de usar ese gran desconocido, el horno.

Si estás cansado de que tus bizcochos no se horneen como es debido, hoy te traigo la clave para dicho enigma. Con unos sencillos pasos, hornear bizcochos será pan comido. Nunca más tendrás que hacerte preguntas tales como: ¿horneo con calor arriba o abajo?, ¿a qué altura coloco la bandeja?

Siempre, debemos tener el horno caliente (encendido arriba y abajo) antes de meter la masa a hornear. Para ello, al empezar a elaborar una receta debemos acostumbrarnos a encender el horno arriba y abajo ala temperatura que se indique.

Cuando se mete la masa en el horno SÓLO se deja encendido ABAJO o los que no dispongan de esta función, deben poner “función aire”. Ya que el calor desde abajo, ayuda a que crezca la masa hacia arriba. Si dejamos el horno encendido también arriba, este calor frenaría el crecimiento del bizcocho. Cuando falten unos minutos para acabar de hornear el bizcocho, si vemos que le hace falta color, ya se puede encender arriba.

NUNCA, abrir el horno hasta que hayan transcurrido como mínimo 30 minutos si son bizcochos pequeños que requieren menos tiempo de cocción se puede abrir antes. Ni bajar la temperatura del horno hasta transcurrido ese tiempo.
Si abrimos el horno antes de tiempo o bajamos la temperatura el bizcocho bajará de repente apelmazándose.

Para saber si un bizcocho terminó de hacerse, podemos comprobarlo clavando en el centro un pincho que debe salir seco (yo uso los pinchos metálicos de los pinchos morunos).

La rejilla del horno sobre la que colocaremos el molde, suele colocarse en la segunda ranura empezando por abajo.
  
Subsanar fallos de nuestro horno:
Los bizcochos deben de crecer uniformes y rectos, igual por el centro que por las orillas.
Si un bizcocho crece mucho más por el centro que por las orillas, es debido a que nuestro horno calienta de más. En las siguientes recetas debemos poner 10º-20ºC menos de lo que se indica.

Si un bizcocho crece más por las orillas que por el centro en forma de U es que nuestro horno calienta de menos, en las siguientes recetas aumentaremos 10-20ºC la temperatura.

Si los bizcochos se nos queman por la base, debemos poner una lámina antiadherente entre la rejilla y el molde o subir una ranura la rejilla del horno.

Si los bizcochos nos salen secos es por exceso de tiempo en el horno, la próxima vez los sacamos 5-10 minutos antes.

Puede ocurrir que un bizcocho crezca mucho en el horno y luego se desmorone, el problema es que la receta tiene más líquido o levadura del que debería. Se soluciona o bien eliminando un huevo o quitando un poco de líquido o algo de levadura.